Archivo mensual: febrero 2014

Principio y fin en febrero


 

                                                 Un mundo que ya no existe

      Febrero siempre ha sido un mes importante en El Alminar, y también  duro.  Es el mes central del invierno, el más frío, pese a San Blas. En el presente año, hemos ido de menos a más. Justo un día después de la primera entrada del mes, en la que aludíamos a las purificaciones, se producía un acontecimiento en mi entorno personal más cercano, que iba a resultar determinante en el desarrollo de este corto, pero siempre decisivo mes. Laura, compañera de trabajo y una de las piedras angulares del complejo y a la vez delicado entramado del Alminar, era cesada en su relación laboral, y 11 años de relación personal y laboral diaria desaparecían en un solo instante, como el humo en medio de un monte, aunque queda la amistad y todo lo compartido.Ha sido muy difícil sobreponerse a un acontecimiento así, pero la vida obliga a continuar en el modo que sea.  También todo tiene sus compensaciones y la historia del descubrimiento casual del “Cristo milagroso” de Melilla ha supuesto un hito en este mes tormentoso de febrero, incluido el aspecto climatológico . Ahora es necesario adaptar todo a las nuevas circunstancias.

         Es pues hora de hacer un repaso a todas aquellas cosas que hemos conocido, que han sido parte importante de nuestras vidas, y que ahora ya resultan difíciles de explicar. Febrero ha sido un mes de sorpresas y de grandes finales, como el de la investigación de “la operación ópera” en Melilla, cuyas devastadoras y apocalípticas consecuencias todavía ni siquiera se han mostrado, ni puesto de manifiesto. Esto es el principio del fin, de muchos.

          Durante 7 décadas, de 1917 a 1989 (fecha de la caída del muro de Berlín), los malogrados Estados socialistas intentaron ser un dique a la perenne dominación de la voracidad del sistema capitalista, cuyo último paso es el extremismo neoliberal. Hoy resulta imposible explicar a sobrinos o hijos de no más de 20 años, qué fue la Unión Soviética y su determinante en la derrota del nazismo en la II Guerra Mundial.

       Estados como la República Democrática de Alemania, Checoslovaquia, la República socialista de Rumanía, Bulgaria, o la siempre recordada República Federal de Yugoslavia y su jefe de Estado, el mariscal Tito. Pero no solo eso ha caído, la lista de países desaparecidos y en vías  de desaparición es interminable. También están las monedas nacionales, como los dracmas griegos, las liras italianas o los escudos portugueses.

       Son tantas y tantas cosas vistas y desaparecidas en tan solo dos décadas, que lo que parece es que hablamos de otro mundo y de otro tiempo. Somos jóvenes, o de mediana edad, pero ya acumulamos mucho pasado. Pese a todo, en el mes de febrero rebasaremos  las 24000 visitas,  superando las 23.999 del pasado mes de enero, y eso pese a ser el más corto del año. Febrero se convertirá en el tercer mes con más visitas de la historia del Alminar, cuando dentro de unas horas, rebasemos la media noche.

Anuncios

Los gorriones al Sol


           Esta curiosa y tierna imagen se produce en la jaula de las palomas del parque forestal a la caída del Sol. Decenas de gorriones aprovechan sus últimos rayos para calentarse.  Las todavía frías tardes de febrero animan al encuentro en grupo y a buscar un lugar bajo los rayos solares. Los gorriones se agrupan en los primeros instantes  de la mañana y en los últimos momentos de la tarde. Es considerada como el ave más humanizada de todas, pues está perfectamente integrada en el habitat humano. Sin embargo, está reduciéndose su número de modo significativo, sin que los científicos se pongan muy de acuerdo sobre las causas. Yo voy a aventurar una explicación para el entorno urbano, y es el de la poda salvaje y constante que se lleva a cabo en nuestra ciudad, en la que no se respetan  las épocas de anidación , que son varias a lo largo del año, incluidos los meses más crudos del otoño y del invierno, como es el caso.

    Nota: http://www.sierradebaza.org/Fichas_fauna/00_Aves/09-04_gorrion/gorrion.htm

El telón de la ópera cae en Melilla


 

                          Todos los hombres y mujeres del Presidente Imbroda

         El telón de la Operación Ópera (búsqueda de presuntos indicios de corrupción administrativa en los contratos menores de Melilla), se levantó el 12 de septiembre del año pasado. Miembros de la Unidad Central Operativa, encargada de la investigación del crímen organizado y los delitos económicos (UCO) de la Guardia Civil interrogaba y detenía a consejeros y funcionarios del Ayuntamiento de Melilla, registraban dependencias oficiales e incautaban  ordenadores y documentación de todo clase y tipo. La acción sorpresa se saldó con la imputación de varios altos cargos de la Ciudad Autónoma de Melilla. Por supuesto todos negaron todo. Todos eran inocentes “en el sentido de la acusación”. Desde aquel día, una espada de Damocles pendía sobre la cabeza colectiva del Gobierno de La Ciudad, como gusta llamarse a sí misma.

         En la mañana de hoy, 26 de febrero de 2014, 6 decenas de agentes de la UCO, desde las nueve de la mañana, volvían a desplegarse de manera coordinada, uniforme y simultanea, sobre domicilios particulares, empresas privadas, y  consejerías administrativas del acosado Gobierno de Melilla. Esto parece constituir el episodio final, la caída definitiva del telón sobre los imputados y las investigaciones judiciales de la Operación Ópera, cuyo libreto se abrió hace casi seis meses.

                                                     Episodio final de un régimen

          Todo melillense, cualquier ciudadano/a,  tiene derecho a que sus autoridades le provean de medios económicos, un empleo, o de una vivienda, para poder desarrollar su vida y garantizar el sustento de su familia. Lo que no puede tolerarse es la existencia de redes paralelas que convierten los derechos en favores. La igualdad de oportunidades se vacía de contenido en un sociedad, la melillense, con unos de los mayores índices de paro y pobreza de todo el Estado.

           Todas estas prácticas (fragmentación de contratos, abuso de la contratación directa, subvenciones sin concurso público), vienen siendo señaladas como reprochables por el Tribunal de Cuentas desde hace más de cinco años. Hasta la fecha no se ha sustanciado ninguna en condenas judiciales o ha tomado la forma de delito contra la Administración Pública, pero en algún momento todo eso puede cambiar. Los cargos de servicio públicos deben tener su remuneración y también su límite en cuanto al número, pero lo que no puede ocurrir es que el azar de ser elegido en una lista electoral, se convierta en una suerte de lotería que cambie la vida de las personas.

          Lo que tampoco puede ser es que un régimen suceda a otro y que la sustitución siempre supere al precedente, sin hacer por ello bueno al anterior. La situación es límite. Los Idus de marzo están muy cerca y un modo de entender y de ejercer la política debe acabarse para siempre. La transparencia en los concursos públicos, la igualdad de oportunidades debe ser ya una norma que nadie pueda saltarse. El mundo de las empresas rémoras, subsidiadas a la actividad pública debe acabarse. La presunción de inocencia es absoluta, pero la situación política y social de la ciudad  es irresistible. Melilla no puede soportar un registro en su Ayuntamiento cada seis meses, o el elevado número de cargos públicos imputados en delitos de diversa índole. Al menos tres ex alcaldes están fuera de la política por inhabilitaciones judiciales.

        Nota: http://www.intelpage.info/unidad-central-operativa-uco.html

Una desembocadura sin solución


El Río de Oro o de los meandros, que es su nombre autóctono, tiene más de cinco siglos de infecciones documentadas a la ciudad de Melilla. Sus devastadores efectos en forma de fiebres palúdicas se dejaron notar sobre varias generaciones de melillenses a lo largo de los siglos. La razón principal para desviar su curso fue alejarlo de la ciudad vieja, tras los acuerdos de ampliación del territorio en 1860. La expansión de la ciudad ha vuelto a situar el problema en el mismo centro del núcleo urbano, sobre todo tras permitir la construcción de viviendas junto a la desembocadura. Como no se ha conseguido resolver el problema de las aguas residuales, pese a la cercanía de una estación depuradora de aguas, se intentó una huida hacia adelante, en forma de megalómano y costoso  proyecto de cubrimiento del estuario, en donde suele verse algunas aves. Hasta hace poco podían verse carpas y lisas, pero la podredumbre vista el pasado domingo, el último de febrero del presente año, hace ya imposible la presencia de vida, salvo la mutante. Es muy difícil determinar si la situación hace  dos años era mejor o peor.

               La única solución alcanzada hasta ahora, ha sido la de cerrar con arena la punta del cauce. El problema es que con la subida de las aguas marinas durante los temporales, o con las crecidas del río durante las lluvias, toda esta agua embalsada se derrama sobre las playas de Fitur (Feria Internacional del Turismo), que son nuestro principal reclamo de captación de visitantes. El mes de febrero está acabando de modo irremisible. Entres días será solo historia y la temporada de playas nos espera a tres meses vista. Toda esta infección se mezclará de modo irremediable también, con nuestras paradisiacas aguas. Eso sí, las estadísticas dirán siempre que nuestras aguas son aptas para el baño, aunque la realidad confirma que cada vez en más difícil encontrar un día con la arena y el agua limpias. El viento de levante sabe mucho de eso.

          Nota:  (1) https://elalminardemelilla.com/2011/07/01/el-estuario-del-rio-de-oro/

                      (2) http://fotohistoriamelilla.blogspot.com.es/2011/10/aves-en-el-rio-de-oro.html

El espaldón fascista de la Cruz de Los Caídos


Melilla y el homenaje a los represaliados de La República

    La estatua del dictador Franco sigue presidiendo la entrada a la ciudad de Melilla, mientras ni una sola placa recuerda en el cementerio melillense a los casi 300 asesinados por la represión de las autoridades franquistas. El pasado fin de semana un grupo de melillenses de diversas organizaciones, entre la que se encontraba la plataforma Equo, denunciaba la colaboración de Franco con el Régimen nazi. Las ofensas a la memoria de quienes permanecieron fieles a la legalidad republicana no solo sigue sin ser recordada en nuestra ciudad, sino que además es ofendida en algunos casos.

                                         El espaldón fascista de la Cruz de Los Caídos

     Hoy traigo hasta el Alminar una denuncia del historiador y amigo Fernando Saruel, miembro de la Orden rival de Los Templarios. Desde hace algunos años, en concreto desde que fue trasladada hasta allí, viene denunciando sin éxito la ofensa que supone haber colocado el antiguo espaldón, repleto de monumentos fascistas, de la Cruz de Los Caídos, junto a las tumbas de algunas víctimas de la dictadura del General Franco, el que nunca salvó a Melilla.

        Es una burla a la Ley de Memoria Histórica, que recordamos está vigente en todo el ámbito de España, incluida Melilla. Apenas a 200 mts. de este espaldón, se encuentra la fosa común municipal en la que se supone que están los restos de la mayor parte de las víctimas melillenses de la represión de Franco.  Ni una sola placa identifica el lugar, los nombres, ni la cifra de todos aquellos que están allí enterrados y que merecerían al menos un recuerdo físico. Este espaldón es una ofensa y debería ser demolido y retirado de ese lugar.

 

A la mayor gloria de Dios (A.M.D.G.)


                                      El Vaticano en la compañía de Jesús

     Desde hace un año vivimos una situación anómala en la historia de La Iglesia, y es la coexistencia de dos Papas (Benedcito XVI y Francisco I),  sin que uno de ellos sea cismático. Hay otro hecho al que no se ha dado suficiente importancia y es que un “jesuita” o un sacerdote perteneciente a La Compañía de Jesús, haya llegado a la cima del Papado, algo que tenían prohibido por propia voluntad, desde que fuera aprobada por el Papa Pablo III en 1540. Unos años antes, el 15 de agosto de 1534, el noble vasco y ex soldado Ignacio de Loyola, había fundado una pequeña fraternidad, que se considera el embrión de la luego flamante y a la vez temida Compañía de Jesús, también conocida como La Orden Negra, por los hábitos siempre negros, sin adorno alguno, de los sacerdotes jesuitas.  Son una élite intelectual.

         Los jesuitas conforman una élite escogida entre los mejores de los mejores, un selecto grupo de hombres, jamás habrá una mujer entre ellos, que  reciben una formación intelectual de altísimo nivel, conformando una milicia al único servicio del Papado. Están por encima de cualquier grupo u orden eclesiástica y solo por debajo del propio Papa, al que se vinculan por un especial voto de obediencia. Están creados y concebidos para conformar la última línea de defensa de La Iglesia. Detrás de ellos no hay nada más. Quién logre acabar con los jesuitas habrá acabado también con La Iglesia.

            El significado, a mi juicio el único posible,  de la elección de un sacerdote de La Compañía de Jesús como Papa, es su interpretación como la total derrota del clero diocesano para dirigir y poner a salvo una Institución, La Santa Iglesia,  asolada por escándalos sexuales, económicos y en serios aprietos doctrinales ante la evolución científica, social y moral del mundo. Pocos recuerdan que en el cónclave que eligió como Pontífice a Benedicto XVI, estuvo a punto de resultar elegido otro sacerdote de La Compañía de Jesús, el cardenal ya fallecido Carlo María Martini, religioso jesuita de gran solvencia intelectual.

                                                               Ad Maiorem Dei Gloriam

           Este es el pretencioso lema de La Compañía de Jesús, y es pretencioso porque Dios no necesita gloria alguna y menos que alguien se la dé. Lo único que puede conseguir cualquier fundación humana es quitársela, o emborronar su nombre con manchas indelebles, como la ocasionada por el fundador de los Legionarios de Cristo, el pederasta y depredador sexual,  Marcial Maciel.

           Si el Papa Francisco I quiere pasar de los gestos efectistas (la gran especialidad de los jesuitas) a los hechos, debe disolver sin más la Orden corrompida de Maciel. La depravación y los crímenes sexuales cometidos tanto por el fundador como por muchos de sus integrantes son tales, tantos  y tan abominables, que lo único que puede hacerse con ella es disolverla. La situación no admite medias tintas o soluciones de compromiso. Si el Papa Clemente V pudo disolver la Orden del Temple en un solo día, un 13 de octubre de 1307, mediante la Bula Ad Providam,  lo mismo puede y debe hacerse con esta Orden religiosa,  que merece ser enviada al infierno y al sótano de la memoria humana.

                                                          El significado de una elección y el futuro

               Las viejas órdenes (agustinos, franciscanos, salesianos, etc.) y los nuevos grupos o movimientos eclesiales, algunos muy influyentes, no han podido contener la avalancha de escándalos en la Institución de La Iglesia, a la que debemos distinguir claramente de los creyentes. Muchos millones de personas se sienten amparados bajo su manto. Hablamos y escribimos de ella porque es la única de las grandes religiones que ha desarrollado una estructura y jerarquía que gobierna sobre todos sus fieles. No hay un ejemplo comparable en todo el Planeta ni en toda la historia. Su caída, la de la Institución,  provocaría un vacío difícil de imaginar.

               La llamada novela anticlerical española produjo joyas hoy ya poco recordadas, como A.M.D.G. de Pérez de Ayala, El Jardín de los frailes de Azaña o El obispo leproso de Gabriel Miró. En ellas se muestra claramente el rigor de la educación de los jesuitas y su carácter y formación sólida e inquebrantable. Solo una grupo así, que ha tenido siempre problemas incluso con la propia institución del Papado, puede ponerse al frente de La Iglesia para librar la batalla decisiva. Que nadie espere cambios doctrinales con los jesuitas al frente del Vaticano. Son rigurosos y rígidos. Si ellos están hoy al frente de la Institución eclesial, es porque la situación es muy grave.

                No ofreceremos ahora toda nuestra visión de las cosas, porque nos veremos obligados a escribir de esto más adelante. Al igual que dijimos de Benedicto XVI en su momento: que una sola persona no puede llevar a cabo una tarea de semejante magnitud (limpiar la institución eclesial de todo lo dañino que hay dentro de ella), volvemos a decirlo de Francisco I. Es una tarea colosal, incluso para los jesuitas.

                  Hubo una señal brutal, pero que nadie se atrevió a interpretar de modo amplio. Cuando soltaron dos palomas desde la ventana en la que dirigía una alocución el Papa Francisco, y fueron inmediatamente atacadas por un cuervo y una gaviota. El Estado del dinero, el que gobierna el mundo desde la sombra, y hay autores muy serios que escriben libros al respecto, han lanzado la gran ofensiva contra los Estados sociales y las democracias. Cualquier institución que pretenda hacerles frente, incluida la propia Iglesia, será objeto de sus ataques. La parábola de las palomas atacadas supera incluso al contexto en que se produjo.

                              El Mundo está cambiando de manos. Los países ya no son dueños de nada, no deciden nada.

                  Nota: https://elalminardemelilla.com/2013/02/11/benedicto-xvi-y-la-profecia-del-alminar/

1984, la pesadilla de George Orwell


                            El Gran Hermano te vigila

                                           La guerra es la paz

                                           La Libertad es la esclavitud

                                           La ignorancia es la fuerza

        George Orwell escribió la novela 1984 pensando en la dictadura del Camarada Stalin, y el Gran Hermano era él. El Minisiterio de La Verdad era su omnipresente y todopoderoso servicio de seguridad, el KGB. La novela fue etiquetada como de “ciencia ficción”, pero no lo era. Se trataba de una parábola o de una inmensa profecía. Ocurre que las parábolas, instrumentos del que se sirven los profetas, atraviesan el tiempo aunque se circunscriban a un momento o a una situación concreta. El mundo se liberó del comunismo y la humanidad, en su infinita ignorancia, creyó y se sintió libre dentro de las bendecidas democracias, vaciadas de contenido apenas veinte años de después de la caída del Muro de Berlín y de los Estados socialistas de Europa del Este ( Corea del Norte, Cuba y China  son solo caricaturas).

        No hay día en el que no haya nadie que nos recuerde los horrores represivos de los sistemas estatales comunistas, y hace unos días la ONU (Organización de Naciones Unidas), se enteraba por fin de qué está ocurriendo en Corea del Norte. Hace décadas que algunos intuimos que un régimen y un Estado de fantoches, solo se puede mantener en pie mediante un sistema represivo brutal. Los detalles, que es lo que nos ha ofrecido la fantástico ONU, nos sobraban todos. En cualquier lugar del planeta y podría citar una lista interminable de países, decenas de gobiernos supuéstamente democráticos, se han sostenido y sostienen de maneras muy similares. ¿Faltó algún líder europeo a las citas anuales con Gadaffi en Libia, Asad en Siria o Sadam Hussein en Iraq?.  Las guerras tribales del Congo, que mantienen en pie el lucrativo negocio de los diamantes, llevan ya causados 8 millones de muertos y ni siquiera una sola de ellas es noticia, ni titular de prensa. Pero no es de esto d elo que vamos a escribir, sino del Gran Hermano.

                                           Whatsapp y la falsa noticia

          Informativos y periódicos del mundo entero daban hoy (23/02/2014)  en sus portadas una noticia, la aplicación de comunicaciones que usamos una cantidad exagerada de personas, había dejado sin servicio a sus millones de usuarios. La pregunta es: ¿Y?. La telefonía móvil y los diferentes servidores seguía funcionando. La teléfono tradicional o por cable también, con sus mensajes sms. Internet estaba en su sitio. No pasaba nada pero millones de personas se sentían desesperadas e incomunicadas, al menos ese era el desarrollo del contenido de la “falsa noticia” difundida hoy por todo el Planeta. Hasta este punto de control sobre las personas han llegado “los dueños del mundo”, los que crean los estados de opinión y qué cosas deben interesarnos, con qué nos debemos sentir indignados y qué hábitos de consumo debemos seguir. Estamos ante una tecnología que nos gobierna y que influye de modo directo en nuestras vidas y en nuestros estados de ánimo.

             Inmediatamente a esto, y por vía de mis contactos telefónicos, me llega la consabida cadena, una carta personal del “listo” creador de la red social Facebook, Sr. Zukerber, en la que pide que por favor reenviemos su contenido a al menos 10 de nuestros contactos, para detectar cuáles están activos. Por supuesto no he echo caso, pues yo de las cadenas: siempre tiro. Sería el último de los estados, aquel en el que nosotros mismos le proporcionamos al servidor toda la información que necesita para su espionaje.

            El caso es que día antes conocíamos la noticia de que el creador de Facebook había comprado el servicio de mensajería whatsaap, por una cantidad tan exagerada, de la que tampoco nos molestaremos siquiera en buscarle una razón. Es la gran fantasía o pesadilla, según en que lado se esté, de cualquiera que aspire a dominar el Mundo y sus usos. Tener concentrados en una sola mano y en un solo servidor, los datos de 500 millones de personas; sus gustos, sus amistades, sus opiniones y sus fotografías, que ellas mismas, nosotros,  proporcionamos.

            Ante esta exposición, mucha gente dice: yo no tengo nada que ocultar. Pero el asunto está completamente desenfocado, porque lo primero a lo que tienen derecho las personas es a que no se las espíe y a su privacidad. Ya hemos visto lo que han hecho en EE.UU con la privacidad de los datos de Hotmail, Gmail,  Yahoo, y tantos y tanto otros. Este es el mundo del verdadero Gran Hermano y  no ha hecho más que empezar.

          Nota: Cuando la ONU descubre las cosas.

http://internacional.elpais.com/internacional/2014/02/17/actualidad/1392643953_407244.html