Archivo de la categoría: Opinión

Jueves negro en Barcelona


          Matar  es una maldad, es un acto malo, hacerlo en nombre de un Dios es una aberración, una perversión. El inexistente, cambiante, pero real, Estado Islámico se fundamenta en una interpretación rigoristas y fanática de la religión islámica, en una lectura perversa. La cristiandad ya cometió un error así en el siglo XI, cuando estableció en la zona de Palestina el Reino Latino de Jerusalén. Aquel engendro duró casi dos doscientos años y contaminó durante muchos siglos la idea de paz predicada por Cristo, y sobre todo, la imagen de los occidentales. El Estado islámico como tal no existe, porque no ha generado una estructura de Estado. Son solo inmensos territorios sin control, desde la destrucción de países iniciada en las Guerras del Golfo.

           Hoy casi nadie se acuerda del FIS (Frente Islámico de Salvación) en Argelia. Este tipo de terrorismo liberador causó miles de muertos y siempre buscaban asociar su acción a un islám fanático. Basar todo en la religión, ponerla en el centro de la razón, no suele conducir a la tolerancia. En Europa, la Revolución Francesa de 1789, puso fin a los Estados cimentados en la idea religiosa, y puso al hombre y a la mujer en el centro de los valores humanos. Hoy parece que ese camino se quiere recorrer hacia atrás. Hay cosas de las que hay que desvincularse sin dudarlo un solo instante.

        En El Alminar de Melilla estamos con Barcelona, nos solidarizamos con las víctimas del terrorismo, siempre inocentes. Barcelona es una ciudad que ha soportado la violencia anarquista de los inicios del siglo XX, el cruel trato de Franco durante la Guerra Civil y la postguerra, y el abandono posterior. Barcelona acababa de celebrar con orgullo el XXV aniversario de su Olimpiada, la de 1992, en la que la ciudad renació tras las décadas de castigo franquista. Hoy es una ciudad espléndida, de las más bellas y modernas de Europa.

        El mundo no es hoy un lugar más seguro. El mundo está en guerra con decenas de países destruidos (Iraq, Siria), lleno de Estados fallidos como Somalia, sometidos a hambrunas permanentes, de democracias degradadas (Venezuela) o en dirección hacia democracias totalitarias como Rusia o Turquía. Asistimos a la perversión de los ideales de igualdad y de fraternidad. Todo esto nos afecta y mucho, porque la calidad de nuestras democracias se resiente, y sí cambia nuestros modos de vida. En El Alminar acompañamos el dolor de las víctimas y de sus familias. Hoy, ahora, estamos con Barcelona,  al igual que mañana estaremos con quien sea víctima del terrorismo.

       Siempre habrá esperanza, y ánimo de resistencia, pero los tiempos venideros no parecen buenos. El aumento del racismo, de la xenofobia, de movimientos supremacistas, y de fanatismo de toda índole auguran toda clase de conflictos en las próximas décadas. Mientras tanto, intentaremos que las luces del Alminar permanezcan encendidas, hoy por Barcelona.

 

Anuncios

Encuentro en Melilla


              

                      La criminalización de la protesta
En las democracias empieza a surgir un riesgo, y es que las mayoría absolutas, otorgadas por los votos ciudadanos, acaben siendo una nueva forma de autoritarismo totalitarioo, con el que el partido gobernante impone al resto de la sociedad su mentalidad, y su visión del mundo, que por lo general suele ser excluyente. La mayoría absoluta es democrática, pero no el ejercicio autoritario del Poder. Si el Poder no se renueva, y la democracia o las instituciones que lo soportan y controlan no están bien delimitadas, o no son firmes en su papel, todo acaba influido por el poder político, que acaba controlando y desbordando todo.  El reforzamiento y la independencia del Poder Judicial, uno de los pilares fundamentales del Estado, se hace hoy más necesario que nunca, para la defensa de una Democracia amenazada por la corrupción, el nepotismo y el autoritarismo.
También hemos comprobado que las victorias electorales  pueden ser obtenidas de maneras distintas, desde el directo y grosero “pago” a cambio de un voto, a otras más eficaces y menos visibles como las redes clientelares, o la inducción del voto mediante un uso preciso de los medios de comunicación disponibles y previamente subvencionados. El control de la información es total y obsesivo. La libertad de expresión y el derecho a una información objetiva se resienten por todos lados.

                        La marcha Abriendo Fronteras en Melilla

                    El ministro más autoritario de la última etapa democrática, Jorge Fernández Díaz, llegó a Melilla y coincidió con la presencia en nuestras calles de la caravana Abriendo Fronteras. Fue objeto de una protesta simbólica e inmediatamente el Poder reaccionó criminalizando a los manifestantes y solidarizándose con el ex ministro, reprobado por el Parlamento español. Hay un libro muy interesante de David Bondia, Felip Deza y Ana Sánchez, en el que se estudia con múltiples casos, la criminalización de la protesta een todo el Estado, mediante una adecuada campaña de los medios de comunicación afines al nucleo duro del Estado y de la derecha española, paso previo a la instauración y puesta en marcha de la denominada Ley Mordaza. El libro lleva por título Defender a quien defiende, y está editado por Icaria.

             Tras la puesta en marcha de la Ley, es nototio y evidente el descenso del número de protesta en todo el territorio español. Es una restricción más del derecho de manifestación, recogido por la Constitución española. La capacidad de amedrentamiento de un Estado es mucha. Las autoridades melillenses ya han impueto sanciones por matifestaciones y concentraciones no autorizadas. También amenazaron con denunciar a los responsables de la Caravana por unas supuestas pintadas que fueron borradas nada más ser fotografiadas y que nadie vió realizar, mientras que existen cientos de pintadas en la ciudad, que permanecen en los muros durante décadas.

                              Despedida de la Caravana en Melilla

            Una de las cosas que parece haber ofendido más es el hecho de que todos los integrantes de la marcha a Melilla se hayan pagado el viaje, algo que casi ha parecido una provocación, en una ciudad en la que cualquiera que la visita en grupo suele venir con los gastos pagados.

            Abriendo Fronteras ha dejado la ciudad repleta de abundantes y gratificantes imágenes de solidaridad y de compromiso social. Lo más importante de todos es que 5 centenares de hombres y mujeres de todas las edades han venido a conocer la realidad de la ciudad en persona. Una vez regresados a sus lugares de origen, están llenando los medios de comunicación de sus ciudades, y sus páginas en redes sociales, con sus propias impresiones sobre lo visto y acontecido en Melilla. Ha sido una corriente de aire fresco que ha recorrido la ciudad durante tres días.

      Queda la satisfacción de comprobar que hay una extensa amalgama de organizaciones sociales que dedican a la solidaridad y al compromiso social una parte de sus vidas, y que el testigo del inconformismo político sigue pasando de unas generaciones a otras, manteniéndose vivo en amplias capas de la sociedad española, pese a todas las dificultades y trabas, representada especialmente por la Ley Mordaza, cuyo impulsor y alma pater, coincidió con ellos/as en las puertas del Palacio de la Asamblea de Melilla.

      Muchas veces hemos escuchado decir a nuestros gobernantes ante cualquier crítica adversa que: “no era válido criticar desde fuera, que se acercasen a al ciudad y conociesen su realidad”. Les han tomado la palabra y lo han hecho, ahora han visto y han oído, con sus propios ojos y oídos.

 

En torno a las cruces de Mayo


             Siempre se podrá aclarar o conocer algo más de cualquier cuestión o tema. Nunca podemos pretender tener la última palabra en algo. Hace unos días recogimos la denuncia de uno de los participantes en el concurso de las cruces de Mayo de la Viceconsejería de Festejos, y ahora hemos conocido los entresijos de un concurso que en el futuro habrá que vigilar más, si no se quiere acabar con la poca participación ciudadana y popular que todavía queda en pie.

         En el artículo anterior escribíamos esto: “La cruz de mayo del matrimonio de Sebastián y Loli es muy superior en calidad a muchas de las que participan en el concurso colectivo”, aunque eso sí, ellos se presentaban al concurso individual con la cruz instalada en la azotea.

         A raíz de esta opinión, recibí la llamada de la ganadora del concurso, Marisa Escamez Pastrana, para que visitara la suya, y hoy es algo que agradezco, porque me ha permitido saber más de acerca de las cruces de mayo. Además, esto mostraba que la concursante cumplía con la obligación de mantenerla expuesta hasta el día 12, según exigían las normas de participación. Algo que no han cumplido la mitad de los participantes que participaron en el concurso individual, y que procedieron a desmontarlas nada más irse el jurado calificador.

        Las normas dicen que las cruces del apartado individual deben estar dentro de los domicilios, bien en el propio inmueble, caso de Marisa Escamez que la montó en su propio salón, o en el patio o en las azoteas.

        Para aclarar las cosas de modo definitivo debemos decir que la decisión de declarar ganadora a esta cruz  no admite duda, resultando casi la única de las decisiones del jurado,  que aunque  inapelables, está en situación de no ser cuestionada. La cruz de  Marisa Escamez, participante en el concurso desde hace 15 años, está montada sobre tonos azules, y es rica en significados y conceptos. Ha cuidado todos los detalles ornamentales e incluso añade el componente del aroma en el espacio, con ramas de albahaca, romero o incluso un pequeño melocotonero. Todo resulta perfecto y por eso ha recibido de manera justa el galardón.

       Hay que decir también, en honor a la verdad, que preside siempre cualquier escrito del Alminar, que Loli y Sebastián, también participantes habituales,  nunca pusieron en duda en el resultado del concurso y solo llamaron la atención sobre el hecho de que su cruz, también de gran calidad y una de las mejores del concurso, no recibieran premio alguno, ni siquiera el 4º o el 5º, a las que superaban con creces. La cruz de Sebastián y Loli es del tipo cordobés, con el color rojo dominante y con el elemento floral y macetero como complemento.

       Hechas estas dos aclaraciones, debemos decir que estudiadas las bases, y hablado con otros participantes y entendidos, solo hemos detectado incumplimientos de las normas, y margen amplísimo de discrecionalidad para el jurado. No existe un pequeño catálogo de apartados o contenidos mínimos que deba contener una cruz para resultar premiada. Hay poca definición en cuanto a las categorías participantes, como la de asociaciones recreativas, culturales o de cualquier otra índole. Han resultado premiadas entidades religiosas, que no están definidas como categorías participantes. En el apartado individual se debería especificar que solo se admite una cruz inscrita por domicilio y debe velarse por el estricto cumplimiento de la norma que obliga a que estén expuestas hasta el día 12 de mayo.

      Hay cruces concursantes en el apartado individual que han estado expuestas en la calle, en asociaciones de vecinos o incluso en el Mercado Central, lo que supone un incumplimiento de las normas. Hay que preservar la independencia objetiva del jurado, y que sus valoraciones sean lo menos subjetivas posibles, definiendo los elementos a valorar. Una cosa es que el fallo sea inapelable y otra ecuánime. Las bases de la convocatoria hablan de un jurado y al parecer luego hubo dos. No están muy diferencias algunas  relaciones entre organizadores, miembros del jurado y algunos participantes.

     Mención aparte merece el hecho de que los participantes individuales reciban 350€ solo por participar, o 460€ en el caso de las asociaciones. Se trata de fomentar las tradiciones, pero no de regalar el dinero. Debería existir una selección previa antes de la participación en el concurso. Quienes no cumplan las normas establecidas no deberían entrar en la fase de valoración, y obviamente deberían quedar excluidos de la subvención.

De Melilla al mundo


                     Hacia la desconexión aérea

           Un solitario avión despega o aterriza en Melilla cada hora. Las conexiones se reducen y cada vez lo harán más. Las privatización de Binter, compañía pública, en febrero de 2001 por la exigencias europeas, solo a traído una mayor incomunicación, y la práctica imposibilidad de salir de la ciudad a precios razonables. Las enormes subvenciones a Air Nostrum no han servido para casi nada, era una situación de respiración asistida. La otra compañía, Air Europa, se mantiene con voluntad y sin regalías de ningún tipo. Una vez fuera de Melilla, se puede ir a cualquier parte del mundo. El problema es salir o entrar de la ciudad. La gestión del área de Turismo, Transportes, y Comunicaciones ha servido de muy poco, pues ni siquiera ha mantenido la situación de la que partíamos. El cuadro de comunicaciones de Binter en 2000 es harto elocuente. la comparación con la situación actual resulta desoladora. La gestión es muy deficiente, pese a la altisima cantidad de dinero gastado.

           Sin el Estado nada existe, pese que los empresarios insistan en su desaparición. El modelo de explotación privada puro es un mito y un fracaso. El gran empresario solo atiende a su beneficio, solo busca subvenciones constantes, exenciones de impuestos, y la seguridad de una actividad económica subsidiada al Estado, o a un organismo público, pero sin renunciar a su amplio margen de beneficio. Solo el Estado garantiza una existencia digna y eficiente en los sectores básicos y comunes: educación, sanidad, transportes.

            Melilla está al borde de la incomunicación. Con el más exiguo cuadro de vuelos de la última década, se intenta vender a la opinión pública la posibilidad de un ascenso a la ACB. Con esta situación de transporte aéreos eso es un imposible. Salir o entrar en Melilla es una lotería, fuera de ella espera el mundo entero, y a menor precio.

             Los vuelos de próximos a suprimir, los de Granada y Almería han fracasado por el desinterés de la propia compañía, y por la falta de vigilancia de la Administración local. Los horarios disuadían del uso. De una frecuencia diaria de ida y vuelta se pasó a cuatro semanales, luego a tres y finalmente, como los límites, tiende a cero. Pura ineficacia en la gestión. Volvemos al galeón y a la galeaza.

“Los otros” corderos


            Solo una autoridad religiosa de máximo rango, puede determinar que no se sacrifiquen borregos para la fiesta. Eso es lo que hizo en 1996 el Rey de Marruecos Hassan II, que también es Emir Al Muminin o comendador de los creyentes. En aquella ocasión el monarca Alauita tuvo sus razones, ya que la cabaña marroquí estaba diezmada por pasadas epidemias, y no hubiese soportado el sacrificio de 5 millones de borregos. Para llevar a cabo la fiesta del sacrificio de 1996, como explicó el Rey de Marruecos, se hubiesen tenido que importar 1.700.000 borregos de otros países. Hassan II pudo dictar, auxiliado por su consejo religioso, la exención del sacrificio, dada su indudable autoridad religiosa.

                   Melilla carece de una autoridad religiosa que pueda promover la ausencia del sacrificio. En Ceuta, y es obligada la comparación, se han importado 3700 borregos de la península, para la presente Pascua del Aid el Kebir. Ningún musulmán ceutí se plantea no sacrificar un borrego para esta Pascua, la fiesta más importante del calendario musulmán. El ayuno y el sacrificio que supone el mes sagrado del Ramadán para el musulmán, tiene su recompensa sesenta días después con la Fiesta del Cordero, denominación por la que es conocida en el mundo cristiano, las fiestas grande musulmana.

                       Pese a todo, y ahí está la voluntad individual, cualquiera puede decidir no llevar a cabo el sacrificio ritual y sustituirlo por una donación; pero es acción de motu propio, no refrendada por la norma coránica, ni por autoridad religiosa alguna.  La decisión personal, siempre legítima, puede llevar al rechazo del borrego o cordero peninsular, y eso es respetable. Sin embargo, lo que no puede admitirse es que se digan las cosas que se están diciendo sobre los borregos peninsulares, y que se siembre la confusión y la duda sobre unos animales criados en las mejores condiciones posibles, sin base comprobable, y sin fundamento de ningún tipo.  Las objeciones oídas en estos días, recuerdan a un rigorismo no propio de estos tiempos. La comunidad musulmana española, marroquí en su 80%, van a sacrificar y comer los corderos de cada comunidad. La alimentación de animales está completamente controlada por la normativa europea, y ningún animal herbívoro, puede comer piensos con  productos derivados de otros animales. Eso sería en el caso de una alimentación carnívora.

                     Dicho esto, hay que recordar el pésimo comportamiento y los malos modos habituales de los responsables del Gobierno Local, que anunciaron en marzo la prohibición por dos años, de la importación de borregos marroquíes, puenteando a la Delegación del Gobierno, que es la responsable en esa materia. Anunciaron la prohibición como una amenaza, y una vez desatado el incendio, encargan su extinción a la Autoridad Gubernativa, que ya nada a podido hacer por evitar el conflicto.  La responsable del Instituto de las Culturas, Paz Velázquez, no puede seguir un día más en esa cargo, que debería ser ofrecido a un/a diputado/a de Coalición por Melilla, si se quiera restablecer la ya resquebrajada ciudad de las culturas. Sería una buena forma de rebajar la tensión existente. Ofrecer un sacrificio por otro, un quid pro quo.

                                                  En la ganadería Dina

                  Nos faltaban por ver los corderos de la ganadería Dina, la otra que no habíamos visitado. Están alojados en una nave entre las carreteras de Farhana y de Hidúm. Hay 1200, de muy vistoso aspecto y todos traídos desde Teruel, una de las mejores zonas de explotación ovina de España. Los borregos están cargados de lana, y se notaba el calor que están pasando en la Melilla norteafricana. Es cierto que son más caros que los marroquíes, y esta es la única razón a tener en cuenta, pero todo lo que sea dinero, puede tener arreglo o solución. En el tiempo que he estado allí, la venta de corderos era constante, y no ponían objeción alguna a quién no disponía del dinero suficiente.

               Queda solo una semana para la fiesta de la Pascua Grande musulmana. Quien cargue con la responsabilidad de dejar a mil familias sin la posibilidad del sacrifico del Cordero es algo que le pesará en el futuro.  En este punto la responsabilidad puede ser compartida: unos por su falta de tacto y los otros por su exceso de “celo”. Se están utilizando argumentos cuyo alcance es difícil controlar en estos momentos, y que en el futuro pueden pasar una factura no deseada, y de la que no serán responsables quienes entonces gobiernen, aunque perciban sus efectos.

        Lo que está en juego es tener la fiesta en paz, no solo ésta, sino también las próximas.

         Nota:http://elpais.com/diario/1996/04/30/internacional/830815206_850215.html

Русские солдаты в Афганистане


                Русские солдаты в Афганистане

     Для регулярной армии и служащих срочной службы невозможно не выполнить приказ – это верно как для профессиональных военных, так и для рядовых солдат. 25 декабря 1979 советская армия, выполняя приказ своего государства (в лице Политбюро), вошла на территорию Афганистана. Прошло много лет, и оказалось, что мы живем в эпоху, лишенную памяти, когда никого не интересует историческое прошлое. Афганская проблема остается такой же, какой она было сорок лет назад, только теперь “интернациональный долг” получает поддержку ООН и одобрение Запада. Когда в рождество 1979 (имеется в виду католическое рождество – примечание переводчика) советские солдаты ступили на афганскую землю, их целью было “выполнение интернационального долга”, масштаб которого был сопоставим с современными.

     Однако в то время международная политическая ситуация была совершенно иной, и США воспользовались этой акцией, чтобы ослабить политическую и экономическую позицию тогдашнего Советского Союза. За девять лет, что продолжалась русская оккупация, афганские полевые командиры получили более 100.000 миллионов фунтов стерлингов в виде боевой техники, материально-технической поддержки и военной консультационной помощи, тем или иным образом поступающих из США. Русские не ожидали мощного сопротивления, и предполагали, что их присутствие в целях поддержки слабой Народной Республики Афганистан продлится не больше трех лет.

      За девять лет, один месяц и девятнадцать дней советской интервенции на территории Афганистана прошло службу свыше 620.000 военных, по большей части это были солдаты-срочники. По данным американских источников, за эти девять лет 14.453 человек  было убито и более 53.000 получили ранения разной степени тяжести. Афганская ловушка спровоцировала внутренний раскол советского государства, усилила экономический кризис и вызвала социальную напряженность (которую замалчивали контролируемые государством средства массовой информации), что привело к выводу войск в феврале  1989, и генерал Борис Громов стал последним русским военным, ушедшим с афганской земли по мосту дружбы, перекинутому через воды реки Амударья. Он был главнокомандующим советскими войсками в Афганистане.

             Светлана Алексиевич. Премия антисоветской книге?

        Я признаюсь, что мне очень понравилась книга Светланы Алексиевич о ядерной  катастрофе в Чернобыле. Она в очень оригинальном стиле рассказала о том, что там произошло, не скатываясь в антисоветскую историю. Я был рад узнать также, что она написала исследование о российских  солдатах в Афганистане (1979-1989), и ждал появления его перевода. Когда я прочел его, меня постигло глубокое и полное разочарование. Теперь я знаю, что Нобелевской премией, присужденной белорусскому автору, наградили ее антисоветское видение истории. Я было подумал, что Запад, через 25 лет после распада СССР, изменился, но он по-прежнему вознаграждает у  российских авторов инакомыслие и капиталистическое видение истории. Капитализм не простил существования Советского Союза, даже после его исчезновения. Ввод войск в Афганистан привел к бойкоту Соединенными Штатами Олимпийских игр в Москве в 1980.

                 Русские в Афганистане – по версии лауреата Нобелевской премии Светланы Алексиевич

 Светлана пишет очень хорошо, некоторые из ее свидетельств действительно великолепны,  они потрясают, особенно письма  матерей, которые потеряли там своих детей. Однако она вырывает факты из контекста, и все свидетельства,  от первого до последнего, имеют одну цель:, представить советских военных в виде группы преступников, не имеющих идеалов, наглых менял в дуканах (афганские магазины с обменными пунктами), убийц, пьяниц, наркоманов и даже фашистов. По крайней мере она оказалась достаточно честной, чтобы включить в книгу все заявления, которые делали ее собеседники, хотя и путем манипулирования их историями.    Цинковые мальчики (название книги Алексиевич: цинкигробы, в которых возвращались погибшие солдаты), – это не то свидетельство, которое заслужили 14.453 жизней, оставленных в тех долинах советскими парнями, особенно если учесть, что это были солдаты срочной службы, насильственно превращенные в героев.  Любая война – грязное дело, в ней нет ничего романтического. Война – худший из политических инструментов человечества. Ни одна армия не выносит, когда ее “выворачивают наизнанку” и показывают всему миру, каким образом она добивается внутренней сплоченности и как осуществляется командование, на чем базируется военная победа. В этом плане  ее повествование в целом являются тенденциозным и оскорбительным по отношению к российским военным. Она постоянно ссылается на  “правду, которая не может быть открыта”, но ее не существует, никакойза исключением грубой и жестокой правды войны, любой войны..

                Цинковые мальчики: избранные свидетельства:

1- Мы – первая замена тем, кто входил в Афганистан. У нас не было идеи, у нас был приказ.  Приказы не обсуждают, начни обсуждать – это уже не армия.

2- Лучшего друга, он мне братом был, в целлофановом мешке с рейда принес… Отдельно голова, отдельно руки, ноги… Сдернутая кожа, как с кабана…. Другой правды нет.

3- На войне  убивать  —  это просто нажимать на  спусковой крючок.  Остается живым тот, кто выстрелит  первым. Тут вы должны уметь две вещи —  быстро ходить  и метко стрелять. 

4Очень помогали собаки. Часовой заснет, а собака нет. Топтались в окопчике… Уже подрыв в нем был. Я вышел на минутку, и когда возвращался,  спрыгнул сверху – взрыв!  На прикладе автомата носил жгут, этим жгутом меня перевязали. Выше колен… А я уже знал: где жгут накладывают, там потом и отрезают. – Куда ты жгут кладешь? – кричу солдату. – У вас до колена, товарищ старший лейтенант. (рассказ сапера).

5Вспышка…Фонтан света… И все . Дальше проверяю: руки на месте? На месте.  А где ноги? Мои ноги!!! (капитан, пилот вертолета)

6Стреляли из гранатомёта. Я успел развернуть пулемёт, это меня спасло. … Нажимаю, а пулемет молчит, потом смотрю – рука висит, вся обгорела, было чувство, что я пальцем нажимаю, а пальцев нет…

7Там я поняла, что самая ужасная мина – это итальянская, после соприкосновения с которой  от человека остается полведра мяса.

Отсюда возникли легенды, которые мы читаем на западе, что гробы приходили пустыми, или заполненными опием, или норковыми шубами для партийных иерархов. Действительность заключается в том, что  большинство гробов приходило пустыми, потому что в них нечего было класть. Большая часть советских военных становилась жертвами взрывов, и от них почти ничего не оставалось.

Сорок лет спустя в Афганистане ничего не решено – в стране, являющейся крупнейшим производителем опиума в мире, в которой  была выпестована угроза самого радикального исламизма, сегодня распространившаяся по всему Востоку. Ущерб, нанесенный всего за один год во время второй войны в Персидском Заливе в 2003 инфраструктуре Ирака и гражданскому населению, был гораздо больше, чем нанесенный русскими в Афганистане за девять  лет. Единственное, что происходит – что нет никто, кто рассказал бы нам о б этом, потому что средства массовой информации  находятся под таким же жестким контролем,  как в России в советское время. Мы получаем только ту информацию, которую они хотят, как в случае с этой книгой, которая пересекла границы мира благодаря тому, что ее автору была присуждена Нобелевская премия.

  Note: https://elalminardemelilla.com/2016/08/25/los-soldados-rusos-en-afganistan/. All de pictures are from http://www.englishrussia.com

 

Los soldados rusos en Afganistán


    En un ejército regular y de reemplazo, no hay forma de desobedecer una orden, ni por parte de los militares profesionales, ni de los soldados en filas. El 25 de diciembre de 1979, el ejército soviético entraba en territorio afgano, cumpliendo una orden del Estado, del Politburó. Han pasado muchos años y vivimos una época sin memoria, en la que a nadie le importan los antecedentes. El problema afgano sigue tal cual estaba hace 40 años, solo que ahora “la misión internacional”, cuenta con el apoyo de la ONU y con el beneplácito de Occidente. Cuando los soldados soviéticos entraron en suelo afgano, en las navidades de 1979, tenían como objetivo una misión internacionalista, de rango similar a las actuales.

     Sin embargo, la situación política internacional era muy diferente en aquel entonces, y el hecho fue aprovechado por los Estados Unidos para debilitar la situación política y económica de la entonces Unión Soviética. En los nueve años que duró la ocupación rusa, los señores afganos de la guerra, recibieron más de 100.000 millones de libras esterlinas en material militar, en apoyo logístico y en asesoramiento militar, proveniente de una o otra manera, de los estadounidenses. Los rusos no esperaban mucha resistencia y estimaban que su presencia en apoyo de la débil República Popular de Afganistán, no se prolongaría más allá de 3 años.

      En los nueve años, un mes y 19 días de intervención soviética, pasaron por el territorio de Afganistán más de 620.000 efectivos militares, en su mayor parte soldados de reemplazo. En esos 9 años tuvieron 14.453 víctimas mortales, y mas de 53.000 heridos, de diferente consideración, según las fuentes estadounidenses. La trampa afgana provocó el agrietamiento interior del Estado soviético, acentuó el colapso económico, y creó un malestar social (no expresado en los controlados medios de comunicación), que llevó a la retirada del ejército en febrero de 1989, siendo el general Boris Gromov el último militar ruso en abandonar suelo afgano, por el puente de La Amistad, sobre las aguas del río Amu-Daria. Era el comandante en jefe de las fuerzas soviéticas en Afganistán.

             Svetlana Alexievich, ¿Un premio a la narrativa antisoviética?

        Reconozco que me gustó mucho el libro de Svetlana Alexiecich sobre la catástrofe nuclear de Chernobil. Narraba lo sucedido de un modo muy original, sin caer en la historia antisoviética. Me alegró también saber que había escrito un testimonio sobre los soldados rusos en Afganistán (1979-1989), y estaba esperando su traducción. Mi decepción al leerlo ha sido profunda y completa. Ahora sé que el premio nobel concedido a la autora bielorrusa, premia su visión antisoviética de la historia. Llegué a pensar que Occidente, 25 años después de la desaparición de la URSS, había cambiado, pero sigue premiando lo mismo en los autores rusos, la disidencia y la visión capitalista de la historia. El capitalismo no perdona la existencia de la Unión Soviética, ni siquiera después de su desaparición. La intervención en Afagnistán provocó el boicot de los Estados Unidos a los juegos olímpicos de Moscú 80

                 Los rusos en Afganistán, según la Nobel Svetlana Alexiévich

         Svetlana escribe muy bien, algunos de sus testimonios son realmente magníficos, impactantes, especialmente las cartas de las madres que perdieron allí a sus hijos. Sin embargo, no contextualiza los hechos y desde el primer hasta el último testimonio, la dirección es única, presentar a los militares soviéticos como una agrupación de delincuentes, sin ideales, cambistas desaforados en los ducán (tiendas de cambalache de los afganos), borrachos, asesinos, drogados e incluso fascistas. Al menos es lo suficientemente honesta, como para incluir en el libro todas las denuncias que le interpusieron sus interlocutores, por la manipulación de sus relatos. Los muchachos de zinc (ataúdes en los que volvían los soldados fallecidos), no es el testimonio que merecen las 14.453 vidas que se dejaron los soviéticos en aquellos valles, teniendo en cuenta que eran soldados de reemplazo, que se convirtieron en héroes a la fuerza.  Cualquier guerra es sucia, no hay nada de romántico en ella. La guerra es el peor de los instrumentos políticos de la humanidad. Ningún ejército resiste que se le “abran sus tripas”, y se muestre ante el mundo como se consigue la cohesión interna, cómo se ejerce el mando, en qué consite una victoria militar. En eso el testimonio general es  tendencioso y denigratorio para con los militares rusos. Alude constantemente a “una verdad que no puede ser revelada”, pero no la hay, salvo la dura y brutal verdad de la guerra, de cualquier guerra.

                Los muchachos de Zinc, testimonios seleccionados:

1- Nosotros fuimos el primer reemplazo de las tropas que intervinieron en Afganistán.. No obedecíamos a una idea, obedecíamos a una orden, Las órdenes no se discuten, si empiezan las disputas entonces ya no es un ejército.

2- A mi mejor amigo, que era como mi hermano, me lo traje de una incursión metido en bolsas de plástico, la cabeza por uno lado, las piernas y los brazos por otro. Lo habían desollado como a un jabalí. No hay otra verdad.

3- En una guerra, matar es solo apretar el gatillo. Sobrevive el que dispara primero. Aquí debéis hacer dos cosas, andar con rapidez y tener buena puntería.

4- Los perros eran de mucha ayuda. Un guardián puedo dormirse, un perro jamás. Estábamos en una trinchera, ya habíamos hecho explosionar un artefacto. Yo salí un momento y cuando volví a saltar adentro: Bam, una explosión. Yo solía llevar un torniquete en la culta de la ametraladora. Yo ya lo sabía, le grité a soldado: ¿Por dónde estás haciendo el torniquete?. Por debajo de la rodilla camarada teniente. Tte. zapador.

5- Un fogonazo, un chorro de luz y ya está. ¿Los brazos? Sí, los tengo. ¡¡Mis piernas!! , ¿dónde están mis piernas?. Capitán, piloto de helicóptero.

6- Nos disparaban con un lanzagranadas. Tuve tiempo de girar la ametralladora, eso me salvó. Yo apretaba, pero la ametralladora continuaba en silencio; luego me miré: tenía el brazo colgando, quemado.  A mí me parecía que estaba apretando con el dedo, pero no tenía dedos.

7- Aquí comprendí que la mina más terrible es la italiana. A las víctimas de esa explosión las tienen que recoger con un cubo.

       De aquí surgieron las leyendas que leíamos en Occidente, acerca de los ataúdes que volvían vacíos, o llenos de opio, o con visones para los jerarcas del partido. La realidad es que la mayoría de los ataúdes volvían vacíos porque no habían nada con qué llenarlos. La mayor parte de las víctimas soviéticas eran por causa de explosiones y no quedaba casi nada de ellos.

          Después de 40 años nada se ha resuelto en Afganistán, el país mayor productor de opio del mundo, en el que se incubó la amenaza del islamismo más radical, y que hoy está diseminado por todo Oriente. En la 2ª guerra del Golfo, 2003, se causó un daño a las infraestructuras del país y a la población civil, en solo un  año, mucho mayor que el causado por los rusos en Afganistán en 9 años. Lo único que ocurre es que no hay nadie que nos lo cuente, porque los medios de comunicación están tan controlados como en Rusia en el periodo soviético. Solo recibimos la información que ellos quieren, como es el caso de este libro, que ha traspasado las fronteras mundiales, gracias a la concesión del Nobel a su autora.

     Fotos: englishrussia.com