Archivo de la categoría: Otras noticias

Amianto en el Gabriel de Morales


           El amianto no es un material inocente, es letal, un agente cancerígeno del tipo 1, el más alto posible. El 15% de los casos de cánceres o de asbestosis por contaminación por amianto son de origen ambiental, o sea, provocados por su degradación o rotura. Su descomposición provoca que millones de fibrillas de amianto se esparzan por el medio ambiente. En España el amianto se comercializa, usa y distribuye con el nombre de uralita, que está presente en canalizaciones y conducciones de agua, en tejados de edificios y de aparcamientos, y en los bajantes y desagües de los edificios.

          Desde siempre, desde el principio, se supo que este mineral era perjudicial para quienes entraban en contacto con él, y eso quiere decir que su peligrosidad ya se detectó en 1889. Un reciente libro ha vuelto a recuperar toda la información sobre este peligroso agente que nos rodea de múltiples maneras, las principales en el sector de la construcción. El libro se titula Amianto, una epidemia oculta e impune. El libro está prologado por la periodista Soledad Gallego-Díaz.

           En España, casi todo el amianto instalado en edificios, en vías públicas, bajo el suelo de las ciudades, en colegios, en cuarteles, en pabellones deportivos, se llevó a cabo por la empresa Uralita, de la familia March, viejos conocidos de la etapa del Protectorado de España en Marruecos. A lo largo de 50 años, entre 1943 y 1993, la empresa de la familia March distribuyó casi el 80% de toda la uralita instalada en el Estado español. Pese a conocerse su letalidad, fue producido en el mundo entero en cantidades difícilmente imaginables. La inmensa masa de beneficios recayó sobre apenas unas pocas familias, como la Schmidheiny de Suiza. Pese a su riesgo, solo fue prohibido en España en el año 2002. Los afectados por el amianto, que son el 80% de los trabajadores directamente relacionados con este material, ven muy difícil el reconocimiento de la enfermedad como causa profesional y el reconocimiento de indemnizaciones. Las muertes producidas por el mesotelioma, o cáncer de amiento se sitúan en torno a 1.300.000 personas hasta el año 2000.

                       La letal peligrosidad del Amianto

          La producción industrial del amianto fue juzgada en Italia como un caso de homicidio voluntario y se intentó calificar como “genocidio” de tipo industrial. En Suiza se denominó al amianto como Ethernity, es la vanidad propia de los poderosos que se sienten impunes.

         La uralita, el amianto en España, tiene un período de vida útil, tras el cual se degrada y resulta peligrosa. Su descomposición puede provocar la pérdida de fibrillas en el ambiente. Su inhalación provoca enfermedades graves. El otro riesgo es la rotura, que al producirse provoca miles de partículas invisibles, inodoras e indetectables, que son letales.

       La situación en el cuartel Gabriel de Morales de Melilla es muy grave. Como puede apreciarse en las fotografías, queda una nave con el techo de uralita roto y fragmentado, en acceso completamente libre. A la vista de las fotografías surge otra duda, peor aún que esta evidencia y es la del resto de las dependencias sin techo. ¿Estaban también compuestos de uralita; qué se hizo con todo ese material?.

       La uralita debe ser retirada por empresas especializadas, con trabajadores totalmente protegidos y almacenadas  en depósitos, sin posibilidad de tratamiento alguno. Paco Puche, el autor del libro Amianto, identifica otro peligro no valorado aún, el que gran parte de esa uralita se haya retirado de modo clandestino, llevada a escombreras y triturada allí para ser reutilizada como material de relleno. Esta fragmentación devuelve las fibrillas de amianto al medio ambiente, con la posibilidad de ser ingerida o inhalada por las personas.

      La situación del cuartel Gabriel de Morales es muy grave. Lleva una década abandonado. La uralita existente está degradada y rota. Ya no es posible esconder la realidad de la amenaza.

 

Anuncios

Amianto, el mal invisible


                    ¿Amianto en la plaza de toros de Melilla?

              El amianto es un agente cancerígeno de primer orden, y en España constituye un legado invisible del desarrollismo urbanístico  franquista. Se acaba de publicar un libro titulado Amianto, una epidemia oculta e impune, de Paco Puche y editado en La Catarata. No es solo un problema que afecte a España, como todo, nuestro país fue solo uno más de la inundación de este material venenoso, fabricado y distribuido por el capitalismo criminal.

             El amianto da consistencia a más de 3000 compuestos distintos, uno de los más conocidos o habituales es la uralita, presente en casi todas las edificaciones del franquismo, que coincidió en el tiempo con la expansión de este material. Edificios y urbanizaciones, granjas, cuarteles, colegios y así hasta un catálogo interminable de obras, componen el mapa de esta “epidemia”, como la califica el autor del libro. Uno de los problemas es que ahora nadie se responsabiliza de su instalación.

            En Melilla ya se ha descubierto en varios lugares, uno de ellos el antigua cuartel Gabriel de Morales, el centro de Salud de Polavieja, y parece ser, porque no hay nada confirmado, en la techumbre de la plaza de toros de Melilla. No hay confirmación oficial y toda la información está obtenida de fuentes solventes aunque oficiosas.

            El terremoto de enero de 2016 dejó en muy mal estado a la plaza de toros de la ciudad, construida en la década de 1940. Las tejas, que se distribuyen en dos niveles, están en mal estado desde 2011, cuando fueron fotografiadas pro primera vez en El Alminar, pero al parecer, al proceder a su desmontado para la posterior reparación, apareció la uralita, y las sospechas sobre su posible composición, el temible amianto.

            Con el mayor sigilo, se está desmontando por completo toda la cubierta de la plaza de toros, para proceder a la completa retirada de la uralita, sospechosa de estar compuesta de amiento, un material muy resistente al calor, muy barato, y también muy nocivo.

     Nota:https://elalminardemelilla.com/2013/10/07/el-caso-del-coso-taurino/

Volverán portadas victoriosas


 

          Los años de miseria en la portada de la Feria de Melilla parece que tocan a su fin. Una misteriosa obra en la explanada de San Lorenzo, lugar de ubicación del recinto de las ferias patronales parece albergar un secreto no divulgado hasta ahora.

              Estamos tan acostumbrados al “estado de obras” que parece que el hecho de que se abran una enormes zanjas en la Explanada multifuncional de San Lorenzo es algo lógico y que no despierta el mayor interés. Sin embargo, hay una herramienta humana o de la inteligencia que es la curiosidad. Por ello, cuando en Melilla se ve una obra en la calle o en un edificio, enseguida se pregunta. ¿Aquí qué se va a hacer?. La curiosidad se une al estado de sospecha. Hay algo que lleva al ciudadano a no fiarse de nada que se esté haciendo en las calles de su ciudad. Los vigilantes voluntarios de obras constituyen un verdadero ejército voluntario y sin ánimo de lucro. Nadie puede esperarse a que los medios de comunicación informe qué va a pasar. La anticipación también es necesaria para la supervivencia.

              En la entrada sur de la explanada de San Lorenzo, la que limita con el río de Oro, se están abriendo cuatro grandes zanjas, de más de 2 metros de profundidad, en las que se encofrarán los enormes pilotes que constituirán  la cimentación que soportarán la estructura de la nueva portada de la Feria, que podría alcanzar los 26 metros de altura, según la información recabada. Con esta obra, se pretende recuperar el esplendor en las portadas de la época dorada del Parque Hernández.

             Las obras van a buen ritmo, se supone que para que esté disponible para la feria del presente año 2017, aunque no hay ninguna comunicación al respecto. Nadie quiere avanzar nada para que constituya una sorpresa, o bien para que en el caso de que no esté disponible, no constituya una decepción.

Fernández Díaz increpado en Melilla


                            La caravana que despierta  conciencias

          La caravana de Abriendo Fronteras, compuesta por más de 200 organizaciones de todo el Estado,  tenía programada su estancia en la ciudad desde hacía meses. El ex ministro del Interior Jorge Fernández Díaz comunicó su presencia en Melilla hace apenas unos pocos días. Ha sido una coincidencia.

           El ex ministro del Interior pertenecía a la línea dura del Estado, y recordó mucho a los ministros del Interior de la época de La Transición, como Martín Villa o Juan José Rosón, que buscaban intimidar desde su sola aparición ante los medios.

            Los 4 años de Fernández Díaz en Interior fueron duros, marcados por los problemas en las vallas fronterizas de Melilla y Ceuta, y sobre todo por el terrible suceso del Tarajal, punto de la costa ceutí en donde murieron 15 inmigrantes ahogados porque la Guardia Civil, siguiendo órdenes de Interior, impidió con disparos de pelotas de goma su acceso a la línea de tierra.

            Los años de Fernández Díaz fueron los de mayor números de avalanchas y saltos a la valla en las dos ciudades españolas de la costa norteafricana, con escenas dantescas, muertos y heridos, tanto en el lado de los inmigrantes como en el de las Fuerzas de Seguridad del Estado. La línea dura de Interior debía cumplirse sin la menor objeción posible. Fueron también los años del regreso de la “sirga”, alambre de espino altamente punzante. Fernández Díaz es el impulsor de la llamada Ley Mordaza, que supuso un retroceso en la libertad de Expresión y en el del derecho de Manifestación.

          Desde que fue nombrado Ministro, Fernández Díaz acude cada mes de julio a la ciudad, para internarse en Marruecos y rendir homenaje a su abuelo, desaparecido en la derrota de Annual en 1921.

           Su presencia coincidió con los activistas de Abriendo Fronteras, que le recordaron su responsabilidad ministerial en los sucesos de la frontera, sobre todo el incidente del Tarajal, del 6 de febrero de 2014. Le increparon durante varios minutos. No se pudo hacer más, porque el despliegue policial era muy notorio. Desde que están los activistas de Abriendo Fronteras, el helicóptero de las Fuerzas de Seguridad no ha dejado de sobrevolar.

                              La conferencia que nadie organizó

              ¿Quién organizó la conferencia de un ex ministro reprobado por el Parlamento español?. Nada puede decirse porque la información emitida y publicada nada dice al respecto. Solo en Europa Press se avanza el dato de que Fernández Díaz fue invitado por la Comandancia General. Se supone que la Ciudad Autónoma colaboró cediendo el salón dorado del Palacio de la Asamblea. La Asociación de Estudios Melillenses, presidida por el coronel en la reserva Benito Gallardo convocó a la misma a través de su cuenta Twitter. Todo se inscribía en el marco del actos para conmemorar el aniversario del patrón del Arma de Caballería, el apóstol Santiago. Las visitas de ex ministros tienen carácter de Estado varios años después de abandonar el cargo, por lo que ninguna organización  se hace cargo de los gastos de desplazamiento. Nunca hubo una información clara sobre a quién atribuir la paternidad de la visita del ministro de las concertinas y de la Ley Mordaza, y ahora parece que hay interés en que no siga teniendo una atribución clara.

Edificios protegidos de Melilla


                   Derribos de edificios históricos en el Real

             Existe un catálogo de edificios protegidos y de bienes de interés cultural de la ciudad de Melilla. Al menos dos de esos edificios ya han sido derribados, y el tercero da claras muestras de que va a ser demolido de manera casi inminente. Sus fichas están en el catalogo del Plan General de Melilla *, editado en el año 2012. No es pues un documento obsoleto ni fuera de lugar y tiempo. Existe una Comisión de Patrimonio de Melilla, de la que ya tenemos más que serías dudas sobre su eficacia. Para que todo quede meridianamente claro, ofrecemos el enlace digital al catálogo (aconsejamos descargarlo lo más rápido posible, antes de que desaparezca o se corrompa el acceso). Dimos con esta prueba hace muy poco, y está claro que en Melilla la política dominante es la de mirar hacia otro lado.

            El edificio de la calle Coronel Cebollinos nº 3, con ficha nº BR-10, cayó el 22 de septiembre de 2016. El más grave de los derribos, casi siempre en el especulativo barrio del Real sucedió en diciembre de 2013, cuando se derribó un edificio de Enrique Nieto en la calle Infanta Cristina nº 39, con ficha BR-17. Cayeron de modo inmisericorde sin que nadie se diese cuenta de que estaban y eran edificios catalogados. Ahora disponemos del documento, que también tiene clasificado como edificio protegido de la calle Jiménez e Iglesias nº 36 y con fachada a la calle León nº 10, con la ficha BR-11.

              Desde la mitad del mes de julio, se está viendo el proceso de desmontado del cableado de la fachada, la retirada de elementos interiores, como maderas o estructuras metálicas, y el cierre de las conducciones de agua. Lleva cerrado más de tres años y estaba siendo utilizado como almacén de materiales de obra. Tiene una finca contigua en solar.

          Tanto los edificios derribados, como el actual que parece ya haber “entrado en capilla”, estaban protegidos como tales según el mencionado catálogo, y además tenía elementos de protección específicos que debían protegerse. No sirvió ni lo uno ni lo otro. La especulación impera en toda la ciudad. La lista de edificios a derribar es inmensa. Cada semana es demolido algún edificio en alguna parte de la ciudad.

    Nota:http://www.melilla.es/PGOU/files/AINICIAL/MEMORIAS/CATALOGO/MEMORIA%20CATALOGO.pdf

Abriendo fronteras, abriendo Melilla


           La Caravana de Abriendo Fronteras ha llegado esta mañana a Melilla con la beligerancia moderada de las autoridades, el recelo de gran parte de la población, y la cobertura mínima de los medios de comunicación bajo la férrea mano de la censura. Sin embargo resulta una gran iniciativa apoyada por muchos colectivos de la ciudad. Es necesario que Melilla se abra al mundo, y que el mundo conozca y llegue hasta Melilla. El contacto siempre es positivo.

           Hay que conocer la ciudad y sus fronteras, la denominada frontera sur europea, a la que Melilla se han enfrentado en soledad a lo largo de los últimos 20 años, y con la incomprensión de gran parte de Europa, que no las consideraba como algo propio. La gran crisis de los refugiados sirios de 2016, hizo que Europa tomara conciencia de que vivimos en un mundo de fronteras y de conflictos, y de que cualquier situación de guerra afecta a todos los países, por lo que la atención a los refugiados deber ser obligatoria, y respetuosa con la Carta de Derechos Humanos.

           La vigilancia de organizaciones no gubernamentales, de voluntarios y de muchas personas concienciadas, hizo que las vulneraciones de derechos en las fronteras se conociesen en cualquier parte del mundo. Gracias a esto, y a la atención de algunos medios de comunicación y de profesionales implicados en valores humanos, se han reducido las situaciones humanamente insoportables que se producían en las fronteras.

          Las fronteras existen y seguirán existiendo, pero la atención humanitaria debe ser esencial, así como el respeto a los Derechos Humanos. No puede haber zonas de sombra en la legalidad internacional, frente al derecho de Asilo y Refugio.

          Conocer y ser conocido es fundamental para deshacer prejuicios. En una mañana calurosa y húmeda, 400 personas procedentes de diversos puntos del Estado Español han llegado a la ciudad en ocho autocares, de los cuales cuatro procedían de Euskadi, y los otros cuatro de Madrid, Valencia y Andalucía. Este es el segundo viaje que organizan, en 2016 fueron a las Islas Griegas.

          Desde El Alminar les damos a todos la bienvenida a todos, y esperamos que en estos tres días conozcan la ciudad y a sus moradores, a la vez que también esperamos que los melillenses expliquen la realidad de la ciudad y de la convivencia con la frontera, a todos aquellos que les hagan preguntas. Las autoridades todavía están a tiempo de desoír los consejos de asesores provincianos, y recibir a estos visitantes de otras partes de España como se merecen. Que reciban el mismo trato que los moteros.

          Los 400 visitantes se han alojado en el camping de Rostrogordo, en la Residencia de Estudiantes y en casas de particulares.

Nota:https://abriendofronteras.net/

La nueva monumentalidad de Melilla


                     La desaparición de las esculturas de Mustafa Arruf    

           El tiempo del encuentro entre culturas se abrió con ocasión del V Centenario de la conquista de Melilla. La monumentalidad militarista y africanista dio paso a las nuevas formas de Mustafa Arruf, con un tipo de monumentos que nunca se habían visto en la ciudad. Por primera vez a lo largo de la historia de la ciudad no se homenajeaban ni evocaban pasadas acciones bélicas.

           Dentro de ese nuevo concepto de monumentalidad fueron instaladas 10 esculturas en el Paseo Marítimo del escultor Mustafa Arruf, un artista con gran proyección internacional. La más emblemática, la que simbolizaba el encuentro de Culturas fue inaugurada en 1997, y está instalada en la plaza del Consejo de Europa, frente a Puerto Noray.

           Las esculturas de Arruf, todas con formas de mujer , que se fusionaban con otros símbolos, como medias lunas, mezclaban formas sinuosas con aristas de perfiles más abruptos. Con gran rapidez se asentaron en el entorno escogido para su instalación, frente al mar, y se hicieron miles de fotografías de las mismas, perfectamente integradas con el paisaje urbano y natural.

            Estas esculturas fueron promocionadas en la etapa del regidor Ignacio Velázquez, allá por la década de 1990. Con su estrepitosa caída política, todo se vino abajo y el nuevo monumentalismo empezó su larga etapa de deterioro y abandono. De las 10 estatuas instaladas en el Paseo Marítimo una fue robada. La decisión de encargar las estatuas se tomó siendo Consejero Ernesto Rodríguez, y se instalaron a partir del año 2001.

            Al estar todas ellas instaladas sobre pedestales y plintos metálicos, estaban sujetos, como cualquier otro material, a la acción erosiva de los elementos. Hay que decir que era el propio artista el que se encargaba del mantenimiento de las estatuas. En el año 2011, recién creado El Alminar, dimos cuenta de que Melilla carecía de un concepto de monumentalidad, y de que la única existente y digna de mantenerse empezaba a mostrar claros signos de deterioro, e incluso de abandono, esto es, todos los monumentos de Mustafa Arruf.

        Las estatuas del Paseo Marítimo estaban desapareciendo, hasta su total inexistencia actual. La última existente, el torso de una mujer desnuda instalado entre el Casino Militar y el antiguo Banco de España, fue retirada en el mes de mayo. A la par que esto sucedía, empezaba a surgir la nueva monumentalidad, con un regreso del monumento africanista y militarista ( legionario con bayoneta y Héroes de Taxdirt), y la aparición del gigantismo (el cíclope Crono y el aviador). También se han instalado otra serie de estatuas sin demasiada relevancia social o cultural. Todo esto será analizado de modo específico.

      La purga artística de Mustafa Arruf ya es un hecho claro e incontestable. El nuevo orden político instalado en la ciudad exige y crea una nueva monumentalidad, muy excluyente y más vinculada a un determinado tipo de pasado, que con intención de crear un futuro común monumental.

      Todas las esculturas de Mustafa Arruf del Paseo Marítimo tenían un mismo concepto, altamente simbólico y desarrollaban una evolución de formas, con una estética muy específica y de gran belleza en algunos casos. La que estaba instalada junto al Casino Militar tiene dos reproducciones, una en Madrid y otra en Noruega.  La voz de alarma fue lanzada desde La Otra Melilla, aunque ya estábamos sobre la misma pista.

     Nota:https://laotramelilla.blogspot.com.es/2017/04/no-queda-ninguna-escultura-en-el-paseo.html