El feminicidio en México


 

                                    3 de noviembre, el Día de las muertas

          El mundo conoció por primera vez la matanza de mujeres en México en los inicios del siglo XXI. cuando se editó en España el libro “Las muertas de Juárez”, de Víctor Ronquillo, periodista mexicano nacido en México DF, la antigua Tenochtitlán de los aztecas. Desde entonces, el problema no ha hecho otra cosa que agravarse, tanto que en el Parlamento federal se debate un plan para declarar el feminicidio como Emergencia Nacional. Hoy, Ciudad Juárez es cualquier ciudad de México.

                  El primer nombre conocido por el mundo es el de Ciudad Juárez, localidad fronteriza con Estados Unidos del Estado de Chihuahua. En la fecha de elaboración de la edición española, la cifra de mujeres desaparecidas y/o asesinadas era de 370 según los datos de Amnistía Internacional, o 326 según las Autoridades Federales. La cifra real sigue sin conocerse, pero el patrón o modelo parece ser el mismo: mujeres jóvenes, pobres y en total desprotección social. Se trata de Estados batidos por el narcotráfico, la corrupción y la violencia, en los que la autoridad del Gobierno no parece existir, no llega o ambas cosas. En todos los casos la impunidad es absoluta. No hay detenidos, no se encuentran los cuerpos de la mayoría  de las desaparecidas, no suele haber resultados de las investigaciones de las desaparecidas. Solo dos de cada 10 asesinatos acaban en una resolución penal. La magnitud de la desaparición de mujeres en México alcanzaría a las cifras de la persecución de mujeres en la Edad Media centroeuropea.

                    Hay una categoría especial de mujeres, que son aquellas que ni siquiera constan como desaparecidas, porque nadie reclama sus desapariciones. Son mujeres que van de un Estado a otro en busca de trabajo y que caen en manos de las redes de trata.  Cientos de cadáveres quedan sin identificar para siempre. Son decenas las fosas clandestinas que se encuentran cada mes a lo largo de la geografía mexicana, sobre todo en sus Estados más conflictivos. El problema es que son las grandes cadenas de comunicación las que deciden qué noticias o sucesos son difundidos al resto del mundo, y 8 de los 10 mayores grupos de comunicación son estadounidenses.

                     Ninguna ha convertido en noticia mundial el asesinato de Valeria Cruz Medel, hija de la senadora mexicana Carmen Medel, o que cada día sean asesinadas entre dos y cuatro niñas, o que México esté a la cabeza de las estadísticas de abuso infantil. En México existe una sociedad muy activa y que empieza a intentar movilizarse, bajo la constante amenaza de las balas. México también ha demostrado que pueden votarse opciones no populistas, progresistas, como Andrés Manuel López Obrador, etiquetado como AMLO en los medios digitales mexicanos. Cuando no nos reportan noticias, hay que salir a buscarlas.

           Por alguna razón que no conocemos, México es el 4º país del mundo en visitas al Alminar en Melilla, solo por detrás de Marruecos, EEUU, y la propia España. Este es un tema que faltaba en nuestro blog, ya no.

           Según organizaciones ciudadanas y de periodistas independientes, como Quinto Elemento Lab, el Gobierno Federal no ha sido capaz de ofrecer una cifra aproximada de desapariciones, tanto mujeres como hombres, que se cifran en más de 32.000 en el último decenio. Este lunes 12 de diciembre presentarán el informe: “México, país de fosas”. ¿Cuál es la magnitud y las posibles causas de esta barbarie?. Todas las hipótesis están abiertas, incluso las peores posibles.

          Hay activistas como Frida Guerra que ponen cifras y rostros a esta barbarie. Solo en 2018, la cifra de mujeres asesinadas asciende a 1660, de los cuales 460 no corresponden a las causas clásicas, como violencia de género o violencia sexual.  Cada día son asesinadas entre 7 y 15 mujeres, de las que 4 son niñas. Una de ellas fue Camila Cobos, de 7 años, violada y asesinada por el joven pornógrafo JMVC.

          La situación es tan grave, que se pide que dentro de la campaña internacional de la Violencia contra las Mujeres del 25 de noviembre, se declare el día 3 de noviembre como Día de las Muertas, como recordatorio de la situación que se vive en México, en cuya capital federal existen, en el metro,  vagones restringidos solo a mujeres y niñas. México pide y reclama ayuda y atención internacional. Todo está tapado por el inviable y populista muro de Trump.

           En redes sociales hay alertas constantes de desapariciones, que o bien se resuelven pronto, o acaban de manera trágica con la aparición del cadáver. Aún así, estas alertas apenas llegan a alcanzar la mitad de las desapariciones reales.

       Nota:https://fridaguerrera.blogspot.com/

 

 

Anuncios

El Real Madrid llegó, vio y venció


 

              Lo primero que hay que decir es que a la vista de las gradas y de la tribuna del estadio Álvarez Claro, es que la UD. Melilla es el equipo de Melilla, sin distinciones de ninguna clase. La segunda es que cuanto antes se denomine al estadio municipal como Bartolomé Hernández, Totó, tanto mejor. Toda la afición de la ciudad estaba hoy en el campo, apoyando a su equipo. Además de animar a la UD. Melilla, la afición melillense fue muy respetuosa con el Real Madrid, al que no silbó en ninguna ocasión. El partido empezó con un minuto de silencio en su memoria, la del gran capitán Totó.

                Esto no es ni puede ser una crónica deportiva, en una ciudad en la que los periodista deportivos son legión y de gran calidad. Es una crónica social de un acontecimiento deportivo. En la última década las veces que el Melilla ha jugado la Copa del Rey se cuentan con los dedos de una mano y con la otra, las veces en las que resultó eliminado en primera ronda. Llegar a  dieciseisavos de y que te toque el Real Madrid es una suerte inigualable. Uno de esos días que ya quedan marcados en el calendario.

                           El Real Madrid atravesó el Mediterráneo

                Como si se tratara de su particular Rubicón, el Real Madrid atravesó el Mediterráneo cargado de seriedad y respeto por el rival, los melillenses de la UD. Melilla. La presencia del capitán Sergio Ramos, de Benzemá, de Lucas Vázquez, de Marco Asensio y Keylor Navas desde el pitido inicial, era un indicador de la seriedad con lo que se habían tomado este partido. Los fantasmas del “alcorconazo” volvían a agitarse con la proximidad de la fiesta de Todos los Santos. En esta ocasión el Real Madrid no vistió el blanco habitual y prefirió el naranja de Halloween. A la postre le ha dado mejor suerte.

                     Las brasas de lo sucedido en el Camp Nou tardarán décadas en apagarse. Por ello, el Madrid se pegó al terreno, resbaladizo por la lluvia y salió concentrado desde el principio, sin permitirse la más leve sensación de superioridad. Hay que agradecer y mucho, que el equipo melillense jugara y dejara jugar. Cualquier otro club en su situación, se hubiese dedicado a destruir juego, y a buscar un resultado más asequible y esperanzador  para el partido de vuelta. Con el 0-4 no queda incertidumbre  ninguna en la visita al Santiago Bernabéu.

                   La primera presencia del Real Madrid en Melilla, en un partido de competición oficial se ha saldado con una victoria inapelable. El resultado final de 0-4 con goles de Benzemá, Marco  Asensio, Odriozola y el tanto final de Cristo González en la prolongación. Vinicius fue el jugador más destacado del partido, disputando su primer encuentro completo con el equipo titular,  aunque no marcara ningún  gol. En el equipo melillense destacó su portero Dani Barrio, que evitó una derrota mucho más abultada, que hubiese sobrepasado el límite del temible 5.

La noche blanca del Madrid en Melilla


 

                       El Real Madrid regresa a Melilla para exorcizar sus demonios  

       La temporada de 1943/1944 el Real Madrid jugó en Melilla dos partidos, entre el 16 y el 18 de julio, para conmemorar el 7º aniversario del Alzamiento Nacional, según titulaba el ya diario de la cadena del Movimiento, El Telegrama del Rif. La derrota de Alemania era ya una cuestión de tiempo, pues apenas un mes antes de había producido el Desembarco de Normandía. La visita del club blanco se notificó el 12 de julio.  El jugador estrella del Real Madrid era el guardameta Bañón, que destacó en aquel campeonato, junto con Medrano y Corona, en el que el club madrileño quedó clasificado en el 7º puesto.

       La tercera división de aquella época era una competición muy dura, en la que jugaban gran cantidad de formaciones del Protectorado español, con equipos como el At. Tetuán. El equipo melillense se reforzó con tres jugadores procedentes de otros clubes, para ese partido, como Ruíz, Segangan y Rabadán. También se reforzó la UD. Melilla con jugadores de la SD. Villa Nador.

        El primer partido se jugó el domingo 16 de julio, con victoria del Real Madrid por 3-2, en el campo de deportes del Centro Cultural de Los Ejércitos. El segundo se celebró el martes 18 y el resultado fue de empate a dos goles. La expedición del Madrid arribó el día 14 en barco, y estaba integrada por: Bañón, Martín, Medrano, Corona, Clemente, Paquito, Benavente, Pablito, Cortés, Huete, Mosquera, Luján, Pruden, Sauer, Moleiro y Pedrin. 

          En el primer partido (16-7-1944), el Real Madrid llegó a ir ganando por 3-0, con goles de Luján y doblete de Corona, pero no debían andar finos, vista la clasificación del campeonato, y  se dejó recortar la distancia al final de la primera parte, con gol de Ruíz, y un segundo de Toto, en la 2ª mitad.

            El segundo encuentro (18-7-1944), comenzó con un gol tempranero del equipo melillense, que alineó a: Quiles, Braña, Errazquin, Juanito, Lagaria, Parrilla, Ruíz, Jimeno, Molina, Segangan y Perea. El Real Madrid tiró de oficio, empató el partido y luego se puso por delante con otro doblete, esta vez de Pruden. El melillense Bravo marcó el tanto del empate definitivo, en este segundo partido. El gol que adelantó a los melillenses lo marcó Braña.

     Los precios de las sillas y  preferentes oscilaban entre las 12 y 16 pesetas. Con una entrada única para militares de 4 pesetas, y la de niños a 1 peseta, en la acomodación General o de a pie. En evitación de escándalos, se hacía advertencia de que solo se permitiría el acceso a aquellas personas que hubiesen sido previamente invitadas, no como en ocasiones anteriores. Melilla no cambia.

                        El Real Madrid en la noche de Todos los Santos

        Han pasado 74 años desde aquella visita y algunos condicionantes parecen repetirse. El Real Madrid no parece estar en su mejor temporada liguera, con una posición en la clasificación similar a la de 1944. No ganó la Copa del Generalísimo hasta 1946, siendo su último triunfo de Copa en el año 1936. Por tanto, el Real Madrid es el último ganador de la Copa de La República española.

      En la Liga su suerte no fue muy distinta, pues solo volvió a alzarse con el triunfo en 1954,  tras varios años de dominio del Barcelona, At. de Madrid y Aviación. En la última década, el Real Madrid solo ha ganado dos Copas y dos títulos de Liga. En esta década el dominio ha sido muy claro del Barcelona. Sus éxitos más sonados han sido en la Liga de Campeones, que es su torneo talismán.

     El  Real Madrid ha protagonizado en la Copa del Rey, torneo que le enfrentará a la UD. Melilla, en el primer encuentro oficial que disputan ambos clubes, sonoras derrotas, como la del Alcorconazo, el 27 de octubre de 2009, día en el perdió por 4-0, en el estadio de Santo Domingo de Alcorcón.

      La cercanía a la noche de Todos los Santos no se le ha dado bien al Real Madrid, que visitará la ciudad de Melilla justo en la víspera del 1 de noviembre. El Real Madrid exorcizará sus particulares demonios coperos en nuestra ciudad, o los convertirá en tradición y leyenda. No vienen en su mejor momento y se encontrarán con la mejor UD. Melilla de la última década.

      Nota:https://equiposdefutbol2.blogspot.com/2017/06/real-madrid-contra-real-sociedad.html

Concepción Pozurama López


             Concepción Pozurama y Alberto Castro Girona

           La rehabilitación del puente de las Minas del Rif, que no de los alemanes, nos ha llevado hasta dos nombres casi olvidados, el del general Alberto Castro Girona, comandante general de Melilla entre 1925 y 1927; y el de su esposa Concepción Pozurama López. Pese al corto espacio de tiempo que estuvieron en la ciudad, dejaron algunas obras permanentes, que dan testimonio de sus nombre.

          La más emblemática, la que lleva el nombre de castro Girona, es la capilla de la Cruz Roja o de San Francisco Javier, bendecida el 27 de septiembre de 1927. La madrina e inspiradora de su construcción fue Concepción Pozurama, quien el jueves Santo de 1925, le dijo a la madre Superiora de la Comunidad de Hijas de la Caridad: “No, madre, esto no puede ser, esto no puede continuar así; esto no es digno ni de Jesús, ni de este edifico. Es necesario que se edifique enseguida una capilla”. Su voluntad e intención se cumplió y dos años después, y casi al punto de marcharse de Melilla, se inauguró la capilla que hoy conocemos. La réplica a tamaño completo del Cristo de Limpias, es también una donación de Concepción Pozurama, pero para la capilla Castrense, bendecida el 22 de noviembre de 1923. Actualmente puede contemplarse en esta capilla.

              En Navalperal de Pinares (Ávila), en la ermita del Cristo, existe una talla de un crucificado firmada por Jerónimo Pozurama, artista que tenía el taller en Madrid. Es casi igual al existente en Melilla, y sigue la línea naturalista y expresiva del imaginero Gregorio Fernández. La talla original del Cristo de Limpias sigue considerándose de autor anónimo. Esta figura de Navalperal es conocida como Cristo de la Indulgencia.

              Alberto Castro Girona siempre estuvo en el escalafón por encima de Franco, y esto hizo que nunca recibiera del futuro Dictador el más mínimo privilegio. En todas las circunstancias en la que se encontraron en la Guerra de Marruecos, Franco estuvo siempre bajo su mando. No se sublevó contra la República, pero aún así fue puesto bajo arresto, dado su inmenso prestigio. Murió el 3 de agosto de 1968, con el rango de Tte. General y está enterrado en el cementerio de San isidro en Madrid, junto a la que fuera su esposa. En Palencia aseguran que dejó escritas unas memorias, que no han aparecido nunca, y que probablemente contuviese referencias sobre Francisco Franco.

                 María de la Concepción Pozurama López, presidenta de Cruz Roja en Melilla, nació en un entorno que podría situarse entre las provincias de León, Palencia y Valladlid, sin que pueda precisarse el dato. Probablemente compartiese los orígenes palentinos con Alberto Castro Girona, quien también tenía orígenes filipinos por parte de madre. Falleció el 21 de febrero de 1978. Concepción tuvo al menos dos hermanos, Elisa y Enrique. Se casaron en 1905, con autorización registrada por el Consejo Supremo de la Guerra, siendo él capitán del Regimiento de Covadonga nº40. La orden la firmó el general Weyler.

              La mezquita del Habús

            Es la primera mezquita edificada en Melilla por los españoles, y es el otro gran legado de Alberto Castro Girona, cuyo empeño personal la hizo posible, pese a las muchas resistencias en contra. En el mes de octube el general Castro Girona recibió la visita de los Reyes de España, Alfonso XIII y Victoria Eugenia, que llegaron a la ciudad el día 7, en su tercera visita a Melilla. La dos anteriores fueron en 1904 y 1911.

            En un principio se pensó que la nueva mezquita fuera inaugurada por Los Reyes, pero se descartó la idea, pues la historia de la ciudad con las mezquitas siempre fue problemática. La mezquita del Habús se inauguró el 18 de octubre de 1927 con la presencia del Gran Visir de Marruecos Ben Azúz, el director de Intervención Civil del Alto Comisario de España en Marruecos sr. Teodomiro Aguilar y el comandante general interino Gonzalez Carrasco. No estuvo Castro Girona, pero la mezquita se inició y acabó durante su mandato

Nota:http://navalperaldepinares.es/turismo-y-senderismo/monumentos/capilla-del-cristo/

Urinarios públicos en Melilla


 

                   Es una de las mejores cosas o servicios, que ofrece la ciudad de Melilla. Aunque sea un tema tabú, la necesidad de orinar es algo que alcanza a todo el mundo, y más cuando se va avanzando en las décadas cumplidas. A los hombres este tema les afecta de lleno, aunque no se hable de él. Es algo de lo que se huye como si mentase al demonio. Todas las ciudades quieren recibir turismo, pero luego no ofrecen “urinarios públicos” y eso que el turismo de personas mayores es uno de los más abundantes.

                      En Melilla la Vieja existían unos urinarios públicos, que luego fueron absorbidos por una asociación cultural, casi sin vida pública, y que se mantienen cerrados desde hace más de una década. Las calles y túneles del Pueblo suelen oler a orina, sobre todo la Puerta de la Marina, que rima. Es la zona más turística la que menos opciones tiene.

                              Los franceses, poco dados a los tabúes, han instalados unos urinarios para hombres junto a las riberas del Sena, lo que también ha escandalizado, por hacer demasiado público el asunto, al menos desde el lado masculino. Los llaman Uritrottoir o urinarios de acera.

                                Flavio Vespasiano: “Pecunia non olet”

            Ser emperador después de Nerón no era una tarea fácil. Las arcas del Estado romano estaban tan exhaustas, que era necesario llenarlas con impuestos, pues los derroches se habían hecho norma. El más célebre de todos ellos, o el que ha llegado a la posteridad, fue su impuesto sobre los urinarios públicos, pues la orina era recogida y después de depurada, servía para los artesanos y curtidores de cuero. Su hijo Tito le reprochó ese impuesto y le respondió “el dinero no huele” o pecunia non olet. Esto se hizo luego extensivo y casi equivalía a decir que no había dinero malo. No es así, y los romanos decían esto desde su profundo sentido del Estado. Hay dinero ilícito, dinero manchado de sangre, dinero obtenido de formas no admisibles, y una de las peores es la de los saqueadores del erario público. Vespasiano legó para la posteridad, además de un ejemplo de administración cuidadosa, el Coliseo de Roma. Cuando se administra bien, se pueden hacer obras públicas de gran valor.

                     Volviendo a los urinarios públicos melillenses, hay que decir que son en total cinco. Dos se encuentran en el parque Hernández y otro más en el parque Lobera, que es el más reciente y el que luce el aspecto más cuidado. Los del parque Hernández son de 1960 y se encuentran bastante deteriorados, aunque son los de más uso, por su buena situación. Los otros urinarios públicos son el de la plaza Martínez Campos de el Rastro, es el que peor aspecto presenta; y el de la plaza multifuncional de San Lorenzo. En Melilla se mantienen, cuando ya no existen en casi ninguna ciudad. Esta es una diferencia apreciable con respecto a otras ciudades, que hay que seguir manteniendo, pero en mejores condiciones. Tanto por los trabajadores de estos servicios públicos, como por los usuarios.

Nota: https://www.lavanguardia.com/internacional/20180815/451328035822/polemica-paris-urinarios-calles.html

Sirgas, tabiques y otras cuestiones


 

                  En Melilla se cumplen varias leyes, aunque no estén escritas, para todos aquellos que nos dedicamos a narrar y dejar constancia del acontecer diario. La primera es que si algo no se fotografía corre el riesgo de desaparecer sin que luego quede el menor vestigio de su existencia. La segunda es que si ese edificio, lugar o desperfecto está fotografiado, entonces puede ya permanecer en el mismo estado indefinidamente, sin que haya prisa por darle fin o por solventarlo; o el efecto opuesto, que sería el de su fin inmediato

       En el caso de que haya que retirarse temporalmente del carrusel de los acontecimientos, bien por decisión propia o por que las circunstancias así lo impongan, entonces actúa la tercera ley, que dice que casi todo permanecerá en el mismo punto en el que se dejó, hasta que alguien vuelva a ocuparse de verificar o no, la evolución de los acontecimientos. Este es el caso o circunstancia de El Alminar de Melilla, que está y permanecerá en un estado latente por un periodo de tiempo difícil de precisar.

          La teoría del observador de acontecimientos, que eso es El Alminar, dice que la observación modifica el hecho observado, porque despierta a veces fuerzas dormidas. Pero también dice que esos hechos sucederán aunque nadie los observe o los relate, aunque eso sí, no se podrá determinar en qué sentido evolucionan, o si lo hacen o no.

            El Alminar publicado asciende a 2100 artículos, con un número aproximado de 5000 fotografías, 18.000 comentarios y casi un millón de palabras escritas. La unión de textos e imágenes ha sido uno de los grandes logros del blog, pues el lector ha podido ver y comprobar aquello de lo que se escribía, formando su propio juicio, en libertar total. Otro dato importante es que a lo largo de 7 años (84 meses), no ha existido un solo mes en el que no haya habido publicaciones. El contacto del blog con la realidad y con los lectores ha sido continuo. Hemos modificado muchas cosas, no hemos podido impedir otras, pero hemos dado testimonio de casi todo.

              De todo lo que hemos escrito hoy, vamos a mostrar pruebas. La primera es de un edificio que ha desaparecido en la calle Lerchundi, el número 1, que se ha volatilizado sin que haya dado tiempo a mostrarlo, ni a fotografiarlo. Un colaborador nos advirtió del hecho, pero ya era tarde. La segunda muestra una ciudad envuelta en el miedo. Cualquier edificio o solar debe ser tabicado o cerrado a cal y canto, para que no se llene de residentes no controlados (se trata de un edificio vacío y luego tabicado). La tercera prueba o imágenes muestran la extensión de la sirga al uso civil, en inmuebles o solares vacíos, y en los que se pretende que no haya intrusiones. Esto no se había visto nunca en la ciudad. Es la prueba del miedo y del estado de la ciudad.

              Lo que queríamos decir, ya está dicho. Hay tanto de lo que escribir, como de lo que ya se ha escrito. El Alminar seguirá, pero en modo latente, et maneat semper. 

 

 

La tormenta de asfalto


 

            A lo largo de todo el mes de septiembre, como si se tratase de una invasión, las máquinas de asfalto, dirigidas por la consejería competente en la materia (alquitrán), han desatado una tormenta de asfalto en el melillense barrio del Real. 25 calles han sido asfaltadas de punta a cabo, todas a la vez y también por partes. Las molestias ocasionadas han sido todas las previstas más el doble.

            Pasado este mes, el de la feria y la vuelta al colegio, y el del regreso a la actividad laboral y cotidiana en los hogares, esas 25 calles lucen un asfaltado brillante, liso, completo, junto con todas sus marcas viales, señales de aparcamientos, y marcas de dirección. En un mes se han asfaltado más de 3 kilómetros de calles. Hay que recordar que el alquitrán es un material reutilizable.

             En primer lugar se limpia y barre la superficie. Luego llegan las máquinas con rastrillos que levanta la capa de rodadura, para ser recalentada, embreada y vuelta a utilizar. Si se mantiene adecuadamente, el asfalto es permeable y en época de lluvias absorbe el agua, cosa que no hace el cemento, que prolifera en otras calles de la ciudad. El asfalto es un material sostenible y el cemento no.

             La pregunta que se hace todo el barrio del Real, pero que no se verá escrita ni contestada en lugar alguno, es porqué si en un solo mes se ha podido reasfaltar casi la mitad de las calles del barrio ( estará todo completo en un plazo casi igual); ha tenido que pasar más de una década para realizarse una actuación así. Han sido diez años de socavones, baches, pavimento zurcido y remendando con cemento en todas las calles, señalizaciones invisibles o inexistentes, y una degradación que solo era la muestra más visible de una gestión sumida en la acedia y en la desidia.

               El estado en que se encuentran ahora las calles, es el que deberían tener siempre, a lo largo de todo el año. Sin embargo no ha sido así. El barrio del Real es el más populoso de Melilla. Si los concejales se eligiesen por distritos, estas cosas no sucederían. Solo la proximidad electoral del año 2019, y el miedo a la irremisible pérdida de la hegemónica mayoría, mantenida durante demasiado tiempo, parece ser la responsable de “estas tormentas de asfalto y de obras”, tendentes a solo una finalidad, que se antoja ya imposible. Algunos ya darían por buena un “dulce derrota”, como dijera un mandatario socialista en 1996.

                Y ya que escribimos de calles y de nombre, ¿ha pensado alguien qué hacer en Melilla con la calle Infanta Cristina?.