Archivo de la categoría: Religión

Feliz Navidad 2018


 

         Poco importa que su origen estuviese en los druidas celtas, o en las divinidades solares de los persas y el Zoroastrismo. La Navidad es un tiempo especial. El solsticio de invierno existe desde siempre e indica el momento en que la luz se renueva, en la que vuelve a iniciar su dominio, y así vez tras vez, año tras año. Toda religión o creencia se asienta sobre algo anterior existente, y así va conformando una cadena que acompaña la evolución humana.

          La Navidad ofrece algo diferente con respecto a todo lo anterior, y también sigue teniendo en común rituales y fechas, con creencias antiguas. De algún modo todo permanece. Nada será igual dentro de mil años, y es del todo imposible pretender vaticinar nada. ¿Qué quedará o qué habrá desaparecido?. Todo eso nos dará igual, porque nosotros vivimos este tiempo, de igual modo que otros, en épocas anteriores, vivieron otro muy distinto, incluso en el mundo de influencia cristiana, que es el que celebra la Navidad. Si pudiésemos confrontarnos con un cristiano del siglo VII, o del XIII, tendríamos pocas cosas en común.

         Que todo viene de algo anterior es evidente. Cuando los judíos le preguntan a Jesús: Aún no tienes 50 años ¿ y has visto a Abraham?. A lo que respondió: “En verdad os digo que antes de que existiera Abraham, yo soy”. El alcance de este respuesta es muy grande, y su impacto también.

                           La Navidad en la comunidad alminarense

       Hemos llegado hasta aquí y esta en la 8ª Navidad que compartimos en comunidad. Como cada año, y desde hace algunos hacemos especial hincapié en ello: Deseamos una Feliz Navidad y un venturoso Año Nuevo, a todas las personas, hombres y mujeres, de buena voluntad, porque también existen voluntades que no son buenas. Todo está mezclado en este mundo y hay que convivir con ello y sortearlo.

        La Navidad es tiempo de renovación, de luz, de esperanza, por eso es especial y lo seguirá siendo. No hay dos iguales. Hay renovación de personas, de acontecimientos, de condición vital. La Navidad lo es tanto para los que están presentes, como para aquellos que ya no, pero que siguen siendo de alguna manera. Ese es el espíritu de la Navidad.

    Habrá quien se dirija a una piedra o un totem, encienda un fuego y alce o una plegaria, o quien no haga nada.  Existe también que ponga sus esperanzas en la aldea Galilea de Belén, o de Nazaret, y se fije en el acontecimiento que transformó la historia en muchos sentidos. Realmente la Navidad conmemora eso, aunque pueda no celebrarse, o para quienes no signifique nada.

        Como imágenes para esta Navidad, no hemos acercado hasta la casa de Sebastián y de Loli en el Barrio de La Libertad o de Calvo Sotelo. Como cada año, organizan su tradicional Belén que comparten con todo el barrio y con quien quiera acercarse hasta allí. También celebran un fiesta con música, villancicos y ambientación navideña, que congrega a 200 personas junto a su casa, junto a la representación del Nacimiento de Jesús, el hijo de María.

 

Anuncios

El Lignum Crucis


 

         La reliquia del Lignum Crucis es la más importante de toda la cristiandad. Su hallazgo se debe a Helena, mujer grande entre las grandes, esposa del emperador romano Constancio Cloro y madre de Constantino, fundador de Constantinopla, en el lugar de la antigua villa griega de Bizancio.

          Nunca sabremos si Constantino se bautizó o no, tras la declaración del cristianismo como religión oficial del Imperio Romano en 313. Lo que sí sabemos es que Flavia Julia Helena, tras una serie de visiones, decidió marchar en peregrinación a Jerusalén, en donde inició una campaña de excavaciones para identificar los lugares de la Pasión de Jesucristo, perdidos tras tres siglos de destrucciones y olvidos. Por este hecho se la considera la fundadora de la arqueología.

              Una nueva visión, ya en la ciudad de Jerusalén, en la que se  le apareció un comerciante de incienso, le indicó el lugar en donde aparecerían las tres cruces del Gólgota, tanto la del propio Jesucristo, como la de los dos ladrones, Dimas y Gestas. Las cruces fueron halladas en una antigua bodega o almacén, enterrado bajo el suelo de la ciudad del siglo IV. Aquí se inicia la leyenda de la reliquia del Lignum Crucis, en el mes de mayo de 327. Por este motivo la Iglesia Ortodoxa conmemora la festividad de Santa Helena el 21 de mayo de cada año, mientras que la Iglesia Católica lo hace el 18 de agosto. En cualquier caso es santa para ambas iglesias.

              Aunque una historia espuria afirma que los trozos y astillas de la Vera Cruz darían para formar un bosque, la realidad es que los auténticos fragmentos y reliquias están muy localizados. La santa cruz encontrada por Helena fue dividida allí mismo. Uno de los fragmentos grandes se quedó en Jerusalén y  el otro fue llevado por la propia emperatriz y acabaría siendo venerado en la futura Constantinopla. De estos fragmentos se sacarían astillas y pequeños pedazos, que serían repartidos por el resto de iglesias.

               En 614 el emperador persa Cosroes II conquistó Jerusalén y se hizo con el fragmento del Lignum Crucis que se encontraba en la ciudad. La reliquia volvió a la ciudad tras la reconquista bizantina y vuelta a desaparecer tras la victoria de Saladino sobre los cruzados tras la batalla de los Cuernos de Hattin en 1187. El otro gran fragmento de la Vera Cruz desapareció tras la caída de Bizancio en 1453. Desde entonces solo quedan pequeños fragmentos, de los cuales el más grande de Europa se encuentra en Santo Toribio de Liébana, y múltiples astillas. Las que hay son las que son.

                                            El Lignum Crucis y El Alminar

                 En Canjayar (Almería), existe una iglesia que posee un relicario conocido como “la cruz del voto”, que contiene al menos 42 reliquias de Tierra Santa, y que apareció por primera vez en 1611, escondida entre los muros del baptisterio. Una de esas reliquias es una astilla del Lignum Crucis. El hallazgo se produjo tras una serie de visiones del entonces capellán Juan Matías de Peralta. Hay un hecho común y es que la reliquia de la Vera Cruz está siempre asociada a visiones.

                El día 1º del año 2011, acudimos a la villa de Canjayar atraídos por la celebración del Año Jubilar en la localidad y conocimos la historia de este relicario y su ángel portador, que se convertiría en la imagen del Alminar de Melilla en mayo, mes de su creación, por eso decimos que: “antes de que existiera el Alminar, ya era”.

                       Ahora, en el año 7º desde la creación del Alminar, podemos compartir la imagen de un relicario Lignum Crucis, cerrando así lo que podemos considerar un ciclo, que se inició en 2011. Ahora y en el tiempo forzoso de detención de la actividad del blog, que se abre a partir de mañana, consideramos que lo mejor que podemos compartir es esta imagen.

                         Nunca estuvimos ni estaremos tan cerca. Gracias a los que nos han permitido estar cerca de él. Normalmente estas reliquias se ven dentro de relicarios como el de La Cruz del voto de Canjayar, y se veneran a distancia. Ahora ya preside al Alminar y a su comunidad.

 

 

Domingo del Resucitado y el Rocío


                            El Domingo de Resurrección en Melilla

          Hay tres cosas que nunca fallan a Melilla, y es la presencia del Sol en el Domingo de Resurrección. La otras es la afluencia de los melillenses a la procesión del encuentro, con El Resucitado y la virgen del Rocío. La tercera y última es la propia presencia del Resucitado, que nunca falla y que lo es para todos y todas.

            Desde el domingo de Ramos hasta el viernes Santo, se conmemoran hechos históricos sucedidos en Palestina en el año 30. La resurrección es algo que pertenece al ámbito de la fe. La procesión del Encuentro, entre Jesús resucitado y la Virgen María, es un hecho cultural que concita la mayor atención de los melillenses, desde siempre, desde que hay recuerdos históricos. Con la resurrección de la propia semana santa de Melilla en 1984, se produjo el gran milagro de la fe en nuestra ciudad. Que todo esto perviva, pese a las muy duras adversidades, también lo es.

           Lo más saludable, la gran imagen de renovación que ofrece la Semana Santa de nuestra ciudad, es la gran presencia de mujeres en las procesiones, entre los varales, portando los tronos, llevando los ornamentos, los cirios pascuales, como nazarenas. Están empezando desde abajo, en las labores más duras. Algunas de ellas las hemos visto en días distintos, porque no hay tanta gente como para poder hacer turnos, pero aguantan los traslados, el elevado número de horas de tránsito procesional. Aportan las imágenes mas representativas de las “semana de las imágenes”. Sea cual sea el futuro de la semana santa melillense, una cosa es segura, estarán las mujeres, como junto al propio Jesucristo. Un hecho también es históricamente cierto, ellas fueron las testigos de la Resurrección, o lo que es lo mismo, el Resucitado, se mostró primero ante ellas.

                                          Domingo de Resurrección

         Resurrección en un nombre en que el la fuerza de las erres se dejan notar. La doble erre de del Resucitado  y del Rocío, y también de Roberto Rojo, Vicario episcopal de la ciudad, cuya figura ha emergido y consolidado en estos dos últimos años. Ha encontrado un gran apoyo en Gregorio Castillo, Presidente de la Agrupación de Cofradías. Entre ambos han compuesto una muy digna semana santa de 2018, con grandes cambios en los recorridos y también en algunas formas, que apuntan en la dirección del futuro, la que garantizará la supervivencia. El Vicario episcopal Roberto Rojo vivirá el próximo mes de mayo el centenario de la consagración de la iglesia del Sagrado Corazón, el templo mayor de la ciudad, con lo que su nombre quedará unido al de tan especial efeméride.

      Lo que le falta a la semana santa de Melilla, es la adquisición de un solar en el centro de la ciudad, para la edificación de una sede permanente de la Agrupación de Cofradías y de sus tronos, así como la creación de un Centro de Estudios Cofrades. Hay mucho dinero en manos de creyentes cristianos, que deberían hacer una aportación significativa para el futuro de la “semana mayor” de los cristianos. La advertencia ya fue hecha: “más fácil es que un buey pase por el ojo de la aguja, que un rico entre en el Reino de los Cielos”.

 

 

 

Feliz Navidad 2017


              Un año más, ya son 7 desde el inicio del Alminar, llegamos a las fiestas navideñas. El solsticio de invierno marca el día más corto del año, pero a partir de ese momento, la luz empieza a ampliar su tiempo. El zoroastrismo, cultos solares persas, fue adoptado por el mundo romano, en el que Mitra llegó a tener una gran implantación. Nada desaparece, todo evoluciona y por eso el cristianismo se superpuso sobre muchos de los cultos y ritos paganos, que también eran una religión o forma de culto. Jesús, el hijo de María, nació un 24 de diciembre, en el periodo del solsticio de invierno. Su nacimiento significa el regreso de la luz al mundo. La luz al exterior y al interior.

                   La Navidad es el tiempo de los buenos deseos e intenciones, de la paz, del reecuentro familiar, con uno mismo, con los proyectos abandonados o incumplidos. Siempre hay tiempo para reconducir una vida, para regresar al camino abandonado. La luz vuelve a dar una oportunidad al Mundo. Siempre la habrá. No hay paz en la mayor parte del mundo, el espíritu de la Navidad no preside el espíritu de todas/os, pero hay que intentar extenderlo, un año tras otro. La luz alumbra para todos.

                      Desde El Alminar de Melilla, un año más deseamos Paz y Felicidad a todas las mujeres y hombres de buena voluntad. El Vicario de Melilla, Roberto Rojo ha dirigido una pequeña alocución a los melillenses, tras el tradicional encendido de la luz de Belén. El sentimiento de paz y de amor al prójimo es algo que también tiene que cuidarse y fomentarse, desde el entorno familiar y luego extenderse a todos/as.

 

 

La jubilación forzosa de monseñor Buxarrais


                Monseñor Buxarrais sufre una accidente vascular

        Monseñor Ramón Buxarrais Ventura, obispo emérito de Málaga, párroco del Centro Asistencial de Melilla desde 1991, ha sufrido un pequeño accidente vascular esta madrugada y ha sido ingresado en el Hospital Comarcal a las 08h del día 13 de septiembre. Se sintió mal y llamó a los conserjes del Centro, que a su vez llamaron a los servicios médicos. En principio su estado no reviste gravedad, es solo un pequeño contratiempo físico, pero a su edad toda precaución es poca.

         Monseñor Buxarrais o el Padre Ramón como es conocido entre los residentes y trabajadores de la Gota de Leche, inicia su jornada laboral antes de que las luces del alba perfilen el horizonte. Hasta la marcha de las Hijas de la Caridad en 2011, celebraba su primera misa a las 6h 30. Luego retrasó un poco la hora, pero nunca más tarde de las 7 de la mañana. Dedicando las primeras horas del día a la oración y  a la meditación.

           Él solo es media iglesia en Melilla, el único que ofrece una misa matinal en días laborables a las 10 de la mañana. La hizo abierta al público, desde que las monjas abandonaron el Centro Asistencial. Tanto la parroquia Castrense como la Arciprestal han eliminado esta misa matinal de su horario a partir del terremoto de 2016. A lo largo de estos casi dos años, su pequeña capilla se llena todos los días, y rebosa en los fines de semana. En su ámbito, el de la Santa Iglesia, predica con el ejemplo desde hace mucho tiempo.

         En esa primer etapa, entre 2011 y 2015, la media de asistencia a su oficio matutino no excedía de las tres personas, siempre ancianas residentes del Centro Asistencial. En alguna ocasión ha celebrado misa para una de ellas, pero nunca estuvo completamente solo.

                      Protocolo frente a un obispo

          Desde que abandonara la mitra episcopal en 1991, monseñor Buxarrais ha representado un caso único en la Iglesia. No es usual que un sacerdote siga ejerciendo su ministerio con 87 años. Ni siquiera el Papa de Roma fue capaz de doblegarle cuando comunicó su decisión, y desde hace más de 10 años, el obispo de Málaga Jesús Catalá le tiene ofrecida la residencia del Buen Samaritano, para sacerdotes de avanzada edad. Ofrecimiento que siempre ha rechazado.

              En su primer testamento, dejó escrita su voluntad de ser incinerado, cuando los obispos deben ser enterrados en catedrales, en conventos o en espacios sagrados. Además añadió que sus cenizas debían ser aventadas sobre el Mediterráneo, para no convertirse en sujeto de veneración. Un normativa de la Congregación para la Doctrina de la Fe, emitida en noviembre de 2016, indicó que esta práctica no era cristiana, la de aventar cenizas, lo que le hizo modificar su testamento, en extremos no conocidos.

             Hace algunos años me comentó, que si en algún momento se viese impedido e incapaz de valerse por sí mismo, sí había autorizado al obispo de la Diócesis para trasladarle al mencionado centro de retiro para sacerdotes. Sería el único caso en el que aceptaría salir de Melilla.

               Lo que sí parece claro es que no volverá a oficiar misa diaria. Le espera solo reposo, a su pesar. Los fieles que se congregan cada mañana en su capilla, expresan su temor de que no puedan acudir a misas matinales, ya que ninguna otra parroquia las celebra.

 

Melilla, Corpus Christi 2017


 

                                     Bula Transiturus de hoc mundo

   El Papa Urbano IV publicó el 11 de agosto de 1264 la Bula Transiturus de Hoc Mundo, con la que se instituía la solemne festividad del Corpus Christi, en respuesta a las diversas herejías que negaban la presencia real de Cristo en la Eucaristía. Esta parte central de la Misa se produce tras la consagración del pan y el vino por parte del sacerdote, y mediante la “transustanciación” se transforma en el “cuerpo y la sangre de Jesucristo.

     No es solo rememorar su ofrenda: “Haced esto en conmemoración mía”, ni una presencia intelectual o espiritual, es real y física. Esta afirmación doctrinal sobre la liturgia, dio paso a herejías de todo tipo, como la de Berengario de Tours, que negaba que se produjese semejante cosa tras la consagración. Berengario fue un grandísimo hereje, pero tras sostener diversas discusiones con obispos y enviados del Papa, y sobre todo con la amenaza de las llamas de la purificación, sus ardores místicos se atenuaron y acabó asumiendo la doctrina de la Santa Iglesia con todos sus puntos y comas, es más, consiguió que otro Papa, Gregorio VII, firmara una declaración en la que daba cuenta de que la retractación sobre sus pasadas herejías había sido completa, por lo que nadie más podía llamarlo hereje. Eso sí, firmó una retractación completa.

     Sin embargo, por la puerta que abriera Berengario en el siglo XI, pasaron otras herejías, que le dieron abundantes problemas a la Iglesia de Roma. Iluminados, impíos, cátaros, monofisitas, maniqueos, nestorianos, arrianos, Celso el mayor hereje de la historia antes de Lutero, y otros cientos de movimientos heréticos en una interminable lista, negaron todo lo posible y también formularon sus propias creencias, algunas totalmente descabelladas. El desorden era tal, que hubo que imponer las cosas a fuerza de dogma.  Sin embargo, pese a todo, las herejías también transforman.

          Discrepancia y disidencia no son la misma cosa. La mayor parte de los movimientos heréticos acabaron sus días en abierta disidencia con el Papado, y no tanto sus doctrinas, algunos de cuyos postulados sirvieron para evoluciones posteriores.

           Los análisis y reflexiones doctrinales de Berengario son muy profundos, los de Lutero también. La Iglesia también se ha transformado y evolucionado con la acción de las herejías, o los movimientos disidentes. El más conocido de la actualidad es el de la hermandad Sacerdotal de San Pío X, del obispo rebelde Marcel Lefebvre, cuyo movimiento está aceptado con “comillas” por el Vaticano.

                                                  Corpus Christi

        La festividad del Corpus se instituyó en 1264, como una manera de sacar el Cuerpo de Cristo a las calles, forma última de la creencia cristiana. Todo lo demás son ornamentos y representaciones artísticas. La Sagrada Forma concentra el cuerpo de la creencia. Sin ella no hay nada. La visión y la forma de la Custodia del Corpus Christi se originan con las visiones de una monja hospitalaria de Lieja en 1208,  Santa Juliana de  Cornillón, cuyas visiones y textos forjaron la cimentación para la institución de la fiesta de solemnidad litúrgica del Corpus. Es una figura poco conocida, que apenas se menciona, rescatada de ese parcial olvido por Benedicto XVI, el Papa santo, en noviembre de 2010.

        La tarde del 18 de junio era calurosa, sin embargo los colores de la puesta de Sol bañaron las calles del mismo oro que la Custodia melillense del Corpus, en la que puede leerse: Recogida de limosnas por Fray Felipe de Coín, Capuchino 07/01/1932. Hay ciudades en las que es muy meritorio que la procesión del Corpus siga existiendo, uno de ellos es Melilla. Hay que ir a ver la procesión y acompañar la Custodia, todo el tiempo, solo al principio, en medio o al final, eso da igual, lo que importa es que no camine sola.

La soberana destitución


Angelo Becciu, nuevo delegado Papal en la Soberana Orden de Malta

              El Estado del Vaticano se organiza como una monarquía absoluta, cuyo Jefe de Estado es el Sumo Pontífice o Santo Padre para los creyentes, acólitos, seguidores y el resto del mundo. Esto quiere decir que la verdad evangélica no está reñida con el ejercicio del Poder.

           Freire Matthew Festing , Gran Maestre de la Soberana Orden de Malta, heredera de los Caballeros Hospitalarios de San Juan de Jerusalén, dimitía el pasado 28 de enero tras un breve enfrentamiento o desacuerdo con el romano pontífice Francisco I.

           Sin embargo, esto es solo especulación porque en realidad se sabe muy poco de lo sucedido. El sutil lenguaje de la alta diplomacia de La iglesia tampoco permite averiguar mucho. La orden de Malta agradece a su destituido Gran Maestre “su generosa respuesta a la petición de dimisión formulada por el Papa Francisco y el Cardenal secretario de Estado Pietro Parolin.

           En la carta de la Orden de Malta, el lugarteniente Ludwig Hoffmann sí alude a un periodo clave de “seis semanas”, en el que debieron desatarse fortísimos vendavales que le forzaron a dar marcha atrás en su decisión de destituir al también freire de la Orden Albrecht Boeselager, y “retirar las injustas acusaciones que se hicieron contra él”.

           La clave parece esta en esta escueta frase: “Nunca dejaremos de ser leales al Santo Padre”. O sea, que sí ha habido “desobediencias de hecho o de pensamiento”, y el Papa Francisco, en uso de sus poderes terrenales, ha impuesto la obediencia y exigido la lealtad, pidiendo la renuncia al que en algún momento dudó y destituyó a un hombre leal al Papa, freire Albrecht, que ha sido repuesto en su cargo.

           La exhortación apostólica Amoris Laetitia, de la que escribimos la semana pasada, debe ser aplicada “ad litteram”, al pie de la letra, sin grado de discusión, duda o desavenencia posible. Si el Santo padre, que por definición no puede estar errado, ni ser hereje, como pretenden los grupos de conservadores ultracatólicos; decide que bajo el discernimiento del párroco, o del obispo, o de quien corresponda, los divorciados, y los casados de nuevo, pueden recibir el sacramento de la comunión, no queda más opción que administrárselo. El papa Francisco no quiere dejar a nadie fuera del amparo de La Iglesia. Eso sí, tampoco “Amoris Laetitia” es el festín del pecado, ni “Misericordia et Misera” supone la gran perdonanza, como pretenden hacer ver sus críticos.

         Solo hay una gradualidad en la aplicación de La Ley, que no varía en absoluto. La Iglesia sigue exigiendo obediencia a su magisterio, se sea quien se sea dentro de ella.  Freire Albrecht Boeselager, repuesto en su cargo por la acción directa del Papa, apunta a la cabeza del Cardenal Burke, el firmante de “la Dubia” o duda sobre la exhortación papal, como el causante de la caída del Gran Maestre: “Creo que no podemos prever lo que le sucederá al Cardenal Burke en el futuro y no haremos comentarios sobre ese tema. Sigue siendo una decisión que corresponde al Santo Padre”.

      Raymond Leo Burke es un cardenal estadounidense nacido en 1948, muy afamado por sus altos cargos en la Curia y conocido por sus posiciones ultraconservadoras. Resulta significativo ver como desde América del Norte y del Sur e incluso de Italia, están surgiendo los movimientos más contrarios al papado de Francisco, del que se llega a decir que está confundido por ”il fumo di Satana”, el humo de Satanás.  Las llamas de la destitución se llevarán antes a Leo Burke.

          Hoy por hoy los teólogos católicos alemanes son los más sólidos, y cuyo desarrollo teológico sintoniza más con la interpretación de la doctrina del papado. Juan Pablo II se apoyó en el eminente teólogo alemán Joseph Ratzinger, luego Benedicto XVI, y su sucesor Francisco I se apoya ahora en el cardenal alemán Gerhard Ludwig Müller, como prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Es él quien ha respondido a la “Dubia” de Burke: “El magisterio del Papa es interpretado sólo por él mismo o a través de la Congregación para la Doctrina de la Fe. El Papa interpreta a los obispos, no son los obispos los que deben interpretar al Papa, esto constituiría un derrocamiento de la estructura de la Iglesia Católica. A todos ellos que hablan demasiado, les recomiendo estudiar primero la doctrina [de los concilios] sobre el papado y sobre el episcopado”.

           Pregare per me (rezad por mí), dice Franciso I cada vez que tiene ocasión.