Annual, otros nombres, otras historias


La historia siempre acecha en julio

Los grandes acontecimientos de la historia de España siempre se han producido en julio, desde Alarcos, Navas de Tolosa, Bailén o el mismo Guadalete. En la historia contemporánea de nuestra ciudad, julio es un mes marcado a hierro y fuego. El acontecimiento más decisivo sería, a la postre, el de Annual. En la exposición pública del centenario de la efeméride, en el Parque Hernández, una familia melillense aportó una fotografía que vale un mundo, porque es toda la historia de España concentrada en una sola instantánea, en la que aparecen Alfonso XIII, Dámaso Berenguer, Millán Astray y Franco. El presente, el pasado y el futuro de la la nación, están ahí retratados, en Alhucemas en 1925.

Antonio Rubio y las noticias de Annual

Antonio Rubio es un notable periodista melillense (1951), lleva años recopilando todas las noticias que generó en la prensa nacional, el celebérrimo Desastre de Annual. La obra en sí es casi inabarcable, y en esta labor ha empleado años. Una recopilación de diarios, semanarios, libros, autores, publicaciones, de un tema que no tendrá fin nunca, y que era necesaria. El libro está registrado en Libros.com, en la sección de investigación, y que debería haber figurado en la colección de los libros de Melilla, al tratarse también de un autor melillense. La edición podido ver la luz bajo el sistema de aportaciones individuales y/o mecenazgo. Presenta también una contextualización, material biográfico y fotografías de portadas de medios de comunicación. Es un material novedoso, en el que ha contado con la colaboración del investigador melillense José Marqués, descubridor y biógrafo de la insólita hazaña de los tres soldados cordobeses (Arturo Cid, Mario Cifuentes, y Manuel León), que escaparon milagrosamente del cautiverio de Abdelkrim.

La historia del Regimiento de Castilla

En el día final del mes de julio de 1921, casi todos los cuerpos y unidades del del Ejército español se encontraban en el territorio melillense. Uno de esos Regimientos era el de Castilla, procedente de Badajoz, una ciudad con un pasado militar y cultural muy importante en la historia de España, desde el año 1086, y la batalla de Zalaca o Sagrajas, en la que el rey de la Taifa requirió la presencia almorávide, para derrotar al rey castellano Alfonso VI, y que a la postre ocasionaría la invasión de la península por parte de este Imperio. También en la guerra de La Independencia destacó la figura del general Rafael Menacho en abril de 1811.

El Regimiento pacense de Castilla, desplegado como Batallón, estuvo presente en «la campaña de 1921» y emplazado en el fuerte de Camellos. A lo largo del mes de agosto, llegaron hasta nuestra ciudad cuatro expediciones militares desde Extremadura, tanto de este regimiento, como del de Gravelinas. El autor del libro sobre la actividad de este batallón, en nuestra ciudad y entorno, es Álvaro Meléndez. Un universidad pujante, un asociacionismo muy vivo, y múltiples publicaciones, mantienen la historia de la capital pacense, en permanente actualidad.

Sigue habiendo mucha historia por contar.

Notas: https://www.cordobahoy.es/articulo/cultura/campo-verdad-que-libraron-matanza/20211205143026107574.html. Fotografías y libros de Badajoz, proporcionadas por Jesús Caramazana Puebla.

Colapso en los transportes


Malas prácticas en los transportes

En junio de 2021 se presentó en nuestra ciudad el «verdadero contrato del siglo» del transporte marítimo, el primero tras la pandemia de la Covid, y tras la extinción de las comunicaciones aéreas y marítimas. La cuestión es que Balearia presentó su buque estrella, el Hypatia, y poco después lo sustituyó por el Bahama-Mama, antes Alhucemas. Hay una costumbre de las navieras que es la de renombrar los buques, y hacerlos pasar por nuevos. Esto ya ha ocurrido muchas veces.

Sin embargo hay otra costumbre, que se percibe menos, y es la de dar el cambiazo a los buques. Balearia ha retirado al Bahama de la línea con Melilla y lo ha derivado a Nador-Benienzar. A cambio nos ha dejado otros dos Barcos, el Sicilia y el Nápoles, que son buques de carga adaptados para pasaje y vehículos. Todo esto se puede rastrear en las páginas de las navieras. La realidad si es que Balearia ha recibido la aportación más sustanciosa de toda la historia marítima de nuestra ciudad, desde la conquista española en 1497. Todas estas alteraciones, cambios de horario, de frecuencias y hasta de buques, sí podrían ser vigiladas por Marina Mercante y el Ministerio de Fomento. Por cierto: ¿Alguien sabe qué pasó en el accidente del buque de la naviera de la familia Matutes contra el carguero?

Hay otras cuestiones que no han sido vigiladas por nadie, como la desaparición de los barcos rápidos, que aliviaban las tensiones de la «operación salida de Melilla», o de la OPE (Paso del Estrecho), porque Balearia está obteniendo el importe íntegro de los pasajes, más el importe de la adjudicación del contrato de transportes, casi monopolio, tras la desaparición de ARMAS, y casi de Trasmediterránea y FRS. La compañía centenaria a quedado reducida a buques fantasma y a una presencia testimonial. Todo esto también está documentado en El Alminar. Hay más cuestiones, como la reducción de personal dentro de los buques. Una vez que salen de puerto, las zonas comunes, tiendas, cafeterías, sala de televisión; o están cerradas o atendidas por un solo encargado. Salir a buscar un almohada, una manta, o que el camarote está helado, provoca la sensación de caminar por las entrañas de la Perla Negra. No hay nadie, solo fantasmas. Esto tampoco es vigilado por nadie. Algún día hablaremos sobre los cambios de banderas de navegación, o de otras cosas.

El espacio aéreo

En la navegación por el espacio aéreo ocurren prácticas y situaciones similares, como la del overbooking, o lo que es lo mismo, vender un 10% más de billetes que de pasajeros a transportar. ¿Qué quieren asegurarse con eso, por qué dicen a pasajeros con billetes en la mano, que a lo mejor no pueden volar, y por qué luego hay asientos vacíos en la aeronave? ¿Quién o quiénes compra billetes que no usan? ¿Hay billetes de avión con tarifas de autobús urbano? Esto también debe ser vigilado, porque no se ha hecho nunca.

Nos hemos vuelto a quedar con una sola compañía aérea, tras la triste desaparición de Air Europa, que con sus 6 vuelos diarios, aliviaba la presión en días y épocas de mayor frecuencia viajera, porque el melillense, puede tener que salir o entrar de la ciudad por razones imprevistas, que pueden ser muchas y variadas a lo largo del año, y casi siempre relacionadas con la salud. ¿Quién acapara los bonos turísticos, por qué se regala dinero y subvenciones a cambio de casi nada? ¿Qué resultados aportó aquella investigación que aireó el ex ministro Ábalos? ¿Por qué todo se oculta en Melilla? ¿Por qué la prioridad no es el melillense que sale o entra? Todo esto también debe ser vigilado, porque no se ha hecho nunca.

La cuestión definitiva es que no hay ningún organismo, ni comisión encargada de vigilar nada. No se exigen horario, ni refuerzos en circunstancias especiales, ni se consigue que llegue otras compañías a Melilla. Y aquí entra también el subarriendo de los vuelos y líneas a compañías de marca blanca. Todos son aviones e igualmente pilotos capacitados, pero esto también debe ser vigilado, porque no se ha hecho nunca.

Lo único que no pueden ser vigiladas, son las circunstancias de la situación geográfica de Melilla, con un volcán extinto de un casi un kilómetro de altura a sus espaldas y las condiciones climatológicas. Todo lo demás es solo gestión, que tampoco se ha hecho nunca.

Nota: https://elalminardemelilla.com/2021/07/03/el-cambiazo-del-hypatia/

Melilla: Ciudad solidaria


25 años del Concierto África, de Ateneo y Guelaya

El 25 de abril de 1997, hace exactamente un cuarto de siglo, la asociación cultural Ateneo y el grupo ecologista Guelaya. organizaron en el salón de actos de la Escuela de Magisterio de Melilla, un concierto musical en solidaridad con los inmigrantes que empezaban a afluir a nuestra ciudad, en el que participaron tanto grupos locales de música como de centroafricanos, procedentes de la Granja Agrícola.

La actividad se llevo a cabo un año después de la gran deportación de junio de 1996, tras los violentos incidentes producidos en el centro de la ciudad y en las dependencias de Cruz Roja, que fueron clausuradas. En 1997 el número habitual de inmigrantes centroafricanos en Melilla se había restablecido, tras quedar a cero tras la deportación del «haloperidol». Es normal que casi nadie se acuerde de estos acontecimientos, porque o bien no estaban, o no habían nacido aún. La creación de Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes le facilitó una vida digna y respetuosa con los Derechos Humanos, pero también les apartó de la ciudad . Ateneo y Guelaya rompieron el aislamiento producido tras los incidentes de 1996, con esta actividad musical solidaria, la primera en la reciente historia democrática de Melilla.

La década de 1990 del pasado siglo, fue llamada la década de la inmigración, porque por primera vez se asomaban al perímetro melillense, demandantes de asilo de países del entorno más lejano a nuestra ciudad (Togo, Costa de Marfil, Senegal, Liberia, Ghana, Mali, Nigeria y Camerún). Cualquier conflicto en cualquier parte de África tenía su inmediato eco en Melilla, ciudad en la que siempre encontraron solidaridad y mucho apoyo, en unos años en los que no existía ninguna infraestructura de acogida a inmigrantes. La creación del CETI se llevó a cabo en los años más inmediatos al siglo XXI. En esa década, cada convocatoria publica llevada a cabo por Ateneo, reunía a un mínimo de entre 300 y 500 personas, tanto en el edifico de Cruz Roja, como en la Plaza de España, lugar tradicional para la visibilización de colectivos de inmigrantes.

Concentración del 1 de julio en la Plaza de España

El pasado día 24, en las inmediaciones de Melilla, en el lado marroquí del Barrio Chino, se produjo la mayor tragedia fronteriza de nuestra historia, con el resultado de al menos 23 inmigrantes muertos, según las cifras facilitadas por el gobierno de Marruecos. Las responsabilidades por lo sucedido serán investigadas a un lado y otro de la valla fronteriza, tanto por comisiones internacionales como nacionales, en ambos países.

Ayer 1 de julio, se celebró en la céntrica plaza, un acto en solidaridad con los inmigrantes y en memoria de los fallecidos, y que acogió a unas 200 personas. Lo que en un principio se presentaba casi como un acto de ruptura con el Gobierno de coalición, al que se responsabilizaba casi directamente por lo sucedido, quedó como una concentración más templada y de homenaje. Asociaciones como las mencionadas, llevan más de 30 años abanderando el discurso de respeto a los Derechos Humanos, solidaridad con la inmigración y el derecho al Asilo y Refugio. Desde entonces, otros colectivos, asociaciones y partidos, han ido tomando el relevo en la defensa de estos ideales.

Han faltado todos estos días, discursos de los partidos políticos, tanto del gobierno como de la oposición, en defensa de la imagen de Melilla, etiquetada injustamente bajo el calificativo de masacre. Si hoy se teclea este sustantivo en un buscador, aparecerán al unísono, tanto nuestra ciudad como Ucrania. Ese es el inmenso daño producido.

El otro lado


En los tiempos del Haloperidol

Al otro lado se puede ir, pero ya no se vuelve. Ese otro lado ha estado siempre ahí, desde 1986, cuando se empezó a alzar la primera valla fronteriza. Ese otro lado estuvo antes en la ciudad de Melilla, y estas batallas campales se desarrollaban en pleno centro de la ciudad, porque mucho antes de que existiera nada, El Alminar ya era. Quien esto escribe, firmaba con su nombre y apellidos en la 1ª página del El Mundo, o en en la última, junto a la prestigiosa firma de Francisco Umbral.

Los inmigrantes centroafricanos o subsaharianos empezaron a llegar a nuestra ciudad a partir de 1996, cuando la imagen de España se empezó a proyectar en el mundo entero, tras las Olimpiadas de Barcelona y la Expo Universal de Sevilla en 1992. Las primeras comunidades de centroafricanos ocuparon el patio trasero de la Cruz Roja, y la instalaciones de la antigua Escuela de Enfermería y posteriormente el resto del edificio. Un gigantesca revuelta en 1996, con incendios y varios días de conflicto urbano, obligó a trasladarlos de lugar, ocupando el parte del campo de fútbol, y las instalaciones de la Granja Agrícola. Y así sucedió todo, un año tras otro, porque entonces, ese otro lado estaba aquí dentro. En 1996 empezaron a llegar a Melilla los primeros funcionarios de Naciones Unidas, y los acompañábamos a todos esos lugares referenciados, porque casi nadie más se atrevía a entrar allí dentro. Casi ninguno de los que están ahora, estaban entonces, cuando ese otro lado y el nuestro, eran el mismo. Escribir en aquel tiempo sobre el otro lado, no traía aparejada ninguna buena cuenta. Todo lo contrario. Por eso la gente, salvo muy pocas excepciones, no solía mirar hacia el interior del edifico de Cruz Roja, ni acudía a la Granja Agrícola y no sabrá nunca lo que era The Bini Kingdom (El Reino de Bini, el nigeriano) y sus menús a 2€, con proyección de películas en una furgoneta vieja, por la noche.

Concentración en la puerta del CETI

El uso y abuso de términos como masacre, matanza, genocidio, limpieza étnica, lleva a que las cosas pierdan su valor intrínseco, y no se perciba en su verdadera dimensión lo sucedido en el lado marroquí del Barrio Chino o frontera de Hardú, que no Melilla, incluso también la antigua cábila de Mezquita, que da nombre al arroyo que atraviesa la zona de Altos del Real. La situación y localización exacta es algo obligatorio. Escribimos hace unos días que los términos masacre y matanza implican una voluntad homicida, bien por parte de una persona o de un grupo.

Los inmigrantes que lograron entrar a la ciudad, es han concentrado esta tarde frente a la puerta del Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), para homenajear y recordar a los 23 compañeros muertos, en el intento masivo de salto a Melilla, en la mañana del día de San Juan, y a los otro cientos de inmigrantes detenidos y deportados al interior de Marruecos, o a las fronteras. Quien quiera rebuscar en el interior del Alminar, encontrará decenas de artículos sobre los inmigrantes sirios, que levantaron los campamentos en la Plaza de España, porque no los alojaban en el interior del CETI, y que no recibían atención alguna por parte de nadie. Quien descubra ahora todo esto, bienvenido sea a las causas humanitarias. La historia del Alminar es prístina.

Melilla no es una cárcel de alambre, no le damos la espalda a ninguna guerra, sino todo lo contrario. Es cierto que ha costado mucho crear esta conciencia, pero no es cierto lo que se está diciendo de esta ciudad. Aquí hay mucha gente solidaria. Nadie ha dicho nada todavía de la guerra de Ucrania y de la invasión rusa, que cambiarán la geopolítica mundial para lo que queda de siglo. No ha habido ninguna masacre en Melilla. Claro que nos importan los seres humanos. No hay conflicto bélico en los últimos 20 años, desde la Guerra de Iraq en 2001, que no hay tenido su presencia humana en nuestro territorio.

Nota: https://elalminardemelilla.com/2014/10/09/los-refugiados-sirios-de-melilla/

Muertes en las fronteras


Marruecos y Melilla en el ojo del huracán

Alrededor de 400 personas, migrantes, mueren cada año en las fronteras de Estados Unidos con México, en las zonas de El Paso, Ciudad Juárez, Texas y Chihuahua, en la denominada como frontera Sur. Las autoridades no suelen informar de las causas de esa muertes, salvo que la mayoría de ellas se producen por exposición al calor. En 2020 la cifra de muertes alcanzó un pico de 650 migrantes fallecidos. Una de las fronteras más peligrosas del mundo es la de la República Bolivariana de Venezuela y Colombia, en donde la tradicional aversión de los países socialistas a permitir la libre circulación de personas, obliga a los ciudadanos a huir por cualquier lugar, exponiendo sus vidas frente a grupos paramilitares, mafias de trata de personas y criminales de cualquier condición. La organización venezolana de Derechos Humanos Fundaredes documentó en 2021, al menos, 317 presuntos enfrentamientos en los estados fronterizos de Amazonas, Apure, Bolívar, Falcón, Táchira y Zulia, en los que 439 personas fallecieron.

Las Guardia Costera de EEUU recuperó hace pocos días dos cadáveres de balseros cubanos, que huían del paraíso revolucionario de la República de Cuba, sin que la noticia esté reflejada en ningún medio de comunicación, ni estimule la reacción de ninguna organización, como las que se han manifestado en Madrid «Contra la Masacre de Melilla». Desde el inicio de año son 39 los cuerpos recuperados por la Guardia Costera estadounidense. Diosmani Ramos Laurencio, era un joven migrante cubano, que murió en enero de 2021 por los disparos de guardias fronterizos, en la frontera de Texas.

Las guerras del Congo o de Sudán tienen a millones de ciudadanos desplazados en los países limítrofes. Cada mes se producen matanzas en campos de refugiados, como las sucedidas en la provincia de Iture, en la República Democrática del Congo, en donde en los últimos dos meses han sido asesinadas casi 100 personas. Las fronteras están controladas por la Cooperativa para el Desarrollo del Congo, que es la que realiza las matanzas. La situación en la frontera de Sudán del sur, es calificada por la ONU (Organización de Naciones Unidas) como horrenda.

La tragedia fronteriza de San Juan

La matanza o la masacre requieren una voluntad de perpetrarlas. En los vídeos obtenidos desde el lado marroquí, se ve una llegada masiva de migrantes al puesto fronterizo de Hardú, provistos de armas de mano. Se ve también a la Gendarmería de Marruecos utilizar material antidisturbios, pero no disparar con armas de fuego sobre los concentrados. Según casi todas las fuentes, la mayoría de las muertes se produjeron por aplastamiento y asfixia en los estrechos pasos del puesto fronterizo del Barrio Chino, cuya puerta fue hundida por aplastamiento. Lo sucedido es una tragedia inmensa, pero al igual que en el Tarajal en febrero de 2014, no hay, ni hubo, una voluntad de perpetrar una matanza o una masacre. Un asalto o avalancha masiva sobre un puesto fronterizo, puede provocar situaciones imprevistas y resultados fatales.

Mientras las migraciones y llegadas masivas de personas, orquestadas por las mafias, sigan siendo campo de batalla político, no habrá solución alguna al problema de la presión migratoria sobre las fronteras de Melilla y Ceuta. La intervención de Marruecos, evitó que más de 2000 centroafricanos entraran de forma violenta en territorio español. Marruecos tiene mas de 2000 kilómetros de fronteras, y soporta una presión migratoria mayor que la de España. El gran problema de la inmigración ilegal en España está en Canarias, y no en las ciudades norteafricanas.

La catástrofe climática está provocando éxodos masivos de población. Los autoritarismos se imponen en democracias recientes (Polonia, Hungría) y en otras consolidadas (Brasil). Antiguos procesos revolucionarios degeneran en dictaduras ( Nicaragua) y las repúblicas derivan en monarquías (Siria). El problema migratorio de Ceuta y de Melilla se inicia al sur de Marruecos. Estamos indignados, pero contra qué o quiénes.

Los viejos clichés no sirven. Las organizaciones que hoy se manifestarán bajo el lema de «OTAN no, Bases fuera«, no han sido capaces de condenar la violenta y bárbara invasión rusa de Ucrania. O se actualiza y se genera algo nuevo, o la derechización del mundo no encontrará freno alguno.

El fin del bosque de Pizarro


Un problema técnico

Dos semanas sin escribir. A veces ocurre. La saturación de los acontecimientos es tal, que no se puede fijar la atención en nada. Son las once años y hemos vivido muchas circunstancias, pero ninguna como esta. Un pequeño bosque de más de 60 años, está siendo eliminado sin contemplaciones, a la vista de todos y haciendo caso omiso de la sensibilidad ciudadana. Las estadísticas dirán que plantaron 1000 árboles y que solo talaron 100, pero todo eso es engañoso, porque un eucaliptal, un pequeño pinar, o una línea de cipreses, necesitan al menos medio siglo para llegar al estado en que los teníamos. Quitan zonas verdes históricas, comunes a varias generaciones, y las sustituyen por nada.

En septiembre de 2021 lo colocamos bajo la luz de los focos, porque nos imaginábamos que la sombra catástrofe se cernía sobre su pequeño perímetro. El Alminar de Melilla es una obra prístina, porque está todo aquí desde mayo de 2011. No hemos modificado ni un solo texto, ni una sola línea. No hemos quitado absolutamente nada, todo está tal cual fue escrito hace un día, hace un mes, hace un año o hace una década. Ahora está de moda justo lo contrario, o sea, el borrar aquello que no guste, incluso aunque sean noticias de hemeroteca. Este blog es un ejercicio de escritura, de la la voluntad de perseverar y de respeto a la verdad. Por eso no modificamos nada. Por eso ha atravesado el tiempo y es un legado para la posteridad, porque todo lo que hay aquí es verdad, y sucedió tal cual está escrito.

Gracias a eso, y para nuestra sorpresa, uno de los administradores del grupo de Facebook: Movimiento en Defensa del Arbolado de Melilla, pudo localizar un artículo del 16/06/2012, en el que ya expresábamos nuestro temor por la desaparición de este pequeño bosque, con una década exacta de antelación. La perplejidad y la sorpresa en El Alminar, fueron absolutas, porque ya está tan atrás, que no lo recordábamos. Es más, en esa época no éramos tan cuidadosos con las etiquetas. El blog tenía solo un año de existencia, y no imaginábamos que 10 años después seguiríamos aquí.

La eliminación de un pequeño bosque urbano

Ingenieros, delineantes, arquitectos, topógrafos, agrupados bajo el genérico de técnicos, pueden solucionar cualquier circunstancia no prevista en un proyecto inicial. El mismo Metro de Málaga, o el de Sevilla, han visto modificados sus trazados originales para salvar restos históricos, dificultades del terreno o cualquier otra circunstancia. Si aquí se ha optado por la tala pura y dura, y por la eliminación de los árboles, de los que ya solo quedan la hilera de cipreses, es por comodidad, por desidia, y quién sabe si por mala intención. Hacer una trazada distinta en esa esquina, tanto para el nuevo vial como para la edificación prevista, o para el propio desmonte, no hubiese llevado más de dos horas de trabajo en una mesa de planimetría. No se ha querido y se ha preferido la destrucción de algo, que llevaba existiendo mas años, que cualquiera de los autores, y del responsable del proyecto. Todo estaba dicho.

Nota:https://elalminardemelilla.com/2012/06/16/el-imperio-del-cemento-en-melilla/

España a las ocho


La selección española sub 21 desborda a Malta en Melilla

Desde mucho antes de que se iniciara el encuentro entre las selecciones sub 21 de España y Malta de fútbol, decidimos titular esta crónica con el nombre del emblemático programa de Radio Nacional de España, porque esa era la hora del inicio, aunque de la tarde.

Ha sido un partido sin tensión, porque era el que cerraba la fase final de clasificación para el Campeonato de Europa sub 21, y porque España estaba ya clasificada. El solitario gol de España en la primera parte era un espejismo, porque la selección de Malta siempre dio la impresión de que se iba a derrumbar en cualquier momento. De hecho, la sensación es que Malta solo viene para eso, para recibir goleadas históricas en España.

Tal y como se preveía, en la segunda parte los goles de la selección sub 21 se sucedieron con la cadencia de un rosario, sin nada que los frenase. Solo hubo un instante de tensión, en el minuto 80, con una pequeña tangana entre los jugadores de ambas selecciones, que hicieron gala de una gran deportividad. Sucede que existe un instante en que la derrota pasa de ser asumible a dolorosa, y eso ocurrió con el sexto gol español. Al final, con el gol de Malta, se cerró una espléndida tarde de futbol en Melilla, en el estadio de Álvarez Claro.

Desde las gradas de General, en donde los partidos se ven de distinta manera, sorprendió ver tanto clareo en los asientos de Tribuna, cuando este misma tarde no podían comprarse en las taquillas del estadio, apenas media hora antes del inicio del encuentro. Es algo a reseñar. Quizá se haya ido la mano con las reservas.

7 de Junio, el verdadero Día de Melilla

Ha sido una coincidencia, lo sabemos, pero el día 7 de Junio de 1556, la Corona de España asumió para sí la gobernación de la ciudad de Melilla, tras renunciar la Casa Ducal de Medina Sidonia a su mantenimiento. Es un día que llevamos proponiendo desde hace una década, ante el clamoroso silencio general. Se han empeñado en imponernos el desvaído y absurdo 13 de marzo, que no es nada. Lo volvemos a decir con la misma claridad: El Día de Melilla tiene necesariamente que conmemorar la vinculación efectiva entre la ciudad y la Corona de España o el propio Estado. Ese hecho solo se produjo el día 7 de junio. El 17 de septiembre es la efeméride de la conquista.

Da igual el motivo, aunque solo haya intervenido el azar, pero una selección nacional acudió a Melilla el mismo día en que se se incorporó a la Corona, que en aquel entonces era el Estado.

Digna es de reseñar se la presencia de 3200 melillenses en el campo de fútbol. Esto demuestra que en Melilla hay afición. Ocurre que esta cansada de 2ªB o de regional, porque este año, aunque hayan intentando enmascararlo, el equipo titular de la ciudad, la UD. Melilla ha jugado en regional, y en esa categoría, no se llena un estadio de este tamaño.