Archivo mensual: agosto 2015

Lavacoches en Melilla


             Melilla, ciudad sin nada

           Esta fotografía no es de una atracción del parque Warne, ni de Port Aventura. No es una visión futurista, ni un montaje. Es simplemente un lavacoches automático en una gasolinera de barrio en Almería.  En Melilla, la ciudad de los emprendedores, de los altos cargos , de aquellos que siguen viniendo aquí a hacer el agosto para luego marcharse y seguir dándonos lecciones desde fuera, de aquellos que su amor a la ciudad se incrementa según la distancia a la que tengan su residencia definitiva; esto no es posible. 

                     En Melilla los coches están sucios, pero es porque no hay manera de lavarlos con decencia. Si se necesita lavar el coche en cinco minutos no es posible. Hace años, una extraña normativa de Industria, obligó a cerrar a casi todos los lavacoches automáticos.  No tenemos ni siquiera Estaciones de Servicio al uso europeo. Solo queda el recurso al autolavado o al inmigrante ilegal. Luego quieren que la ciudad esté limpia y con aspecto de ciudad civilizada. Melilla, patrimonio del Tercer Mundo.

Anuncios

Comerse las señales de trárfico


            Esta frase hecha es ya una realidad diaria en las calles de Melilla. El estrechamiento de las calzadas, la ubicación de las señales sobre las zonas de giro, hacen que los automovilistas “se coman”  literalmente las señales de tráfico. En el Barrio del Real es una situación cotidiana. Los golpes contra las señales de tráfico son constantes. Algunas han sido derribadas hasta tres veces, como la de la calle Cataluña en su intersección con el sentido ascendente de la calle de La Legión. Lo peor es que ésta última ni siquiera ha sido repuesta y ahora no indica la ausencia de preferencia de paso para los vehículos que circulan en dirección a la calle Gurugú. El lunes de este semana que se cierra, un vehículo que giraba hacia la calle Castilla, se tragó la señal de tráfico, junto a la conocida cafetería de La Campana. Esta es la situación que han creado., la del colapso y el caos en el tráfico, tras años de amontonamiento de obras, sin un plan de ciudad colectivo. Se diseñan obras para áreas concretas, pero sin un plan conjunto o colectivo. El resultado es que esas obras provocan la saturación de vías urbanas que nada tenían que ver con las obras.

                 Ninguna administración, salvo que actúe de manera irresponsable, cercena vías principales de tráfico, como ha ocurrido en las calles de La Legión y de Carlos Ramírez de Arellano. La peatoalización de esa calle, provoca una densidad mayor en la colindante Duquesa de La Victoria, lo que convierte en un riesgo el simple hecho de cruzar un paso de peatones. El pasado viernes hubo allí un atropello, y al carecer de vías alternativas para evacuar el tráfico, el embotellamiento fue inmediato. La ambulancia tuvo dificultades para encontrar una posición, que no obstaculizara aún más el tráfico, pese a la actividad de la Policía Local.

                     Todavía no ha empezado al actividad normal de la ciudad. Los melillenses están acabando de regresar en estos días y el curso escolar no ha comenzado aún. En muy poco tiempo vamos a comprobar el impacto que estas obras van a provocar sobre los ciudadanos. El fluido de tráfico de la calle Luis de Sotomayor está estrangulado por el mega paso de peatones (el absurdo entre los absurdos) frente al Parque Hernández.  Todo era propaganda. La realidad es otra cosa.

La situación de Averroes


     ¿ Cual es la situación real de la barriada de Averroes?. ¿Es admisible que unos edificios de poco más de una década presenten desperfectos de tanta importancia?. ¿Quiénes fueron los arquitectos?, ¿Quién estaba al frente de la Consejería de Fomento bajo la cual se construyó el proyecto?, ¿Quién dirigía Emvismesa?.

         Nueva barriada de Averroes, un conjunto de 258 viviendas agrupadas en torres de 8 y 10 plantas, en un recinto no integrado en la trama urbanística del barrio, en el lenguaje común un gueto. Desde su construcción hasta su finalización, es una obra que corresponde por completo a la gestión de “la derecha popular” de Melilla. Igual que el funesto depósito de agua de Cabrerizas, cuyo estallido en 1997 causó la destrucción de la antigua barriada de Averroes. Ninguna calle o monumento de la zona, conmemora o recuerda tan desgraciado suceso y a sus víctimas.

            A esto nos referimos cuando escribimos que se tiran 5 millones de euros al suelo en determinadas zonas de la ciudad, en busca del ideal de la ciudad de los peatones y de las bicicletas, el nuevo Sangri-La urbanístico, mientras que en otras zonas de la ciudad, no demasiado alejadas del centro, el simple concepto de accesibilidad es una realidad imposible.

                            El futuro de la nueva barriada de Averroes

         Una barriada nueva que ya es vieja, en la que estuvimos en 2013 y dimos cuenta de sus deficiencias y del mal estado de mantenimiento en las zonas comunes o de paso. En los inicios del verano se desprendió una gran porción del recubrimiento de la fachada. Con posterioridad otra zona, en las torres intermedias, también tuvo que ser echada abajo. Ahora hay una tercera zona, en las torres de la parte alta, que está acotada. Se supone que adolece del mismo problema que las anteriores. Por todos lados se aprecian las señales de las catas realizadas. Hay grietas por todos lados, tanto en las partes estructurales, como en otras que no presentan peligro para los edificios. En ningún caso es admisible tal estado de los edificios, en tan solo una década. La administración que los construyó, es la misma que ahora debe ejecutar las reparaciones y decidir sobre su futuro, que se presenta bastante incierto.  Hay vecinos que tienen las casas apuntaladas por dentro. Todos han recibido cartas de la Administración Autónoma para que hagan una valoración de daños. Algunos llevaban denunciando el estado de la fachada y su ahuecamiento progresivo desde hace varios años. El silencio es espeso. Nadie habla. Aquí hay responsabilidades técnicas, políticas y civiles.

       Nota:https://elalminardemelilla.com/2013/03/05/en-las-torres-de-averroes/

Melilla, ciudad de peatones


                            El mérito de una crítica es advertir de algo antes de que ocurra el desastre, con tiempo suficiente para rectificar. Ahora, las asociaciones obsesionadas por echar a los vehículos de la ciudad, se han sumado al carro de las críticas, visto el resultado de las absurdas peatonalizaciones de la calle La Legión, de de Carlos Ramírez de Arellano. Sin embargo, decenas de vecinos residentes de estos barrios, advirtieron sin éxito de lo que se les venía encima, e incluso recogieron firmas para intentar modificar los proyectos. Nadie les hizo caso.

                          Si no fuera porque esta absurda obra de la calle Carlos Ramírez de Arellano se ha llevado pro delante un millón de euros, diríamos que se ha hecho un ridículo urbanístico a la altura de los comics de Pepe Gotera y Otilio. Lo terrible es que hablamos de la realidad y no de viñetas. Todo está tan perféctamente colocado, que impide hasta el paso de las bicicletas.  La única que hemos visto circular en este desierto paraje, lo hacía por la zona de la antigua acera, la que debería ser utilizada por los peatones. La zona central no tiene sombra, así que cualquier planta que coloquen allí se achicharrará sin remedio.  Las farolas en el centro de la calle son relojes de Sol perfectos.

                        Este obra es peligrosa para personas invidentes, se diría que está ideada para provocar accidentes. Las farolas en el centro impiden el paso de vehículos de emergencias y serán quitadas de ese posición en una posterior reforma. Los maceteros están colocados para impedir la circulación en línea recta. La obstaculización del paso es constante. Personas en sillas de ruedas o madres con carros de bebé tiene que hacer ondulaciones constantes.  Aquí ya no entra nada, ni siquiera los vehículos de carga para los comercios de la calle. También es verdad que han evitado colocar alambre de espino, barreras antitanque o trincheras. Es un absurdo de un millón de euros.

                          Han expulsado a los coches, es verdad, pero también a los peatones. Se podían haber buscado otras soluciones, como en cualquier otra ciudad española en donde existen verdaderos carriles para bicicletas y áreas peatonalizadas. Melilla sigue derrochan dinero en el centro de la ciudad, mientras los barrios periféricos siguen en situaciones impropias de una ciudad con este presupuesto, y de estas dimensiones.

  Nota: https://elalminardemelilla.com/2014/07/13/real-y-arellano-obras-que-no-se-entienden/

Las luces de la iglesia de Sotosalbos


                                Mensajes ocultos en las piedras

                  Cuando alguien deja un mensaje que oculta un secreto, pretende dos cosas: la primera ocultar ese contenido a sus contemporáneos, la segunda es que alguien lo descubra pasado un tiempo, cuando sea más propicio o útil ese conocimiento. Ocurre a menudo que no se pueden prever las circunstancias de la propia vida. Quien oculta algo en algún lugar, va transmitiendo el contenido del secreto o de la ubicación durante un tiempo, y ese conocimiento pasa  de unos/as a otros/as, hasta que por alguna circunstancia la cadena de transmisión se rompe, y el mensaje o secreto que pretendía ocultarse desaparece en el tiempo.

               Pasados los siglos, la casualidad y el caprichoso destino quiere que alguien totalmente ajeno a aquellas circunstancias, perciba unas luces, o el mensaje oculto, de manera que no pueda descifrar nada. En ese caso solo cabe la especulación. Esto que vamos a mostrar es una señal de algo, pero no sabemos de qué.

                       Sotosalbos, una iglesia en una posible ruta templaria

               La Orden del Temple lo había previsto todo, excepto su propia desaparición, acaecida un viernes 13 de octubre de 1307. El rey de Francia, el Papa y la Orden de Los Dominicos conspiraron  para obtener este fin. Pese a todo, las órdenes de arresto tardaron en llegar. Fue completo el colapso en Francia, pero no en lugares más alejados como Inglaterra, España y Portugal. Tuvieron tiempo para ocultar sus secretos, sus tesoros, y de algún modo, para enviar mensajes hacia el futuro, en forma de piedras, de símbolos o incluso de enigmáticas luces.

                  La iglesia de San Miguel de Sotosalbos (advocacion muy usual en zonas arrebatadas a los musulmanes hispanos), parece que se inicia su edificación en entre el final del siglo XI y el principio del XII, momento en el que la zona quedó asegurada bajo el dominio cristiano, ya irreversible; culminándose la edificación el el siglo XIII. Con toda probabilidad, Segovia pasó a manos cristianas en la misma campaña que Toledo, ciudad conquistada en 1085 por Alfonso VI, por lo que no parece probable un intento de construcción anterior.

                 Los musulmanes hispanos dividieron el territorio hispano en tres zonas o marcas, la Superior sobre el Ebro y el Duero, la Media en el río Tajo, y la inferior sobre el Guadiana y Guadalquivir. La marca Media fue la frontera entre musulmanes y cristianos desde el finales del siglo XI, hasta la conquista de Sevilla y Córdoba por Fernando III en la mitad del siglo XIII, tras una campaña bélica que tuvo su origen en Toledo.

                                      ¿ El Temple en Sotosalbos ?

             La Orden del Temple participó en las campañas de reconquista de territorio a los musulmanes. Muchas iglesias y edificaciones fueron obra directa suya y en las que colaboraron también dejaron señales. En la parte exterior del pórtico de San Miguel de Sotosalbos, aparece el anagrama del Temple de modo claro. Sin embargo lo curioso es el efecto lumínico interior provocado por la luz del Sol poniente, durante la primera semana de agosto, fechas en las que se celebran las fiestas del pueblo. estas fotos están obtenidas el día 8 de agosto a la puesta de Sol.

                        Los rayos solares, se concentran en las dos partes en la que se divide la ventana de la fachada Oeste, la que recibe la puesta de Sol. Los dos vanos de luz en los que se divide, dibujan dos esplendorosas llamas sobre los capiteles segundo y tercero del primer conjunto de tres arcos, que se abren al Oeste de la puerta norte. Entre las dos pequeñas columnitas que dividen el arco, hay dos pequeños orificios cuya función no está clara. Es muy llamativo que no solo se divida la luz, sino también el color. El segundo conjunto del pórtico tiene cuatro  arcos.

                            Este efecto, claramente deliberado, se produce solo durante unos breves días de la primera semana de agosto, pues La Tierra cambian su posición con respecto al Sol a lo largo del año. ¿Envía algún mensaje desde siglos pasados?. ¿Hay algo escondido debajo de esos arcos?. Lo que sí puede verse en el lado exterior de la fachada, es el anagrama de los Templarios, justo el que señalan las llamas.

El monumento perverso de Melilla


La historia oculta del monumento al Alzamiento Nacional de Melilla

  Enrique Delgado

              Perverso es algo sumamente malo, o que causa daño intencionadamente, que corrompe las costumbres y el estado habitual de las cosas. Esto es lo que dice la Real Academia Española sobre el adjetivo  perverso, y se ajusta con la precisión de un guante, al feo mamotreto de la plaza Héroes de España de Melila. Lo importante aquí no es solo el monumento del 17 de Julio, o del Alzamiento Nacional, sino también, y sobre todo, la intención con la que fue erigido. La intención fue la de ocultar para siempre la memoria del Café La Peña, al que llamaba “infecto café La Peña”. Esta intención fue manifestada el día de su inauguración, el 17 de julio de 1941. Es un monumento perverso en su intención y en su ejecución, como todo lo que llevó a cabo Falange, porque éste era su monumento.

                Es notoria la existencia del franquismo sociológico en España, con una amplia y espesa nomenclatura cultural, que ampara la pervivencia de ciertos monumentos o símbolos, desde muy diferentes posiciones. Melilla fue al franquismo lo que Nuremberg a la Alemania nazi, o sea, el lugar en donde se acrisoló el espíritu nacional, y en donde se forjaron los más importantes nombres que luego hubieron de dirigir la sublevación contra la República. Todos los grandes nombres del franquismo pasaron alguna etapa de su vida en nuestra ciudad o en su zona de influencia.

            Es obvio que el franquismo no va a renunciar a una de las ciudades que considera emblemáticas, ni el franquismo melillense va a entregrar el monumento que considera más importante. Es un monumento nacido para sepultar, para enterrar la memoria del Café La Peña, aplastado bajo sus cimientos.

                Ahora, en el momento en el que se va a remodelar la plaza, era la ocasión para demolerlo hasta el nivel del suelo, y colocar allí un pequeño recuerdo a todos los que defendieron con sus vidas la legalidad de La República. En nuestra ciudad se puede tirar abajo un edificio modernista, incluso con el sello de Enrique Nieto, pero no se puede demoler un monumento infame, de fea, agresiva y amenazante estética. Desposeído de los jardines que lo alejaban del ciudadano, se aprecia ahora en toda su fealdad. Es un mamotreto sin valor artístico alguno.

                           Vicente Maeso Tortosa , el escultor masón

            Vicente Maeso Tortosa, escultor español nacido en Orán (Argelia), es o era el padre de Vicente Maeso, el joven escultor que ganó el concurso para adornar el monumento al “alzamiento” con una estatua. Nadie se ha preguntado nunca en Melilla porqué este insigne artista melillense marchó al exilio, concretamente a Brasil y porqué no regresó nunca a su localidad natal. Como sabíamos que decidirían conservar el monumento, hemos optado ahora por dar a conocer la verdad que está en nuestras manos desde hace mucho. Después de conocerla, solo la connivencia política y moral con el franquismo, permitirá que este monumento siga en pie, ofendiendo la memoria de aquellos que dieron su vida en defensa de la legalidad republicana.

             Vicente Maeso padre, escultor, tenía un taller de modelado en la carretera de Hidúm, junto a la denominada “Parada del convoy”. Inició el trámite de ingreso en la logia masónica 14 de Abril, el 20 de julio de 1931,  apadrinado por Napoleón, Benlliure y Catón, y con el  visto bueno del Maestre Cervantes. Para protegerse, se hizo también miembro de Falange. Sin embargo, tras la sublevación contra La República y al incautación de archivos de las logias masónicas, su nombre fue descubierto, con las consecuencias que ello acarreaba.

      Falange Española de Melilla publicó en El Telegrama del Rif el descubrimiento (02/12/1937). Lo expulsó de sus filas y dio a conocer su filiación masónica a toda la ciudad. Se le impuso una primera multa de 5000 pesetas y su pase a disposición judicial, expulsión de la zona oriental de Marruecos e ingreso en la prisión del monte Hacho, en Ceuta. Pese a que constan los documentos de apadrinamiento y visto bueno para ingresar en la logia, nunca apareció el resto del expediente, su ceremonia de iniciación (calificada como humillante por Manuel Azaña), o su  nombre masónico.

                 Vicente Maeso, hijo. La interpretación de una escultura

         Vicente Maeso, hijo, es un pintor contemporáneo de fama mundial afincado en Brasil. Solo regresó una vez a la ciudad, en el año 1972 y fue entrevistado por Avelino Gutiérrez. Habla de su vida y de su obra, pero elude hablar del monumento al alzamiento y del conjunto escultórico, que es obra suya. ¿Por qué?.  ¿Pagó con su obra y su compromiso adolescente el pasado masónico de su padre?. ¿Fue el conjunto escultórico un tributo obligado a las autoridades franquistas?. El caso es que Vicente Maeso, padre, fue exonerado en 1958 de su supuesto pasado masónico. No se encontró el expediente posterior a su solicitud de ingreso en la logia masónica. O no llegó nunca a ingresar, cosa extraña, porque constaba su admisión por el “Maestre” Cervantes, o todo fue hecho desaparecer  con posterioridad.

       Quizá todo fue un quid pro quo. Una escultura a cambio de un olvido. Este monumento, salvo el conjunto escultórico, merece el derribo completo, hasta rasear el suelo. Mantenerlo es clara connivencia con el franquismo.

Acciona, varada en el pasado


                      Regreso al pasado en Melilla

         El regreso a Melilla es muy duro, no porque uno/a  retorne a sus obligaciones laborales, que son las que permiten vivir y ver otras lugares; solo mitigado  por el reencuentro con amigos y familiares. El regreso a Melilla se hace duro porque se vuelve a una ciudad del siglo pasado, en todos los sentidos. Cuando se viaja y se conocen otras ciudades, villas, o pueblos, uno se da cuenta de en qué tipo de ciudad nos hacen vivir, la derecha que nos gobierna ininterrumpido desde 1991. Melilla no resiste ya la comparación con casi ninguna ciudad de su tamaño. Carece absolutamente de todo aquello que es usual y normal en cualquier villa, desde hace al menos 15 años. El bunker se ha apoderado de esta ciudad y la ha hecho suya, no permite su desarrollo en paralelo con el resto de las ciudades españolas. La responsabilidad es también de quienes siguen votando a la “derecha cavernaria”, desde hace más de dos décadas.

                        Acciona promociona el pasado de Melilla

           Cualquiera que esté viajando en barco a lo largo de este verano, está comprobando en sus carnes en qué ha quedado convertido “el mejor contrato marítimo de la historia”. En un lema propagandístico más, por decir algo suave. Hoy el barco ha estado varado durante una hora y media (08h 00 -09h 30), en la bocana del puerto

                  El Buque Sorolla promociona una Melilla que no existe, en sus paneles sobre la ciudad. Pero esa ciudad que ofrecen ya era inexistente en la España de Franco. La Avenida del Generalísimo dejó de llamarse así en 1980. Otras como “Españolito” o “General Aizpuro”, no se han llamado así nunca. Los puntos 3, 5  y 6, de las 10 cosas que hacer en Melilla son puros delirios. Ensoñaciones  causadas por las adormideras.

              No merece más comentarios. Ya ni se molestan en hacer bien las cosas. Agradecemos al blog de La Otra Melilla por alertarnos sobre este despropósito, y por esperar hasta el día de ayer para hacer público este disparate.

        Nota:http://laotramelilla.blogspot.com.es/2015/08/esto-no-te-lo-puedes-perder-un-plano.html