Archivo diario: 29 agosto, 2015

La situación de Averroes


     ¿ Cual es la situación real de la barriada de Averroes?. ¿Es admisible que unos edificios de poco más de una década presenten desperfectos de tanta importancia?. ¿Quiénes fueron los arquitectos?, ¿Quién estaba al frente de la Consejería de Fomento bajo la cual se construyó el proyecto?, ¿Quién dirigía Emvismesa?.

         Nueva barriada de Averroes, un conjunto de 258 viviendas agrupadas en torres de 8 y 10 plantas, en un recinto no integrado en la trama urbanística del barrio, en el lenguaje común un gueto. Desde su construcción hasta su finalización, es una obra que corresponde por completo a la gestión de “la derecha popular” de Melilla. Igual que el funesto depósito de agua de Cabrerizas, cuyo estallido en 1997 causó la destrucción de la antigua barriada de Averroes. Ninguna calle o monumento de la zona, conmemora o recuerda tan desgraciado suceso y a sus víctimas.

            A esto nos referimos cuando escribimos que se tiran 5 millones de euros al suelo en determinadas zonas de la ciudad, en busca del ideal de la ciudad de los peatones y de las bicicletas, el nuevo Sangri-La urbanístico, mientras que en otras zonas de la ciudad, no demasiado alejadas del centro, el simple concepto de accesibilidad es una realidad imposible.

                            El futuro de la nueva barriada de Averroes

         Una barriada nueva que ya es vieja, en la que estuvimos en 2013 y dimos cuenta de sus deficiencias y del mal estado de mantenimiento en las zonas comunes o de paso. En los inicios del verano se desprendió una gran porción del recubrimiento de la fachada. Con posterioridad otra zona, en las torres intermedias, también tuvo que ser echada abajo. Ahora hay una tercera zona, en las torres de la parte alta, que está acotada. Se supone que adolece del mismo problema que las anteriores. Por todos lados se aprecian las señales de las catas realizadas. Hay grietas por todos lados, tanto en las partes estructurales, como en otras que no presentan peligro para los edificios. En ningún caso es admisible tal estado de los edificios, en tan solo una década. La administración que los construyó, es la misma que ahora debe ejecutar las reparaciones y decidir sobre su futuro, que se presenta bastante incierto.  Hay vecinos que tienen las casas apuntaladas por dentro. Todos han recibido cartas de la Administración Autónoma para que hagan una valoración de daños. Algunos llevaban denunciando el estado de la fachada y su ahuecamiento progresivo desde hace varios años. El silencio es espeso. Nadie habla. Aquí hay responsabilidades técnicas, políticas y civiles.

       Nota:https://elalminardemelilla.com/2013/03/05/en-las-torres-de-averroes/