Chimeneas industriales en Melilla


         Quedan tres escasos vestigios de lo que fue el pasado industrial de Melilla, son tres chimeneas. La primera, la más alta, la encontré en el mes de junio. Hasta ese momento no era consciente de que existiesen restos industriales en Melilla, pese a que conocía la historia de “los tejares” y las diferentes fábricas de ladrillos de Melilla. La foto de la chimenea de la fábrica de ladrillo que traje como entrada a El Alminar (http://elalminardemelilla.com/2011/07/04/el-pasado-industrial-de-melilla/), originó una serie de comentarios interesantes. El primero databa su localización y nombre: La Bóvila, propiedad de la familia melillense de los Martín Casaña, situada toda o sólo en parte, sobre la llamada finca de Miaja, que dicen era propiedad del que fuera general de La República y que saltara a la fama como Jefe de la defensa de Madrid en 1936.

       Lo más curioso y figura anotado en la entrada, es que al subir por la escalera que rodea el fuste, caña o tubo de la chimenea, hasta el mirador metálico, para realizar fotos desde allí, apareció en la fotografía panorámica otra chimenea industrial de ladrillo cerámico, de la que también desconocía su existencia. Pese al evidente interés que me produjo el “descubrimiento”, el tiempo pasó y no volví en busca de aquella otra chimenea.

       Sin embargo, todo cambió cuando cuatro meses después otra comentarista, Gracia, no sólo volvió a despertar el tema, sino que además me abrió las puertas a un interesante mundo que desconocía, pese a que todos los que viajamos, vemos chimeneas industriales por cualquier lugar de España. Su blog es un documentado catálogo del universo de las chimeneas industriales, http://bloggracia.wordpress.com/.  Espoleado por este nuevo descubrimiento y por su nuevo comentario pidiéndome una foto ampliada de la chimenea de La Bóvila, procedí a buscar y completar el trabajo prometido sobre las chimeneas industriales de Melilla.

        Tras localizar un trabajo en internet, resulta que es de la misma  autora del comentario en El Alminar de Melilla, lo que hace más interesante o casual todo este trasiego de comentarios, redacciones y fotografías. Las chimeneas altas, como la de La Bóvila o la de Serón, pertenecen a antiguas fábricas de ladrillos y tenía una altura mínima exigida, para que los gases tóxicos fuesen directamente a la atmósfera y no perjudicasen ni a los trabajadores, ni  a las personas que pudieran residir en las inmediaciones. Las chimeneas más pequeñas y bajas de altura, como la del antiguo Parque de Artillería, son probablemente para los escapes de los humos  de hornos de pan. Creo que estas son loas tres únicas chimeneas existente en Melilla.

     Hasta la fecha no he visto estudios sobre el pasado industrial de Melilla, ni creo que existan planes o interés en conservarlas, y eso pese a que  existe una especialidad académica denominada como arqueología industrial. Para cualquier información más amplia, recomiendo la lectura del trabajo de Gracia López y las visitas a su blog. Merece la pena y a mí ya me interesa el tema.

Nota: La corona o remate de la chimenea de La Bóvila, parece muy interesante desde el punto de vista arquitectónico. En otra visita posterior intentaré fotografiarlo con detalle.

PD: Trabajo en PDF sobre las chimeneas industriales de la profesora Gracia López Patiño, http://gilbert.aq.upm.es/sedhc/biblioteca_digital/Congresos/CNHC5/CNHC5_057.pdf

About these ads

13 pensamientos en “Chimeneas industriales en Melilla

  1. Muchísimas gracias por mencionar y hacer publicidad de mi blog. He intentado ya hacer un post sobre vuestras chimeneas pero he tenido algunos problemas al subirlo. Voy a intentarlo de nuevo. Un saludo

  2. Gracias. Hemos colocado otra “pica”, no en Flandes pero sí en el antiguo Reino de Valencia y aparte, hemos descubierto otro interesante mundo, el de las chimeneas industriales, al que seguiré atento a partir de ahora.

    • Hola Ricardo. Encantado de verte de nuevo por aquí. Existe material, pero ¿publicado?, o ¿ seguimos en manos de los acaparadores de cualquier cosa que pueda dar lustre personal?. Como luego ellos mismos tienen a su disposición todos los medios editoriales, pues llegan a parecer lo que no son, con curriculums inflados artificialmente.

  3. Gracias Carla. Se escribe por una necesidad de comunicar, de aportar una nueva visión del mundo, pero también se busca que las cosas gusten, que sean leídas y que se extiendan lo más posible. Las visiones y comentarios de otras personas aportan muchas cosas nuevas.

  4. Junto al recinto de la Sociedad Hípica Militar,conocí la finca llamada LA CHIMENEA.Se trataba de una huerta con pozo,alberca,jardín con cerámica sevillana,bancos del mismo estilo y una fila de viviendas,formando calle, desde la entrada de la finca hasta el final de la misma.Al fodo de la finca medianera con la antiguas instalaciones de Butano,había una especie de túnel o cueva en la que vivía una anciana llamada TANA.
    Me dijeron que allí había habido una fábrica de tejas o ladrillos y posteriormente una representación de La Mehala de Regulares.La persona que cuidaba de la finca se llamaba Emilio.Ahora se han levantado naves industriales.Conozco a los últimos propietarios de La Chimenea.

Lo que se ha podado retoña; lo ahuyentado vuelve, lo extinguido se enciende; lo adormecido despierta otra vez. Poco es , pues, podar una sola vez; es necesario podar muchas veces, continuamente, si es posible.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s