Archivo de la etiqueta: calle carlos ramírez de arellano

Melilla, ciudad de peatones


                            El mérito de una crítica es advertir de algo antes de que ocurra el desastre, con tiempo suficiente para rectificar. Ahora, las asociaciones obsesionadas por echar a los vehículos de la ciudad, se han sumado al carro de las críticas, visto el resultado de las absurdas peatonalizaciones de la calle La Legión, de de Carlos Ramírez de Arellano. Sin embargo, decenas de vecinos residentes de estos barrios, advirtieron sin éxito de lo que se les venía encima, e incluso recogieron firmas para intentar modificar los proyectos. Nadie les hizo caso.

                          Si no fuera porque esta absurda obra de la calle Carlos Ramírez de Arellano se ha llevado pro delante un millón de euros, diríamos que se ha hecho un ridículo urbanístico a la altura de los comics de Pepe Gotera y Otilio. Lo terrible es que hablamos de la realidad y no de viñetas. Todo está tan perféctamente colocado, que impide hasta el paso de las bicicletas.  La única que hemos visto circular en este desierto paraje, lo hacía por la zona de la antigua acera, la que debería ser utilizada por los peatones. La zona central no tiene sombra, así que cualquier planta que coloquen allí se achicharrará sin remedio.  Las farolas en el centro de la calle son relojes de Sol perfectos.

                        Este obra es peligrosa para personas invidentes, se diría que está ideada para provocar accidentes. Las farolas en el centro impiden el paso de vehículos de emergencias y serán quitadas de ese posición en una posterior reforma. Los maceteros están colocados para impedir la circulación en línea recta. La obstaculización del paso es constante. Personas en sillas de ruedas o madres con carros de bebé tiene que hacer ondulaciones constantes.  Aquí ya no entra nada, ni siquiera los vehículos de carga para los comercios de la calle. También es verdad que han evitado colocar alambre de espino, barreras antitanque o trincheras. Es un absurdo de un millón de euros.

                          Han expulsado a los coches, es verdad, pero también a los peatones. Se podían haber buscado otras soluciones, como en cualquier otra ciudad española en donde existen verdaderos carriles para bicicletas y áreas peatonalizadas. Melilla sigue derrochan dinero en el centro de la ciudad, mientras los barrios periféricos siguen en situaciones impropias de una ciudad con este presupuesto, y de estas dimensiones.

  Nota: https://elalminardemelilla.com/2014/07/13/real-y-arellano-obras-que-no-se-entienden/

Fracaso urbanístico en Carlos Ramírez de Arellano


 

          La peatonalización que ha acabado en fracaso

           Nadie habla de ello en la ciudad. Ni siquiera se escribe, y si alguien lo dice, no se reconoce. La peatonalización parcial de la calle Carlos Ramírez de Arellano ha acabado en un fracaso urbanístico de gran envergadura. Quisieron peatonalizar la zona parcialmente, de la misma absurda manera que la calle La Legión en el Barrio del Real. Solo han creado el caos.

             Buscaron  una convivencia imposible entre vehículos  y peatones en una de las calles de mayor distribución de tráfico de Melilla, la calle Carlos Ramírez de Arellano. Es una de las arterias urbanas más importantes de la ciudad, porque recoge y distribuye el tráfico rodado en todas las direcciones, sobre todo con la calle del General Buceta, Miguel Zazo y Luis de Sotomayor.

           La mala planificación, el desconocimiento de la propia ciudad que gobiernan, y las ideas absurdas apoyadas por grupos sin representación alguna, pero que les sirven de excusa a su falta de realidad; les ha llevado a cometer un error urbanístico histórico, que tendrán que ser revertido en algún momento.

            En el momento de escribir este artículo, no sabemos que Organismo o Entidad no ha autorizado la mezcla de peatones y de tráfico en la pretendida calle semipeatonal. Han considerado que el plan de la Consejería de Fomento resultaba peligroso para los peatones y el tráfico, y ha prohibido la circulación de vehículos en todo el tramo de la calle Carlos Ramírez de Arellano comprendido entre Luis de Sotomayor y la avenida de Los Reyes Católicos.

            Este hecho no reconocido ni comunicado a la opinión pública melillense, ciega la circulación de las calles transversales Buceta y Luis Morandeira, convirtiendo la zona en un callejón sin salida, además de inutilizar la rotonda de la piña, a la que han dejado como un artefacto inservible. Los embotellamientos circulatorios que se prevén superaran todo lo imaginable, pues conducirán todo el tráfico hacia la rotonda del demonio Crono, que ya no absorbe la cantidad de vehículos prevista y provoca grandes embotellamientos. A partir de ahora ya no habrá posibilidad de giro hacia Carlos de Arellano en dirección a Luis de Sotomayor y todo el flujo de tráfico se dirigirá hacia Duquesa de La Victoria y sus dos inútiles rotondas.

      La enorme entrada peatonal al Parque Hernández ha obligado a impedir el tráfico de autobuses y camiones por  la calle Luis de Sotomayor, e impide el acceso de los autobuses urbanos procedentes de Farhana, Real y Barrio de La Victoria, por la calle, en dirección a la plaza de Torres Quevedo, lo que obliga a ampliar el recorrido por la avenida de La Democracia, Plaza de España y la siempre colapsada calle del General Marina. Un obra municipal, que dificulta todavía más el uso del transporte público.

       Han cometido un despropósito absoluto. Un millón de euros más tirados al suelo, en una obra, que tarde o temprano tendrá que ser revertida. Nadie había pedido esta peatonalización, que entre otras cosas dificultará el acceso de las ambulancias al Centro de Diagnóstico de Remartínez, o la normal carga y descarga de los comercios de la zona., y en conjunto, bloqueará el tráfico en toda la zona centro. En septiembre comprobaremos la eficiencia de lo que han hecho.