El Cristo del Mercado de Segovia


                           

                                    La Cofradía del fuego verde

          En Castilla las costumbres se convierten en tradiciones y estas acaban haciéndose leyes. Siempre hay que buscar cosas distintas, porque en todas las cofradías españolas hay imágenes de Cristo o de la Virgen. La estación de Alta Velocidad de Segovia está a varios kilómetros de la capital segoviana, por esas inexplicables circunstancias de la gestión política, mientras que en otras capitales este tipo de trenes llegan hasta el mismo centro de la ciudad. El caso es que en mi último viaje a Segovia dispuse de media hora de tiempo para ver algo distinto, o incrementar el tiempo de espera en la Estación de Segovia-Guiomar.

                                                  La ermita del Cristo del Mercado

           Cuando me fui de Segovia en 1979, esta pequeña ermita  situada en la entrada de la ciudad por la carretera de Madrid,  ya estaba cerrada. Su antigüedad y el mal estado del edificio, hicieron que los actos de culto se trasladaran a las dependencia parroquiales que están situadas en los bajos de un edificio de la misma plaza. Con posterioridad fue restaurada la ermita, que data del siglo XVII. El culto ordinario sigue celebrándose en los salones parroquiales, y la ermita solo se abre con ocasión de las solemnidades. Toda esta explicación sirve para decir que desde entonces no había vuelto a entrar en el Cristo del Mercado hasta el presente año. Era jueves santo y la ermita estaba abierta por la mañana, la única de toda la semana santa segoviana.

             Los integrantes, hombres y mujeres, de la Cofradía de la Esclavitud del Santo Cristo del Mercado, estaban preparando los enseres para la procesión de ese día. Resulta muy curioso ver el faldón característica con el que cubre la imagen de Cristo, que data de las las primeras décadas del 1500. La traza de la talla  es muy parecida a la del Cristo melillense de la Veracruz.

             Las cofradías en Segovia se enraízan en el  barrio. Cada barrio tiene su iglesia, y uno/a pertenece a ella desde que nace, hasta el momento en que muere, independientemente de que pueda estar viviendo en otro lugar de la ciudad, o en otra distinta. La diferencias con las semanas santas que se celebran cruzando la línea del Tajo hacia el Sur son muchas. Aquí no hay costaleros ni porteadores. A los integrantes de un paso se les llaman cargadores, y los pasos procesionales suelen ser pequeños, pues se portan sobre andas. Las cofradías no suelen tener las repercusiones mediáticas y sociales de las de Andalucía. Los recorridos son igualmente largos y el clima suele ser  frío por estas fechas, por lo que estar muchas horas en la calle puede acarrear consecuencias para la salud. Todos los pasos entran sin problemas en la Catedral de Segovia, que es en donde acaban los recorridos procesionales.

                                                                El fuego verde

          Aparte del Cristo y su faldón, la característica más llamativa de esta cofradía es el fuego verde, que se puede realizar con dos compuestos químicos distintos; y que rodea el paso en cuatro tulipas situadas en las esquinas. Mantener el fuego verde durante las horas que dura la procesión no es tarea fácil, requiere de una fórmula y de un tratamiento determinado. Tienen un secreto, el de su composición y mezcla, que solo posee una persona, en este caso el hermano mayor, que en su momento lo transmitirá a quién el crea mas adecuado. Así son las cosas en la vieja Castilla.

         El Hermano Mayor de la Cofradía se nombra anualmente y corresponde por riguroso turno al cofrade más antiguo, tanto hombres como mujeres. Es una oportunidad que iguala a todos sus integrantes, y que evita otros espectáculos poco edificantes para la Fe, que ofrecen algunas cofradías en las luchas por este tipo de cargos de representación.

           Nota: http://www.semanasantasegovia.com/escalavitudcristodelacruz.html

Anuncios

7 Respuestas a “El Cristo del Mercado de Segovia

  1. Gracias por escribir sobre el fuego verde. Sea en la forma que sea, siempre resulta cuando menos, interesante lo que haces.

  2. david matarranz

    En primer lugar muchas gracias por tu artículo, es un orgullo como presidente de esta Cofradía que nos prestes atención, que como bien dices, por estos lares no estamos acostumbrados a ser foco de atención más allá de nuestras fronteras.
    Es cierto lo del fuego verde que algo característico de nuestras salidas en procesión, y te comento como curiosidad que cuando se construyó el nuevo trono se tuvo muy en cuenta esta circunstancia.
    por último una aclaración, el Hermano Mayor es un cargo honorífico que se nombra por antigüedad, no tiene ninguna función ejecutiva. Es un reconocimiento a los cofrades que han sido fieles a la hermandad durante tantos años.
    sin otro particular le envío un cordial saludo

  3. Me complace de poder intercambiar en su lengua que también es un poco la mía, y pronto , lo que quiero , poder aprender muy rápidamente la español encontré un instrumento de traducción muy relacionados, así también podría leer y comprender las ideas y sentir de cada uno, pido yo esa intrusión, me complace de poder me integrar paulatinamente en este blog.

  4. Gracias David por tu comentario. Son tradiciones interesantes que merecen ser conocidas más allá del ámbito en el que se producen. Apenas tuve tiempo para conocer nada más, pero al menos pude entrar en el interior de la ermita, algo que no había hecho en los últimos treinta años.

  5. En cuanto a lo del fuego verde puedo decir que es bastante difícil obtener los elementos para su producción. Luego está la dificultad de su permanencia a lo largo de varias horas de procesión. Elaborarlo para un instante no requiere gran complejidad. Aparte está el cuidado que debe tenerse frente a los productos químicos y su combustión. Ha sido todo un descubrimiento el saber que se usa como elemento distintivo de una cofradía.

  6. Que maravilloso comentario pues me hizo recordar que para el encuentro de la juventud con el Papá fui hospedado junto con mi esposa, en la casa de doña Consolación y don Domingo, Mari Ángeles, cerca del Templo del Cristo del Mercado, estaba el Padre Raúl y don Domiciano y mucha gente maravillosa, esperamos algún día ir a vivir está experiencia de la Semana Santa y conocer sobre el fuego verde, un fuerte abrazo fraternal desde Costa Rica.

Lo que se ha podado retoña; lo ahuyentado vuelve, lo extinguido se enciende; lo adormecido despierta otra vez. Poco es , pues, podar una sola vez; es necesario podar muchas veces, continuamente, si es posible.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s