Melilla, ciudad de peatones


                            El mérito de una crítica es advertir de algo antes de que ocurra el desastre, con tiempo suficiente para rectificar. Ahora, las asociaciones obsesionadas por echar a los vehículos de la ciudad, se han sumado al carro de las críticas, visto el resultado de las absurdas peatonalizaciones de la calle La Legión, de de Carlos Ramírez de Arellano. Sin embargo, decenas de vecinos residentes de estos barrios, advirtieron sin éxito de lo que se les venía encima, e incluso recogieron firmas para intentar modificar los proyectos. Nadie les hizo caso.

                          Si no fuera porque esta absurda obra de la calle Carlos Ramírez de Arellano se ha llevado pro delante un millón de euros, diríamos que se ha hecho un ridículo urbanístico a la altura de los comics de Pepe Gotera y Otilio. Lo terrible es que hablamos de la realidad y no de viñetas. Todo está tan perféctamente colocado, que impide hasta el paso de las bicicletas.  La única que hemos visto circular en este desierto paraje, lo hacía por la zona de la antigua acera, la que debería ser utilizada por los peatones. La zona central no tiene sombra, así que cualquier planta que coloquen allí se achicharrará sin remedio.  Las farolas en el centro de la calle son relojes de Sol perfectos.

                        Este obra es peligrosa para personas invidentes, se diría que está ideada para provocar accidentes. Las farolas en el centro impiden el paso de vehículos de emergencias y serán quitadas de ese posición en una posterior reforma. Los maceteros están colocados para impedir la circulación en línea recta. La obstaculización del paso es constante. Personas en sillas de ruedas o madres con carros de bebé tiene que hacer ondulaciones constantes.  Aquí ya no entra nada, ni siquiera los vehículos de carga para los comercios de la calle. También es verdad que han evitado colocar alambre de espino, barreras antitanque o trincheras. Es un absurdo de un millón de euros.

                          Han expulsado a los coches, es verdad, pero también a los peatones. Se podían haber buscado otras soluciones, como en cualquier otra ciudad española en donde existen verdaderos carriles para bicicletas y áreas peatonalizadas. Melilla sigue derrochan dinero en el centro de la ciudad, mientras los barrios periféricos siguen en situaciones impropias de una ciudad con este presupuesto, y de estas dimensiones.

  Nota: https://elalminardemelilla.com/2014/07/13/real-y-arellano-obras-que-no-se-entienden/

Anuncios

4 Comments on “Melilla, ciudad de peatones

  1. En Burgos, una ciudad viva, el Ayuntamiento de la derecha popular, se comió literalmente, una obra como la que aquí han impuesto en los barrios del Real y de la calle Arellano.

  2. Hay otro fin, y es el de eliminar aparcamiento público para forzar la utilización de los aparcamientos de pago. En realidad les da igual tanto los peatones como los ciclistas.

  3. Todos tienen derecho a dar su opinión, pero nunca entenderé como “ciertas asociaciones”, se impusieron sobre la opinión de barrios completos, de residentes y de otras asociaciones que desaconsejaron estas obras, demasiado caras, por otro lado.

Lo que se ha podado retoña; lo ahuyentado vuelve, lo extinguido se enciende; lo adormecido despierta otra vez. Poco es , pues, podar una sola vez; es necesario podar muchas veces, continuamente, si es posible.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: