Archivo de la categoría: Historia

Angelo Ghirelli


        Angelo Ghirelli en el País Berebere

       Hemos encontrado un nombre del pasado, y lo enviamos hacia el futuro. La memoria del arqueólogo, arabista y aventurero  italiano, estaba completamente perdida en la ciudad. Dentro de uno o más años, alguien encontrará este artículo y nos indicará un camino hacia su definitivo rescate.

           Estuvo muchos años por la zona norte de Marruecos, en lo que él llamaba “El País Berebere”. Toda esta zona, pese a los baldíos intentos de conculcar la zona, es la antigua Mauritania de los romanos.Hacia el Este se encontraban Numidia, Cartago y la Cirenáica. Aunque su dominio estuviese ligado al poder existente en la península Ibérica, nunca dejó de ser Mauritania o el País de los bereberes.

         La única referencia escrita sobre su persona y actividad, corresponde al militar Francisco Carcaño Mas*, que lo califica de:  trato fino y agradable, de inteligencia despierta y que tenía algo de brujo y adivinador. En sus Rifeñerías, Carcaño nos cuenta también que fue expulsado de la ciudad, por la animadversión y envidia que suscitaba en el otro explorador, Gustavo Debrel, quien siempre obtenía menos resultados que Ghirelli en sus expediciones.

         La aparición de una fotografía suya, quizá la única existente, en uno de sus libros, nos permite por fin poner rostro a lo que solo era un nombre. Angelo Ghirelli dejo cuatro libros publicados: Historia del Norte de Marruecos, El País Berebere, Prehistoria Norte-Marroquí, y El Renacimiento Musulmán, en el que analiza la implantación y evolución de mundo musulmán desde la Hégira hasta lo que entonces era la situación contemporánea. Su Historia del Norte de Marruecos, está editada en Melilla, en la editora de Artes Gráficas-Postal Express, en la calle de Alfonso XIII nº1, año 1926. El País Berebere está publicado  por la Editora Nacional, año 1942. Los apuntes de Prehistoria Norte-Marroquí, en Gráficas Reunidas de Madrid, año 1932.

        Todos los libros cuentan con fotografías, planos, croquis y dibujos, además de los centenares de datos que ofrece. El blog: “El Desastre de Annual”, da cuenta de que Angelo Ghirelli falleció en Palma de Mallorca en 1953.

Anuncios

Русские солдаты в Афганистане


                Русские солдаты в Афганистане

     Для регулярной армии и служащих срочной службы невозможно не выполнить приказ – это верно как для профессиональных военных, так и для рядовых солдат. 25 декабря 1979 советская армия, выполняя приказ своего государства (в лице Политбюро), вошла на территорию Афганистана. Прошло много лет, и оказалось, что мы живем в эпоху, лишенную памяти, когда никого не интересует историческое прошлое. Афганская проблема остается такой же, какой она было сорок лет назад, только теперь “интернациональный долг” получает поддержку ООН и одобрение Запада. Когда в рождество 1979 (имеется в виду католическое рождество – примечание переводчика) советские солдаты ступили на афганскую землю, их целью было “выполнение интернационального долга”, масштаб которого был сопоставим с современными.

     Однако в то время международная политическая ситуация была совершенно иной, и США воспользовались этой акцией, чтобы ослабить политическую и экономическую позицию тогдашнего Советского Союза. За девять лет, что продолжалась русская оккупация, афганские полевые командиры получили более 100.000 миллионов фунтов стерлингов в виде боевой техники, материально-технической поддержки и военной консультационной помощи, тем или иным образом поступающих из США. Русские не ожидали мощного сопротивления, и предполагали, что их присутствие в целях поддержки слабой Народной Республики Афганистан продлится не больше трех лет.

      За девять лет, один месяц и девятнадцать дней советской интервенции на территории Афганистана прошло службу свыше 620.000 военных, по большей части это были солдаты-срочники. По данным американских источников, за эти девять лет 14.453 человек  было убито и более 53.000 получили ранения разной степени тяжести. Афганская ловушка спровоцировала внутренний раскол советского государства, усилила экономический кризис и вызвала социальную напряженность (которую замалчивали контролируемые государством средства массовой информации), что привело к выводу войск в феврале  1989, и генерал Борис Громов стал последним русским военным, ушедшим с афганской земли по мосту дружбы, перекинутому через воды реки Амударья. Он был главнокомандующим советскими войсками в Афганистане.

             Светлана Алексиевич. Премия антисоветской книге?

        Я признаюсь, что мне очень понравилась книга Светланы Алексиевич о ядерной  катастрофе в Чернобыле. Она в очень оригинальном стиле рассказала о том, что там произошло, не скатываясь в антисоветскую историю. Я был рад узнать также, что она написала исследование о российских  солдатах в Афганистане (1979-1989), и ждал появления его перевода. Когда я прочел его, меня постигло глубокое и полное разочарование. Теперь я знаю, что Нобелевской премией, присужденной белорусскому автору, наградили ее антисоветское видение истории. Я было подумал, что Запад, через 25 лет после распада СССР, изменился, но он по-прежнему вознаграждает у  российских авторов инакомыслие и капиталистическое видение истории. Капитализм не простил существования Советского Союза, даже после его исчезновения. Ввод войск в Афганистан привел к бойкоту Соединенными Штатами Олимпийских игр в Москве в 1980.

                 Русские в Афганистане – по версии лауреата Нобелевской премии Светланы Алексиевич

 Светлана пишет очень хорошо, некоторые из ее свидетельств действительно великолепны,  они потрясают, особенно письма  матерей, которые потеряли там своих детей. Однако она вырывает факты из контекста, и все свидетельства,  от первого до последнего, имеют одну цель:, представить советских военных в виде группы преступников, не имеющих идеалов, наглых менял в дуканах (афганские магазины с обменными пунктами), убийц, пьяниц, наркоманов и даже фашистов. По крайней мере она оказалась достаточно честной, чтобы включить в книгу все заявления, которые делали ее собеседники, хотя и путем манипулирования их историями.    Цинковые мальчики (название книги Алексиевич: цинкигробы, в которых возвращались погибшие солдаты), – это не то свидетельство, которое заслужили 14.453 жизней, оставленных в тех долинах советскими парнями, особенно если учесть, что это были солдаты срочной службы, насильственно превращенные в героев.  Любая война – грязное дело, в ней нет ничего романтического. Война – худший из политических инструментов человечества. Ни одна армия не выносит, когда ее “выворачивают наизнанку” и показывают всему миру, каким образом она добивается внутренней сплоченности и как осуществляется командование, на чем базируется военная победа. В этом плане  ее повествование в целом являются тенденциозным и оскорбительным по отношению к российским военным. Она постоянно ссылается на  “правду, которая не может быть открыта”, но ее не существует, никакойза исключением грубой и жестокой правды войны, любой войны..

                Цинковые мальчики: избранные свидетельства:

1- Мы – первая замена тем, кто входил в Афганистан. У нас не было идеи, у нас был приказ.  Приказы не обсуждают, начни обсуждать – это уже не армия.

2- Лучшего друга, он мне братом был, в целлофановом мешке с рейда принес… Отдельно голова, отдельно руки, ноги… Сдернутая кожа, как с кабана…. Другой правды нет.

3- На войне  убивать  —  это просто нажимать на  спусковой крючок.  Остается живым тот, кто выстрелит  первым. Тут вы должны уметь две вещи —  быстро ходить  и метко стрелять. 

4Очень помогали собаки. Часовой заснет, а собака нет. Топтались в окопчике… Уже подрыв в нем был. Я вышел на минутку, и когда возвращался,  спрыгнул сверху – взрыв!  На прикладе автомата носил жгут, этим жгутом меня перевязали. Выше колен… А я уже знал: где жгут накладывают, там потом и отрезают. – Куда ты жгут кладешь? – кричу солдату. – У вас до колена, товарищ старший лейтенант. (рассказ сапера).

5Вспышка…Фонтан света… И все . Дальше проверяю: руки на месте? На месте.  А где ноги? Мои ноги!!! (капитан, пилот вертолета)

6Стреляли из гранатомёта. Я успел развернуть пулемёт, это меня спасло. … Нажимаю, а пулемет молчит, потом смотрю – рука висит, вся обгорела, было чувство, что я пальцем нажимаю, а пальцев нет…

7Там я поняла, что самая ужасная мина – это итальянская, после соприкосновения с которой  от человека остается полведра мяса.

Отсюда возникли легенды, которые мы читаем на западе, что гробы приходили пустыми, или заполненными опием, или норковыми шубами для партийных иерархов. Действительность заключается в том, что  большинство гробов приходило пустыми, потому что в них нечего было класть. Большая часть советских военных становилась жертвами взрывов, и от них почти ничего не оставалось.

Сорок лет спустя в Афганистане ничего не решено – в стране, являющейся крупнейшим производителем опиума в мире, в которой  была выпестована угроза самого радикального исламизма, сегодня распространившаяся по всему Востоку. Ущерб, нанесенный всего за один год во время второй войны в Персидском Заливе в 2003 инфраструктуре Ирака и гражданскому населению, был гораздо больше, чем нанесенный русскими в Афганистане за девять  лет. Единственное, что происходит – что нет никто, кто рассказал бы нам о б этом, потому что средства массовой информации  находятся под таким же жестким контролем,  как в России в советское время. Мы получаем только ту информацию, которую они хотят, как в случае с этой книгой, которая пересекла границы мира благодаря тому, что ее автору была присуждена Нобелевская премия.

  Note: https://elalminardemelilla.com/2016/08/25/los-soldados-rusos-en-afganistan/. All de pictures are from http://www.englishrussia.com

 

Los soldados rusos en Afganistán


    En un ejército regular y de reemplazo, no hay forma de desobedecer una orden, ni por parte de los militares profesionales, ni de los soldados en filas. El 25 de diciembre de 1979, el ejército soviético entraba en territorio afgano, cumpliendo una orden del Estado, del Politburó. Han pasado muchos años y vivimos una época sin memoria, en la que a nadie le importan los antecedentes. El problema afgano sigue tal cual estaba hace 40 años, solo que ahora “la misión internacional”, cuenta con el apoyo de la ONU y con el beneplácito de Occidente. Cuando los soldados soviéticos entraron en suelo afgano, en las navidades de 1979, tenían como objetivo una misión internacionalista, de rango similar a las actuales.

     Sin embargo, la situación política internacional era muy diferente en aquel entonces, y el hecho fue aprovechado por los Estados Unidos para debilitar la situación política y económica de la entonces Unión Soviética. En los nueve años que duró la ocupación rusa, los señores afganos de la guerra, recibieron más de 100.000 millones de libras esterlinas en material militar, en apoyo logístico y en asesoramiento militar, proveniente de una o otra manera, de los estadounidenses. Los rusos no esperaban mucha resistencia y estimaban que su presencia en apoyo de la débil República Popular de Afganistán, no se prolongaría más allá de 3 años.

      En los nueve años, un mes y 19 días de intervención soviética, pasaron por el territorio de Afganistán más de 620.000 efectivos militares, en su mayor parte soldados de reemplazo. En esos 9 años tuvieron 14.453 víctimas mortales, y mas de 53.000 heridos, de diferente consideración, según las fuentes estadounidenses. La trampa afgana provocó el agrietamiento interior del Estado soviético, acentuó el colapso económico, y creó un malestar social (no expresado en los controlados medios de comunicación), que llevó a la retirada del ejército en febrero de 1989, siendo el general Boris Gromov el último militar ruso en abandonar suelo afgano, por el puente de La Amistad, sobre las aguas del río Amu-Daria. Era el comandante en jefe de las fuerzas soviéticas en Afganistán.

             Svetlana Alexievich, ¿Un premio a la narrativa antisoviética?

        Reconozco que me gustó mucho el libro de Svetlana Alexiecich sobre la catástrofe nuclear de Chernobil. Narraba lo sucedido de un modo muy original, sin caer en la historia antisoviética. Me alegró también saber que había escrito un testimonio sobre los soldados rusos en Afganistán (1979-1989), y estaba esperando su traducción. Mi decepción al leerlo ha sido profunda y completa. Ahora sé que el premio nobel concedido a la autora bielorrusa, premia su visión antisoviética de la historia. Llegué a pensar que Occidente, 25 años después de la desaparición de la URSS, había cambiado, pero sigue premiando lo mismo en los autores rusos, la disidencia y la visión capitalista de la historia. El capitalismo no perdona la existencia de la Unión Soviética, ni siquiera después de su desaparición. La intervención en Afagnistán provocó el boicot de los Estados Unidos a los juegos olímpicos de Moscú 80

                 Los rusos en Afganistán, según la Nobel Svetlana Alexiévich

         Svetlana escribe muy bien, algunos de sus testimonios son realmente magníficos, impactantes, especialmente las cartas de las madres que perdieron allí a sus hijos. Sin embargo, no contextualiza los hechos y desde el primer hasta el último testimonio, la dirección es única, presentar a los militares soviéticos como una agrupación de delincuentes, sin ideales, cambistas desaforados en los ducán (tiendas de cambalache de los afganos), borrachos, asesinos, drogados e incluso fascistas. Al menos es lo suficientemente honesta, como para incluir en el libro todas las denuncias que le interpusieron sus interlocutores, por la manipulación de sus relatos. Los muchachos de zinc (ataúdes en los que volvían los soldados fallecidos), no es el testimonio que merecen las 14.453 vidas que se dejaron los soviéticos en aquellos valles, teniendo en cuenta que eran soldados de reemplazo, que se convirtieron en héroes a la fuerza.  Cualquier guerra es sucia, no hay nada de romántico en ella. La guerra es el peor de los instrumentos políticos de la humanidad. Ningún ejército resiste que se le “abran sus tripas”, y se muestre ante el mundo como se consigue la cohesión interna, cómo se ejerce el mando, en qué consite una victoria militar. En eso el testimonio general es  tendencioso y denigratorio para con los militares rusos. Alude constantemente a “una verdad que no puede ser revelada”, pero no la hay, salvo la dura y brutal verdad de la guerra, de cualquier guerra.

                Los muchachos de Zinc, testimonios seleccionados:

1- Nosotros fuimos el primer reemplazo de las tropas que intervinieron en Afganistán.. No obedecíamos a una idea, obedecíamos a una orden, Las órdenes no se discuten, si empiezan las disputas entonces ya no es un ejército.

2- A mi mejor amigo, que era como mi hermano, me lo traje de una incursión metido en bolsas de plástico, la cabeza por uno lado, las piernas y los brazos por otro. Lo habían desollado como a un jabalí. No hay otra verdad.

3- En una guerra, matar es solo apretar el gatillo. Sobrevive el que dispara primero. Aquí debéis hacer dos cosas, andar con rapidez y tener buena puntería.

4- Los perros eran de mucha ayuda. Un guardián puedo dormirse, un perro jamás. Estábamos en una trinchera, ya habíamos hecho explosionar un artefacto. Yo salí un momento y cuando volví a saltar adentro: Bam, una explosión. Yo solía llevar un torniquete en la culta de la ametraladora. Yo ya lo sabía, le grité a soldado: ¿Por dónde estás haciendo el torniquete?. Por debajo de la rodilla camarada teniente. Tte. zapador.

5- Un fogonazo, un chorro de luz y ya está. ¿Los brazos? Sí, los tengo. ¡¡Mis piernas!! , ¿dónde están mis piernas?. Capitán, piloto de helicóptero.

6- Nos disparaban con un lanzagranadas. Tuve tiempo de girar la ametralladora, eso me salvó. Yo apretaba, pero la ametralladora continuaba en silencio; luego me miré: tenía el brazo colgando, quemado.  A mí me parecía que estaba apretando con el dedo, pero no tenía dedos.

7- Aquí comprendí que la mina más terrible es la italiana. A las víctimas de esa explosión las tienen que recoger con un cubo.

       De aquí surgieron las leyendas que leíamos en Occidente, acerca de los ataúdes que volvían vacíos, o llenos de opio, o con visones para los jerarcas del partido. La realidad es que la mayoría de los ataúdes volvían vacíos porque no habían nada con qué llenarlos. La mayor parte de las víctimas soviéticas eran por causa de explosiones y no quedaba casi nada de ellos.

          Después de 40 años nada se ha resuelto en Afganistán, el país mayor productor de opio del mundo, en el que se incubó la amenaza del islamismo más radical, y que hoy está diseminado por todo Oriente. En la 2ª guerra del Golfo, 2003, se causó un daño a las infraestructuras del país y a la población civil, en solo un  año, mucho mayor que el causado por los rusos en Afganistán en 9 años. Lo único que ocurre es que no hay nadie que nos lo cuente, porque los medios de comunicación están tan controlados como en Rusia en el periodo soviético. Solo recibimos la información que ellos quieren, como es el caso de este libro, que ha traspasado las fronteras mundiales, gracias a la concesión del Nobel a su autora.

     Fotos: englishrussia.com

Beatriz de Silva, la santa del velo blanco


 

          Una nueva biografía, fija su nacimiento en Campo Maior y no en Ceuta

Enrique Delgado

    Santa Beatriz de Silva, mujer de la nobleza portuguesa, considerada como ceutí hasta la fecha, ya no lo será más, pues una documentada biografía patrocinada por el obispado de Évora (Portugal), sitúa en Campo Mayor su nacimiento, y no en la ciudad de Ceuta, como se creía y era admitido. Sin  embargo, este cambio de localización del nacimiento, no altera en modo alguno su nacionalidad, pues Ceuta era una ciudad portuguesa en el momento de su natalicio.

     Los portugueses son muy celosos con su historia, y aunque Beatriz de Silva es portuguesa, y Ceuta fue conquistada por la Corona de Portugal en 1415, no es lo mismo que su nacimiento esté radicado en la actual ciudad española, que en el solar patrio portugués, caso de Campo Maior, localidad situada entre Badajoz y Elvas, lugar del que procede y estaba arraigada su familia.

       Beatriz de Silva es considerada la fundadora de la Orden de la Inmaculada Concepción, aunque su creación en 1511, se firmara con Beatriz ya fallecida. Jose Francisco Sanches Alves, arzobispo de Évora prologa la excelente biografía sobre la santa portuguesa, escrita por José Félix Duque y editada por Cosmorama ediçoes, con ocasión del V Centenario de la creación de la Orden de Las Concepcionistas. Los objetivos eran claros, averiguar algo acerca de la mas enigmática de las santas y establecer claramente, tanto la fecha y lugar de nacimiento, como la de su defunción, cuyo lugar, en el convento de La Concepción en Toledo, es el único dato que no está en duda. Este convento, fue erigido como tal y bajo la denominación de La Concepción, mediante una bula del Papa Inocencio VIII, el 30 de abril de 1489. Es todo lo que la santa vería con este nombre, pues apenas dos años después habría fallecido.

                     Beatriz de Silva, la enigmática santa del velo blanco

           Beatriz de Silva fue una mujer brillante, de la que sin embargo se sabe muy poco, pues su celo fue extraordinario en ocultar cualquier detalle de su vida u opiniones personales, salvo las contenidas en los escritos que redactaba, con carácter administrativo, y relacionados siempre con la fundación o actividades de su convento. La investigación de José Félix Duque arroja mucha luz sobre sus circunstancias, pero muy poca sobre la santa en sí. Su vida está relacionada íntimamente con otras grandes mujeres, Beatriz Galindo o La Latina, Teresa Enríquez, Leonor de Quiñones e incluso la Reina Isabel de Castilla. Debió tener un carácter fuerte o unas poderosas convicciones, reflejadas en la gran influencia que dejó en las mujeres que la acompañaron en su fundación, y por sus desencuentros personales con la propia Isabel I, que retrasaron, según constata la biografía, los decretos de fundación de su convento. Su huella y su concepto de la Concepción, se abrirían paso en las continuadoras de su labor, para alumbrar la Orden Concepcionista en 15511. Las notas biográficas proceden de quienes la rodearon, sobre todo de Juana de San Miguel. El decreto de santidad de Beatriz de Silva debió esperar hasta el 25 de octubre de 1976, casi 500 años después de su muerte.

                     Beatriz de Silva, origen y leyendas de la santa velada

               Hija de Ruy Gómes de Silva e Isabel de Meneses, hija ilegítima del primer gobernador de la Ceuta lusitana, Don Pedro de Meneses. Ruy Gómes, el padre de la futura santa, estuvo en Ceuta en los primeros años de la conquista, al servicio del infante Don Duarte. El biógrafo rastrea todos los nombres y los linajes relacionados con la familia del entorno de la santa. Ruy Gomes, su padre está ya de nuevo en Portugal al principio de la década de 1430.

             Para esto, es muy importante determinar la fecha de la muerte de Beatriz de Silva, bastante confusa hasta el presente. Queda claro, y es indiscutible que la santa portuguesa falleció a los 55 años, según el relato coetáneo de Juana de San Miguel. El biógrafo Félix Duque fija su muerte en el 9 de agosto de 1491, rechazando las fechas de 1490 y 1492, por lo que Beatriz debió nacer en 1436 o 1437, fechas en las que su padre se encontraba ya regentando un cargo en Campo Maior, tras haber cumplidos sus servicios en la ciudad de Ceuta. No hay partidas de nacimiento, pero los datos parecen incontestables. Santa Beatriz de Silva es veneradísima en la ciudad ceutí, en donde tiene dedicada una avenida y un colegio.

                                             Beatriz de Silva y Almería

              La ciudad de Almería tiene cinco conventos de monjas clausura, y uno de ellos está relacionado de modo directo con Beatriz de Silva, es el de Las Concepcionistas, conocidas como las puras. Se trata de una antigua mezquita, posteriormente palacio de uno de los conquistadores de la ciudad, el comendador Gutierre de Cárdenas, esposo de Teresa Enríquez, que al enviudar, ingresó en el convento de La Concepción en Toledo, y que en 1515, fundó el primer convento de la nueva Orden de La Inmaculada Concepción en la ciudad de Almería, utilizando para ello el palacio de su marido. A Beatriz de Silva no le alcanzó la vida para ver instaurada su Orden, a Teresa Enríquez sí.

             En 1447, Beatriz de Silva entró, como dama,  al servicio de la reina Isabel de Portugal (futura madre de Isabel de Castilla) , segunda esposa de Juan II de Castilla. La belleza de Beatriz, a decir de las crónicas era extraordinaria: “era muy graciosa doncella y excedía a las demás en hermosura y gentileza”, dice la crónica de su vida, relatada por Juana de San Miguel. Los pretendientes no le faltaban, los celos de la Reina tampoco, quien la encerrará en un cofre durante tres días, para que muriese de hambre y sed. El episodio parece escandaloso, pero probablemente cierto. Pasado ese tiempo, al sacarla del arcón, no solo estaba viva, sino también más hermosa, aunque esto ya es hagiografía.

             El caso es que tras el tremendo suceso, Beatriz hace promesa de virginidad perpetua, y decide ingresar en el monasterio de Santo Domingo el Real de Toledo, en ¡1451!. Tomará una decisión más drástica aún, que será la de cubrir su hermoso rostro para siempre, con un velo blanco, con el fin de que nadie más vuelva a verlo. Algo que conseguirá hasta el mismo momento de su muerte, fijada ya en 1491. Ocultará todo, cualquier detalle sobre su vida conventual, opiniones, gustos y sentimientos. Nada más se sabrá de ella, salvo que vivió y forjó los cimientos de su nueva Orden, a lo largo de los siguientes 40 años de su vida. Poco más se sabe sobre ella, el resto, como dice el autor de esta magnífica biografía, espera ser desvelado en los próximos años o décadas.

                   En Almeria, existe un convento de clausura, en la que sus integrantes van cubiertas por un velo blanco, son las Esclavas del Santísimo Sacramento, fundadas por la almeriense Mª Rosario Lucas Burgos. Muestran el aspecto más cercano al que debió tener la santa portuguesa, salvo en el hábito, azul en el caso de las concepcionistas.

                        En las pasadas navidades, estuve en el convento de Las Concepcionistas de Almería, en el convento donado por Teresa Enríquez. La biografía me fue regalada por la abadesa sor Mª del Mar. Este convento se sumó en la década de 1880 a la reforma de otra gran concepcionista, sor Mª de los Dolores y Patrocinio.

                          Con la distancia y con el tiempo, resulta sorprendente ver con que finas y firmes hilaturas, suele tejerse el destino de las personas.

                     Nota: http://www.concepcionistastoledo.org/

Stalingrado


    El 2 de febrero será siempre el día Stalingrado, ciudad situada en la orilla derecha del Volga,  no era una ciudad cualquier. No era Moscú, ni Kiev, ni Leningrado. Era la ciudad de Stalin. La máxima militar soviética era que las capitales no se entregaban, fuese cual fuese el precio en vidas que hubiese que pagar. Las guerras también se ganan con el aparato de la propaganda, y el éxito o el fracaso en una ciudad que llevaba el nombre de Stalin, era algo que supieron ver tanto uno como otro dirigente. Una de las muchas diferencias entre ambos, era que el dirigente comunista Josip Stalin dejaba hacer a su Estado Mayor, mientras que con Hitler, el mandatario nazi, el único camino a seguir era la ciega obediencia de sus órdenes, por muy disparatadas que fueran. Afortunadamente para el Mundo, para Europa, la victoria soviética en la ciudad más emblemática, cambió el curso de la marea bélica, que empezó a retrodecer hacia Alemania.

                        Stalingrado desde Melilla en El Telegrama del Rif

          Resulta muy curioso pasar las páginas del Telegrama a partir del mes de octubre de 1942, cuando la ciudad de Stalingrado ya se daba por conquistada, y releer los titulares y abundante información que se ofrecía sobre la batalla en curso.

           El 1 de noviembre ya se daba por conquistada la ciudad, y el diario ofrecía una imagen da soldados alemanes paseando por el centro de la misma. Tres días después, se informa a los melillenses de que uno de los barrios había sido completamente destruido, aunque no se especificaba cuál. Resulta curioso contemplar la gran cantidad de fotografías publicadas, y ver el grado de destrucción de la ciudad, que llegó casi al 100%, sin que quedasen ya indicios de la resistencia soviética. El turrón y el champán ya se preparaba en la Cancillería del III Reich, y en los palacios de sus amigos y aliados, los franquistas españoles. El periódico mostraba cierto interés por las durísimas condiciones de vida de la población civil de Stalingrado, mientras que el Reich Alemán, la normalidad era absoluta. El diabólico doctor Goebbels, recibía a una comisión de escritores alemanes. Estamos en la mitad de noviembre y la lucha en el interior de la ciudad era feroz.

               Sin embargo había un detalle que el Estado Mayor alemán no sabía, y era que en ese momento, el VI Ejército Alemán del General Paulus ya estaba atrapado sin remedio, en el interior de una ciudad de la que no volverían a salir nunca. Pero esto no se sabía entonces. El Telegrama del Rif seguía inasequible al desaliento, e informaba de las “operaciones de limpieza de focos de resistencia bolchevique”. España, con su Caudillo al frente, se encontraba, una vez más, en el lado correcto de la historia, junto al Eje del Mal, y había que transmitir esa sensación a la población. Franco, el vencedor del bolchevismo, conducía a la nación, hacia una victoria que duraría mil años. El 20 de noviembre llegó hasta nuestra ciudad el General Yagüe, conocido como la hiena de Badajoz, para participar en los actos del homenaje a José Antonio. También se informaba a los melillenses de que el estado de Stalingrado, era ya el de una escombrera. Mientras tanto, el Generalísimo recibió en audiencia al alcalde de la ciudad, Rafael Álvarez Claro. La normalidad era absoluta.

         Pese a que la conquista era algo dado por hecho, todos los días se informaba de una nueva eliminación de un foco de resistencia, de un nuevo barrio destruido, o de la llegada de las fuerzas alemanas a la fábrica de Barricada. A finales de diciembre, los alemanes ya están cercados en Stalingrado. Ya no tienen posibilidad de escapar, ni de avanzar. En realidad ya se está defendiendo, pues la operación Urano, desencadenada por el ejército soviético, ha cerrado la tenaza sobre la ciudad. Europa contenía el aliento, porque se sabía lo que estaba en juego en la lejana ciudad del Volga, mientras que en España y Melilla, se vivía en un sueño, que en realidad era pesadilla, la de Franco.

       En la mitad del mes de enero de 1943, y con temperaturas de -40º, el VI Ejército de Paulus vive sus últimos días. En la prensa de Melilla se sigue informando de que cada día se captura más material y más territorio en Stalingrado. Lo raro es que todavía les quedase algo en su poder. El 20 de enero, Adolfo Hitler recibió en Berlín a una delegación de Falange, presidida por su entonces jefe, el camarada Arrese. El General Paulus ya sabe que su resistencia está al límite, en solo diez días deberá rendirse.

       En la prensa algo ha cambiado y se informa, el día 25 de enero, de que las fuerzas alemanas se “defienden” con brillante heroísmo, pero que aún así, la ciudad de Stalin, será el crisol de la victoria definitiva alemana. En los últimos días Paulus es ascendido a mariscal de campo. Hitler y Goebbels informan de que en el vocabulario alemán no cabe la palabra capitulación. Los otrora atacantes y firmes conquistadores son ahora heroicos resistentes.

         El día 3 de febrero, Von Paulus ya se había rendido. Una última noticia informa de que el nuevo mariscal continuaba la resistencia. Será la última vez que el nombre de Stalingrado aparezca en la prensa de Melilla. Europa entera celebró la victoria, y la gente se echó a las calles. En Alemania se declararon tres días de luto. En España no se volvió a mencionar nunca lo sucedido. En la capital de Francia, todavía una plaza lleva el nombre de la ciudad de Stalingrado.

        PD: El bombardeo de castigo llevado a cabo por la Lufttwaffe sobre la indefensa ciudad de Stalingrado en agosto de 1942, causó un número de víctimas civiles superior al bombardeo aliado de la ciudad de Dresde.

125 aniversario de la muerte de Sor Patrocinio


        El 27 de enero de 1891, fallecía en Guadalajara, a los 80 años de edad, Sor Mª de los Dolores y Patrocinio, conocida en su tiempo como la monja de Las Llagas. En la muerte alcanzaba al fin el reposo que nadie le había concedido en vida. Ha pasado ya mucho tiempo, demasiado para poder acercarnos ya a su época, pero sí a las personas que la conocieron en vida, y que dejaron testimonios escritos sobre ella, o incluso muy próximos al tiempo de su fallecimiento, cuando su recuerdo estaba todavía sin apagar.

            Hay fechas que se repiten de modo enigmático en una vida. Nació y murió un día 27. Murió en enero, en el mismo mes que nació a la vida en Cristo, o sea, que ingresó como novicia, en la comunidad del Caballero de Gracia. Nació en 1811, y murió en 1891. Ambas cifras empiezan y acaban en 1.

                           Nacimiento de la futura madre Patrocinio

             María Josefa Dolores Anastasia de Quiroga Capopardo, nació el 27 de abril de 1811 en el pinar de San Clemente de La Mancha, siendo abandonada por su madre inmediatamente. Los padres huían por separado de la invasión francesa.  La niña sobrevivió de modo milagroso, y a los tres días pasó por el lugar su propio padre, Diego de Quiroga, no sabemos si en su busca o de modo casual, como explica la cronista y secretaria personal, Sor María Isabel de Jesús. El caso es que unos llantos infantiles permitieron al padre encontrar a su hija recién nacida, que puso al cuidado de su abuela, Romana del Castillo. Este hecho tiene una difícil explicación, y sentará las bases de una tormentosa relación entre madre e hija. La pequeña Lolita, o Dolores, será la cenicienta de la familia, y su madre se convertirá en la malvada madrastra, que la atormentará hasta el final, aunque en su momento postrero, solicitará el perdón de su hija.

                     Ingreso en el convento y persecución de Olózaga

              Tras la reposición en el Trono de España de Fernando VII, Diego de Quiroga, padre de “Dolores”, recuperará su cargo de funcionario de Palacio, pero una muerte repentina  dejó en desprotección casi total a la familia. Para una joven viuda con cinco hijos, la existencia se tornaba muy dura. La única posibilidad de mantener la posición social era un nuevo matrimonio o el de una de las hijas. Según las crónicas y fotos disponibles, Dolores era una mujer muy bien parecida y de mirada profunda y cautivadora por lo que la madre concibió para ella unas expectativas muy diferentes, de las que la propia niña manifestaba para sí misma.

                    Con tan solo 17 años, un 19 de enero de 1929, Dolores, apadrinada por la duquesa de Benavente, ingresó en el convento del Caballero de Gracia de Madrid, para profesar como novicia, con el nombre de María de los Dolores y Patrocinio. Dotada de una vida espiritual intensa y de gran inteligencia social y política, alcanzó pronto gran fama, tanto por la aparición de “llagas” en su cuerpo, en los mismos lugares que las de Cristo, como por lo atinado de sus profecías y consejos.

       Con la notoriedad pública llegó la atención de la gente, con ella la de la Regente María Cristina y su hija Isabel, y con ellos, justo detrás, la obsesión del diablo, en este caso Salustiano de Olózaga, solo seis años mayor que ella. Era un hombre acostumbrado a conseguir todo, incluso por la fuerza. Se obsesionó con ella de manera enfermiza. Hombre de Estado, diputado, gobernador civil de Madrid, Liberal, intrigante, Presidente del Consejo de Ministros, implicado en uno de los sucesos más escabrosos de la política española, y del que los historiadores pasan de puntillas. No dudó en utilizar los poderes del Estado en su contra, en contra de una mujer a la que se acusó de absolutamente todo, incluso del intento de asesinato de Isabel II, a manos del sacerdote demente conocido como “el cura Merino“.

       Hemos encontrado testimonios sobre su vida, libros y artículos de prensa. Testimonios poco conocidos, e incluso su propia obra, unos ejercicios espirituales a la Virgen del Olvido, Triunfo y Misericordia, de más de 600 páginas, en una edición personal pagada por la propia Reina Isabel (Reina y súbdita, amiga y confidente). Dos mujeres zarandeadas por el violento mundo de los hombres.

                Si Salustiano Olózaga, político indigno donde los haya fue su particular demonio (empleamos los términos de la época), su hermano Juan Antonio Quiroga será su personal ángel de la guarda, que la defenderá en el Congreso de los Diputados, aunque nadie tendrá la capacidad de evitarle destierros y sufrimientos, ni siquiera la propia Reina, en un país y época dominada por los espadones: Espartero, Narváez y otros muchos. La propia hermana de la Reina Isabel II, Luisa Fernanda se convertirá en una de sus  peores enemigas, junto con su marido, Antonio de Orleans, duques de Montepensier, instalados en Sevilla, ciudad a la que convirtieron en capital de la intriga política. Su vida y los acontecimientos que la rodearon, son un ejemplo de cómo se ha hecho la política en España.

             Su nombre salió a la luz pública en 1835, cuando por orden del gobernador civil de Madrid, Salustiano Olózaga, y con el permiso del Ministro de  Gracia y Justicia, la fuerza pública entró en su convento para arrestarla, bajo la supervisión del juez Modesto Alcazar. La orden era “curar a la fuerza” sus llagas en manos y pies y examinarlas. La prensa de la época se llenó de opiniones e interpretaciones del suceso. Hasta ese momento, su vida como monja solo era conocida en el ámbito eclesiástico y popular. A partir de ese momento todo fue de dominio público, en un país acostumbrado a usar la religión, ya sea a favor o en contra, como ariete político. Fue uno de los más grandes ejemplos de prevaricación administrativa y abuso de autoridad, por aprte del Estado,  aunque ninguno de esos  delitos no estaban contemplados entonces, por ser moneda común en el ejercicio político de aquellos tiempos.

          Desde 1835 hasta su exilio en Francia en 1868, tras “La Revolución” (auspiciada entre otros por el propio Olózaga), y deposición del trono de Isabel II, su vida será un torbellino de destierros en el propio país, y bajo acusaciones de todo tipo. Unos la acusaban de nombrar ministros y otros querían usar su supuesta influencia sobre la Reina Isabel, que la propia monarca  desmentirá en una carta fechada en 1904, unos meses antes de su muerte. En España, de muy poco sirve decir la verdad. Entre 1868 y 1877 permanecerá exiliada en Francia, en donde ya había estado desterrada entre e 1825 y 1853.

            A Sor Mª de los Dolores y Patrocinio se la permitirá regresar en 1877, y ya permanecerá en el convento de Guadalajara hasta su fallecimiento en 1891. La Restauración Borbónica de 1875 aflojará la tensión en torno a La monja de las llagas, pero no con respecto a Isabell II que morirá en París. Sus influencia y vida religiosa desaparecerá del espacio público y sobre su nombre empezará a cubrirse con el manto del olvido.

                   En 1925, tras la muerte de la que fuera su secretaria personal, Sor Isabel de Jesús (la francesita), su recuerdo volverá a cobrar actualidad, al iniciarse su causa de beatificación, promovida desde la Diócesis Primada de España, la de Toledo. Un escritor laico, Benjamín Jarnés, realizará una excelente biografía en ese mismo año. El texto de Jarnés pretende ser una visión científica, leteraria y equilibrada sobre la persona de Sor Patrocinio, pero acabará cautivado por la potencia de su ejemplo y sobre todo, por la virulencia de las fuerzas que se aliaron en su contra.

      La madre Isabel de Jesús lo escribió todo de modo claro y preciso, en una visión hagiográfica, pero de la que se extraen con facilidad la realidad de los hechos. Los biógrafos externos, como Jarnés,  quedaron atemorizados y sorprendidos ante la revelación de algunos hechos, que llegan hasta uno de los asuntos más sórdidos y tenebrosos de la historia de España, el ya mencionado “incidente Olózaga”.

        Hay mucho más que contar y escribir, pero debe hacerse de modo ordenado. La puerta está ya abierta. El eco de lo sucedido está preservados por las silenciosas piedras del convento de Guadalajara, el de las Concepcionistas Franciscanas en el que reposa, y por otros sumidos en el silencio, como el del Real Sitio de San Ildefonso en Segovia.

      Todo se ha mantenido a salvo, aguardando el tiempo de ser contado sin apasionamientos, sin prejuicios, retirando la hojarasca y la maleza con la que se ha cubierto su nombre y su vida, que se desarrolló en un siglo feroz. Aun así, hay que conducirse con cuidado, porque las fuerzas que la acecharon, tanto a favor como en su contra, permanecen aletargadas esperando el momento de volver a entrar en conflicto.

Segismundo Casado y Abu Abd Allah (Boabdil)


                        

                     Casado y Boabdil , derrotas paralelas

      El coronel Segismundo Casado en 1939, y Abu Abd Allah en 1492, tuvieron que rendir sus capitales (Madrid y Granada), con una gran parte del territorio bajo su mando. Segismundo Casado rindió la II República española y Boabdil la “provincia musulmana de España”. La historia ha tratado mal a estos dos hombres, pero la realidad es que defendieron sus territorios y a sus gentes, hasta el último momento; en la esperanza de un trato favorable para todos los que no tenían posibilidad alguna de irse, y porque esas eran sus tierras y sus vidas.

        Abu Abd Allah, Muhammmad XII obtuvo una Capitulaciones honrosas y el respeto para las vidas, haciendas y costumbres de los musulmanes andalusíes. Segismundo Casado no obtuvo absolutamente nada por parte del ya proclamado Generalísimo Franco. La leyenda llorona de Boabdil es falsa. La de la traición a La República del  conocido como coronel Casado también. Tras la rendición, Boabdil embarcó con destino a Cazaza y luego desapareció de la historia para siempre en la ciudad de Fez.  Segismundo Casado se fue a Londres, aunque pudo regresar a España en la década de 1960, y desaparecer también en un final muy oscuro.

                La derrota de La República social y de izquierdas española

       La caída de Barcelona el 26 de enero de 1939 supuso el final de la actividad bélica en los frentes de guerra, salvo pequeñas acciones, y sobre todo, la irremisible condena de la II República. El muy cuestionado Jefe del Gobierno, doctor Juan Negrín, pretendía una resistencia a ultranza, basándose en la teoría de que el inminente inicio de una guerra en Europa, cambiaría la suerte política de lo que quedaba de La República española. La evolución histórica mostró lo equivocado de esa idea, porque la II Guerra Mundial no comenzó hasta los ataques alemanes a Londres en  otoño de 1940. La resistencia hasta esa fecha se tornaba imposible.

           La supervivencia de la República en el último año, ya estaba solo garantizada por la heroica resistencia del Ejército popular y Constitucional de La República y sus muy dignos jefes militares y políticos. Lluis Companys, afirmó en una entrevista que: la operación del Ebro fue un golpe poético que destrozó todo el ejército del Ebro, perdimos 30.000 hombres y todo quedó disperso y deshecho (1). Tras su final, en noviembre de 1938, la caída de todo el territorio catalán era inevitable.

                   Santiago Carillo escribirá: Con Franco no había acuerdo ni compromiso posible. La paz para él era la continuación de la guerra, pero ya sin un Ejército que protegiera a los republicanos. Esta paz costó decenas de miles de vidas, entre ellas la del propio Julián Besteiro, sacrificadas fríamente para asentar con mayor firmeza su dictadura (2).

                            El Golpe de Estado del coronel Casado

               El 5 de marzo de 1939 el coronel Casado crea su Consejo de Defensa y destituye al gobierno de Juan Negrín. ¿Fue un golpe de Estado?. Los hechos muestran que el Estado republicano ya no existía. Manuel Azaña había dimitido el 5 de febrero y nadie aceptó sustituirle, la escuadra republicana había huido abandonando Cartagena, Las Cortes de La República, sin quorum suficiente, se reunieron en Figueres en el mes de febrero, y muchos de sus participantes se marcharon definitivamente a Francia. La última vez que el gobierno de Juan Negrín estuvo en Madrid fue en los últimos días de febrero, y el coronel Segismundo Casado le informó claramente sobre la inutilidad de prolongar la resistencia. A esta posición se sumó también el general Miaja.

      A la República española solo le quedaba en su poder la zona Centro-Sur y parte del Levante, con su respectivos Cuerpos de Ejército. Prolongar la resistencia solo hubiese exaltado aún más, la ferocidad de Franco y de su Ejército. Los mando militares estaba divididos entre prolongar la resistencia o pactar la rendición con Franco.

       El 5 de marzo se iniciaron en Madrid los combates entre los partidarios del ya depuesto gobierno del doctor Negrín, al que apoyaba el general Modesto, y los defensores  del Consejo de Defensa del coronel Casado. La lucha se prolongó hasta el día 1o. A partir de ese momento, cuando ya todos aceptaron a La Junta de Segismundo se iniciaron “las negociaciones” con Franco, que no fueron tales, porque solo aceptaba la rendición incondicional. No obtuvieron de Franco ni una sola concesión. Durante ese mes escaso, miles de personas y todos los dirigentes que susceptibles de caer bajo la represión franquista, pudieron escapar de España.

        Durante esos 20 días, tras el cese de los combates en el interior de Madrid, Franco se impacientó y amenazó con desencadenar una ofensiva general sobre todo el frente republicano, que hubiese causado otros varios miles de víctimas más. Una conquista de Madrid al asalto habría dado lugar a una masacre. La derrota de La República fue brutal y enormemente triste.

                                   La rendición de Granada

          Málaga se rindió a las tropas de los Reyes Católicos el 18 de agosto de 1487, tras un firme defensa de varios meses, en la que las tropas cristianas creyeron que no podrían conquistarla. Los historiadores juzgan como “salvaje” el trato dado a la ciudad y a los conquistados. Todo fue demolido, se ejecutaron a los renegados y a los que se negaron a rendirse , y se vendieron, repartieron y regalaron como esclavos a los hombres, mujeres y niños supervivientes. Almería pactó la rendición el 26 de diciembre de 1489. Granada ya estaba aislada y como dijera el Rey Católico: Me haré con el Reino de Granada grano a grano.  En una metáfora de la fruta que daba nombre el reino nazarí.

       Cortado el acceso al mar, lo que le imposibilitaba el recibir refuerzos. Quemadas y arrasadas todas la vegas y campos, para no poder obtener alimentos de ningún tipo, en la mitad de 1490, la suerte del Reino granadino estaba echada. Los nazaríes, con Boabdil al frente, se defendieron mucho y bien, pero Abú Abd Allah comprendió que lo mejor era evitar sufrimientos innecesarios frente a una situación inevitable y negoció una paz honrosa con los Reyes Católicos, entregando Granada y el resto del Reino, el día 6 de enero de 1492.

    Su intención fue la misma que la del coronel Casado. Boabdil no fue ningún traidor a su pueblo. Sin embargo, obtuvo algo que no lograra el militar republicano: paz, piedad y perdón, como dijera Manuel Azaña. Ninguna de esas tres palabras estaban en el vocabulario de Franco. La única paz posible con él, era la de la fosa del cementerio.

    Notas: (1) Por qué perdimos la guerra, Carlos Rojas, (2) La II República, recuerdos y reflexiones, Santiago Carrillo.