Archivo de la etiqueta: el alminar

El Alminar en medio de la niebla


 

         ¿A qué se debe esa diferencia?. ¿A qué se debe que reaccionemos tan débilmente ante unos fenómenos que nos presagian un duro porvenir?. ¿Al trastorno de nuestros principios morales y a la ausencia de estos principios?. Los Hermanos Karamazov. Fiodor Dovstoyevsky

                  El Alminar surgió de la nada. Se fue perfilando con el paso del tiempo. Los acontecimientos impusieron muchos temas y me obligaron a entrar en asuntos que ya tenía aparcados, pero eso es un signo de que es algo vivo, con vocación de permanencia, de servir de referente. Muchos temas, algunos muy fijos, pero que son la espina dorsal del Alminar.  Tratados y seleccionados siempre desde la propia subjetividad, pero intentando dejar suficiente margen para el debate o la generación de ideas y puntos de vista nuevos. El Alminar empezó a erigirse dentro de la oscuridad y soledad más absolutas, y ahora resulta casi imposible prescindir de él. Aquí hay casi de todo y para casi todo el mundo. Amigos y adversarios pasan por aquí con casi la misma constancia. Algunos ya no han vuelto, muchos se renuevan y unos pocos permanecen.

           No todo el mundo puede levantarse en medio de la nada y empezar a caminar. Hay gente débil. La vida es dura y azota con desigual fortuna a las personas. No creo en ideologías o religiones  absolutas, porque no hay verdades absolutas. Hay formas de vida que pueden apagar las dudas que podemos sentir a lo largo de nuestra existencia, pero exigen, eso sí, la anulación de la conciencia y de la voluntad. 

       Despues de trece meses de actividad constante, casi ininterrumpida, debemos detenernos, pero estoy preparando la mayor entrada de la historia del Alminar. Será un mundo dentro de otro. Toda una ideología liberadora, una serie de referencias que servirán para todo un mes, y también para toda una vida. Quién siga ese camino, que es el del Alminar, tendrá algo a lo que asirse, pero a diferencia de otras, aquí no se pide nada a cambio. Se podrá hacer caso o no, pues el único modo de tener fortaleza interna es reconocerse débil. Nunca habrá respuestas para casi nada, porque no puede haberlas, y si las hubiese, no podrían ser expresadas. Las respuestas hay que buscarlas cada día, en cada momento, ante cada circunstacia. Yo sólo voy a ofrecer los instrumentos para que eso sea posible.

           Depués, nada es seguro. Todo cambiará. No sé que ocurrirá con El Alminar, ni en que modo seguirá. Hay cosas que son ocultas incluso para mí.     

El Alminar de Melilla en vacaciones


El Alminar esta en periodo vacacional, pero ha quedado un mundo en el que sumergirse y descubrir cosas que en su momento no dio tiempo a ver. De todas formas en descanso total no se está nunca. La labor de vigilancia de “la tiniebla” así lo exige. Me congratula mucho que el nº de visitas se sostenga y que las intervenciones y comentarios sigan aumentando. Eso es bueno, porque indica que esta espacio es de todos y que empieza a ser tenido en cuenta. Necesitamos cada vez más lugares en donde poder contrastar nuestros puntos de vista. He aprobado todos los comentarios pendientes y siempre que el tono y las formas sean las adecuadas, jamás rechazaré a nadie. Nunca voy a tratar a nadie, como hicieron conmigo en un “espacio infausto” que supuestamente se ofrecía para debatir ideas en libertad.  Muchas gracias a todos por seguir manteniendo El Alminar como un espacio “en uso” y útil.