Archivo mensual: diciembre 2018

Tiempo de voluntarios


 

            Es tiempo de voluntarios. Ya no hay ninguna tragedia o acontecimiento que suceda en el mundo, y que no tenga su inmediato reflejo en las fronteras de nuestro país, o de cualquier otro. Queremos mantener nuestro modo de vida, pero no queremos que nada nos afecte, y eso no es posible. La crisis Siria llegó a nuestra ciudad en 2013 y tuvo inmediato reflejo en El Alminar. La llegada de inmigrantes africanos a las fronteras de Ceuta y Melilla se produjo a partir de 1994, tras el genocidio de Ruanda en ese mismo año. En 2001, con la 2ª Guerra del Golfo, pudimos ver iraquíes por primera vez en la ciudad. Nada ha sucedido en el Mundo, sin que tuviese su impacto en nuestra ciudad.

                Esa lenta llegada de refugiados, de emigrantes, a España, a Europa es en realidad una pequeña muestra de lo que sucede en los países limítrofes de las zonas de conflicto. Los refugiados sirios, los sudaneses, los yemeníes, los de cualquier otro lugar, se cuentan por millones en los países fronterizos. Esto hay que decirlo cuantas veces sea necesario, aunque nadie nos crea, ante la llegada de fenómenos políticos como VOX, que se nutren del miedo a la inmigración, que ellos mismo hacen crecer entre la población.

            Hay un discurso muy rancio y muy falso contra las organizaciones de voluntarios, agrupadas en el acrónimo de ONG (organizaciones no gubernamentales), que las coloca en la primera línea de comentarios de masa popular, y que a veces incentivan algunos partidos políticos.

          Los Estados no llegan a todos lados ni siquiera en sus propios países, así que mucho menos pueden hacerlo en zonas de conflicto armada, o de desavenencias fronterizas. Todo ese terreno abandonado es el campo de trabajo y actuación de las organizaciones de voluntarios u ONG. Son muchas y todas necesarias. Algunas son muy conocidas y otras menos, pero todas cubren en conjunto, los desastres de las políticas internacionales y del voraz sistema capitalista liberal, imperante en el planeta.

        Nuestra preferida es UNHCR-ACNUR, que es la agencia de Naciones Unidas para los Refugiados, organización de la que Estados Unidos se ha retirado como Estado contribuyente. Prácticamente todas las Autonomías españolas colaboran con proyectos de ACNUR, salvo Melilla. Debería que obligatorio que todas las capitales de provincia, autonomías y gobiernos destinasen una cantidad mínima para proyectos de desarrollo en países en desarrollo o en crisis bélicas.  Hay una idea muy extendida y aceptada que consiste en intervenir en los países emisores de emigrantes, pero nadie está dispuesto a destinar esa parte de dinero necesaria, con lo cual volvemos al inicio. Se puede hacer de modo individual, institucional o colectivo.

          Hay tantas  organizaciones de voluntarios, que no caben excusas para negar un poco de ayuda o de recursos a las mismas. Hay dos modos de colaboración, una la activa, que sería la que implica la participación personal; y otra la pasiva, que es aquella en la que destinamos parte de nuestro dinero a aliviar la situación de los refugiados o damnificados en cualquier lugar. Las más visibles son organizaciones laicas (Oxfam-Intermon, Amnistía Internacional, Médicos del Mundo, Cruz Roja) pero también las hay de carácter religioso, como Manos Unidas, Misiones Salesianas y una que recientemente ha aparecido en Melilla, de carácter islámico, pero que cubre todo tipo de situaciones, y que es parecida en sus objetivos a ACNUR. Se trata de Islamic Relief. 

           Para el conflicto de Palestina existe una organización específica de Naciones Unidas, que se denomina UNRWA, que intenta paliar la dramática situación de la franja de Gaza, una de las más terribles del mundo, por su larga duración.

               También existen organizaciones ecologistas como Greenpeace o WWF ( Worl Wildlife Fund), conocida en España como ADENA (asociación para la defensa de la naturaleza) y que fue fundada entre otros, por el doctor Félix Rodríguez de la Fuente.

                Nota:http://unrwace.blogspot.com/

 

Anuncios

Feliz Navidad 2018


 

         Poco importa que su origen estuviese en los druidas celtas, o en las divinidades solares de los persas y el Zoroastrismo. La Navidad es un tiempo especial. El solsticio de invierno existe desde siempre e indica el momento en que la luz se renueva, en la que vuelve a iniciar su dominio, y así vez tras vez, año tras año. Toda religión o creencia se asienta sobre algo anterior existente, y así va conformando una cadena que acompaña la evolución humana.

          La Navidad ofrece algo diferente con respecto a todo lo anterior, y también sigue teniendo en común rituales y fechas, con creencias antiguas. De algún modo todo permanece. Nada será igual dentro de mil años, y es del todo imposible pretender vaticinar nada. ¿Qué quedará o qué habrá desaparecido?. Todo eso nos dará igual, porque nosotros vivimos este tiempo, de igual modo que otros, en épocas anteriores, vivieron otro muy distinto, incluso en el mundo de influencia cristiana, que es el que celebra la Navidad. Si pudiésemos confrontarnos con un cristiano del siglo VII, o del XIII, tendríamos pocas cosas en común.

         Que todo viene de algo anterior es evidente. Cuando los judíos le preguntan a Jesús: Aún no tienes 50 años ¿ y has visto a Abraham?. A lo que respondió: “En verdad os digo que antes de que existiera Abraham, yo soy”. El alcance de este respuesta es muy grande, y su impacto también.

                           La Navidad en la comunidad alminarense

       Hemos llegado hasta aquí y esta en la 8ª Navidad que compartimos en comunidad. Como cada año, y desde hace algunos hacemos especial hincapié en ello: Deseamos una Feliz Navidad y un venturoso Año Nuevo, a todas las personas, hombres y mujeres, de buena voluntad, porque también existen voluntades que no son buenas. Todo está mezclado en este mundo y hay que convivir con ello y sortearlo.

        La Navidad es tiempo de renovación, de luz, de esperanza, por eso es especial y lo seguirá siendo. No hay dos iguales. Hay renovación de personas, de acontecimientos, de condición vital. La Navidad lo es tanto para los que están presentes, como para aquellos que ya no, pero que siguen siendo de alguna manera. Ese es el espíritu de la Navidad.

    Habrá quien se dirija a una piedra o un totem, encienda un fuego y alce o una plegaria, o quien no haga nada.  Existe también que ponga sus esperanzas en la aldea Galilea de Belén, o de Nazaret, y se fije en el acontecimiento que transformó la historia en muchos sentidos. Realmente la Navidad conmemora eso, aunque pueda no celebrarse, o para quienes no signifique nada.

        Como imágenes para esta Navidad, no hemos acercado hasta la casa de Sebastián y de Loli en el Barrio de La Libertad o de Calvo Sotelo. Como cada año, organizan su tradicional Belén que comparten con todo el barrio y con quien quiera acercarse hasta allí. También celebran un fiesta con música, villancicos y ambientación navideña, que congrega a 200 personas junto a su casa, junto a la representación del Nacimiento de Jesús, el hijo de María.

 

Hospital Comarcal de Melilla


           El Hospital Comarcal de Melilla es una infraestructura obsoleta inaugurada en 1991 por el ministro socialista Julián García Vargas. El Hospital está colapsado, saturado, sobreutilizado y a duras penas cubre las necesidades de la población melillense. El nuevo hospital debería haber entrado en funcionamiento en 2016, pero el parón impuesto por el gobierno de Mariano Rajoy a la Sanidad Pública, hizo un daño difícil de perdonar electoralmente, y del que Melilla tardará una década en recuperarse. El nuevo hospital no estará funcionando antes de 2022. Eso quiere decir que el actual seguirá en uso y desbordado un lustro más.

              Después de un parón como el presente, cuesta volver a ponerse en marcha, pero antes de hacerlo es obligado reconocer deudas y agradecimientos. Un cartel del SATSE, pregunta a los usuarios y pacientes del hospital si 5 enfermeras pueden atender a 1000 pacientes. La respuesta es un no rotundo. Tampoco es posible que uno o dos especialistas por área médica atiendan al mismo número de personas, ni que dos o tres médicos de urgencias atiendan la demanda de este importante servicio.

         Sin embargo lo hacen, con una profesionalidad fuera de dudas, en condiciones difíciles, sin espacio para desenvolverse con comodidad, sin los materiales requeridos, teniendo que inventarse soluciones a contingencias hospitalarias. Todo sucede a la vista de todo el mundo en un espacio tan reducido.

                                            La Navidad hospitalaria

          Una imagen de san Juan de Dios, soldado portugués del siglo XVI, creador de la enfermería hospitalaria, patrono de la profesión y fundador de los Hermanos Hospitalarios de San Juan de Dios,  preside la zona de control de la 2º planta del hospital, ala de Traumatología y Urología. Antes de la aparición de Joao Cidade Duarte, futuro san Juan de Dios, sobrevivir a una enfermedad era algo casi milagroso, pues no existía cura o tratamiento alguno. Se moría aturdido por el propio dolor, o envuelto en daños espantosos. Hoy los hospitales son lugares en donde se lucha por la vida: por la que nace, por la que hay que conservar o por la que llega a su término.

            Nada puede decirse o preverse. Nunca pude imaginar que pasaría 10 días de mi vida, internado en este hospital, y atendido y cuidado por médicos, enfermeras y auxiliares de clínica, antes de que acabara el año. La razón última fue mi confianza absoluta en la plantilla sanitaria de Melilla, algo que extrañó a muchos, que hacían un gesto extraño, cuando les decía que sería intervenido en Melilla. Luego pude comprobar hasta qué punto son buenos/as profesionales, y sobre todo, humanos.

             Aquí se trabaja las 24 horas al día sin descanso, en un ritmo constante de nuevos ingresos y altas hospitalarias. No hay un solo instante para la distracción, incluso por encima de la resistencia física personal. Mi agradecimiento pues, a la vista de todos, para los doctores Ríos, Kociarsky, Aberchán. A las enfermeras Mónica, Mariola y Paco, insuperables en los instantes difíciles; y a Isabel, Mimon, Macu y todas las auxiliares de enfermería que pasaron por la habitación una y otra vez. También le agradezco al Vicario Eduardo Resa, su visita del día 30 de noviembre. Sin que pudiera saberlo, al día siguiente se convirtió en paciente hospitalario, tras caerse y romperse un brazo en su vivienda arciprestal. Sin olvidar tampoco a Roman, el anestesista.

              Allí también será Navidad dentro de unos días, y no cesará ni la actividad, ni la dedicación. No dejaré de pensar en ellos, pero especialmente esos días. A todas y todos: Feliz Navidad y próspero Año Nuevo.