Archivo de la categoría: Fotocomentario

Nada,τίποτα , nimic


            La nada absoluta existió, pero solo un instante, antes de que toda la materia del Universo concentrada en un solo punto estallara y diera origen al Big Bang y empezara a crearse el espacio y el tiempo. ¿Hay algo fuera de eso, más allá de la expansión?.  “He aquí, pues, que la nada se cierne en torno al ser por todas partes”, decía Jean Paul Sartre. La nada es ese límite más allá del cual nada puede decirse o verse, como hoy, a primera hora de la mañana en Melilla. Nadie que no supiese previamente qué es lo que hay al otro lado de la niebla, podría afirmar cosa alguna sobre qué existe al otro lado de lo que se ve.

           Brandon Carter formuló el principio antrópico diciendo que: Tenemos que estar preparados para tener en cuenta el hecho de que nuestra ubicación en el universo es necesariamente privilegiada hasta el punto de ser compatible con nuestra existencia como observadores. Pueden existir otros mundos, otras formas de vida, pero nosotros solo podemos estar aquí y de esta forma. En cualquier otro lugar no seríamos nosotros ni en este modo.

          Las condiciones para la existencia de vida son muy exigentes, aunque el número de probabilidades sea también inmenso.  Los tiempos son enormes, escasamente comprensibles.  Son lapsos superiores a los 10.000 millones de años. Nada de lo que está más lejos de nosotros existe ya. Pudo haber vida y llevar ya centenares de miles de años extinguida, o pueden existir otras formas de vida pero tan lejanas que no haya posibilidades de conocerlas, ni de saber cómo son o se han desarrollado.

          En cualquier caso, y es de lo que habla el principio antrópico, se trataría de una forma de vida capaz de observar, porque si no hay observador, no hay hecho observado. Hay una nada absoluta, que lo envuelve todo, y también una nada parcial y cotidiana. La nada del olvido, de la pérdida del recuerdo, de la memoria de los hechos, esa es parcial, como la de Carmen Laforet. Ese es el tipo de nada que evita El Alminar. Contra esa nada se puede luchar y ganarle terreno, contra la otra, la absoluta, la que estaba antes o al otro lado del universo en expansión, no.

         Nota:https://elalminardemelilla.com/2014/05/09/frente-a-la-nada/

Anuncios

N+ 1 accidente en una rotonda


             No todo lo que es redondo es una rotonda. No puede haber rotondas con carriles rectos (rectondas), no se puede aparcar dentro de una rotonda, no pueden existir rotondas que cedan el paso a un carril lateral de acceso. En Melilla no hay rotondas como las que se dibujan en las normas de tráfico para conducir por ellas. Seguridad Ciudadana y Seguridad Vial no son la misma cosa.

             Esta mañana ha habido un nuevo accidente de tráfico en una “supuesta rotonda”, pero eso ya no es noticia, porque los hay todos los días. No es que todos/as los melillenses no sepan conducir, es que no existe una regulación del tráfico con arreglo a las normas de seguridad vial. Hay rotondas que obstaculizan el tráfico y que no son rotondas.

           Un poco más lejos de esta rotonda, la del accidente del día, existe otra que es una “rectonda”, término nuevo inventando por El Alminar para describir una rotonda que no existe ni se ve, y que está situada a la entrada del puerto deportivo o Noray. Se circula en línea recta hacia ella, y es cosa sabida que el que circula pro el carril interior de una rotonda recorre menos espacio que el que lo hace por el exterior o “cuerda”. Como se llega hasta ella en línea recta, no se ve al vehículo que circula por la parte posterior y gira, o al que accede a la misma desde la calle de Ayú Lalchandani. Además hay un homenaje al mar en forma de barca de pesca, que tapa la visión, que complica la situación. Ese lugar es un “come frenos”.

          Se produce a diario otra situación, y es que si se sale de los aparcamientos de Puerto Noray, hay que esperar a que se despejen los carriles que vienen del puente de la Policía Local, porque al venir en línea recta y rápidos, alcanza con facilidad al que intenta salir del aparcamiento y accede a la rotonda, por lo que se ve obligado a ceder la preferencia para evitar la colisión. Ya se sabe que a igualdad de señalización vial, un ceda el paso en este caso, tiene preferencia el que sale por la derecha. Aquí no, porque te revientan y además el impacto sería lateral y más peligroso. Esto tampoco es una rotonda.

          Afortunadamente en Melilla no se conduce tan mal como se piensa, ni tan rápido como se dice, por eso los accidentes aunque numerosos, revisten carácter leve, salvo en casos muy desgraciados y de temeridad al volante. No hay una planificación conjunta del tráfico en la ciudad, ni una regulación eficaz. Podría darse el caso de que aún  prohibiendo el tráfico rodado, habría accidentes. Cuando veamos una rotonda como las utilizadas en los planos explicativosde Tráfico, la fotografiaremos.

 

Agua corriente en otoño


              El fuego todo lo consume y el agua todo lo anega, pero solo el agua apaga el fuego. El agua desbordada es incontenible, el fuego también pero tiene un límite, el del agua. El agua corriente y desbordada descubre con facilidad las infraestructuras mal hechas, o mal mantenidas. El 19 de octubre se abrió paso el otoño en Melilla con una precipitación de 18.mm, o lo que es lo mismo, 18l por m². El agua en octubre es toda buena. Ya lo dice el refranero: En octubre, del diez al veinte, toda agua es conveniente. Hay un punto de inversión que señala la festividad del Pilar como el inicio del cambio en la climatología.

               Vivimos una época de sequía que se empezó a anunciar en 2012*. Existía en Melilla un pequeño humedal en la lagunilla de Mariguari, que siempre tenía agua y era paradero de aves. Aunque mínimo, el río de Oro bajaba con un eximio caudal. Todo eso desapareció hace un lustro. Ahora no ha nada, todo esta seco y ya no hay aves allí.

               Por lo demás reaparecen las imágenes de siempre, charcos en los socavones y baches del pavimento callejero, pequeñas inundaciones y torrenteras por las calles y arquetas atoradas. Cuando el agua no encuentra su camino rebosa por donde puede, como en la pequeña carretera que comunica el polvorín de Horcas Coloradas y la parte trasera del Rastro con el antiguo depósito de agua de Cabrerizas, de tan infausto recuerdo.

         Todas las carreteras cuentan con unos pequeños canales de evacuación de aguas en su laterales, para evitar la inundación de las mismas. La acumulación de escombros, el depósito incívico de todos tipo de basuras y la falta de mantenimiento hacen que todo quede cegado, y que en el momento necesario no cumplan su función. Es una lluvia pequeña y necesaria. No ha provocado ningún daño, pero en cualquier caso, nada detiene la fuerza del agua, el depósito de la vida.

         Nota:*https://elalminardemelilla.com/2012/01/12/se-anuncia-la-sequia-en-el-rif/

Celebración máxima del Día de la Hispanidad 2017


                              Fiesta Nacional y fechas intercambiables

      La norma dice que cuando un día festivo de carácter nacional cae en domingo, la festividad pasará al lunes inmediato. El 12 de octubre de 2014 el Día de la Hispanidad cayó en domingo, y fue suprimido del calendario laboral en silencio absoluto. No se levantó la más mínima protesta. Ocurrió lo mismo con el 1 de mayo del pasado año 2016, cuando la festividad laboral no se pasó al lunes. El día de Todos los Santos de 2015 tampoco pasó su festividad al lunes.  Trabajadores y la Fiesta de la Hispanidad fueron intercambiadas por el Aid el Kbir, con la única finalidad de preservar la festividad del 19 de marzo, afamado día del levantamiento del asedio de 1775. Todos somos trabajadores, y todos somos españoles, pero nos vimos privados de esos dos lunes festivos.

       No ocurrirá así el año próximo, el 2018, en el que  las protestas de los católicos practicantes,  han evitado que el día 15 de agosto sea compensado con la fiesta mayor de la otra comunidad mayoritaria de la ciudad, la musulmana. Es más, lo lógico sería que el día 19 de marzo sea el día de intercambio permanente con el Aid el Kbir, en primer lugar porque el 19 de marzo ya no es festivo en casi ningún lugar de España, y en segundo porque lo que quedó establecido tras el Levantamiento del Sitio de 1775 es la celebración permanente de una función religiosa, una misa, en recuerdo de los melillenses que murieron durante el asedio de los 100 días, y que levantara en esa fecha, el sultán Sidi Mohamed Benabdallá.

                                                  Rojo e igual da

        El independentismo catalán ha provocado la reacción del nacionalismo español, y lo ha dotado de una nueva causa. Todas las ciudades de España se han poblado con manifestaciones y con los tradicionales colores rojo y gualda, también presentes en las banderas de Cataluña, Baleares, Aragón y Valencia. No sorprende a nadie que Melilla se una a la celebración, sino que los encargados de engalanar y embellecer la ciudad con los colores de la bandera de España sean significados miembros del extinto partido de Populares en Libertad, que se significó por denunciar la gestión del PP en Melilla a la que equiparaba con la corrupción.

        Hoy, regresados a casa, colaboran como cualquier otro militante, quizá un poquito más, con el partido que amenazaron con derruir. La gravedad del pecado cometido hace que el tiempo y la intensidad de la penitencia sea un poco mayor.

      

 

La mentira en Melilla


                       Sobre la Granja Escuela Gloria Fuertes

         “Ya sabéis que detesto y no puedo soportar la mentira, no porque sea más recto que los demás, sino simplemente porque me horroriza. Hay un toque de muerte en las mentiras, que es exactamente lo que más odio y detesto en el mundo, lo que deseo olvidar”. Joseph Conrad, El corazón de las tinieblas.

      Mentir es decir lo contrario de lo que se sabe, cree o piensa. Mentir es inducir al error, mentir es también fingir, intentar engañar, o hacer algo con falsedad. Si hay algo que envilece es la mentira, porque al final, se acaba por confundir la mentira con la verdad.

       Primero nos dijeron que la Granja Escuela de Melilla no tenía nombre, y era mentira, porque se llamaba Gloria Fuertes y ahí están los carteles y fotografías para atestiguarlo. Luego dijeron que a la Granja Escuela no se le iba a cambiar su nombre, sino solo al espacio que la contenía, o sea, el espacio circundante, a la valla, pero que todo lo demás no iba a cambiar, y en esto también mentían. Cuando uno miente, lo hace por y para sí mismos, pero la mentira política necesita cómplices, los que callan o intentan confundir; y también colaboradores, que son aquellos que no cuentan ni reflejan la verdad de lo que está sucediendo.

      Sabido es que la Casa Real no acepta la sustitución de uno de sus nombres por otro anterior, y que prefieren nuevas denominaciones para aquellos edificios, parques o cualquier cosa que se les dedique. La Casa Real también tiene rastreadores y buscadores de noticias que tengan que ver con ella, y además existe la obligación de enviarles cualquier noticia relacionada con cualquiera de sus integrantes. En esto también mintieron porque nos dijeron que le habían propuesto una espacio sin nombre para llamarlo Felipe VI, y en la misma carta que divulgaron se puede leer: “La Casa Real acepta el cambio de denominación Granja Escuela Rey Felipe VI”. Sabido es que cuando a la Casa Real no se le cuenta la verdad de las cosas, luego no asisten a la inauguración de aquello que les había propuesto, así pues no habrá placa con la leyenda de “esta Granja Escuela fue inaugurada por..”.

       La Granja Escuela tenía un nombre (Gloria Fuertes) y ahora se lo han cambiado para sustituirlo por otro, Rey Felipe VI. Han cambiando las placas de manera subrepticia, como sintiendo vergüenza por la fechoría, porque el que miente, al único que no puede engañar es a sí mismo. Además de empequeñecer el nombre Gloria Fuertes, han hecho que el nombre del Rey figure en el mismo lugar que un “investigado” en  presuntos graves delitos de corrupción.

Papel para la incineradora


          Cuando una ciudad apuesta por una incineradora, no puede haber separación de residuos, ni selección alguna. Melilla es una de las capitales más atrasadas de España en cuanto gestión medioambiental. En realidad no existe ese concepto en la gestión política de la ciudad.

            Los contenedores instalados en las calles de la ciudad son solo un maquillaje. No hay recogida selectiva de residuos, no puede haberla con una incineradora al frente de la vanguardia medioambiental. No podemos afirmar qué se hace con el vidrio, adonde va a parar ni cuando, pero en cuanto al papel sí podemos afirmar que en su mayor parte, sirve de pasto para la incineradora. Esto es algo que solo se puede probar con una fotografía. Ocurre que el camión cargado de papel pasa como una centella por las calles, y en alguna ocasión sí lo hemos visto camino del Puerto, pero en la mayor parte de las veces suele ir camino de la incineradora. La abundancia de moscas en el mes de septiembre puede haber sido fruto de una parada técnica, que es obligatoria una vez al año. También es la responsable de que cuando sopla el viento de levante, todo el centro de la ciudad huela a basura.

       Así pues, solo queda esperar a tener suerte, a que el camión de papel pasa por delante de nuestras narices y poder fotografiarlo. Esto ha ocurrido hoy, y además ha ayudado el apretado tráfico de la calle del Padre Lerchundi, que lo ha retenido en un atasco durante 10 minutos, y así, como un “francotirador” en Stalingrado, hemos podido coger la posición exacta e inmortalizar el momento en que el camión toma el camino del “vertedero”, en una definición antigua que todavía se usa en Melilla. El papel incrementa la potencia de combustión de la incineradora.

         Hay envases y residuos sólidos de las sociedades industriales y desarrolladas de los que ya es imposible deshacerse, por eso se compran países para llevar hasta allí las basuras europeas. La basura, su eliminación y transporte es un negocio en el que ya empieza a entrar la mafia. Esta es la realidad que no queremos ver, o que nos encontramos con ella de casualidad.

Historias del aparcamiento magno


 

          La historia se forma con los grandes acontecimientos y con los pequeños, los que pasan desapercibidos, y más con estos últimos que con los primeros. Lo que nos encontramos a diario, en la vida cotidiana es lo que da forma a nuestro devenir. El aparcamiento público de Isla de Talleres es la historia de una gran ruina, con 14 millones de euros adelantados a la empresa Magna Melilla a cambio de 707 plazas de aparcamiento, de las que apenas se utilizan 100. Sin embargo hay muchas más, hasta 3200. Todas las cifras de este lugar son mareantes y también existen leyendas. Hay quien cuenta que alguien pensó dar con el negocio de su vida, y que ahora se arruina en la oscuridad; pero esto no puede comprobarse.

      Había otra historia oculta, poco conocida, que hablaba de la venta de automóviles en su interior. Es cierto que Melilla está llena de coches, pero que no circulan, solo están aparcados, en venta en las calles. Sin letreros, sin anuncios. Son los negocios que no se anuncian, pero que existen. Durante dos años, el aparcamiento público de Isla de Talleres o Aparcamiento Magno, fue gratuito, para que cogiésemos la costumbre de pagar por aparcar, pero no nos acostumbramos.

     Las dos plantas útiles de aparcamiento se llenaron a rebosar, pero de compra y venta de coches. No son tantos los vehículos que circulan en Melilla, ni la gente esa tanto el coche como se cree. Solo hay que esperar al domingo para comprobar que en nuestra ciudad solo se coge el coche cuando se necesita. Quieren vendernos otra cosa pero para promocionar otras actuaciones millonarias. Algunos confunden obstaculizar la circulación con peatonalizar las calles, como el absurdo giro que han impedido alrededor de la Cruz de los Caídos, en la avenida de la Duquesa de la Victoria.

       Emvismesa (la empresa pública de Melilla) está arruinada. La ciudad está arruinada, pero eso quizá se vea a partir de 2019. En los días en los que ni siquiera tengo ganas de buscar aparcamiento, he utilizado el parking magno, y en la única planta abierta al pública, la otra permanece en estado fantasmal, pude ver dos coches con cepo y uno de ellos con un número de teléfono. Era la prueba que necesitaba, la confirmación de que la venta de vehículos en el mayor aparcamiento del mundo era cierta. Algún día, quizá, nos enteremos de la verdad de todo.

   Nota:https://elalminardemelilla.com/2017/05/24/el-aparcamiento-magno/