Los rostros de Siria


       Un día tras de otro, o cuando toca, los medios de comunicación mundiales nos sacuden con noticias de los horrores de la guerra en Siria. Cualquier guerra es un horror, pero la producción y venta de armamento es uno de los cuatro grandes negocios mundiales. Lo que nadie nos cuenta es quiénes o qué intereses económicos fomentan estas guerras, que causan miles de muertes, la destrucción completa de países y millones de personas desplazadas. No es posible que de repente, en las calles de ciudades como las nuestras, ya sea en Siria o en Ucrania, aparezcan milicias armadas hasta los dientes y se desencadenen guerras civiles.

      Melilla está en el mundo y nuestra ciudad está en la ruta de las expediciones fenicias desde hace 4000 años: no es posible pretender que cualquier conflicto que suceda en determinadas partes del mundo, no nos acabe afectando de alguna manera. Unas decenas de refugiados sirios (mujeres, hombres y niños/as), apenas son nada en comparación con el millón de refugiados que están en el territorio de Turquía, o los cientos de miles que se desplazan hacia Jordania.

          La mitad del Mundo está incendiada y la otra mitad se beneficia, de alguna manera,  de esa situación. La ecuación es más fácil de lo que parece: si una mitad del mundo tiene problemas, la otra debe tener las soluciones. Todos quieren ir a Brasil al Mundial de fútbol, pero sin que los desheredados de las favelas causen problemas. Hacer negocios de los Emiratos Árabes es bonito y noticiable, pero pocos quieren hacerse cargo de los desheredados del conflicto de Siria.

             Un campamentos de ciudadanos sirios está refugiado en el interior del cementerio musulmán, otro en las inmediaciones del CETI (Centro de Estancia de Inmigrantes), y otra parte en su interior.

                 Esta concentración o llamada de atención, se producía esta mañana al mediodía, en la plaza de España. Los sirios son refugiados de manual.

Anuncios

2 Respuestas a “Los rostros de Siria

  1. Mi apoyo siempre a lo que hagas por esta personas. No te canses, sigue insistiendo con tu fuerza de voluntad en contar lo que pasa. Que al menos se escuchen algunas voces en protesta por lo que hacen.

  2. Gracias Isa, y sí me canso, y sí dudo, cada vez más, y ambas cosas a la vez.

Lo que se ha podado retoña; lo ahuyentado vuelve, lo extinguido se enciende; lo adormecido despierta otra vez. Poco es , pues, podar una sola vez; es necesario podar muchas veces, continuamente, si es posible.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s