Archivo de la categoría: Reflexiones

25º aniversario del asesinato del juez Falcone


                    La corrupción, al igual que la mafia, acaba pudriéndolo todo. La corrupción no existe sin el dinero: Tampoco existen los corruptos sin los corruptores, muchos vinculados al sector empresarial, y que acaban contaminando al sector público, que es el que está o debería estar al servicio de todos. Vivimos un intento de mitificación de lo privado y del empresario, pero lo que debería fortalecerse es la idea del servicio público. Sin el Estado, solo existe la selva. Sin el Estado, gran parte de la actividad empresarial no existiría. La última y más potente crisis ha sido una crisis empresarial.

              En abril de 2015, un empresario enloquecido por la quiebra, Claudio Giardiello, disparó en la sala judicial de Milán, contra su propio abogado, un testigo y contra el juez Fernando Ciampi. Es la última víctima judicial italiana frente a la actividad fraudulenta.

               Las lecciones de Giovanni Falcone y de su amigo y compañero el juez Paolo Borsellino son inmensas, tantas que siguen vivas a los 25 años de sus asesinatos, casi paralelos. En su libro de conversaciones con la periodista Marcelle Padovani, Falcone cuenta como un día Borsellino entró en su despacho y le pidió la combinación de la caja fuerte, y al preguntarle para qué la necesitaba, Borsellino le dijo: ¿Cómo quieres que la abramos cuando te maten?.

             Giovanni Falcone fue fulminado por una potente explosión en la autovía de Palermo el 23 de mayo de 1992. Desde la misma creación del Alminar en 2011, ese día se dedica solo a su memoria, y ya van transcurridos 6 años. El 23 de mayo no se encontrará en el El Alminar  otro tema que no sea el recuerdo y el homenaje a la “memoria del juez Falcone” y de su compañero Borsellino, abatido por un coche bomba apenas dos meses después, concretamente el 19 de julio.

             Italia es una de las principales economías mundiales y una República fuerte, pero hubo un tiempo en que estuvo a punto de ser rendida por la actividad económica fraudulenta. La obligación de un Estado, y del poder judicial es poner coto y límite a ese tipo de actividad. No es que se la vaya a vencer o hacer desaparecer, pero nunca debe situarse por encima del Estado ni contaminar o infiltrarse en el Poder público y político, lo contaminar la economía oficial. La mafia al igual que la corrupción, opera solo en beneficio de sus propios miembros, de la familia, del grupo. ¿Dónde acaba el Estado, dónde empieza la actividad ilícita? ¿Quién es el corruptor y quién el corrompido?. Son líneas de sombra en donde si no se tienen principios firmes, puede no llegar a saberse en qué lado se está. Como decía Falcone, “son dos sociedades, una enferma y otra sana, que conviven en completa proximidad, en contigüidad. Vive en perfecto equilibrio sobre la miríada de protectores, cómplices, informadores, deudores de todas clases, chantajistas, gentes intimidadas o a las que se ha exigido el pago de un rescate, que viven en todos los recovecos de la sociedad”. Corrupción y mafia se parecen mucho.

       Hay varios errores que no se pueden cometer, uno de ellos es “creer que los mafiosos son monstruos, cuando en realidad son parecidos a nosotros”. Son hombres de honor, con rígidos códigos morales. Tampoco se puede pensar que “el pagar o cobrar una comisión es un acto inocente, pues en realidad significa reconocer a la autoridad mafiosa ” o ilícita.  El error definitivo es creer que estas prácticas se circunscriben a un área geográfica determinada. Los Estados deben defenderse en conjunto, eliminando paraísos fiscales, o áreas bancarias opacas.

     España debe tomarse en serio el problema de la corrupción. Italia estuvo a punto de ser vencida por la mentalidad y actividad mafiosa. Hay una pregunta que hacerse, y es que cómo hombres y mujeres totalmente corruptos, aparentan ser honestas personas de familia, sin contradicciones aparentes, sin ni siquiera conciencia de culpabilidad, o incluso religiosos. la respuesta la ofreció un juez italiano, Roberto Scarpinato: “El dios de los mafiosos es el familismo amoral. El reino de la ética se agota en el interior de la familia (del grupo). Fuera de ese grupo hay una total discrecionalidad ética. El estatuto de ser humano es solo reconocido a los miembros de la tribu”(1).

        Nota: (1) Los curas y la mafia, Isaia Sales. Ediciones Destino.

 

 

 

 

Anuncios

Final de abril en Melilla


 

            Al principio o al fin , abril suele ser ruin. Para todos habrá gusto y opiniones, pero el final del mes ha sido portentoso. Malo en lo climatológico, con un temporal inesperado, que nos ha recordado a los del mes de marzo, o a los clásicos de febrero. Muchas son las imágenes y recuerdos que dejará en todos abril de 2017, pero nada comparable a “la sanjurjada”, y al descubrimiento de un enterramiento mantenido en secreto y que fue desvelado desde El Alminar al mundo. Una primicia periodística, que si a nosotros nos honra,  a ellos les envilece. El vendaval  de Sanjurjo  se ha llevado muchas cosas por delante, por más que ya impere un silencio mortal. Ahora ya es igual que callen, tuvieron la oportunidad de hablar y la rechazaron. Muchas cosas han cambiando

         Para El Alminar ha supuesto el volver a sobrepasar el listón de las 20.000 visitas mensuales y sobre todo,  abrirlo y mostrarlo  al conocimiento del mundo. En solo 5 días cumpliremos el sexto aniversario, tiempo en el que hemos visto caer y cerrar otros medios de comunicación, como El Telegrama o La Luz.

         La realidad es que la línea que separa el éxito, del fracaso; el recuerdo, de la memoria; la vida, de la muerte; o la amistad, de la rivalidad, es tan débil como el destartalado puente de La Alafía. De un estado se pasa a otro en un solo instante. Nada puede preverse. Hoy se está aquí y mañana no. Hoy se goza del favor popular y al día siguiente cualquiera puede sumergirse en el ostracismo. La única consigna es resistir, perseverar.

        En muchas ocasiones hemos insistido y repetido que no creemos en eso de que “el que resiste vence”, pero para tener alguna opción de salir adelante sí es un requisito imprescindible resistir. Nuestra pretensión solo es dejar constancia y testimonio. No buscamos victoria alguna frente a nada, ni nadie. La pretensión del Alminar es solo mantener encendida la lámpara. Mirar hacia el horizonte como esa gaviota que otea tranquila y confiada hacia el Gurugú, igual también que ese gorrión que reposa en su árbol devastado. Quisimos crear un espacio diferente, libre y mantenerlo a través del tiempo y abierto a todas/os. En eso seguimos.

Consideraciones sobre el entierro de Sanjurjo


                           

               El general Sanjurjo, bilaureado, dos veces golpista y dos veces enterrado

     La Comandancia General de Melilla está tan noqueada, que ha tenido que ser la Jefatura  del Estado Mayor del Ejército la que haya salido a desbloquear la situación, y reconocer, solo en parte, un enterramiento  que pretendieron ser mantenido en secreto. Para no dejar demasiado desairada a la Comandancia melillense, han tenido que faltar a la verdad de los hechos, desvelados desde su propio bando (el boletín carlista y tradicionalista Siempre P´alante). Las Fuerzas Armadas, muy a nuestro pesar, siguen siendo incapaces de situarse del lado de la sociedad civil, que es de la que se nutren sus filas, y a la que deben servir en todo momento. Mientras tanto siguen sin reconocer y homenajear a esa otra parte del Ejército, que sí permaneció leal a su Gobierno, nos referimos al Ejército Popular de La República, con militares muy dignos y de gran valía profesional.

        El comunicado del JEME (Jefe del Estado Mayor del Ejército) es un comunicado de mínimos, porque se les ha pillado “cambiando al muerto de sitio”. Si no era un acto secreto, que sí lo era, hubiesen pasado una nota de prensa desde la COMGEMEL (Comandancia General de Melilla) al día siguiente de haberse inhumado los restos mortales de José Sanjurjo, el bilaureado y doble golpista general.

         Dice la nota de prensa que se le entierra en Melilla, en el Panteón de Héroes de Regulares, atendiendo a su condición de Comandante General de la Ciudad. Aquí vuelve a fallar el JEME, porque a muy escasos metros, sin honor ninguno, sin reconocimiento de su rango, ni del motivo de su fallecimiento, se encuentra la destartalada lápida del Comandante General de Melilla por dos veces, doblemente leal, ejemplo de dignidad y valor Manuel Romerales Quintero, al que la Comandancia General de la ciudad, debería haber homenajeado y reconocido los honores debidos hace ya mucho tiempo.

             Al enterrar a Sanjurjo con los honores propios de su rango, las fotografías hoy divulgadas confirman lo escrito por el boletín tradicionalista, mientras que Manuel Romerales Quintero, también Comandante General de la ciudad sigue sin ninguno; se crea un agravio y una ofensa que no alcanzan a comprender, para con los militares que permanecieron leales a su gobierno. Dice también la nota del JEME que se le ha enterrado en el Panteón de Héroes de Regulares, al igual que puede hacerlo cualquier militar de Regulares:o. Por eso preguntamos: ¿Si los familiares de Luis Casado Escudero, capitán de Regulares, lo pidieran le enterrarían en él?.

          Luis Casado Escudero fue capitán de Regulares, único oficial superviviente de la posición de Igueriben en 1921, y ejecutado por los golpistas en julio de 1936. ¿Sería capaz el Ministerio de Defensa de abrir el osario militar y de buscar y de identificar sus restos, así como los del comandante de Aviación Virgilio Leret Ruiz. Cuando hagan estas cosas volveremos a creerles, mientras tanto no.

Media luna de abril


           Las lluvias de abril caben en un barril, dice el refrán, o sea, que se inicia el tiempo seco. Este refrán se completa con el de “en abril, poca lluvia y nubes mil”. Nunca se debe uno fiar de la apariencia del día, porque puede  hacer frío.   No se debe podar en este mes porque “en abril poda solo el ruin”. En Melilla da igual porque la poda es permanente, sin embargo, esta advertencia es recogida por la mayor parte de los refraneros. Algo de verdad debe tener, como casi todos los refranes.

            El carácter del mes es muy incierto y engañoso: “abriles y señores los más traidores”, refrán que concentra toda una teoría de la lucha de clases. El cualquier tiempo y lugar, se debe hacer lo justo y lo que corresponde, ni quedar en evidencia por más, ni por menos , como sentencia el siguiente refrán: “no hagas tantas mercedes que traigas manos por las paredes” . En esto también se abunda mucho en estos consejos populares.

          Abril resulta pues muy incierto, y también es mes de semana santa en el mundo católico romano, lo que equivale a angustias y temores por sus lluvias, que estropean más de una procesión. No suelen ser muy copiosas pero más vale no arriesgarse. La incertidumbre hace a veces más gratas las cosas.

           En abril empiezan a verse las golondrinas y otras aves migratorias, como el cuco: “A tres de abril, el cuclillo ha de venir”. Una espléndida media Luna se levantaba radiante sobre el cielo del atardecer. En la media luna se mostraban nítidos y diáfanos sus cráteres. Cuando la Luna es llena, no pueden apreciarse sus relieves. A veces el contraste es bueno para apreciar los detalles. Ni demasiada luz, ni poca. ¿Son especiales las lunas de abril?. Quizá sí, quién sabe. Es esa mitad perfecta entre luz y sombra lo que la hacía más llamativa. La media luna en la noche no es lo mismo. Sobre fondo negro no resulta tan atractiva. El misterio de la Luna nos acompaña a lo largo de toda la historia humana.

 

En marzo, marzadas


 

              ¿Qué es un marzada?, pues no está definido por la Real Academia, pero por lo leído en el refranero acerca de la climatología del mes de marzo, parece referirse a lo impredecible de su carácter. Cuando hay situaciones de atasco o comprometidas o incomodas, como en un ascensor, se suele hablar del tiempo, que puede resultar un tema interesante si se da con las claves adecuadas. Realmente es un buen tema de conversación y de escritura, aunque sea banal, siempre se aprende algo.

             Hay un acontecimiento anual que se celebra en la ciudad de Zaragoza y es la cincomarzada, que recuerda el intento de asalto carlista a la ciudad el 5 de marzo de 1833, y que acabó  con un rotundo fracaso. A veces ocurre que tras un artículo potente, como el que precede a esta entrada (https://elalminardemelilla.com/2017/03/26/krzysztof ), la mente y la escritura quedan bloqueadas y se necesita dar un giro grande o encontrar una vía de escape.

              Marzo, una vez más, está próximo a su fin y podemos decir que ha resultado tal y cual se espera de él, o sea, cualquier cosa. “En marzo, marzadas, aire frío y granizadas”, “de marzo no te fíes que es traidor, tan pronto frío como calor”. Es verdad que el aire de marzo resulta engañoso, porque los días pueden ser muy soleados, pero el aire frío cortar como un cuchillo.

             En cuanto al espantoso temporal que hemos padecido, también está previsto por el refranero del tiempo: “Viento marzal, buen temporal”. Todo ocurre, pero todo ha sucedido ya. No hay sorpresas pues en ese sentido. Obviamente estamos utilizando el refranero español. Marzo de 2017 ha dejado grandes imágenes y fenómenos climatológicos extraños, brumas y neblinas. Colores rara vez vistos. Contraste amplio entre agua y sol: “aguas marceras son muy hierberas y sol de marzo hiere con mazo”.

      Nota:http://www.refranerocastellano.com/index.html

Krzysztof Charamsa, el inquisidor rebelado


La Primera Piedra de monseñor Charamsa

       Un Inquisidor del Santo Oficio, de la Congregación para la Doctrina de la Fe (el lugar más selecto de la Iglesia) abandona el sacerdocio y la congregación, y publica un libro en donde revela los secretos del “martillo de herejes” de La Iglesia. Esto supone un auténtico regalo del cielo para cualquier investigador de la fe y de la religión.

        Leyendo el libro La Primera Piedra del ex sacerdote, teólogo y ex miembro de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Krzysztof Charamsa; lo primero que hay que decir es que nadie necesita justificar su condición sexual, ni tan siquiera está obligado a manifestarla. En la cuarta línea de su libro se afirma como gay. Es una manera de condicionar la lectura e incluso el juicio, pero él quiere hacerlo así y está en su derecho. No son muchos los sacerdotes y teólogos escogidos para integrar la Congregación de Ratzinger, al que admiraba y en la que deseaba estar.

    En un proceso de exculpación “naif e ingenuo” por emplear sus propias palabras y quizá no necesario, porque la orientación sexual no necesita ser justificada, se tiende a señalar hacia los que le rodean cuando uno cree ser descubierto en algo. Así afirma, con exageración indemostrable, que la mitad de la Curia Romana y del clero católico es homosexual. En el caso de que así fuese, no supondría menoscabo alguno, como tampoco lo es la heterosexualidad o el lesbianismo. Lo único que exige la Iglesia Católica es la obligación del celibato, y tampoco con demasiado celo por lo que cuenta el teólogo de la Doctrina de la Fe, quién escribe que un cardenal curial afirma “ser un padre feliz”. Fue expulsado de la Congregación, pero por presentar a su novio formalmente al Prefecto, algo que también hubiese ocurrido presentando una novia al Papa. Lo que la Santa Iglesia no acepta es la ruptura pública de la obligación del celibato. No es así en la tradición ortodoxa, en la que el sacerdote puede casarse.

     El segundo paso es hacer retraer la condición sexual, homosexual en este caso, hasta los tiempos remotos, como posible justificación, tampoco necesaria. Como él mismo reconoce, la relación sexual entre hombres en el pasado, como Grecia o Persia, no era considerada como homosexualidad. En cualquier caso, Krzysztof Charamsa ofrece dos regalos teológicos. El de la 2ª de Corintios 12, 7; y la alusión de Pablo: “se me dio una espina en mi carne, emisario de Satanás, para que me apuñee”. Es una cita muy oscura de imposible interpretación. Aluda a lo que aluda, no hace desmerecer la obra teológica y fundadora de Saulo de Tarso, pero tampoco le añade un valor posterior.

      La lectura en clave homosexual del episodio narrado por Lucas 7, 1-10, resulta sorprendente, algo que inimaginable, pues se trata de la frase más célebre de la Liturgia Católica: “No soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra tuya bastará para sanarme”. En estos párrafos y en su desarrollo, Charamsa muestra de dónde procede. Están a gran altura. El libro es denso y más allá de las anécdotas, parece enviar mensajes cifrados y también abiertos a la Curia Vaticana. ¿Existe un lobby gay en el Vaticano, como afirmara Ratzinger?, ¿Hay una dictadura hetero y homofóbica, como expone Charamsa? ¿Justifica una afirmación la otra?

      Sin embargo, la fuerza de su testimonio, valiente y honesto, se diluye en una diatriba ingenua contra La Iglesia, a la que lapida. Esto ya lo hizo Martín Lutero en 1517, en sus insuperables 95 Tesis contra Roma. El enfrentamiento de Lutero provocó la reforma protestante y la mayor fractura conocida del mundo católico. Charamsa invita a que el clero homosexual, que calcula en la mitad, abandone el sacerdocio para dejar así las iglesias vacías, lo que forzaría a la aceptación de la condición homosexual en el sacerdocio. Hay una frase, realmente buena, para alguien que ha tenido en sus manos la salvaguarda de la fe, cuando al describir su primera ruptura del celibato con otro sacerdote, dice de él: “Sus prejuicios le impedían disfrutar del momento de su pecado mortal”. Disfrutar del pecado mortal, una antítesis excelsa.

      A estas alturas, si alguien conoce mejor que cualquiera la carnal condición humana, es la propia Iglesia, cuyos ministros han cometido todos los pecados del catálogo. Si alguien no se asusta de nada, es también ella. Sentirse pues engañado resulta una afirmación sorprendente, para quien procede de su parte más exigente y elevada, la de la Doctrina de la Fe. En su sentido más amplio, y también en el más ceñido: la Iglesia no engaña a nadie. En algunas partes su libro destila verdadero odio a La Iglesia.

     La iglesia no necesita quien la defienda, ni quien la ataque. Cinco siglos después, no se puede decir sobre ella una barbaridad superior a cualquiera de las que dijo Lutero.  Escribo esto, porque el ex inquisidor y teólogo sigue refiriéndose a ella como “mi iglesia, mi Dios o mi Jesucristo”. Es tan simple como que no tiene nada que ver la fe, la creencia, o el sentimiento de pertenencia a la iglesia, con la condición sexual y la bondad de la persona. Tan buen sacerdote puede ser un hetero como un gay (uso el término utilizado por Charamsa) incluso como podría serlo una mujer, que son las negadas en la Iglesia de Cristo, salvo en aspectos secundarios. En algún momento del libro alude a la especial sensibilidad para lo espiritual de los homosexuales, aunque luego rebaja la afirmación y afirma no estar de acuerdo con ella.

      ¿Se puede cambiar a la Iglesia? Sería antes necesario hacerlo con la sociedad patriarcal y su ideología machista, que oprime tanto a los hombres, como a las mujeres, pero sobre todo a estas últimas. La sociedad patriarcal no acepta disidencias entre sus filas. La ideología feminista se les escapó y por eso la combaten duramente. Aun así creo que la persecución contra la homosexualidad ha sido más dura en países de tradición protestante (Inglaterra, Alemania o Estados Unidos), como también lo fue la Inquisición en ellos. Calvino y Lutero fueron infinitamente más intolerantes que la Iglesia de Roma.

      Krzysztof Chaamnsa, 12 años en la Doctrina de la Fe, profesor de la Gregoriana de Roma, sacerdote, pide “la ilegalización” de la Congregación a la que perteneció. ¿Puede ser homofóbica una Iglesia que tiene a la mitad de sus integrantes como homosexuales ocultos?, según sus apreciaciones. Hay homófobos, pero sobre todo misóginos, pero no solo en la Iglesia, sino en cualquier lugar. Es el caldo de cultivo del Patriarcado.

    Que la Congregación para la Doctrina de la Fe no debate sobre la prueba indubitable de la resurrección de Cristo, o sobre la aparición del enésimo y definitivo 5º evangelio, es algo que conoce todo el orbe, pero deben tener un trabajo más serio que dictaminar si un médico sursfricano puede masturbarse para una prueba de fertilidad, como escribe monseñor Chraramsa .

       El ex inquisidor resulta a veces demasiado disperso, pretende sacar categorías de las anécdotas, pero posee una formación sólida y apunta muy alto. Su confesión de que las afirmaciones doctrinales del Papa Francisco hacen temblar hasta las vigas del Santo Oficio, dibujan una lucha feroz en el seno de La Iglesia.  Su calificación de Benedicto XVI como feroz homófobo a la vez que se refiere a su pontificado como el más gay de la historia, no se corresponde con la admiración que despertaba en él.  En lo que lleva razón es en que no se puede odiar a nadie por su condición sexual, ni por nada, pero esto lo sabemos hace mucho.

       Nota:http://www.periodistadigital.com/religion/libros/2017/03/26/las-mil-pedradas-del-inquisidor-krzysztof-charamsa-religion-iglesia-libros-homosexualidad-vaticano-doctrina-fe.shtml

Día internacional de la Mujer, 2017


                                   Cansadas, de Nuria Varela

                 “Si eres mujer y puedes votar, si recibes igual salario que un hombre por hacer el mismo trabajo, fuiste a la universidad en vez de dejar los estudios en el bachillerato, si puedes solicitar cualquier empleo, puedes recibir información sobre control de la felicidad, si puedes ser atendida por una médica, abogada, pastora o jueza, practicar un deporte profesional, denunciar a tu jefe si quiere que te acuestes con él, solicitar y recibir préstamos en tu nombre, obtener la custodia de tus hijas e hijos, amamantar a tu hijo en un lugar público, poder escoger ser madre cuando tu quieras, leer  los libros que quieras o tener esperanza de vida hasta los 80 años….agradéceselo a una feminista“.

                  Esta es una de las exposiciones iniciales del libro Cansadas, de Nuria Varela y que presenta como reacción feminista a la nueva misoginia y frente a los micromachismos  con los que se amenazan y pretender hacer retroceder las conquistas sociales de las mujeres. El libro está prologado por Barbijaputa, una escritora feminista oculta tras ese pseudónimo.

                  El príncipe azul destiñe, Salomón no era un sabio, Lolita no es una novela de amor y Don Juan no es un héroe. La sociedad patriarcal ha alimentado, engordado y hecho crecer sus mitos para imponer a lo largo de la historia los modelos que deben seguir los hombre, pero sobre todo las mujeres.

                  Todos conocemos a Juan Ramón Jiménez, Albert Einstein o Rafael Alberti, pero muy pocos podríamos repetir los nombres de sus mujeres, que tuvieron personalidad y campo de acción propias: Zenobia Camprubí, Teresa León o Mileva Maric. Cualquiera podría pensar que la historia del mundo se ha hecho sin las mujeres. La realidad es que no se ha dado noticia de ellas, pese a que la labor de muchas de ellas fue tan trascendental como la de los hombres. Rescatar el nombre de una mujer del olvido es diez veces más difícil que la de un hombre, entre otras cosas porque primero hay que encontrarlas, caso de la profesora y pedagoga Aurelia Gutierrez Blanchard, y su huella en la ciudad de Melilla.

                  Hundir la fama de una mujer es muy fácil, esto lo comprobaron tanto la Infanta Eulalia de Borbón, una de las extraordinarias y olvidadísimas  hijas de Isabel II, como la periodista Ángela Rodicio, vilipendiada por el “insigne académico” y escritor Arturo Pérez Reverte. Ambos estuvieron en la guerra que fragmentó la antigua Yugoslavia, sin embargo uno es académico de La Lengua y la otra no.

                Nuria Varela es escritora, feminista y primera directora del gabinete del Ministerio de La Igualdad, creado y disuelto por el presidente Rodríguez Zapatero. Los Ministerios de La Igualdad surgieron por una recomendación de la cumbre de Beijing en 1995. La reacción del patriarcado contra el nuevo ministerio fue muy violenta, por eso Nuria Varela reprocha a Zapatero su disolución: “No parece muy inteligente pagar el altísimo coste político de poner en marcha el Ministerio de Igualdad para cargárselo antes de terminar la legislatura. Tampoco fue una buena estrategia darle al adversario la pieza que quería, a cambio de nada. Despojado de todo lo que le había hecho diferente, el PSOE sacó un pésimo resultado electoral que le hizo perder  el gobierno”.

                                                     Cansadas

                 “Cansadas de las mentiras, de las medias verdades, y de las mentiras a medias. De la soberbia. De la postergación contínua. Del menosprecio. De que se castigue severamente la apología del terrorismo pero no haya ni una sola condena por apología de la violencia contra las mujeres. Cansadas de leer necrológicas y descubrir a mujeres de las que nunca habíamos ido hablar. Cansadas de rastrear como detectives nuestra propia historia, nuestros logros, de leer entre líneas nuestros éxitos. Cansadas de que cuando algún retazo de nuestra tradición intelectual es utilizado por algún varón sea aplaudido”.

                   Hemos llegado al tiempo en el que hay que defender los derechos y logros obtenidos a lo largo de los siglos. Cometimos el error de pensar que los cambios y progresos no eran reversibles. Resulta descorazonador ver algunas mujres y hombres , supuestamente progresistas colaboran en las nuevas ofensivas del patriarcado. Cuando hay un nuevo caso de denuncia por malos tratos, el varón afectado cuenta enseguida con un corifeo de justificadores, mientras que la mujer tiene que mostrar la solvencia de las acusaciones. Una muesca al derecho de la mujer a la custodia de sus hijos, es la denominada “custodia compartida”, de la que apenas un 5% de los varones se hace cargo, o como se da mayor sonoridad pública al ínfimo 0,1% de denuncias falsas en casos de malos tratos y abusos sexuales, que al 99% que son probados, condenados  y reales.

               Nota:http://barbijaputa.com/

.