Estación electrica y la gorra legionaria


                    Subestación de GASELEC con forma de chapiri

    Frente al cuartel del Tercio Gran Capitán, 1º de La Legión, el único que no ha salido de África desde su fundación, GASELEC, la empresa de distribución de energía eléctrica de Melilla, ha instalado una subestación distribuidora de electricidad como homenaje al Tercio. Hasta ese punto la noticia es una mas, porque GASELEC ha realizado otras con diversos dibujos o motivos de homenaje, como la dedicada al Guardia Civil melillense Antonio Molina, muerto en atentado terrorista de ETA en Villalba.

           Sin embargo, la espectacularidad de esta subestación, supera cualquier espectativa. La ví por 1ª vez el pasado fin de semana, cuando volvía con mi familia de pasar la tarde en el Fuerte de Rostrogordo. Quedé tan impresionado y sobrecogido, que tuve que dar la vuelta en la rotonda y volver sobre el camino andado para apreciarla en toda su intensidad.

             Tiene forma del gorro de La Legión, está toda cubierta de losas del color verde legionario y no le falta detalle alguno, como los cuatro “chapiris” que cuelgan de las esquinas. Por faltar no falta ni el barboquejo. Las losas están serigrafiadas con diversos motivos y estampas legionarias, como la conquista del Gurugú o el retrato del fundador de La La Legión José Millán Astray.

             Recomiendo la visita, el detenerse en las inmediaciones y el contemplar la cantidad de detalles que incluye. Bien promocionada, esta puede ser una de las imágenes emblemáticas de Melilla. Nadie se había atrevido a tanto ni a llegar tan lejos en el diseño de una subestación de homenaje a La Legión. Pero cuando se trata de Gustavo Cabanillas, el dueño de la luz, todo es posible. A la hora del ocaso, las tonalidades de la menguante luz solar sobre las losas produce efectos sorprendentes. Además, inauguro la sección de recomendaciones con esta visita.

Anuncios

En el interior del Gobernador


       

 

             En el interior del Área 51

         Si como dice un colaborador ayer sacaron escombros de la Casa del Gobernador, sólo pueden ser los procedentes de la nueva zanja o de la ampliación de la cuadrícula, o quizá también de los acumulados en la puerta tras la reanudación de las campañas de excavaciones en el año 2008. Tenemos las fotos de todo, porque nunca nos faltan colaboradores, pese a que cada vez es más difícil moverse por Melilla La Vieja, sin ser detectados por las “balizas” de  los servidores del mundo oscuro.

       En el post anterior comentada la diferencia de nivel del suelo entre la Casa y el propio patio, por lo que es importante limitar cual sería el area a proteger, osea, en aquellas zonas en donde el terreno no fue desmontado ni allanado y eso sólo sucede entre esta patio, la Caja de Reclutas que está por detrás, y el resto de la manzana que concluye e incluye la Casa Lafont. Hay que recordar que Melilla está protegida por un decreto de la década de 1950, como Conjunto Histórico y no puede haber nuevas cosntrucciones o remociones de terreno, sin excavar antes. Lo digo porque ya ha habido dos extraños anuncios de venta de solares en Melilla La Vieja, uno en la calle del Horno y otro en la de San Miguel, que no pueden ser tocados sin excavaciòn previa. De la Comisión de Patrimonio ya no se puede esperar nada, porque eso es sólo una marioneta al servicio de otros intereses, tras la expulsión caciquil del representante de La Delegación del Gobierno y del Colegio de Arquitectos de Melilla.

¿Sin novedad en El Gobernador?


 

            Excavaciones en la Casa del Gobernador

         La Casa del Gobernador es realmente el Área 51 de Melilla. No hay datos. No se permite la entrada. No se llama ni consulta a expertos  en arqueología de otras Universidades, de otras partes de España en donde se está excavando de modo constante. La Casa del Gobernador está en situación de parálisis, en deterioro constante, tanto la propia casa como la zona de excavaciones. La áreas a excavar deben estar resueltas en un plazo máximo de 5 años. En Onda (Valencia) se ha llamado a expertos en arqueología islámica para visitar las excavaciones en su alcazaba. En todos lados se comparte la información y se divulga.

          Melilla obtendríua muy importantes beneficios si se ofreciese el yacimiento del Gobernador a la tutela del Ministerio de Cultura y a la Dirección General de Bella Artes. El primero y más inmediato sería la aportación de fondos para la excavación total en un máximo de dos campañas. El patio del Gobernador no es grande y se podría resolver en un lapso muy corto de tiempo, que es lo recomendable, porque la exposición a los agentes ambientales, deteriora irreversiblemente los yacimientos. Como se ve en el grupo de tres fotografías, la situación no ha cambiado nada en el patio desde el año 2009.

             El segundo beneficio sería la llegada de expertos arqueólogos de diversos períodos históricos y la afluencia de “estudiantes y voluntarios excavadores”. Esa afluencia de personal, que sería estable durante varios meses, haría que Melilla se integrase en ámbito de las noticias de arqueología. Mientras Ceuta ha saltado de lleno al campo arqueológico y su campaña de excavaciones ha sido editada por la Fundación Medina Azahara de Córdoba, Melilla es una absoluta desconocida, por causa de una política de oscurantismo y secretismo  cultural que nadie entiende.

           Obviamente el 3er beneficio sería el mediático. Lo que no se conoce no interesa o nadie se interesa por ello, con lo cual, queda meridianemente claro que la que se está haciendo es absolutamente perjudicial, porque hasta el propio melillense desconoce qué ocurre en La Casa y qué es lo que allí se trama.

          Se sabe que en la eterna área de excavaciones (abierta desde 2001) ya se ha llegado a la roca madre y por eso se ha ampliado algo el área de excavación, al parecer en dirección Este. También se cuenta que este sería el último año de campaña de excavaciones de verano y que se estudiar ceder la propiedad del inmueble al Ministerio de Defensa, para que se haga cargo del mismo y no se sabe si también de las excavaciones. Todo son conjeturas.

          Lo que está claro, a la vista de las fotografías, es que las estructuras al descubierto recorren todo el patio y pasan probablemente por debajo de algunas zonas del edificio, por lo que debería excavarse el área de modo completo, al menos todo lo que es el patio, pero dentro de los criterios  expresados, nunca con el estado actual de cosas o de gestores.

  El suelo del edificio del Gobernador está dos metros por debajo del patio, por lo que ya no debe albergar resto alguno y el colindante de la Casa del Manco, tiene un sótano de tres metros por debajo del nivel de la calle, lo que le colocaría en la misma situación. Lo que haya está en ese patio, en la antigua Caja de Reclutas y hacia arriba, en dirección a la arruinada Casa Lafont.

¿ Rotonda o aparcamiento ?


            

 

             ¿ Se puede aparcar dentro de una rotonda ?

     Una lectora  de “El Alminar” y residente en las inmediaciones de la rotonda de la plaza del Callao, nos pedía que preguntásemos si se puede aparcar dentro de una rotonda, como es el caso de esta plaza, rotonda o lo que sea. Ya dijimos en días pasados que es una rotonda muy molesta y mal emplazada, porque el espacio de la plaza es demasiado reducido y la rotonda sólo dificulta la circulación (estrangula los dos carriles de circulación de la calle Méndez Nuñez) y también la visibilidad.

        Así que a estas dificultades, se añade la de los aparcamientos (en batería), dentro de la propia rotonda, lo que empeora la ya de por sí dificultosa circulación en ese punto. Melilla es una ciudad sin aparcamientos nuevos en los barrios o en las nuevas áreas urbanas. Están los de siempre, los que permiten el propio diseño de las calles y nada más. Todo el espacio disponible se dedica a la cosntrucción de edificios y mientras aumenta la densidad de la población en una determinada zona, se reduce el espacio destinado a aparcar, con lo cual el problema sigue aumentando sin solución posible. Y no estamos pidiendo que ahora acuda al lugar Seguridad Ciudadana, pinte los bordes de amarillo y se “forre” multando a los ciudadanos. Es solo señalar una incongruencia, que está pidiendo un nuevo diseño de la plaza.

El lado oscuro


        Ayer fue el día de máxima audiencia en estos 50 días de recorrido del Alminar de Melilla con 187 visitas, algo casi impensable en un blog de tan reciente creación y algo inusual dentro de lo que es el ritmo de crecimiento de un blog. Y justo cuando alcanzábamos ese “pico de audiencia”, el lado oscuro, que siempre lo hay y siempre está alerta, lanzaba un ataque de 64 virus que me llevó toda la noche, hasta las 4 de la madrugada desinfectar.

          Hay que estar vigilantes, porque como se dice en “El Quijote”, 1ª parte, capítulo 6: “Tras la cruz, siempre está el diablo”.

La rampa mortal


                      

 

 ¿ Rampa o trampa ?

            Esta rampa, diseñada por uno de los “lumbreras”a los que estamos acostumbrados en Melilla, parece hecha más para crear “minusvalías”  que para eliminar trabas arquitectónicas. Esta mañana, según alertaba el blog amigo de: “La otra Melilla”, una mujer se despeñaba por ella al intertar barjarla con una silla de bebé, al parecer, según relata el compañero “bloguista”, el pequeño salió disparado desde el carrito y se golpeó la cabeza contra el suelo.

              No es la primera persona que se cae, pues tras el considerable revuelo ocasionado por el accidente, testigos d elos hechos relataban que las caídas son constantes en ese punto. Realmente la rampa, más parece trampa que otra cosa, peor no sólo para personas con “minusvalías”, sino para cualquier persona que ande distraida, de un mal paso y se estampe con esa “rampa mortal”. Además, el suelo está hecho de pizarra deslizante, con lo que en época de lluvia se convierte en un “rampa deslizante”, o en çepoca seeca, cuando se baldea la zona para proceder a su limpieza.

                  Aparte de desear que “el pequeño” no haya sufrido un grave percance, animamos a todos los ciudadanos que sufran caídas por el mal estado de aceras y calles, a que presenten las pertinentes denuncias en los juzgados, pues los ayuntamientos tienen responsabilidad civil por todo estos percances, causados por el deficiente mantenimiento de las vías públicas, y que ocasionan todo tipo de lesiones a los ciudadanos.

Frente a los rayos del Poder


                 Frente a los rayos del Poder no hay protección posible y más si se trata de individuos aislados,  por muy eficaces que sean en la divulgación de sus ideas o hábiles en la creación de amistades y redes personales, . Sin una estructura de protección que ampare toda esa actividad, no se es nada frente a “la ira del poder” y más, cuando en Melilla se ha hecho dejación absoluta de la más mínima crítica, ante comportamientos y modos inadmisibles en una Democracia. Todas esas cosas que estoy aquí volcando y publicando son sólo una mínima parte de la realidad que vive y sufre el ciudadano de Melilla. Hay un blog vecino y amigo: “La otra Melilla”, que también intenta poner coto a la autocomplacencia de un Poder que no ha recibido la más mínima crítica en los últimos 5 años, por establecer un límite desde el que trabajar.

                     Ese desierto crítico, ese sometimiento, se ha producido por diversas y complejas causas que  serían demasiado amplias de analizar. Está muy bien y es lícito que un medio de comunicación, sea del tipo que sea, tome una línea editorial de apoyo a una determinada opción política, es legítimo. Lo que no resulta admisible es que se silencie o se reciban órdenes de silenciar cualquier comportamiento de abuso de poder, de nepotismo y otras prácticas absolutistas, que no se corresponde con un “servicio a los ciudadanos”, tanto al crítico como al acólito. Se pierden hasta las formas personales y basta una leve crítica o dura hacia una gestión, para que te dejen de saludar “líneas completas” de personas, con las cuales uno jamás ha tenido el más leve roce.

                  Esto sucede porque  el desierto crítico ha sido tal, que el más leve comentario o el señalar una deficiencia, retruene como “un petardo” lanzado en el atrio de un convento de clausura. Es tal la ausencia de  contraste con la realidad, que “la elefántica maquinaria del PP de Melilla” se siente molesta y “casi agobiada” porque dos o tres ratones circulen libremente entre sus patas y sorteen todas las trabas, creando sus “propios medios de expresión”, para mostrar simplemente, que hay otro modo de ver las cosas, o que uno ve, solamente aquello que quiere ver.

                           ¿ Creen que es fácil exponerse de modo voluntario a las tormentas eléctricas y a los rayos del Poder ?. Les aseguro que no, pero alguien al menos tiene que decirles, aquello que nadie se atreve o que tienen que oír obligatoriamente. En el sustancioso sueldo que cobran, también está este apartado. Ser Consejero o Viceconsejero es una obligación de servicio al ciudadano y no una recompensa o una canonjía.