El Alminar en medio de la niebla


 

         ¿A qué se debe esa diferencia?. ¿A qué se debe que reaccionemos tan débilmente ante unos fenómenos que nos presagian un duro porvenir?. ¿Al trastorno de nuestros principios morales y a la ausencia de estos principios?. Los Hermanos Karamazov. Fiodor Dovstoyevsky

                  El Alminar surgió de la nada. Se fue perfilando con el paso del tiempo. Los acontecimientos impusieron muchos temas y me obligaron a entrar en asuntos que ya tenía aparcados, pero eso es un signo de que es algo vivo, con vocación de permanencia, de servir de referente. Muchos temas, algunos muy fijos, pero que son la espina dorsal del Alminar.  Tratados y seleccionados siempre desde la propia subjetividad, pero intentando dejar suficiente margen para el debate o la generación de ideas y puntos de vista nuevos. El Alminar empezó a erigirse dentro de la oscuridad y soledad más absolutas, y ahora resulta casi imposible prescindir de él. Aquí hay casi de todo y para casi todo el mundo. Amigos y adversarios pasan por aquí con casi la misma constancia. Algunos ya no han vuelto, muchos se renuevan y unos pocos permanecen.

           No todo el mundo puede levantarse en medio de la nada y empezar a caminar. Hay gente débil. La vida es dura y azota con desigual fortuna a las personas. No creo en ideologías o religiones  absolutas, porque no hay verdades absolutas. Hay formas de vida que pueden apagar las dudas que podemos sentir a lo largo de nuestra existencia, pero exigen, eso sí, la anulación de la conciencia y de la voluntad. 

       Despues de trece meses de actividad constante, casi ininterrumpida, debemos detenernos, pero estoy preparando la mayor entrada de la historia del Alminar. Será un mundo dentro de otro. Toda una ideología liberadora, una serie de referencias que servirán para todo un mes, y también para toda una vida. Quién siga ese camino, que es el del Alminar, tendrá algo a lo que asirse, pero a diferencia de otras, aquí no se pide nada a cambio. Se podrá hacer caso o no, pues el único modo de tener fortaleza interna es reconocerse débil. Nunca habrá respuestas para casi nada, porque no puede haberlas, y si las hubiese, no podrían ser expresadas. Las respuestas hay que buscarlas cada día, en cada momento, ante cada circunstacia. Yo sólo voy a ofrecer los instrumentos para que eso sea posible.

           Depués, nada es seguro. Todo cambiará. No sé que ocurrirá con El Alminar, ni en que modo seguirá. Hay cosas que son ocultas incluso para mí.     

Acerca de estos anuncios

25 Respuestas a “El Alminar en medio de la niebla

  1. No conozco a un solo malvado, que no se crea bueno o que no crea actuar conforme a una ética, pero lo que persiste, en el fondo de todo, es la imposibilidad de engañarse a uno miamo. Podrán tener todo sometido y manipulado. Podrán campar a sus anchas contando con el miedo y la capacidad de amedrentamiento que financian, pero jámás tendrán el aprecio de las gentes sencillas, del pueblo llano, que es en difinitiva lo que buscan, y lo que no tendrán nunca, pero sobre todo, enfrentados a la soledad de sus conciencias, saben que no pueden engañarse a sí mismos. Todo quedará meridianamente claro. Ningún malo podrá considerarse bueno.

  2. Después de leer esta entrada, me envuelve el misterio y la expectación.
    Debe ser algo muy grande lo que estás preparando

  3. Para cuando esa entrada? Lo planteas de tal modo que dudo que pueda esperar.

  4. Es grande lo que estoy preparando, pero nadie puede ni siquiera imaginar por dónde voy a salir. Una de las cosas que más domino en este momento, es la capacidad para enfrascarme en una cosa, hacer parecer que estoy obsesionado con ella y aparecer con algo totalmente diferente, incluso en el mismo día. No hay nada que me esté vedado. La entrada definitiva creo que estará lista para el viernes. Es muy densa. Es un mundo dentro de otro y te aseguro… que merecerá la pena esperar.

  5. Entonces el viernes será un gran día………….. o un día grade.
    Merecerá la pena, aunque hasta entonces estaremos deseosos, esperando el próximo acontecimiento único en la vida que nos narrará Hospitalario desde El Alminar. Pero no contengamos la respiración esperando, ya que seguiremos disfrutando y enfrentándonos a más casos de increible volatilidad en la vida, como quien contempla casi sin parpadear un péndulo de Foucalt.
    Será un gran evento el que nos tienes reservado, pero como siempre madurado y reflexionado con tiempo.
    “Los cambios no se hacen de un día para otro. No todos pueden ser ángeles”

  6. ¿Y la imagen de la Victoria Alada de la Plaza de España? Se la echa de menos y no ha sido sustituida por ninguna otra imagen…………de momento.

  7. Sigue ahí, tan sólo era un error de mi ordenador o de los duendecillos que a veces hacen que precisamente en el blog de El Alminar se produzcan ciertas anomalías.

  8. A veces suceden cosas en El Alminar. Fotos que aparecen y desaparecen. A Laura, ayer, el programa no le dejaba insertar respuestas. Yo creo que son ataques del mundo oscuro. En el pasado, están ahí las entradas que lo atestiguan, fuimos objeto de las iras de los servidores de lo oscuro.

  9. La entrada que todos esperáis, no tiene que ver con Melilla. Es una deuda intelectual que tengo con Wittgenstein y Dovstoyevsky, desde hace 13 años. Aún así, creo que merecerá la pena.

  10. Tiene que ver con el periodismo, con el modo de escribir, con aquello que hay que buscar y con la manera de desenmascarar a aquellos que intentan engañarnos. Tiene que ver con todo.

  11. Y después la vida continuará, porque la vida gira como un caravasar. Con Alminar o sin él, con cualquiera de nosotros o sin ninguno. Esa será una de las principales lecciones.

  12. Qué titulo vas a dar a la entrada esa de la que hablas? Si se puede saber, ya que acrecientas nuestra incertidumbre con esos comentarios.

  13. Tendrá uno principal y varios más a lo largo de todo el texto. Es un puzle complejo que estoy ensamblando. Será un artículo largo. Un texto al que habrá que volver una y otra vez, para ir entendiendo cosas.

  14. Paciencia. A esperar.

  15. Está hecho. Tú eres la primera en saberlo. Mañana, D.m., estará en lo más alto del Alminar, y habremos concluido una etapa de 410 días, 610 entradas, 156.000 visitas y 3400 comentarios.

  16. Las cifras aturden. 610 entradas?
    Congratulation!

  17. ¨Madrugaré, para ser de los primeros en subirme a El Alminar.

  18. Entiendo que lo que estás preparando va a ser “la bomba”.Como todos expectante.

  19. ¿Os acordáis de la bomba de neutrones?. ¿Aquella de la que decían que dejaba todo intacto?. Todo está pensado de ese modo. Si provoca cambios, no serán visibles. Necesito descanso y desconectar. Estar preparado para lo que se nos viene encima a partir del otoño.

  20. Pués necesitamos cambios que se noten.Ya!

  21. El cambio más visible es que El Alminar quedará en silencio y yo también. Adelantaremos el tiempo y el final.

  22. Si El Alminar calla, calleremos todos. Hasta que podamos volver a hablar. Mejor dicho, podamos volver a escribir. Esperaré a que vuelvas a subirte a El Alminar.

  23. Necesitaba y necesito una tregua. Aun así, cumpliré con lo prometido, Imparcial. Queda una entrada más y luego la que espero que marque una frontera. El Alminar del futuro empieza a gestarse ahora. A las 00h 00´, será la hora de Alfa y Omega y el final será el principio.
    Los comentarios seguirán abiertos, aunque los moderaré diariamente. El silencio absoluto empezará el día 25 de junio y se prolongará hasta el 10 de julio. Desde el 15 de junio al día 25, existirá una vigilancia activa, pero sin temas por publicar.

  24. Ahora si es el tiempo del final. Nunca se acaba cuando uno pretende, Siempre hay una inercia que hace que las cosas siguan moviéndose, aunque nosotros hayamos dejado de suministrarle energía. Como decía Wittgenstein:”Nunca hay una última explicación”. Ahora ya si puedo decir que quedan solo dos entradas más, una sobre las caleras, de las que nos habló nuestro más reciente colaborador y una útlima sobre Juan el Bautista, santo patrón de Los Hospitalarios, fecha que marca el inicio del verano. Es el único día del año en el que “la oscuridad reina por menos tiempo.
    Creo que he dejado lo mejor para el final, pero eso deben juzgarlo los colaboradores y lectores del Alminar.

Lo que se ha podado retoña; lo ahuyentado vuelve, lo extinguido se enciende; lo adormecido despierta otra vez. Poco es , pues, podar una sola vez; es necesario podar muchas veces, continuamente, si es posible.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s