La UD Melilla frente al reino de Valencia


El equipo de La Nucía pierde el liderato en Melilla

El V grupo de la 2ª división de la RFEF, el del antiguo Reino de Valencia, le está yendo muy bien al primer equipo melillense de fútbol. Lo mismo ocurre con el entrenador, Manuel Herrero, en esta segunda etapa al frente del equipo.

En un partido así puede ganar cualquiera, pero el líder del grupo se mostró atemorizado frente al equipo melillense. La directiva azulina, ante la visita de La Nucía, declaró en la práctica una jornada de puertas abiertas, con entradas a solo 1€, para las gradas de General, a las que acudimos para ser testigos del encuentro. No es lo mismo estar en un lado que en otro, General y Tribuna no son el mismo mundo. El partido se inició con un minuto de silencio dedicado a la memoria del ex presidente del club Francisco Molina, fallecido hace unos pocos días.

En un mundo en el que no suele haber justicia, a veces se producen resultados justos, y eso es lo que ha sucedido hoy en el campo de deportes de la ciudad de Melilla, con el que ya se está tardando en cambiarle el nombre, por el del ex capitán azulino Bartolomé Hernández, Totó.

En la UD. Melilla sorprende la posición de su portero, más un defensa central que un guardameta. En un partido como el de hoy, con escasas ocasiones reales de gol, no tiene demasiadas consecuencias, pero ante un equipo con más resolución ofensiva puede resultar una posición peligrosa y fatal. Sin embargo, La Nucía, finalizando la primera parte, ya dio claras muestras de que no consideraba en mal resultado un empate en nuestra ciudad. Sin embargo, la UD, Melilla no pensaba lo mismo, de ahí el gol en el minuto 90. Muchas faltas, muchas tarjetas amarillas, mucha interrupción del juego.

El equipo de este año es capaz de lo mejor, ganar y destronar al líder, o de ser vapuleado en El Ejido, un conjunto situado en puestos de descenso. El equipo melillense es uno de los más goleadores, 14, y uno de los más goleados entre los 5 primeros clasificados, 11. Una mañana soleada, un resultado justo, una decisión acertada la de abrir el campo.