Archivo de la etiqueta: barriada de averroes

Averroes: el garaje dantesco


 

                            El garaje de Silent Hill

             Nunca había visto nada igual en el mundo real. En el virtual sí, cuando jugaba a Silent Hill, un juego en el que el protagonista se interna en una ciudad abandonada y con niebla constante. Algún que otro molesto zombie suelto rompía el silencio en ocasiones, pero nada más terrorífico que atravesar calles permanentemente vacías, rebuscar en un piso de apartamentos deshabitado con la única ayuda de una linterna, o entrar en un inmenso aparcamiento sin coches y en donde ya no aparca nadie.

             En mis muchas visitas a la nueva barriada de Averroes nadie me había mencionado jamás el garaje, hasta que una vecina, con la que comentaba los desperfectos de las torres construidas en 2005, me hizo la propuesta: ¿Has visto el garaje?. Le dije que no, y le pregunté que si tenía algo interesante que ver. ¿Quieres verlo?. No es un lugar del que suelan hablar, porque el 98% de las 258 familias del nuevo grupo de Averroes han olvidado que tienen garaje.

    Los dos sótanos colectivos de lo que un día fueron pensados como aparcamientos, no tienen comparación posible, salvo en el ámbito de las pesadillas . Ocurre que esta gente no se queja, sobrevive como puede en un territorio en donde los planes de empleo caen con cuentagotas. Melilla es la ciudad de las desigualdades y de los desequilibrios. Mucho para pocos en determinadas zonas,  y poco para muchos en otras.

                                   La situación del garaje comunitario

         En el principio el garaje era común a todos los bloques, pero eso fue antes de que existiera el tiempo. Los robos en coches y trasteros empezaron a proliferar, y los residentes fueron abandonando los aparcamientos. Hay que decir que a esta zona de aparcamiento solo se accede con llave, tanto en los ascensores como por las escaleras. No hay posibilidad de acceso libre desde el exterior.

       En el principio de la creación de Averroes, ese hueco oscuro y reventado de la fotografía era una “oficina de Emvismesa”*. No es un chiste fácil, es la realidad. No hay luz. Se han quitado los diferenciales. Los únicos trasteros operativos están en el sótano 1, pues al sótano 2 nadie baja. En época de lluvia, los bajantes se atoran y el agua alcanza medio metro de nivel. Inunda coches y la maquinaria de los ascensores. El sótano 2 es Silent Hill, allí no ha nada, salvo un viejo coche abandonado.

       No hay ruido de motores, los restos de vehículos que aparecen por allí llevan mucho tiempo en ese estado. No funciona la luz, ni los extintores de incendios. Nadie entra ni sale. el silencio es absoluto y atemorizador. No se oyen los motores de  las puertas correderas de entrada y salida a los garajes. Si alguien se queda allí encerrado tardarán mucho tiempo en saber que se encuentra en ese lugar. Hace ya algunos años que se tabicaron los accesos que comunicaban los aparcamientos y los bloques. Ahora los compartimentos son estancos.

           El secreto que se guardaba en lo oscuro ya está desvelado.

   Nota*: Emvismesa (Empresa Municipal de la Vivienda de Melilla).

La situación de Averroes


     ¿ Cual es la situación real de la barriada de Averroes?. ¿Es admisible que unos edificios de poco más de una década presenten desperfectos de tanta importancia?. ¿Quiénes fueron los arquitectos?, ¿Quién estaba al frente de la Consejería de Fomento bajo la cual se construyó el proyecto?, ¿Quién dirigía Emvismesa?.

         Nueva barriada de Averroes, un conjunto de 258 viviendas agrupadas en torres de 8 y 10 plantas, en un recinto no integrado en la trama urbanística del barrio, en el lenguaje común un gueto. Desde su construcción hasta su finalización, es una obra que corresponde por completo a la gestión de “la derecha popular” de Melilla. Igual que el funesto depósito de agua de Cabrerizas, cuyo estallido en 1997 causó la destrucción de la antigua barriada de Averroes. Ninguna calle o monumento de la zona, conmemora o recuerda tan desgraciado suceso y a sus víctimas.

            A esto nos referimos cuando escribimos que se tiran 5 millones de euros al suelo en determinadas zonas de la ciudad, en busca del ideal de la ciudad de los peatones y de las bicicletas, el nuevo Sangri-La urbanístico, mientras que en otras zonas de la ciudad, no demasiado alejadas del centro, el simple concepto de accesibilidad es una realidad imposible.

                            El futuro de la nueva barriada de Averroes

         Una barriada nueva que ya es vieja, en la que estuvimos en 2013 y dimos cuenta de sus deficiencias y del mal estado de mantenimiento en las zonas comunes o de paso. En los inicios del verano se desprendió una gran porción del recubrimiento de la fachada. Con posterioridad otra zona, en las torres intermedias, también tuvo que ser echada abajo. Ahora hay una tercera zona, en las torres de la parte alta, que está acotada. Se supone que adolece del mismo problema que las anteriores. Por todos lados se aprecian las señales de las catas realizadas. Hay grietas por todos lados, tanto en las partes estructurales, como en otras que no presentan peligro para los edificios. En ningún caso es admisible tal estado de los edificios, en tan solo una década. La administración que los construyó, es la misma que ahora debe ejecutar las reparaciones y decidir sobre su futuro, que se presenta bastante incierto.  Hay vecinos que tienen las casas apuntaladas por dentro. Todos han recibido cartas de la Administración Autónoma para que hagan una valoración de daños. Algunos llevaban denunciando el estado de la fachada y su ahuecamiento progresivo desde hace varios años. El silencio es espeso. Nadie habla. Aquí hay responsabilidades técnicas, políticas y civiles.

       Nota:https://elalminardemelilla.com/2013/03/05/en-las-torres-de-averroes/