Archivo diario: 20 mayo, 2014

Centro Cultural García Lorca de Melilla


 

                    El 20 de diciembre de 1986 fue inaugurado el Centro Cultural Federico García Lorca que acabó albergando la sede de la Universidad de Educación a Distancia, y no al revés como nos quieren hacer ver ahora. El problema ya no es que se mienta, ni que ellos mismos se crean sus mentiras. Lo inadmisible es que pretendan hacérnoslas creer a nosotros. Afortunadamente, para nosotros, la prensa de aquellos años era todavía prensa. Todavía puede recurrirse a sus páginas y ver cuál era la verdad de los acontecimientos, porque todavía se daban noticias. La de los últimos cinco años, no servirá para nada en un futuro, porque solo es propaganda al servicio del poder.

                 La visita del Ministro de Cultura Javier Solana

       Las instituciones se heredan y existe una continuidad histórica en los actos de gobierno, independientemente de que hayan cambiado los partidos gobernantes y que lo que hoy es Ciudad Autónoma antes fuese Ayuntamiento. La Fundación Municipal Socio-Cultural, de la que dependía la UNED en 1986 , estaba integrada en la concejalía de Cultura y todo ello, lo ha heredado y asumido la actual Consejería.

          El edificio, comprado a las monjas del Buen Consejo, se rehabilitó como Casa de La Cultura e inaugurado con el nombre de Centro Cultural Federico García Lorca, finalmente acabó dando cobijo a la UNED, y no al revés, como pretenden ahora que creamos. A tal efecto, se desplazó a la ciudad el entonces ministro de Cultura Javier Solana, quien fue recibido por las entonces autoridades, Gonzalo Hernández como Alcalde, y Manuel Céspedes como Delegado del Gobierno. En el patio del Centro Cultural Federico García Lorca estaban todos, incluido probablemente Ramón Gavilán, si por entonces era ya director de la UNED de Melilla.

            Si se impusiese un cambio de nombre, que no se trata de otra cosa, se trataría de una tropelía cultural inaudita en los tiempos actuales. No es posible entender como la vanidad puede llegar a cegar las conciencias de tal modo. Se podrán engañar ellos mismos, o creerse su propio cuento, pero lo que muestran los hechos es otra cosa, o algo muy claro, que el edifico fue inaugurado con el nombre de Lorca. Lo que albergue antes o después nos da igual.  El nombre del edificio no cambiará. salvo que se pretenda hacerlo, pero entonces tienen que asumirlo como tal y no escudarse en triquiñuelas burocráticas, que por lo que se ve, llevan meses estudiando.

                    ¿Dónde está la placa de inauguración?

         La fotografía del periódico del día 22 de diciembre de 1986, muestra a Javier Solana descorriendo la cortinilla de la placa conmemorativa, desaparecida en las ultimas obras de repintado. Algunos confunden el remozado de la fachada con haber construido un edificio nuevo; y además piensan que eso ya otorga derecho a cambiar el nombre. Estamos ante la versión melillense de Rebelión en La Granja, novela de George Orwel de la que recomiendo su lectura. Es una metáfora sobre la manipulación y alteración de la historia.

         El caso es que tras el repintado, desapareció la cruz, algo de lo que algunos se mostraron orgullosos, pero no caímos, hasta hoy, en la desaparición de la placa.  Lo sucedido prueba claramente el aserto incluido en El Qujiote: guárdate Sancho, que tras la cruz siempre está el diablo. Lo que sigue sorprendiendo, aparte de todo lo que ya hemos escrito, es el silencio cómplice, de todos/as aquellos que deberían estar opinando sobre este tema.

          La verdad histórica, la de los hechos, es la que mostramos. A partir de aquí, que hagan lo que quieran.

     Nota: Hubo dos inauguraciones, una en Melilla el 28 de noviembre de 1986, y otra un mes más tarde, con el Ministro Solana el 20 de diciembre.