Semana Santa en la redes


Cruz de Guía y las parroquias, frente a Melilla Cofrade

En el mundo cofrade y en el semanosantero, hay que ser muy conocedor de sus entresijos, para sobrevivir. Las afinidades y las rivalidades pueden durar siglos, incluso ser eternas. La apuesta de Televisión Melilla por realizar un cambio radical en la dirección de la programación de la Semana Santa melillense, tenía sus riesgos. Sustituir a Cruz de Guía, por Melilla Cofrade, y la dirección de Carlos Rubiales por la de Pedro Pomares, apenas a un mes del inicio de la conmemoración litúrgica, era casi un salto en el vacío. Una maniobra así se intenta en Málaga o Sevilla, y ardes con el incienso,

En los pasillos y entresijos de la Iglesia pierde la inocencia hasta el más santo de los santos, como dijera san Josemaría Escrivá. En El Alminar llevamos más de 15 años analizando, aprendiendo y escribiendo sobre todo lo relacionado con la Iglesia y la Semana Santa, tanto la actual como la histórica. Se necesitan muchos años para establecer relaciones de confianza, y para afianzarse en una parroquia o en la misma Iglesia. Además existe otro factor, y es que los párrocos y los vicarios son removidos cada cuatro o seis años, por lo que es necesario empezar de nuevo de modo constante. Los nombres de las sagas familiares se prolongan en las cofradías: Calderón, Nogales, Guerrero y otros muchos

El año pasado estábamos todos confinados, por lo que no su pudo ni siquiera abrir los templos. Sin embargo, algunas parroquias , con la sola presencia del párroco, empezaron a emitir oficios religiosos a través de las redes sociales, principalmente Facebook. Durante todo ese tiempo pudimos ver y oír misas desde Gérgal, Abla y la iglesia de San Juan, todas de Almería. Incluso contactamos con la iglesia de Almoharín, en Cáceres, un nombre con reminiscencias almohades.

La calle es libre, pero el interior de las Iglesias no. Cruz de Guía prosigue sus emisiones semanosanteras desde la parroquia castrense de la Inmaculada, en donde está sólidamente arraigada. Además, esta parroquia depende de modo directo del Arzobispado único Castrense, a cuyo frente se encuentra el sacerdote melillense Francisco Sierra. Cruz de Guía está transmitiendo también algunos oficios religiosos desde el templo arciprestal del Sagrado Corazón. La Vicaría Episcopal de Melilla también está emitiendo algunos actos, con la cobertura de la Televisión melillense. La parroquia de San Agustín, del barrio del Real, es la más avanzada en el aspecto tecnológico, y emite las misas diarias desde hace varios meses. Es un modo de estar en contacto con la feligresía, muy adecuado para estos tiempos de pandemia.

Lo deseable es que este tipo de emisiones continúen, incluso más allá del tiempo en el que se cesen las restricciones de aforo, e incluso cuando se regrese a la normalidad relativa en el próximo año. Es una Semana Santa muy atípica, con los cultos y actos religiosos en el interior de los templos. Ahora ya es posible escoger entre emisiones distintas. Esa división constante, nunca suele llevar a buenos finales. La procesión va por dentro.

Esto es lo que ocurre con en la Iglesia Ortodoxa de Oriente, en donde no hay procesiones rituales fuera de los templos. Todas estas manifestaciones están circunscritas a la Iglesia latina. Ni en la luterana o evangélica, ni en la anglicana, se celebran procesiones de imágenes. Algunas de ellas ni siquiera las tienen, como en la Iglesia oriental, en donde solo se rinde culto al icono. El Patriarcado Ecuménico de Constantinopla, regido por Su Toda Santidad Bartolomé I, emite sus oficios religiosos de modo continuo, todos los día del año, desde el barrio de Fanar en Estambul. Este año no se ha editado el programa de cultos de semana santa, ni el pregón, ni tampoco el cartel.

La cuestión de las imágenes


    

              Todos los años, cuando llega la Semana Santa y veo una imagen detrás de otra, ricamente adornadas, a veces excesivamente, surge en mí la misma reflexión. ¿A quíen se le tiene la devoción, a Dios y a la Virgen o a sus representaciónes?. Que nadie piense que la respuesta es fácil, pues esta cuestión llevó a una guerra abierta entre la Iglesia de Roma y la de Bizancio, que supuso a la larga, la ruptura absoluta entre las dos ramas principales de la Iglesia cristiana. Existe otra iglesia , muy santa también, defensora de la misma Fe en Jesucristo y que suele ser conocida como iglesia ortodoxa.

              Aunque no muchos lo conozcan, existe un patriarca, tan antiguo como el Papa de Roma y con la misma categoría ecuménica, que es el Patriarca de Constantinopla, con el título de “primero entre iguales”. La prevalencia del Papa de romano, su doctrina de la infalibilidad pontificia, son en realidad,  casi una herejía doctrinal, inaceptable para el resto de las iglesias cristianas, a saber:   El Patriarca de Antioquía,  el Patriarca de Jerusalén,  el Patriarca de Moscú y de todas las Rusias, el Patriarca católico de Georgia,  el Patriarca de Serbia, el de Rumania, el de Bulgaria, el arzobispo de Chipre, de Atenas y de toda Grecia; el metropolitano de Polonia, el metropolitano de Praga y de toda Bohemia, y el arzobispo de Nueva York y de Norteamérica. 

       En toda la iglesia cristiana ortodoxa de Oriente no existe una sola imagen en volumen de Jusucristo, de la Virgen o de ninguno de sus santos. La Virgen no ostenta título alguno, salvo el de María Teótokos (madre de Dios). Es más, el 90 % del santoral romano no es ni siquiera aceptado por ninguna de las iglesias de Oriente. Desde que viajé a Grecia en 1998 y ví las iglesias ortodoxas, llenas de iconos y de velas, tuve la sensación íntima de que si alguien está más cerca de la herejía y casi de la idolatría, es la iglesia de Roma. La lucha entre iconódulos (partidarios de las imágenes) y los iconoclastas (defensensores de su eliminación), tuvo su abanderado más célebre en el emperador Bizantino León III el isaurio, en el siglo VIII. Dicen también que Constantinopla cayó abatida por sus inmumerables pecados, que siempre pesan más que las virtudes, que también fueron muchas.

         El mandato del Padre fue claro: “No haréis imagen alguna ni la adoraréis”. Y Jesucristo dijo: “No he venido a abolir la Ley del Padre, si no a hacerla cumplir”. La cuestión no es fácil y sigue abierta.  Aparte de la cuestión de las imágenes, existen otras diferencias doctrinales importantes. En las iglesias de Oriente no se acepta el dogma de la Inmaculada Concepción, ni la Asunción de la Virgen. Solo conmemoran “la dormición” de La Virgen. Muchas de las basílicas de Oriente llevan ese título, el de “la dormición”. Si alguien me preguntase de qué posición me siento más próximo, diría sin dudar  que del de la cristiandad ortodoxa, más allá de la falta y debilidad  de mi Fe, en el sentido tradicional y romano del término.

             También reconozco la belleza de las imágenes y de la hermosa estética de muchas procesiones, e indudablemente, existe una manifestación de Fe real en ellas. Solo quiero decir que nunca hay una única visión,  y que Roma no es toda la cristiandad, ni su visión es única y excluyente.

              Nota: Web del Patriarcado de Constantinopla. http://www.patriarchate.org/index