Archivo de la etiqueta: cardo erizo

El amargo don de la belleza


  El campo de las uñas de gato

        Melilla vive una época gris, la del cemento. Hay pocos espacios verdes en donde se pueda estar en contacto con la naturaleza real, no la artificial, o la de decoración. Esta zona está se encuentra en la parte alta de la carretera del Tiro Nacional, a pocos metros de la rotonda de La Legión. Vemos decenas de plantas, de flores, que ni siquiera sabemos reconocer. Hace un año decidimos dar espacio a la botánica en El Alminar. Esto ha aportado dos cosas, una un conocimiento nuevo, y otro imágenes de gran belleza, como la de de esta planta, vulgarmente conocida como uña de gato o hierba del cuchillo, y cuyo nombre científico es el de Carpobrutus edulis. Su belleza y la intensidad de su coloración es extraordinaria. Pese a su atractivo colorido, está calificada como especie invasora, y es de las más dañinas, de ahí la frase que abre la entrada, de igual título que una novela de Terenci Moix. No se sabe cómo llegó a España, pero fue detectada por primera vez en Galicia en 1900. Crece en suelo pobre y secos, y tolera muy bien los ambientes salinos, como son los territorios costeros. Es muy utilizada como planta ornamental. Su origen parece estar en Suráfrica. Produce un higo comestible y sus hojas  pueden ser utilizadas como verduras.

       Frente a la belleza invasora nos encontramos en el mismo espacio con la belleza autóctona, como el Echinops spinousus, o cardo erizo, o cardo bola, planta propia del Norte de África y no presente en la península ibérica. Es una planta muy hermosa, en forma esférica, en tonalidades azul celeste.

           Una y otra son plantas de floración primaveral. Las hemos encontrados en el secarral mencionado, en la parte alta del barranco del Tiro Nacional. Son unas buenas y relajantes imágenes, para regresar al Alminar, tras un largo período de ausencia. Hay lugares que no deben ser abandonados, sobre todo cuando ha costado tanto crearlo y convertirlo en lo que hoy es. Por eso resulta adecuado este regreso.

        Nota: para la identificación de las plantas hemos contado con la colaboración de Manolo Tapia y del libro de José Cabo y otros autores, La flora silvestre de Melilla.

Anuncios