Archivo mensual: mayo 2018

Un año más, Giovanni Falcone


 

                                        Il giorno maladetto

             Un año más y ya son siete, cada 23 de mayo lo dedicamos a la memoria del juez Giovanni Falcone, en el día de su asesinato, en la autovía de Palermo, junto a la salida de Capaci, hace ya 26 años. Hay algo diferente este 23 de mayo, y es que Salvatore “Totó” Riina (la bestia), el jefe de la mafia que ordenó asesinarle, murió el pasado noviembre en la cárcel en la que se encontraba preso desde 1993. Estaba condenado a 26 cadenas perpetuas. Murió en una omertá total, en un silencio absoluto en el que se sumergen los capos de la mafia, y que ya había previsto Falcone.

              Italia tiene una Comisión Permanente Antimafia, como España debía tenerla Contra la Corrupción. Cuando ministros del Estado, políticos de comunidades autónomas, presidentes autonómicos, consejeros y diputados aparecen implicados e imputados por delitos de corrupción, proliferan por todos los parlamentos autonómicos, es un claro indicio de la infestación del sistema político. Algunas acciones y defenestraciones que hemos visto en las últimas semanas en la vida política española, se asemejan mucho a los modos de acción mafiosos.

                                 Los servidores del Estado

             Giovanni Falcone se definía a sí mismo como “un servidor del Estado en tierra de infieles”, o sea, un defensor de la ley en el territorio del crimen y de la corrupción. A lo lardo de estos 7 años de conmemoración, hemos ido recuperando muchos nombres de servidores del Estado, como el de Pio La Torre, diputado italiano, miembro de la Comisión Antimafia, e impulsor de la Ley Bognoni-LaTorre, para la lucha del Estado contra la actividad mafiosa y la corrupción. Una de las cosas previstas por esta ley era “la incautación de todos los bienes obtenidos de manera ilícita y que no puedan justificarse por una actividad legal”. Esto era algo fundamental para el Juez Falcone: no permitir que los mafiosos y los corruptos, ni sus familias, puedan disfrutar de lo obtenido de modo ilícito. La Torre murió asesinado el 30 de abril de 1982. En Italia existe a día de hoy un centro de Estudios dedicado a su memoria, pero como decía también Falcone, el asesinato es la última opción de la mafia contra un servidor de Estado, porque éste responde.

           Un solo año después de la muerte de Giovanni Falcone (23 de mayo de 1992), y del también juez Paolo Borsellino (19/07/1992), Totó Riina, el jefe de la mafia que ordenó sus muertes, fue detenido y pasó el resto de sus días en prisión (24 años).

                                             Clases de Justicia

           Como ha dicho una jueza, Mercedes Alaya, se puede repetir y afirmar: “En España hay dos clases de Justicia, una para los poderosos y otra para los que no lo son”. Los poderosos son una exigua minoría, el resto somos todos los demás. Esta diferencia la vemos a diario en la prensa, cuando se observa la diferencia de las penas con la que es castigado el que roba un establecimiento, o a una anciana al salir de misa y el que desfalca al Estado, vacía una Caja pública, o desvía fondos desde cuentas públicas a las personales. El primero es juzgado y condenado de modo inmediato, mientras que el segundo grupo puede esperar años la celebración del juicio y obtendrá al final, penas más leves proporcionalmente. Es fácil demostrar el robo de un pizza, o hurto de una bicicleta, pero no es tan fácil demostrar cómo y cuánto se ha saqueado un cuenta pública.

          A lo dicho por la jueza Alaya, habría que decir que la Justica española está desfasada con respecto al tipo de delitos actualmente existente y que causan mayor alarma social, como son todos los relacionados con la corrupción. La Justicia española se especializó en delitos de terrorismo, pero ahora debería especializarse en delitos de tipo económico, de malversaciones, de fraudes y blanqueo de capitales. La Justicia española es procedimental y sancionadora, y la tendencia actual es la de una justicia especializada. Ya se ha visto lo que sucede cuando la misma Audiencia que juzga hurtos, robos y amenazas, tiene que enfrentarse a un  caso de violencia sexual.

             “Lo que sirve para iniciar un proceso, decía el juez Falcone, puede mostrarse insuficiente para formular una condena”. Es necesaria la especialización porque el crimen también lo ha hecho. Los poderosos, los políticos corruptos enmascaran sus patrimonios con mil y un artificios legales. En Marbella, de los 300 millones de euros desfalcados, apenas se han recuperado 3, el 1% de lo robado.

               Las fórmulas de Giovanni Falcone y de los que como él lucharon por poner coto a la actividad ilícita y entregaron sus vidas en  la defensa del Estado, eran sencillas. Un Ministerio Público (Fiscalía) fuerte, centralizado, y lo más independiente posible de las influencias del Poder político. Leyes especiales contra la corrupción y que vigilen las subrogaciones de los contratos del Estado, juzgados específicos y especializados en este tipo de delitos, con todo tipo de recursos a su disposición.

                 Como cada 23 de mayo, desde el año 2011, en El Alminar no existe otra noticia ni otro nombre que no sea el del Juez Falcone, acompañado cada año por otros nombres, como los ya mencionados, o el de Fernando Ciampi.

       Nota:https://elalminardemelilla.com/2017/05/23/25o-aniversario-del-asesinato-del-juez-falcone/

 

 

Anuncios

El garaje del infierno


 

 

                 Las cosas pueden ocultarse uno, dos, cinco, diez años, pero al final acaban estallando y saliendo a la luz. Toda la ciudad, sus infraestructuras (carretera perimetral), fuerzas de seguridad, almacenes, fronteras, dos polígonos de naves industriales, a disposición del ya descontrolado comercio atípico. El colapso de la ciudad es absoluto, completo. No hay más actividad económica que esa.
La suerte, el azar, se ha aliado una vez más con los ciudadanos de Melilla, como en el pavoroso incendio del 11 de marzo de 2007, en los almacenes de la Cooperativa Farmacéutica*. Si en aquella ocasión y en esta no ha habido que lamentar desgracias personales, se debe a la combinación del azar y de la profesionalidad de los Cuerpos de Bomberos y Policiales de la ciudad, a sus funcionarios y trabajadores. Ellos están muy por encima de lo que su labor exige, sin embargo no puede decirse lo mismo de los responsables políticos, de aquellos que deben velar porque esta cosas no ocurran.
Un incendio es algo fortuito, pero el almacenamiento a mansalva no. Lo que las dantescas imágenes del incendio del almacén de Mar Chica han dejado al descubierto es, un atiborramiento de mercancías textiles (mantas), hasta el mismo techo del local. No solo es que supere lo legalmente establecido, sin cámaras de aire ni espacio para que actúen los supuestos sistemas de detección de incendios, es que supera lo razonable y desafía a la lógica y al sentido común.
Esto solo puede ocurrir tras décadas de dejadez, de no inspeccionar absolutamente nada, porque quien debe impedir esto es quien concede las licencias comerciales, las de explotación, las de uso, o sea, la Administración Local. Hay una responsabilidad del almacenista y otra de la Administración.

                         Pasadas 10 horas de iniciado el incendio, todavía se seguía luchando contra los rescoldos, humeantes y amenazadores. Las llamas intentaban resurgir bajo la enorme masa de espuma que intentaba sofocarlas. Los Bomberos de Melilla pueden sentirse muy satisfechos de la labor que han realizado hoy, otros no. Este incendio ha puesto de manifiesto lo que está ocurriendo en la ciudad, ya no es posible mirar a otro lado. la propaganda ya no sirve, ni siquiera resulta creíble, frente a la inmensa elocuencia de las imágenes.

    Nota:http://www.elinformaldefran.com/2007/03/incendio-en-la-cooperativa-farmacutica.html

 

Voraz incendio en El Real


 

El problema de los garajes en Melilla

           Hace ya tiempo, un colaborador alertó al Alminar del grave problema de seguridad que tiene la ciudad, con los garajes de los edificios. Lo sucedido con el incendio del almacén de medicamentos de la Cooperativa Farmacéutica de Melilla, debería haber llevado a unas autoridades responsables, a elaborar un reglamento muy riguroso sobre qué tipo de cosas no pueden almacenarse en los bajos de los edificios de viviendas.

         En aquella confidencia se nos advertía de la existencia y del agravamiento constante de este problema, el de la utilización de garajes como almacenes de productos inflamables, tóxicos e incluso peligrosos. Ocurre que El Alminar es solo un blog, y no podemos dedicarnos a hacer la labor que debería hacer el Gobierno de Melilla. Son garajes que se convierte en almacenes, sin el menor control, y sin las medidas de seguridad adecuadas, o incluso con la carencia total de ellas.

          En la mañana de hoy, 21 de mayo, la calle Mar Chica y todas las adyacentes, se empezaron a llenar de humo, altamente tóxico, provocados por el incendio en un almacén de un edificio, que también tenía acceso por la calle Vizcaya. El almacén estaba lleno de productos textiles (mantas) de tipo acrílico, que ha provocado una enorme y muy densa humareda negra y altamente tóxica.

            Prácticamente la totalidad de los efectivos del Cuerpo de Bomberos de Melilla, han intervenido en la extinción de este peligroso incendio, del que no se conocen más detalles que los recogidos al pie de calle. A las tres de la tarde, con cientos de jóvenes yendo desde los institutos cercanos a sus hogares, los bomberos llevaba ya casi dos horas en la labores de extinción, lo que da una idea de la magnitud del mismo y de la voracidad del mismo. La nube tóxica ha inundado casi la totalidad del barrio. El edificio afectado y los colindantes, fueron desalojados, así como también se cerró al tráfico la calle Mar Chica en sentido descendente.

           Esto ha ocurrido en una vía amplia, como es Mar Chica, y en donde los Bomberos de Melilla se han podido posicionar de manera adecuada. ¿Qué hubiese ocurrido si el incendio se hubiese producido en la zona peatonalizada del Barrio, en donde obstáculos absurdos, como maceteros y verjas,  impiden y dificultan el paso de vehículos de emergencias?.

            Un incendio voraz ha sacado a la luz el problema de los garajes por sí solo. Ahora ya no pueden ocultarlo más. Estas son las imágenes y el suceso. Que cada cual extraiga sus propias conclusiones, si es que hay otras.

 

El estanque de los sargazos


 

           El 16 de septiembre de 1492, la expedición de Cristobal Colón Colón llegó al Mar de los Sargazos, cuya navegación les causó gran temor, por la abundante vegetación. Llegaron a pensar que ese era indicio de la cercanía de la costa, o de la poca profundidad de las aguas. Estaban equivocados en ambas cosas.

           Es evidente, si se consulta El Alminar a lo largo de estos 7 años, que el mantenimiento del parque forestal (forest park), está resultando difícil. En las décadas en las que aquello fue la Granja Agrícola, se mantenía mejor, incluso sin cuidados de ningún tipo. El terreno, aunque sea un decorado, se desplaza y ocasiona desperfectos, sobre todo en los caminos rurales.

                Los ríos artificiales puede ser bonitos, pero precisan de cuidados, porque la vegetación se apodera de todo. En ellos, pese a la escasa cantidad de agua circulante, hay algo de oxigenación y la vida natural se mantiene. Un estanque, como el central, es algo diferente, porque se trata de agua estancada, sin movimiento, y si se deja crecer la vegetación, el musgo o los sargazos colombinos, se produce un déficit de oxígeno que va acabando con cualquier posibilidad de vida o fauna piscícola. Las carpas ya hace mucho que no están.

              En Melilla todo parece bonito, hasta que te acercas demasiado y puedes ver y comprobar su estado real. El estanque forestal ofrece una bella imagen, hasta que te acercas al muro que lo circunda. Desde la lejanía, pueden apreciarse ciertas masas oscuras que se mueven en la zona central del lago, pero siempre cabe la posibilidad de un espejismo.

                A lo largo del septenio alminarense, en el que estamos dando testimonio de lo que acontece en la ciudad, hemos visto desecar dos veces el estanque central**, aparecer y desaparecer las ranas, enturbiarse las aguas, e incluso desatarse allí una tempestad. Ahora todo está lleno de sargazos. De todo esto y mucho más hemos dejado testimonio escrito.

                                       La alameda seca

         El álamo es un árbol que ha generado un sustantivo propio, alameda. Es un árbol caducifolio que puede elevarse hasta el infinito, siempre que tenga humedad bajo el suelo o que esté junto a un río, porque es un árbol de ribera. Estamos en la proximidad de la estación seca y estos se encuentras casi seco, cuando deberían estar florecidos. El rumor de las hojas de los álamos con el viento, es uno de los más relajantes y característicos que existen. Su esbeltez es perfectamente distinguible en el horizonte. En Melilla están como se ve.

 

Notas:https://elalminardemelilla.com/2012/02/19/desecada-la-laguna-del-parque-forestal/ ;https://elalminardemelilla.com/2011/10/13/en-busca-de-nessie/

 

 

La garza solitaria


 

              En el parque forestal de Melilla, aparte de la decoración vegetal, ya no hay fauna animal. Las carpas desaparecieron hace tiempo, porque no se podía mantener la oxigenación del agua. Los dos estanques están yermos de vida. Apenas resiste alguna tortuga. En otro tiempo también existieron las ranas, pero provocaban molestias a los vecinos con su croar. No hay ningún especie animal que evite la proliferación de los mosquitos de aguas turbias. Antaño también se dejaban ver los murciélagos por estos lares, pero tampoco quedan. El mundo animal huye de la deforestación sintética.

          Es el parque forestal con superpoblación de nombres (Rey Juan Carlos, Felipe VI, habitación Gloria Fuertes, y centro de interpretación de la naturaleza Ramón Gavilán). Hay algo que no se entiende y es por qué este último nombre tiene dos lugares dedicados en Melilla, uno de ello, y recientemente, la Universidad a Distancia.

           En este tipo de naturaleza poco hay que interpretar. El parque es realmente un solarium, por no escribir secarral, en donde la fauna no resiste, como los pobres y ya extintos mapaches, de los que dimos cuenta hace no mucho tiempo. Los burros si aguantan y las acémilas, junto con la vaca y las siempre inquietantes cabras, pero nada más.

       Aquí no hay nada que pescar, parece pensar la garza y es cierto. No hay nada que llevarse al pico. Pese a toda la lluvia caída, no hay sensación de verdor, ni frondosidad vegetal, ni siquiera sensación de ambiente fresco. El calor y la estación seca se acercan de modo inexorable. Todo es un decorado, debajo de la tierra pardusca, hay una manta o tela que impide la proliferación de la vegetación. Incluso los álamos de la zona alta parecen estar secándose. Son árboles que proporcionan abundante sombra, pero necesitan mucha agua o la proximidad de un río. Nada de eso hay aquí. Solo la garza solitaria.

 

 

Cierre de la piscina pública


            Si la comparación entre Melilla y cualquier capital, ciudad y pueblo de España, se realiza en lo que se refiere a las piscinas públicas, entonces el déficit resulta abrumador. Esta piscina fue inaugurada en abril de 1990 por el alcalde Gonzalo Hernández, como todavía reza la placa que desaparecerá cualquier día. En los últimos 27 años, de los cuales 20 son del mismo gobierno, no se ha hecho absolutamente nada, salvo mínimos mantenimientos. En el programa electoral del Partido Popular en 2015, cumplido al 110%, se hablaba de la construcción de una nueva piscina pública.

          A lo largo de estos 7 años del Alminar, hemos recogido todo tipo de noticias y denuncias sobre el deficiente estado de esta instalación pública. en estos últimos 20 años, los usuarios han padecido todo tipo de inclemencias en su interior, desde frío en el agua y la instalación, hasta las aguas verdes y todo tipo de fauna en las duchas.

            Las piscina municipal está muy por debajo de la demanda ciudadana. Constantemente, en la gestión de instalaciones deportivas, aparece el cartel: “No hay plazas para nuevos usuarios en la piscina”. Todo está saturado. No solo es la gran afición deportiva que existe en Melilla en el campo de la natación, sino también en las numerosas personas que la utilizan por motivos terapéuticos y de salud personal.

                En dos décadas no se ha sido capaz de renovar la instalación, y mucho menos de construir otra nueva. La zona de cafetería lleva 15 años cerradas sin que hayan sido capaces de darle un uso para el público. En la nueva renovación será dedicada a oficinas, probablemente la de instalaciones deportivas que se encuentran en el pabellón de deportes. Solo ahora han encontrado el momento para cerrarla, renovarla y dejar a los melillenses de cara al verano y al próximo otoño. El próximo 30 de mayo la piscina echará el cierre, hasta el momento más próximo posible a las elecciones.

             Se va a sustituir la caldera de gasoil, por una de biomasa. Se bajará el techo para reducir el volumen de aire a calentar o refrigerar, y se renovará la instalación interna al completo: duchas, vestuarios, gradas; y también se cambiará la cubierta. Eso sí, en ningún lado se informa del inminente cierre y de su posible duración.

 

Cuando obras no son amores


 

            Hemos padecido una ciudad insufrible desde el día siguiente del último recuento electoral, y ahora una año antes, volvemos al “estado de obras”. La planificación de la ciudad no existe. Solo hay planificación electoral, el único motivo es ganar las elecciones, para poder mantenerse. No tenemos nada equiparable a cualquier otra capital española, ni siquiera un paupérrimo carril bici. Lo que van a instalar en un “falso carril” bici. Ninguna ciudad española degrada y/o bloquea sus arterias principales de comunicación. Ahora, en la zona del Paseo Marítimo y del barrio del Industrial, calle marqués de Montemar, se van a instalar “un carril sin salida” para bicicletas y otra zona semipeatonal, que en una ciudad como Melilla solo provoca la saturación de las vías colindantes. Hemos viajado, hemos visto verdaderos carriles para bicicletas, y en ningún caso, se anula un carril de circulación de vehículos, como se ha hecho en Melilla, con la sola separación  de un neumático viejo. Es un carril repintado de rojo para simular, porque no lleva el pavimento especial para las bicicletas.

          Obstaculizar el tráfico no es fomentar el uso de medios alternativos o el transporte urbano. Curiosamente toda esta zona (Paseo Marítimo y Barrio Industrial), es la única que carece y ha carecido siempre de la posibilidad de acceder al transporte público o COA, que ya es solo un transporte de fronteras. Todas las líneas de autobus empiezan y acaban en las fronteras de Melilla con Marruecos. El gobierno de la ciudad no fomenta el transporte público. El estado del servicio de taxis en Melilla es bochornoso. Todas estas obras en estas calles, solo pretenden la revalorización urbanística de la zona, y son contrapuestas a una zona escolar, residencial  o de comercios.  Eso sí, las entradas a los garajes privados están a salvo.

         Es un modelo de gestión que hace caso omiso a las recomendaciones ciudadanas. Tras el fracaso de las reformas en el Barrio del Real, con la eliminación del autobús urbano en el barrio, y que ha sido desviado a una vía secundaria; y las que se llevaron a cabo en la calle Carlos de Arellano, se podría haber esperado a iniciar estas nuevas obras, en dos vías principales del barrio del Industrial, o buscado proyectos alternativos. El Paseo Marítimo tiene acera suficiente para que el carril bici no se hubiese llevado por delante un carril de circulación completo. La reforma en Marqués de Montemar convertirá la calle Carlos V en un infierno rodado.

           La otra obra en curso, de las decenas que nos esperan, es el cambio de solería en una de las entradas de acceso a la zonas de oficinas del Cargadero de Mineral. No es un modelo de gestión, es solo un modelo de obras. Demasiados millones invertidos solo en pavimento y solería.