Archivo de la categoría: Temas para el debate

Mujeres en el Gulag


                               Mujeres que hablan de mujeres

                   Estamos acostumbrados a que los hombres, literatos, ensayistas, novelistas, historiadores, filósofos nos cuenten todo, incluido el mundo de las mujeres, o la parte del mundo que les correspondería relatar a ellas. De cada 10 libros publicados o de éxito, 7 u ocho suelen estar escritos por hombres. La visión y el modo de estar en el mundo no es el mismo en un lado que en el otro. El mundo de las mujeres no es el mismo que el de los hombres. El Alminar se asemeja a un río porque también tiene sus afluentes y manantiales de los que se nutren y acrecientan su caudal.

                  La gran diferencia entre los campos de prisioneros del sistema soviético, conocidos como Gulag, y los campos de prisioneros del nazismo es que los primeros eran de trabajo esclavo, y los segundos simplemente de exterminio. No son comparables ni siquiera en cifras. En el sistema del Gulag murió mucha gente, por miles o incluso millones, también en los desplazamientos entre campos. Todos eran prisioneros políticos y realizaron enormes obras de infraestructura de modo esclavo, pero su finalidad no era exterminar poblaciones por características raciales, ni realizar experimentos genéticos.

                     La diferencia entre los libros de memorias sobre los campos de exterminio nazis, y los del Gulag es también apreciable en cuanto a numero. En los últimos tiempos cada año se publican varios libros sobre las experiencias de supervivientes del Gulag, preferentemente de mujeres. Los más característico son los de Anna Lárina (esposa de Nicolai Bujarin), y Nadezhda Mandalstam. Sin embargo, entre los relatos de las mujeres surge también los retazos de la vida. Narran el horror indudable e innegable de los campos de trabajo, sobre todo de los encuadrados en el Circulo Polar, en la región de Kolymá (el infierno helado). La supervivencia en los campos nazis era ínfima.

                   En Los Hornos de Hitler ( Hitler´s Oven) de Olga Lengyel lo que se narra es el horror puro y duro, sin concesiones para nada; mientras que en Lo que no puedo olvidar, de Anna Lárina, sí aparece la vida, la supervivencia, la solidaridad entre mujeres, como clase, para sobrevivir a un espanto de esas características. Las mujeres rusas eran desterradas con sus hijos a los campos, o tenían hijos allí, y había que vestirles, alimentarles y cuidarles. En los campos soviéticos no se mataba a los niños, como en los nazis, y esta es también  una diferencia decisiva. En los últimos tiempos, y al dictado de la maquinaria ideológica imperante y dominadora,  se quiere equiparar el nazismo con el comunismo, sin que admitan demasiadas analogías. Para que no quede duda alguna, diremos que los campos de los Jemeres Rojos en Camboya eran de exterminio, y Pol Pot uno de los personajes más infames de la historia, que sin embargo no se diferencia mucho de Leopoldo II de Bélgica, quien sin embargo no suele estar en las listas habituales de genocidas.

        El último de los libros publicados sobre los testimonios de mujeres en el Gulag es el de Monika Zgustova, Vestidas para un baile de nieve, con novedosos e impactantes testimonios de mujeres supervivientes de los campos de Stalin.

             En Rusia existe la Organización de Derechos Humanos Memorial, que lleva décadas publicando los nombres de todos/as los represaliados en la época de Stalin, así como la de todos los prisioneros y desterrados/as. Están publicando y digitalizando todos los expedientes de prisioneros, de los juicios y rehabilitando la memoria de todas las víctimas.

 

 

 

 

Anuncios

Ruina, derribo y construcción


En el interior de los barrios

        La construcción no se detiene en Melilla, la ruina y el derribo tampoco. No se está construyendo para el futuro. Muchos de los edificios nuevos del barrio del Real, en el Hipódromo, en el monte de La Libertad, faldas de Camellos  y en otras zonas de la ciudad tienen unas condiciones de habitabilidad mínimas, con escaleras casi impracticables, con accesibilidad nula y sin ascensores. Si la ley exige que con tres plantas ya debe existir un ascensor, la normativa se elude con una entreplanta y un primer y segundo piso. Muchos de esos nuevos edificios no durarán lo que los antiguos. Si se tratase de la selva no habría nada que decir, pero cuando existe una administración que debe velar por el cumplimiento de la normativa, es cuando surge la perplejidad. Algún día mostraremos el nuevo urbanismo insólito.

          Decenas de solares surgen como esporas por toda la ciudad. Se han construido edificios de gran tamaño, con decenas de pisos,  que permanecen vacíos y sin ninguna prisa para su venta. Los precios del alquiles se disparan sin control, convirtiéndose en un producto inasequible y existen barrios con viviendas de aspecto y condiciones medievales. Edificios que una vez derribados permanecen décadas como solares, sin la menor utilidad ni fin proyectado.

                                        Edificios del Real

            Existe una normativa del año 1975, probablemente inconstitucional, que obliga a que la Administración, en este caso la Delegación de Gobierno, autorice cualquier compra y venta de inmueble en la ciudad, entre particulares. No se sabe el alcance de esta “vigilancia”, pero no está evitando que casi todo el suelo disponible, y edificios completos, se estén concentrando en apenas unas decenas de propietarios.

           En el interior de los barrios caen edificios todas las semanas, y solo en algunos casos la construcción es inmediata. Este edificio del centro del barrio del Real está arruinado. Parte del techo de la azotea está caído y una gran parte de la 2ª planta se encuentra a cielo abierto. Existe una estructura que protege el paso de los peatones por encima de la acera. En el bajo subsisten dos negocios , uno de ellos emblemático, que deben tener los días contados. No parece existir la más mínima intención de rehabilitación. La situación es anómala, no tiene explicación, o el edificio está en ruina o se rehabilita, pero no se puede mantener así, en espera de cualquier cosa. Un poco más arriba hay solares eternos, y en los laterales hay edificios ya vacíos, en espera de que se desmoronen solos, y así resultará más barato el desescombro.

        Nota: https://elalminardemelilla.com/2017/09/10/sucesos-extranos-en-melilla/

Krzysztof Charamsa, el inquisidor rebelado


La Primera Piedra de monseñor Charamsa

       Un Inquisidor del Santo Oficio, de la Congregación para la Doctrina de la Fe (el lugar más selecto de la Iglesia) abandona el sacerdocio y la congregación, y publica un libro en donde revela los secretos del “martillo de herejes” de La Iglesia. Esto supone un auténtico regalo del cielo para cualquier investigador de la fe y de la religión.

        Leyendo el libro La Primera Piedra del ex sacerdote, teólogo y ex miembro de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Krzysztof Charamsa; lo primero que hay que decir es que nadie necesita justificar su condición sexual, ni tan siquiera está obligado a manifestarla. En la cuarta línea de su libro se afirma como gay. Es una manera de condicionar la lectura e incluso el juicio, pero él quiere hacerlo así y está en su derecho. No son muchos los sacerdotes y teólogos escogidos para integrar la Congregación de Ratzinger, al que admiraba y en la que deseaba estar.

    En un proceso de exculpación “naif e ingenuo” por emplear sus propias palabras y quizá no necesario, porque la orientación sexual no necesita ser justificada, se tiende a señalar hacia los que le rodean cuando uno cree ser descubierto en algo. Así afirma, con exageración indemostrable, que la mitad de la Curia Romana y del clero católico es homosexual. En el caso de que así fuese, no supondría menoscabo alguno, como tampoco lo es la heterosexualidad o el lesbianismo. Lo único que exige la Iglesia Católica es la obligación del celibato, y tampoco con demasiado celo por lo que cuenta el teólogo de la Doctrina de la Fe, quién escribe que un cardenal curial afirma “ser un padre feliz”. Fue expulsado de la Congregación, pero por presentar a su novio formalmente al Prefecto, algo que también hubiese ocurrido presentando una novia al Papa. Lo que la Santa Iglesia no acepta es la ruptura pública de la obligación del celibato. No es así en la tradición ortodoxa, en la que el sacerdote puede casarse.

     El segundo paso es hacer retraer la condición sexual, homosexual en este caso, hasta los tiempos remotos, como posible justificación, tampoco necesaria. Como él mismo reconoce, la relación sexual entre hombres en el pasado, como Grecia o Persia, no era considerada como homosexualidad. En cualquier caso, Krzysztof Charamsa ofrece dos regalos teológicos. El de la 2ª de Corintios 12, 7; y la alusión de Pablo: “se me dio una espina en mi carne, emisario de Satanás, para que me apuñee”. Es una cita muy oscura de imposible interpretación. Aluda a lo que aluda, no hace desmerecer la obra teológica y fundadora de Saulo de Tarso, pero tampoco le añade un valor posterior.

      La lectura en clave homosexual del episodio narrado por Lucas 7, 1-10, resulta sorprendente, algo que inimaginable, pues se trata de la frase más célebre de la Liturgia Católica: “No soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra tuya bastará para sanarme”. En estos párrafos y en su desarrollo, Charamsa muestra de dónde procede. Están a gran altura. El libro es denso y más allá de las anécdotas, parece enviar mensajes cifrados y también abiertos a la Curia Vaticana. ¿Existe un lobby gay en el Vaticano, como afirmara Ratzinger?, ¿Hay una dictadura hetero y homofóbica, como expone Charamsa? ¿Justifica una afirmación la otra?

      Sin embargo, la fuerza de su testimonio, valiente y honesto, se diluye en una diatriba ingenua contra La Iglesia, a la que lapida. Esto ya lo hizo Martín Lutero en 1517, en sus insuperables 95 Tesis contra Roma. El enfrentamiento de Lutero provocó la reforma protestante y la mayor fractura conocida del mundo católico. Charamsa invita a que el clero homosexual, que calcula en la mitad, abandone el sacerdocio para dejar así las iglesias vacías, lo que forzaría a la aceptación de la condición homosexual en el sacerdocio. Hay una frase, realmente buena, para alguien que ha tenido en sus manos la salvaguarda de la fe, cuando al describir su primera ruptura del celibato con otro sacerdote, dice de él: “Sus prejuicios le impedían disfrutar del momento de su pecado mortal”. Disfrutar del pecado mortal, una antítesis excelsa.

      A estas alturas, si alguien conoce mejor que cualquiera la carnal condición humana, es la propia Iglesia, cuyos ministros han cometido todos los pecados del catálogo. Si alguien no se asusta de nada, es también ella. Sentirse pues engañado resulta una afirmación sorprendente, para quien procede de su parte más exigente y elevada, la de la Doctrina de la Fe. En su sentido más amplio, y también en el más ceñido: la Iglesia no engaña a nadie. En algunas partes su libro destila verdadero odio a La Iglesia.

     La iglesia no necesita quien la defienda, ni quien la ataque. Cinco siglos después, no se puede decir sobre ella una barbaridad superior a cualquiera de las que dijo Lutero.  Escribo esto, porque el ex inquisidor y teólogo sigue refiriéndose a ella como “mi iglesia, mi Dios o mi Jesucristo”. Es tan simple como que no tiene nada que ver la fe, la creencia, o el sentimiento de pertenencia a la iglesia, con la condición sexual y la bondad de la persona. Tan buen sacerdote puede ser un hetero como un gay (uso el término utilizado por Charamsa) incluso como podría serlo una mujer, que son las negadas en la Iglesia de Cristo, salvo en aspectos secundarios. En algún momento del libro alude a la especial sensibilidad para lo espiritual de los homosexuales, aunque luego rebaja la afirmación y afirma no estar de acuerdo con ella.

      ¿Se puede cambiar a la Iglesia? Sería antes necesario hacerlo con la sociedad patriarcal y su ideología machista, que oprime tanto a los hombres, como a las mujeres, pero sobre todo a estas últimas. La sociedad patriarcal no acepta disidencias entre sus filas. La ideología feminista se les escapó y por eso la combaten duramente. Aun así creo que la persecución contra la homosexualidad ha sido más dura en países de tradición protestante (Inglaterra, Alemania o Estados Unidos), como también lo fue la Inquisición en ellos. Calvino y Lutero fueron infinitamente más intolerantes que la Iglesia de Roma.

      Krzysztof Chaamnsa, 12 años en la Doctrina de la Fe, profesor de la Gregoriana de Roma, sacerdote, pide “la ilegalización” de la Congregación a la que perteneció. ¿Puede ser homofóbica una Iglesia que tiene a la mitad de sus integrantes como homosexuales ocultos?, según sus apreciaciones. Hay homófobos, pero sobre todo misóginos, pero no solo en la Iglesia, sino en cualquier lugar. Es el caldo de cultivo del Patriarcado.

    Que la Congregación para la Doctrina de la Fe no debate sobre la prueba indubitable de la resurrección de Cristo, o sobre la aparición del enésimo y definitivo 5º evangelio, es algo que conoce todo el orbe, pero deben tener un trabajo más serio que dictaminar si un médico sursfricano puede masturbarse para una prueba de fertilidad, como escribe monseñor Chraramsa .

       El ex inquisidor resulta a veces demasiado disperso, pretende sacar categorías de las anécdotas, pero posee una formación sólida y apunta muy alto. Su confesión de que las afirmaciones doctrinales del Papa Francisco hacen temblar hasta las vigas del Santo Oficio, dibujan una lucha feroz en el seno de La Iglesia.  Su calificación de Benedicto XVI como feroz homófobo a la vez que se refiere a su pontificado como el más gay de la historia, no se corresponde con la admiración que despertaba en él.  En lo que lleva razón es en que no se puede odiar a nadie por su condición sexual, ni por nada, pero esto lo sabemos hace mucho.

       Nota:http://www.periodistadigital.com/religion/libros/2017/03/26/las-mil-pedradas-del-inquisidor-krzysztof-charamsa-religion-iglesia-libros-homosexualidad-vaticano-doctrina-fe.shtml

Sobre el traslado temporal de la imagen de la Virgen de la Victoria


         Nada entre dos aguas no es siempre posible. Hay momentos en los que hay que decidirse y tomar una postura. La imagen de la Virgen de la Victoria languidece en su histórica parroquia de La Purísima, sin apenas público, tránsito y veneración  de fieles y con un solo culto semanal. El Vicario episcopal de Melilla, Roberto Rojo, ha propuesto de modo público que la imagen sea trasladada de modo temporal cada año, para que la novena, la misa solemne anual, y la procesión que se celebra en su honor, al término de la Feria de Septtiembre se celebre en el templo arciprestal del Sagrado Corazón.

                  La iglesia del Sagrado Corazón es el templo más moderno de la ciudad, más grande y con mayor capacidad. Carece de problemas de acceso, se encuentra en el centro de Melilla, y posibilitaría que la imagen de la Patrona de Melilla, sea visitada, venerada y  conocida por todos los melillenses. La imagen de la Patrona de la ciudad pertenece a todos los melillenses. Su presencia temporal anual lograría la ampliación de su conocimiento y culto, su acercamiento a todos los ciudadanos, y su presencia física dentro del mundo católico de la ciudad.

Sodoma y Gomorra en Melilla


            La prostitución se extiende por toda la ciudad

          “El clamor de Sodoma y Gomorra ha crecido mucho, y su pecado se ha agravado en extremo; voy a bajar,  a ver si sus obras han llegado  a ser como el clamor que ha venido hasta mí, y si no, lo sabréis”. Génesis 18

       La prostitución, es el único tipo de esclavitud que no ha podido ser abolida a lo largo de la historia de la humanidad. No solo eso, sino que además es uno de los negocios más lucrativos del Mundo, junto con los del tráfico de armas y el de drogas. La frase bíblica alude al problema del que vamos a escribir y sobre todo, indica que antes de pronunciarse sobre un tema, debe comprobarse de alguna manera por medios propios.

          Marx, Engels y sobre todo León Trotsky, aludían a la situación de opresion de las mujeres, como la revolución eternamente pendiente. Éste último decía: Una revolución no es digna de llamarse tal si con todo el poder y todos los medios de que dispone no es capaz de ayudar a la mujer —doble o triplemente esclavizada, como lo fue en el pasado— a salir a flote y avanzar por el camino del progreso social e individual.

     Nos encontramos pues ante un problema no resuelto. No se debe combatir a la mujer que se prostituye, sino al que hace uso de ella mediante el dinero, y sobre todo, al que saca beneficio de la explotación sexual de las mujeres, esto es, el proxeneta.

               Una visión marxista sobre la prostitución

      En la web del movimiento político Corriente Roja *, hemos encontrado un interesante análisis sobre la prostitución y este demoledor análisis de Federico Engels: “Pero cuanto más se modifica el hetairismo [prostitución] antiguo en nuestra época por la producción capitalista a la cual se adapta, más se transforma en prostitución descocada y más desmoralizadora se hace su influencia. Y, a decir verdad, más desmoraliza a los hombres que a las mujeres. La prostitución, entre las mujeres, no degrada sino a las infelices que a ella se dedican, y aún a estas en un grado mucho menos de lo que suele creerse. En cambio, envilece el carácter del sexo masculino entero”.

                             La situación en Melilla

      La situación en Melilla está desbordada. La crisis ha hecho que entren desde Marruecos muchas más mujeres a ejercer la prostitución. Se habla del problema en el Barrio del Real y en algunas de sus calles, pero se omite que en pleno centro de la ciudad, en el parque Hernández, apenas a un centenar de metros del Palacio de La Asamblea, y a la misma distancia de la Consejería de Servicios Sociales, decenas de mujeres esperan sentadas a que alguien solicite sus servicios, a lo largo de toda la mañana. Junto a ellas, situados a pocos metros, en el banco contiguo o en el de enfrente, se sitúan sus controladores varones, sin otro oficio que el de vigilar, controlar y obtener el beneficio de la actividad de estas mujeres. Es la misma situación que en la periferia, pero en el mismo centro de la urbe.

       Por la noche la situación varía, pero la situación del Centro es la misma que la del Barrio del Real, con la diferencia que al tener escasa población, la molestia para los vecinos no es la misma. También existe la prostitución encubierta, en locales de restauración aparentemente normales, pero en donde se ampara este mismo tipo de actividad degradante e impropia del siglo XXI y de cualquier otro. Hace apenas unos meses, hubo un tiroteo con un varón fallecido, en un conocido pub de la ciudad, del que poco más se ha vuelto a saber.

        ¿Tiene la Consejería de Bienestar Social algún plan para evitar que Melilla se convierta en un destino de turismo sexual?. ¿Hay algún censo aproximado del número de mujeres de están ejerciendo esta actividad en sus calles?. ¿Existe algún plan para sacar a las mujeres de este negro pozo de esclavitud?. La realidad es que cada vez hay más mujeres ejerciendo la prostitución en Melilla, más jóvenes y en proceso constante de renovación. El 90% de las mujeres que se dedican a la prostitución, están controladas por mafias que se lucran con su explotación.  Algo que también llama mucho la atención, es la cantidad de eufemismos con los que se intenta cubrir este tipo de esclavitud y opresión sobre las mujeres.

     La Policía entra y sale del parque, pero como más puede hacer que pedir la documentación, porque estar sentado en un banco toda la mañana no es delito alguno. La que no actúa ni percibe el problema en toda su dimensión, es la Consejería.

      Nota: http://www.corrienteroja.net/una-mirada-marxista-sobre-la-prostitucion/

Juan Carlos Monedero versus León Trotsky


                            El león de octubre

            Toda revolución, la de Podemos lo es,  necesita un líder Pablo Iglesias, toda revolución necesita un ideólogo, Juan Carlos Monedero. Tras los cristales redondos de sus gafas no viene otra imagen a la cabeza que la de León Trostky,  el león de octubre.  La única vía posible para una revolución en una Democracia, es la de las urnas. La reacción de las fuerzas políticas dominantes y que se han repartido La Democracia española en los últimos  30 años ha sido de agresividad  y desconcierto desde el primer momento. Agresividad sobre todo por parte de la derecha, mientras que desde las filas socialistas (que evidencian una gran falta de reflejos), se ha pasado del desconcierto inicial a un tono de beligerancia contenida.

             Podemos llega en el momento político preciso y con una gran carga de análisis social y político, y sobre todo, no le ha quitado el espacio a nadie. Se han asentado sobre el inmenso campo vacío de la decepción, el desánimo, y el hartazgo de un lenguaje y una manera de hacer y entender la política, que ya no satisface a una gran parte de la población. Los discursos de los partidos dominantes resultan huecos, entre otras muchas cosas, porque a las palabras ya no le siguen los hechos.

                               La revolución de Podemos

               Toda revolución social implica cambios de paradigmas y de modelos. Toda revolución genera ilusión, y como decía Soren Kierkegaard: la ilusión no se puede destruir. Una vez que la ilusión ha arraigado y prendido, ya no puede ser eliminada. Se la puede hacer frente, pero se necesita una inteligencia política de la que carecen los partidos dominantes. El Partido Popular ha escogido la senda de la artillería gruesa hacia Podemos, pero absolutamente errada en la dirección y el contenido, mientras que el Partido Socialista muestra un absoluto desconcierto y solo se limita a marcar distancias hacia un movimiento al que no debería tener como enemigo. Mientras tanto, Podemos reparte golpes dialécticos hacia ambos, que tienen el mismo efecto que los golpes hacia “el boxeador sonado” en el ring político. No tienen manera de hacer frente a Podemos.

                                 Los problemas de la revolución

        Tal cual ocurriera en 1917, el capitalismo ya dominante pero todavía no hegemónico, se lanzó de todas las maneras posibles contra los revolucionarios de Octubre. Lo mismo está ocurriendo con Podemos y otros movimientos de izquierda europeos, la griega de Syriza, y las nuevas formaciones que están surgiendo en el territorio de la antigua y extinta República Democrática de Alemania. El neoliberalismo está tomando nota e intentando imponer “el miedo escénico”.  Las infames agencias de calificación y los grupos de económicos presión de presión que han generado y son la causa de la crisis mundial, ya han iniciado  sus amenazas y campañas de amedrantamiento  de la población.

      Toda revolución se enfrenta a varios problemas. El primero es que todo empuje de transformación social acaba deteniéndose en algún momento, efecto que León Trotsky intentó contrarrestar con su idea de la revolución permanente. Otra consecuencia de cualquier movimiento revolucionario o de transformación social, un tren en movimiento,  es que se le adhieren todo tipo de grupos, incluídos los elementos contrarrevolucionarios, para lo cual hay que ser muy exigentes en la vigilancia de todo lo que llega. La decisión de Podemos de no presentarse a las elecciones de Mayo de 2015, de mantenerse, es una medida profiláctica muy necesaria. No pueden exponerse a riesgos innecesarios. La peligrosa actividad de los empecedores, e incluso el de la inflitración del propio sistema, aconseja ser muy prudentes en los pasos a seguir. El Sistema ya está alerta y dispuesto a caer sobre el más mínimo error que se cometa.

          El espacio sobre el que se está asentando Podemos, está yermo y asolado. Es el espacio vacío que ha dejado abandonado el bipartidismo y sus nomenclaturas.

Nota: (1) http://www.juancarlosmonedero.org/

(2) http://www.marxists.org/espanol/trotsky/eis/1904-nuestras-tareas.pdf

(3) https://elalminardemelilla.com/2011/11/09/la-alternativa-es-rebelarse/

PD: Teníamos prevista la aparición de Podemos desde el año 2011.  Justo hace tres años, un 9 de noviembre.

La Peste Negra y el Ébola


 

            En 1347  la Peste Negra alcanzó la ciudad de Florencia. La trajeron de la península de Crimea  los marinos genoveses, tras el asedio mongol a la ciudad de Caffa. El virus provenía del estómago de los roedores de las estepas asiáticas de Mongolia. Entonces nada se sabía de virus, bacterias o de antibióticos. Las más avanzadas ciencias médicas eran la judía y la musulmana, pero solo podían combatir los síntomas y no las causas. No se sabía qué producía la enfermedad, ni cómo se propagaba, ni la manera de combatirla.

          La Peste Negra alcanzó por igual a reyes y a vasallos, tanto a ricos como a indigentes, a poderosos como a siervos. Una de cada cuatro personas de la población de Europa murió como consecuencia de la epidemia. La medicina europea estaba en mantillas y no pudo paliar ninguna de las consecuencias. La mortandad total de La Peste varía según la cifra total de población que se acepte, pero si se estima la horquilla entre 70 y 80 millones de personas, puede establecerse que entre 15 y 18 millones de personas pudieron morir bajo sus efectos.

            A la Peste Negra se la consideró un castigo divino porque afectó por igual a todas las capas sociales y a todo el Mundo entonces conocido. El ébola, por el contrario, se origina en un continente empobrecido, esquilmado,  y afecta mayoritariamente a las capas sociales más desprotegidas, a los sin nada. Este es el Mundo que nos han construido.

                                 El ébola

          En el siglo XXI no hay excusas para que suceda una cosa así. Hasta ahora se sabía de la existencia del ébola en África (se rodaron incluso películas), pero no se hacía demasiado, por no decir nada, porque era una epidemia de pobres y de desheredados. La reacción solo ha surgido cuando el virus ha entrado en Europa y en Estados Unidos, a través de cooperantes, personal sanitario en el continente africano  y misioneros católicos. Aun así la cifra total de muertes hasta la fecha es de 3338 personas según la Organización Mundial de la Salud, y la población presuntamente afectada rondaría las 30.000 personas.  Jamás se alcanzarán las cifras de la Peste Negra, a la que se identificó con uno de los 4 jinetes del Apocalipsis. La amenaza es real, pero se está inoculando el miedo en la población mundial, como antaño con la gripe aviar o la gripe A.  Si la enfermedad no se hubiera originado en África, en donde está detectada desde la década de 1970, ya se hubiese luchado a fondo para prevenirla y contenerla. La potencia de la industria farmacéutica  y los conocimientos médicos son tales, que de haber querido, no se hubiese llegado a la situación actual. 

                    El ébola en Europa a través de España

      A nadie se le escapa que la enfermedad ha entrado en Europa, por medio de una muy cuestionada decisión de traer a España a los dos misioneros infectados por el virus, que es muy peligroso, y del que no se conoce todo sobre su forma de contagio. Parece que se trató de una cuestión humanitaria, pero también mezclada con cierta dosis de imagen. Hacerlo conllevaba unos riesgos inasumibles, si no se estaba en condiciones de garantizar el aislamiento absoluto de los pacientes y de los sanitarios. La época más dura de recortes en Sanidad ha puesto al Gobierno de España contra las cuerdas. Los comunicados de los profesionales sanitarios no dejan lugar a dudas. Lo que ha ocurrido demuestra que no se evaluaron todos los riesgos, que no se estaba en condiciones de proporcionar el aislamiento total, y lo que es peor; que los recortes en Sanidad sí están afectando a la seguridad del conjunto de la población. Los comunicados de los profesionales sanitarios son contundentes.

      Entonces como ahora, la epidemia se extendió sobre una población agotada por las guerras, las hambrunas y las malas cosechas, la situación de África en la actualidad. Para lo que ocurrió en Europa en el siglo XIV se puede buscar cientos de excusas, dado el desconocimiento que existía sobre estas cuestiones. Para el Mundo actual, el del siglo XXI, no existe ninguna excusa y sí muchos culpables.

       PD: Al no existir registros, no se puede saber se si la Peste Negra afectó en la misma intensidad a la España islámica que a la cristiana, dada la diferencia de costumbres higiénicas entre unas poblaciones y otras. También existía una gran brecha entra la medicina en Al Andalus y en Castilla. Por eso incluyo la referencia a esta interesante novela: La profecía del Corán, sobre la historia de un médico en los instantes finales del Reino Nazarí de granada.