El fuerte de María Cristina


Paseo en un fuerte exterior abandonado

La ciudad histórica de Melilla mantuvo su defensa de dos formas, una activa y otra pasiva. La primera se llevó a cabo mediante la construcción y conquista de los cerros próximos a la ciudad, o lo que es lo mismo, ampliando el perímetro defensivo lo máximo posible. La segunda fue mediante la construcción de murallas gigantescas y baluartes, que la hacían imbatible para la artillería de la época.

Dentro de esa larga lista de fuertes exteriores existen dos tipos, los históricos y los modernos. Ya no queda ninguno de los históricos, y sí varios de los modernos, construidos a partir del Tratado con Marruecos de 1860. De este segundo grupo quedan en pie los de Camellos, Sidi Guarich, san Francisco, Rostrogordo, Cabrerizas Altas, Reina Regente y el de María Cristina.

Fuerte de María Cristina (1890)

Se construyó entre 1893 y 1895 y también se le conoce como fuerte del Polígono. El fin de la guerra en el denominado «campo de Marruecos» (la última guerra del campo exterior fue la de Margallo en 1893) dejó casi sin uso defensivo la mayor parte de estos fuertes de defensa. Su segundo uso fue el de guarniciones militares, prisión militar. El último cuerpo armado que estuvo aquí fue el de la Guardia Civil, hasta los últimos años de la década de 1990. Posteriormente y durante muy poco tiempo, parte de sus instalaciones se usaron como Escuela Taller. Finalmente el abandono absoluto, como todo.

Hace 20 años o más, estuvimos allí, acompañados de un trabajador. Todo estaba recién abandonado, pero ya fuertemente deteriorado. No existía el mundo digital, así que las fotos son de cámaras mecánicas, con carrete de negativos. Aquí estuvieron los presos militares más significados, de los que se mantuvieron leales a La República, entre otros el Comandante General de Melilla Manuel Romerales Quintero, salieron de aquí para ser fusilados en la explanada de Rostrogordo, entre 1936 y 1939.

Fuerte y bosque

Lo que es inigualable, es el pequeño bosque de pinos que rodea el fuerte, de 27 ejemplares. Los contamos para evitar la acción de la motosierra. Es una magnífica zona verde que solo precisa de conservación, no de reinterpretaciones. Además tiene unas chumberas en magnífico estado, algo ya inusual, por que están desapareciendo por culpa de un hongo. El fuerte como tal parece irrecuperable. Son más de 20 años de abandono y destrucción. Actualmente se accede al interior por la parte del foso, en donde existe una puerta abierta. Todas las demás posibles entradas fueron cegadas hace mucho. La inversión en restauración, limpieza, reparación y posterior mantenimiento conllevaría un costo casi inasumible. Nunca entenderemos el modo de enajenar cuarteles, residencias, y fuertes que lleva a cabo el Ministerio de Defensa en Melilla.

2 comentarios en “El fuerte de María Cristina

Acostúmbrate a sufrir con paciencia las contrariedades, a escuchar en silencio lo que desagrada, a estar sosegado entre los turbulentos y a permanecer tranquilo entre el estrépito del mundo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.