Placas y nombres de calles


74.000 € para el mantenimiento de la rotulación

        La rotulación y numeración de las calles en Melilla era algo absolutamente necesario, porque en algunas zonas de la ciudad no se sabía ni en que calle se estaba. El Gobierno Local ha invertido en esta actuación 600.000€  en los cuatro últimos años. Hasta aquí nada que objetar. No obstante, es un derecho ciudadano opinar sobre el modo en que se ha hecho y sobre la “calidad estética de la actuación”, dada la alta inversión realizada.

         Este Gobierno lleva 11 años al frente de Melilla y en ese tiempo, ha numerado de dos formas distintas muchas calles de la ciudad, creando trastornos al usuario solo por el hecho de cambiar un número, que quizá, con una actuación mas cuidadosa se hubiese evitado. Con un simple cambio de número, se necesitan dos años para redirigir toda la correspondencia. Todavía, es mucha la correspondencia perdida y devuelta a Correos.

             Aparte, se ha cambiado la denominación y numeración de muchas calles sin mayor criterio que la simple decisión del momento. En el barrio del Tesorillo se cambió complenta la numeración de las calles Cabo Noval y Antonio San José y los pares pasaron a ser impares y a la inversa, sin que hubiera la más mínima necesidad. En el Barrio del Real se dividieron en dos casi todas las calles trasversales, obteniendo la misma calle una doble denominación (Pamplona/Navarra, Mallorca/Baleares, Lugo/El Ferrol, León/El Bierzo, etc), alegando que las viviendas de las calles Infanta Elena y Cristina rompían la continuidad visual de la calle. Sin embargo, ese criterio no fue respetado para colocar a una misma calle, dos denominaciones distintas ( Conde de Alcaudete/Restaurante los Salazones). Los transtornos que se causan con decisiones así son infinitos.

        El último aspecto a señalar es el de la calidad estética, que es bastante mala. Son simples chapas y si se hizo por ahorrar costes, no habría nada que decir, pero cuando esas “deslucidas chapas” se han  superpuesto groseramente sobre otras anteriores más artísticas y de cerámica, sí existe el derecho a quejarse. Además hay muchos errores en las denominaciones de las calles, teniendo algunas dos escrituras distintas.

           Esperemos que este contrato de 74.000 anuales, sirva al menos para corregir todos esos errores y deficiencias y además, se retiren algunas placas absolutamente mugrientas y no solo para el mantenimiento de las ya existentes.

      PD: dos fotografías proceden del blog “la otra Melilla”.

Anuncios

La trinidad pagana del cementerio de Melilla


 

                         Cultos populares en el cementerio

                           Cada viernes el cementerio de Melilla se llena de gente que recorre en una ruta no escrita, parte de sus tumbas. Son casi siempre las mismas, con ligeras variaciones. Existen verdaderas profesionales del cementerio y las más expertas, son casi siempre las mujeres, inician su recorrido a las cinco de la tarde.

                 A veces las historias se mezclan, en otros casos, los cultos más secretos no se revelan y se mantienen entre los iniciados, así como los ritos con los que se invoca la protección. Como rito general se depositan flores,  también se toca la tumba y siempre está presente el agua. El cuenco o tarro  de agua es indispensable en todo este ritual.

                Antes de la llegada de los dioses únicos, todos los demas dioses y santos protectores de las personas, convivían en paz. Es verdad también que ni el cristianismo ni el Islam acabaron con estos cultos, más bien se superpusieron sobre ellos y asumieron como propios estos cultos preexistentes.   Existe todavía una sutil frontera entre el monoteísmo y los cultos paganos que no ha podido ser borrada.

                       El campo de las ánimas                

                 El campo de las ánimas está a la entrada del cementerio, en el denominado patio histórico, justo a la derecha. Es el más importante de todos los cultos y existe verdadera devoción, temor y reverencia hacia ellas.

                 Se visita tanto al entrar como al salir y sólo son invocadas en casos muy necesarios, bajo la estricta observación de cumplir con la promesa que se ofrezca y que no puede ser olvidada bajo ninguna circunstancia. Las ánimas siempre cumplen con lo que se les solicita.

                 Justo al lado de “Las Ánimas” se encuentra la tumba de Maria Cossimini, la pintora italiana, en la que se originó la devoción al “Cristo de Limpias”. Todavía pueden apreciarse las marcas en donde estaba enclavada la hornacina que contenía el afamado busto, que luego pasó a la iglesia de San Agustín, para desaparecer definitivamente en 1989.      

                 El Cristo de Limpias tiene fama de “poderoso”, de cuidar mucho de las personas que lo protegen y veneran. Su uso está muy extendido, es rara la casa de Melilla en dónde no existe una reproducción del busto. Su culto público se mantuvo vigente en Melilla a lo largo de 60 años. 

                  La trinidad pagana

         El acceso a esta Trinidad pagana lo abre la sepultura de Emilia Magdalena, quien debió ser muy devota del Cristo de Limpias, pues en la hornacina  se pueden contar hasta tres reproducciones del busto, así como otras figuras que la gente va depositando sobre ella.

         Emilia Magdalena marca el primer vértice de este singular triángulo, siendo otro de los vértices “El soldado de los Milagros”, al que se llega en línea recta. Curiosamente, una de las tumbas más visitadas es del soldado Benito, al que en su momento La Santa madre Iglesia negó la sepultura en sagrado, lo que refuerza el carácter pagano de este tipo de culto.

        Tanto esta zona del cementerio, como la anterior, a la que separa sólo un muro, es conocida por albergar en ella gran cantidad de cuerpos incorruptos, lo que en sus tiempos otorgaba fama de santidad.

         El triángulo, símbolo pagano, figura mágica para los pitagóricos y pieza clave del ritual masónico, lo completa el curandero Antonio Moreno Cervilla, que se sitúa a la derecha del Soldado de los Milagros y siempre en línea recta.

         Esta es una tumba visitadísima, muy efectiva a decir de las gentes que lo visitan y cuyo rito se completa bebiendo agua en la noche del viernes en que se haya solicitado el favor. 

                Otros recorridos

          Hay más recorridos, otras sepulturas visitadas, pero cuyo culto se mantiene más discretamente. Hay otro nuevo culto, se rumorea, pero cuyo nombre no transciende, quizá por temor a que la excesiva atención lo desvirtúe.

         Justo debajo del Ángel de África, se extienden dos grandes fosas comunes de los caídos de Monte Arruit y de soldados y militares anónimos, caídos en 1921 y años posteriores. Allí la gente deposita imágenes y exvotos. Muchas quedan ahí de modo permanente, otras se recogen a la semana siguiente, cuando se supone que la figura ha recibido la energía solicitada. Sería pues una manera pagana de bendecir una imagen sagrada.

        Hay historias casi olvidadas, cada década tiene su propio culto, su propio ritual. Tres han sobrevivido al paso del tiempo.

            Hay también  una tumba de un concejal asesinado por los falangistas en 1936, que tenía por todo símbolo el triángulo masónico y que ya ha sido sustituido por la cruz. Hay muchas historias en el cementerio de Melilla. Estas son solo unas pocas.

Dos extrañas renuncias en el PP


           

                Decía Ludwig Wittegenntein que : “Siempre hay otro modo de ver las cosas” y es una máxima muy útil, porque a veces, la verdad oficial, nos deja insatisfechos o simplemente, no explica la realidad. Por ello, siempre hay que mirar las cosas de otro modo, para intentar comprenderlas y esta noticia, repetida sin matices en todos los lugares posibles, ha hecho que sospechemos, porque en España nadie dimite y mucho menos antes de haber tomado posesión de nada.

             Resulta que una posible diputada Mimuntt Mohamed, nº 9, y otro casi en ciernes, Faisal el Maimonuni, nº 16, han renunciado a la posible acta de diputada/o, incluso antes de tomar posesión de la misma, y además, la renuncia se materializa en dos candidatos de origen “amazigh”. No parece casual y la sombra de la sospecha planea sobre toda la operación.

            Hay un principio jurídico muy repetido que expresa que: “excusatio non petita, acussatio manifesta” y hoy aparece en los medios, la explicación de esta  renuncia, lo cual resulta más extraño aun, porque nadie había dudado lo más mínimo de la versión oficial hecha pública ayer. Nadie había expresado la más mínima discrepancia pública y salvo que haya “lectores del pensamiento”, no han podido darse cuenta de que no nos lo creíamos.

               Como razón nos dicen que las renuncias son por motivos personales, osea nada, porque las personas sólo renuncian a las cosas por motivos personales, no conozco a nadie que renuncie por motivos “animales” o “minerales”. Pero se nos aporta una razón de peso: “es que sus puestos de trabajo son incompatibles con el escaño de diputado”. Pregunto: ¿ Eso no se sabía cuando se confeccionó la lista electoral?. ¿Quién se presenta a las elecciones si su trabajo es incompatible con ser elegido?.

     Y siguen surgiendo preguntas, si era así lo de la incompatibilidad, entonces: ¿Porqué se los situó en puestos de salida, 9 y 16?, siendo 16 escaños el número mínimo con  que pensaba obtener el PP. Vista esta explicación, que nadie había pedido, entonces la sospecha se transforma en certeza.

Volviendo al solar de San Lorenzo


 

               El Gobierno de la Ciudad informaba ayer de que la 1ª subasta del solar recalificado de San Lorenzo ha quedado desierta. Este es el primer paso y siempre sucede así, es más, luego se rebaja el precio y vuelve a sacarse a subasta. Esto es una senda trazada en los manuales de recalificaciones urbanísticas y cosas por el estilo. Es más, es casi seguro que la 2ª subasta, pese a la rebaja del precio también quede desierta.

           Entonces llegamos al procedimiento más deseado por los ayuntamientos, el de la adjudicación directa por procedimiento secreto y sin publicidad. Esto quiere decir, que en esa fase, que es la que suele buscarse, no se informa a los ciudadanos ni a nadie de cuántas ofertas se presentan, ni de qué precio se pide, ni de cuáles son las condiciones de pago. No se informa de nada y en la adjudicación, legal por supuesto, por el procedimiento directo y sin publicidad, cualquier cosa es posible, incluida la sospecha de este tipo de procedimientos.

       Si fuese todo claro y trasparente, el Ayuntamiento debería haber tasado el solar y puesto en venta sin más historias ni artificios técnicos. Siempre que haya una recalificación hay una duda, siempre que existan las subastas hay que añadir otra.  En algún momento habrá que poner luz a este asunto del solar y detener este procedimiento administrativo.

        ¿Para que hacer aquí unas instalaciones deportivas de verano, con piscinas públicas y zonas de esparcimientos?. ¿ Para qué se iban a hacer aquí unos aparcamientos públicos, como en cualquier ciudad española?. En definitiva, ya veremos en dónde colocan las atracciones feriales y los cafetines.

Mantener encendida la lámpara


              No siempre será fácil. Como decía  Mariano José de Larra (1809-1837), a veces, “escribir en España es llorar”.  El político y escritor granadino Diego Hurtado de Mendoza (1503-1575), al escribir su libro sobre la Guerra de Granada advertía: “Es muy sabido, y muy antiguo en el mundo el odio a la verdad, y muy ordinario padecer trabajos, y contradicciones, los que la dicen, y aun más los que la escriben”. Atravesar estos tiempos oscuros y llenos de incertidumbre, intentando alumbrar la noche con un candil, no deja de ser una temeridad, pero también es verdad que es necesario. Alguien tiene que hacerlo. La travesía será muy larga, no habrá respuestas ni inmediatas ni plenamente satisfactorias.  Muchas veces ni siquiera con el candil se verá el camino y en medio de la oscuridad ni uno mismo sabrá donde está. en ocasiones será difícil hasta encontrar el aceite para alimentar la luz de la lámpara. Nada va a ser fácil. Como mucho, a veces,  sólo distinguiremos una silueta, pero quizá eso nos sea suficiente para continuar y siempre esperaremos, que alguien lleve encendido otro candil, y nos señale la senda perdida.

¿ Hacia dónde va el gasto del Kursaal-Nacional ?


 

 

      ¿Nos devorará el gasto del Kursaal-Nacional?

               El pasado martes, un Ayuntamiento en funciones, con concejales igualemente en funciones, nos sorprendía convocando un Pleno en el que se aprobaba la petición de un crédito en leasing por un importe de 3 millones de euros (500 millones de la antiguas pesetas), que hay que sumar a los 13 millones ya pedidos anteriormente (2.166 millones de pesetas) . Esto ya nos da la escalofriante cifra de 16 millones de euros o su equivalente de 2.666 millones de las antiguas pesetas. Como es un contrato en leasing, osea un arrendamiento con intereses, hay que decir, que al final del período de pago, habremos devuelto de las arcas públicas de Melilla, al Banco BBVA, al menos el doble de esa cifra, osea, 32 millones de euros o 5000 millones de pesetas.

              Lo que sorprende también de esa nueva petición de crédito es que se destina para el equipamiento, osea mobiliario, cuando todos creíamos que estaba sobradamente incluido en los 13 millones de euros de costo. Estamos ante un Gobierno que nos mantiene deliberadamente a ciegas, uno de los más opacos de la historia democrática, que convoca un Pleno Municipal extraordinario, con todos los diputados locales en funciones, para decidir y aprobar “por la imposición de sus votos”,  una nueva operaciónn crediticia de altísima envergadura. Y eso que todavía no se ha incluido en el gasto el contrato de mantenimiento, que importará una cantidad aproximada al millón de euros anuales.

              Y todo este incremento económico se aprueba, desde el momento de la compra del antiguo Cine Nacional, en medio de una crisis que está devorando la economía del País y de las familias españolas. Se aprueba un nuevo crédito de 3 millones de euros despues de unas elecciones, en las que las promesas de austeridad y evitación de gastos suntuarios y despilfarros diversos, han sido constantes desde el Partido Popular. Se aprueba en una ciudad que supera ya los 10.000 parados y en donde uno de cada tres de sus habitantes está o vive bajo el umbral de la pobreza. Nada de esto se entiende y menos en este momento.

                Y ya que hablamos de gasto y de equipamiento, la puerta de acceso al Kursaal, podría haber sido resuelta de un modo más lucido que este chapón de puerta de garaje, y no precisamente de urbanización de lujo.

La ocultación de vestigios islámicos en Melilla


 

         Borrando el pasado bereber en Melilla 

    Las campañas de actuaciones arqueológicas en Melilla serían discutibles, si los ciudadanos pudiéramos conocer qué se está haciendo, aun así, volvemos a preguntar: ¿Qué pasa en el yacimiento del Gobernador, cuál es el futuro del yacimiento, porqué se catalogó como BIC (Bien de Interés Cultural)  y porqué se deshizo un mes después?. Son preguntas que permanecen sin respuesta, porque hay quienes se han apropiado de la cultura y del pasado de nuestra ciudad y se creen con derecho a no rendir cuentas a nadie.

               En España hay decenas de páginas de información arqueológica y la noticia de cualquier hallazgo por mínimo que sea, atraviesa todo el país. Se divulgan datos, se ofrecen fotos y se suministra la información tanto a profesionales como a aficionados. Hoy se sabe, por otros medios, que “el muerto” hallado en el Kursal/Nacional, era un esqueleto completo, que presentaba armonía anatómica (lo que descarta la explicación del arrastre) y que podía tener ajuar funerario, pues junto al esqueleto había unas extrañas piezas que no eran óseas, con formas más próximas a una hachuela o a una lucerna, que a un escafoides o a un metatarso.

          Melilla estuvo siempre poblada, en mayor o menor medida, por población autóctona, berebere (ni española, ni marroquí), de ahí que a cualquier hallazgo haya que colocar el calificativo mauritano para determinar la zona geográfica en donde se encuentra. Los hallazgos serían neolítico-mauritanos, feno-mauritanos, púnico-mauritanos. 

          El caso es que el territorio de Melilla presenta hallazgos de diferentes épocas, de modo uniforme. Hay o hubo silos de almacenaje de grano en las inmediaciones del Álvarez Claro, en la Barriada de La Constitución, en La Alcazaba, en cualquier lugar de Melilla La Vieja y casi todos han sido tragados por la tierra. Ello indica, a pesar de las desapariciones un poblamiento constante y continuado que atraería a su vez la presencia de fenicios, cartagineses o romanos.

          El último es este del foso de Santiago (hay otro debajo del baluarte de San José), situado entre el oratorio musulmán del Mantelete y las oficinas de Lalchandani. Del silo o pozo, ya sólo queda media sección, en forma de cono invertido y excavado hasta la roca madre, por lo que pudiera tratarse tanto de un silo o de un antiguo pozo. Las fuentes documentales árabes describen el potente manantial que abastecía de agua a la Malila musulmana y que se situaba justo en ese lugar. En la parte alta de la desfigurada Plaza de Armas existía hace años un pozo de agua y también hay otros dos silos tapados, todos de procedencia bereber o musulmana, o si se quiere púnico-mauritanos, pero nunca prehispánicos. La existencia del manantial y del nivel freático explica que el aljibe de La Escuela de Hostelería, mantenga el nivel de agua pese a estar completamente cerrado.

         El macizo rocoso o calcáreo sobre el que se asienta la Ciudad Vieja era mucho más grande, pero las necesidades defensivas obligaron a adelgazarlo y a realizar cortaduras y  nuevos fosos, por ello, de muchos silos de almacenamiento de grano, de pozos,  quedan sólo restos o secciones, como el de este caso. Existe otro medio silo de la antigua ciudad musulmana bajo la reconstruida Muralla Real.

          La Consejería de Medio Ambiente, que es de la que dependen las obras de Melilla La Vieja, va a proceder al tapado y relleno con cemento de este vestigio histórico, que debería mantenerse como tal y con  su explicación y leyenda al lado. Además debería hacerse un análisis rutinario por  los servicios de arqueología que dependen no se sabe muy bien de quién. Salvo claro está, que lo que se pretenda sea “tapar el pasado”, o cierto sector del pasado, concretamente el islámico.

            El pasado 16 de marzo dirigí dos cartas a las Consejerías de Cultura y Medio Ambiente, aconsejando que no se tapase la sección del silo o pozo del Mantelete. Se me respondió diciendo que La Comisión de Patrimonio (que es sólo una correa de transmisión de órdenes)  había autorizado el proyecto y que el Instituto de Las Culturas del Mediterráneo ya había “visado” el proyecto, o certificado la defunción del silo.

             La sección del silo ha sido tapada, la falsificación del pasado se ha producido una vez más y esta vez estaban advertidos, pero ha dado igual.