Archivo de la categoría: Uncategorized

Al finalizar agosto


 

       El mes de agosto tiene verbo propio: agostar. Lo que ha sobrevivido al mes de julio, no lo hará al de agosto. De éste mes se dice que guarda el secreto de doce meses completos. En la sabiduría popular existe lo que se denomina el cálculo de “las cabañuelas”, según el cual, en los doce primeros días de agosto se ejemplifican lo que va a ocurrir en el resto del año. El día primero marca lo que ocurrirá todo el mes de agosto, el día 2 señala a septiembre, el tres a noviembre y así hasta el duodécimo día, que marcará lo que ocurra el mes de julio, pero del año siguiente. El cálculo también puede repetirse en enero.

       La tradición, o la leyenda dicen que “las cabañuelas” toman su nombre de las costumbres de los sucesivos invasores de la península ibérica, que iban talando y despejando bosques para ganar superficie para la agricultura y ganadería, y que al aproximarse septiembre iniciaban la construcción de cabañas o cabañuelas, para pasar los meses de otoño e invierno.

        Atravesar la península en agosto resulta desolador, por la cantidad de superficie, casi provincias completas, desprovistas de cualquier resto de masa forestal (Córdoba, Jaén, Ciudad Real, Toledo, Valladolid, Almería, Albacete). Todas estas y algunas más, conforman una inmensa superficie yerma de bosques, que componen lo que muy bien pudiera llamarse “la pampa española”.

           Pese a que el mes de agosto pierde casi una hora de luz entre su principio y su final, el implacable sol del mes tiene tiempo más que suficiente para abrasar amplias superficies del hemisferio norte. El sol de agosto es un inmenso brasero sobre el cielo. Cuando algo se acaba y llega a su final, se dice que se agosta.

Acerca de estos anuncios

El ave y la fuente herrumbrosa


 

  Una fuente en el Barrio de La Victoria

            Era una fuente de mil colores y mil chorros de agua. La veo todos los días una o dos veces. Está junto al mercado del Barrio de La Victoria. Nunca había imaginado en qué estado se encontraba. En realidad estaba persiguiendo a una garcilla, para observarla en vuelo y fotografiar su arranque desde el suelo. Son bastantes las aves que acuden a diario  atraídas por el olor de las pescaderías del mercado. Los pescaderos les ofrecen los despojos que éstas atrapan solícitas. La garcilla no quiso levantar el vuelo y se refugió en la fuente cercana, entonces pude ver en qué estado se encuentra.

                La gestión no es solo inaugurar, ni realizar una obra detrás de otra. La gestión es mantener lo realizado en estado óptimo.  En caso contrario, por más dinero que se invierta en una ciudad, no luce nada. Melilla ofrece una sensación de abandono generalizada. La realidad es que se pagan cifras muy altas de dinero a empresas de mantenimiento y de servicios. Si las cosas se cuidasen de manera adecuada y la vigilancia fuese constante, todo resultaría más barato y también más vistoso. El estado visual de la ciudad no se corresponde con el dinero que se invierte en ella. Lo que está fallando es el modelo de gestión. Si no se pueden mantener las cosas, lo mejor es no llevarlas a cabo; pero una vez hechas, lo que no se puede es abandonarlas, y dejarlas en este herrumbroso estado.

La correhuela silvestre


             Dos colonias de correhuelas o “glorias de la mañana”, han florecido de modo natural en dos zonas de la ciudad. La primera en el destartalado parque de Altos de la Vía, y la otra junto al muro sur oeste del acuartelamiento de ingenieros, en la carretera de Alfonso XIII. La correhuela es una hierba común de importantes propiedades medicinales, y es muy utilizada en la medicina tradicional.

                En el pasado otoño decidimos cubrir la ausencia de entradas del mundo botánico en El Alminar. Desde entonces ya son ocho las que hemos elaborado. Todas relacionadas con los parque, jardines y la flora natural de la ciudad. La primavera ya lleva un mes de desarrollo y algunas cosas ya se dejan notar, sobre todo en aquello que no está regulado por los criterios estéticos de los diseñadores de nuestras calles.

               Pese a su hipnótica belleza, está considerada como una mala hierba para los jardines. Tienes decenas de distintas denominaciones, algunas tan curiosas como “campanilla de pobres” o “hiedra de lagarto”. En realidad es una planta enredadora, trepadora o rastrera. Aquí solo hablamos de jardines y de colores.

           Nota: http://es.wikipedia.org/wiki/Convolvulus_arvensis

Las intersecciones del Barrio del Real


            El barrio del Real fue muy bien diseñado en 1910, cuando se conquistó la zona en la Guerra de 1909. Era un barrio de modernismo obrero del que ya apenas quedan unos pocos vestigios. Un siglo después de su nacimiento la situación ha cambiado mucho. En las ciudades modernas el tráfico y el problema de los aparacamientos es uno de los más serios con los que tiene que enfrentarse cualquier ciudad. Nada es irresoluble si se actúa con eficacia y no se deja que los problemas se enquisten a lo largo de los años. Hemos señalado muchos de los problemas del barrio y uno siempre recurrente es la peligrosa circulación en el barrio, sobre todo en las intersecciones entre calles.

          Los automovilistas aparcan en cualquier lado, sobre las mismas esquinas, e incluso dentro de las intersecciones, obstaculizando la visión y conviertiendo en muy peligrosa la simple acción de atravesar el cruce. En la intersección de la calle Mar Chica con la calle Valencia los accidentes son constantes, porque las esquinas y la propia intersección están permanentemente invadidas de coches. Bastaría con pintar los bordillo de las mismas de color amarillo, para disuadir el aparcamiento y realizar unas isletas centrales, como existen en la calle de La Legión, para solventar el problema. Cualquier cosa es preferible antes que el constante aumento de los accidentes y atropellos de peatones, como denuncia la propia Dirección Provincial de Tráfico.

                     Estas fotografías son de otro accidente en la zona señalada. Es una constante del barrio. Siempre el mismo lugar. No sólo se incrementan los accidentes, sino también la gravedad de los mismos.

  Nota: (1)http://elalminardemelilla.com/2011/11/03/obras-caos-accidentes/. (2) http://elalminardemelilla.com/2013/12/18/el-trafico-envilecido-de-melilla/