Archivo de la etiqueta: UD Melilla

Tarde de ascenso en el Álvarez Claro


           En la tarde de Pentecostés, el domingo de la lengua de fuego, se presentó en el estadio Álvarez Claro el líder del grupo III de 2ªB, el Atlético Baleares, equipo de Palma de Mallorca, conocido con este nombre desde 1942. Juega en el campo federativo Balear de Son Malferit.

              Esta categoría de 2ª B fue creada en 1977 y dividida en 4 grupos por proximidad geográfica. La UD. Melilla pertenece a esta categoría desde su creación, no ha descendido nunca, pero sí ha participado en dos fases de ascenso consecutivas, en las temporadas 2010 y 2011 con García Tébar como entrenador. También participó en la liguilla de ascenso de 1999, siendo el entrenador López Caro.

            La tarde del domingo 9 de junio ha resultado agradable de temperatura y de viento, lo que ha facilitado el juego, frente a un campo de deportes lleno de melillenses dispuestos a jalear a su equipo, algo que sí han hecho; y a cantar un gol, lo que no ha sido posible porque el marcador se ha mantenido a cero.

             Los dos equipos se tenían mucho respeto desde el inicio del encuentro, y ninguno de los dos quería cometer errores en una eliminatoria a doble vuelta. Los dos equipos parecen de similares características, y el factor campo no parece ser decisivo cuando el nivel es parejo. El Atlético Baleares venía precedido con el dato de que no conoce la derrota desde el pasado mes de diciembre, aunque en Melilla también ha demostrado que le cuesta ganar y marcar goles. Las únicas ocasiones del partido han sucedido en la segunda mitad del encuentro, y han corrido a cargo del equipo melillense. El equipo insular no ha disparado sobre la portería local en ninguna ocasión. Está claro que venían a conservar el 0-0 inicial. El equipo titular de Melilla ha roto el cerrojo mallorquín en varias ocasiones, pero no ha podido marcar.

          Vuelve a quedar claro que la UD. Melilla es el equipo representativo de la ciudad, y el que congrega y suma todas las voluntades, sin distinción de ninguna clase. Cuando la temporada es buena, y los partidos necesitan de la presencia de su público, éste se congrega de modo masivo.  Hay que seguir exigiendo una apuesta decisiva por la cantera melillense, de la que ya han salido jugadores de gran relieve nacional, como Munir, o Borja Garcés, en la actualidad, y otros muchos en el pasado, como Ramoní o Totó.

              Todo queda pendiente para Palma de Mallorca y el Melilla puede ganar y alcanzar la final de la fase de ascenso. Entre 1950 y 1954, la UD Melilla (que ostenta este nombre desde 1943) jugó 4 temporadas en la categoría de plata del fútbol español. 

Anuncios

El Real Madrid llegó, vio y venció


 

              Lo primero que hay que decir es que a la vista de las gradas y de la tribuna del estadio Álvarez Claro, es que la UD. Melilla es el equipo de Melilla, sin distinciones de ninguna clase. La segunda es que cuanto antes se denomine al estadio municipal como Bartolomé Hernández, Totó, tanto mejor. Toda la afición de la ciudad estaba hoy en el campo, apoyando a su equipo. Además de animar a la UD. Melilla, la afición melillense fue muy respetuosa con el Real Madrid, al que no silbó en ninguna ocasión. El partido empezó con un minuto de silencio en su memoria, la del gran capitán Totó.

                Esto no es ni puede ser una crónica deportiva, en una ciudad en la que los periodista deportivos son legión y de gran calidad. Es una crónica social de un acontecimiento deportivo. En la última década las veces que el Melilla ha jugado la Copa del Rey se cuentan con los dedos de una mano y con la otra, las veces en las que resultó eliminado en primera ronda. Llegar a  dieciseisavos de y que te toque el Real Madrid es una suerte inigualable. Uno de esos días que ya quedan marcados en el calendario.

                           El Real Madrid atravesó el Mediterráneo

                Como si se tratara de su particular Rubicón, el Real Madrid atravesó el Mediterráneo cargado de seriedad y respeto por el rival, los melillenses de la UD. Melilla. La presencia del capitán Sergio Ramos, de Benzemá, de Lucas Vázquez, de Marco Asensio y Keylor Navas desde el pitido inicial, era un indicador de la seriedad con lo que se habían tomado este partido. Los fantasmas del “alcorconazo” volvían a agitarse con la proximidad de la fiesta de Todos los Santos. En esta ocasión el Real Madrid no vistió el blanco habitual y prefirió el naranja de Halloween. A la postre le ha dado mejor suerte.

                     Las brasas de lo sucedido en el Camp Nou tardarán décadas en apagarse. Por ello, el Madrid se pegó al terreno, resbaladizo por la lluvia y salió concentrado desde el principio, sin permitirse la más leve sensación de superioridad. Hay que agradecer y mucho, que el equipo melillense jugara y dejara jugar. Cualquier otro club en su situación, se hubiese dedicado a destruir juego, y a buscar un resultado más asequible y esperanzador  para el partido de vuelta. Con el 0-4 no queda incertidumbre  ninguna en la visita al Santiago Bernabéu.

                   La primera presencia del Real Madrid en Melilla, en un partido de competición oficial se ha saldado con una victoria inapelable. El resultado final de 0-4 con goles de Benzemá, Marco  Asensio, Odriozola y el tanto final de Cristo González en la prolongación. Vinicius fue el jugador más destacado del partido, disputando su primer encuentro completo con el equipo titular,  aunque no marcara ningún  gol. En el equipo melillense destacó su portero Dani Barrio, que evitó una derrota mucho más abultada, que hubiese sobrepasado el límite del temible 5.

Melilla y los deportes


Una mañana de febrero en el campo del Melilla

                      En una ciudad aislada, los estandartes de la ciudad son sus equipos deportivos. Los dos principales son la Unión Deportiva Melilla en fútbol, y el Club Baloncesto de Melilla. Ambos son decanos en sus respectivas categorías. Los equipos carecen de masa social y de medios propios de financiación. Eso quiere decir que el 100% de los gastos de funcionamiento los paga la Ciudad Autónoma de Melilla. Son en realidad equipos municipales. Las juntas directivas son apéndices del poder local. Ambos equipos han atravesado dificultades económicas, que siempre se han saldado con la generosidad municipal. Esto quiere decir que el poder político extiende su influencia hasta ellos y desde ellos. Las juntas directivas son una prolongación del poder político. A veces acompañan los resultados deportivos y otras no. Hace dos años el club de baloncesto estuvo al borde del descenso de categoría y este año le toca sufrir la cercanía del abismo al equipo de fútbol. Cuando las directivas eran independientes, la situación tampoco era mucho mejor, y siempre se tuvo que recurrir a las arcas municipales para solventar situaciones difíciles.

                  Puertas abiertas y empate de la UD. Melilla y el Real Murcia

          La Unión Deportiva Melilla recibía la visita del Real Murcia, equipo que en el pasado estuvo en la primera división del fútbol nacional. En el momento actual son los líderes de la categoría y es un equipo que intenta regresar a la élite nacional. Para apoyar al equipo melillense se ha realizado o una “jornada de puertas abiertas”, en una  mañana muy ventosa del primer domingo de febrero. El resultado ha sido de empate a un gol. El resultado sirve para confirmar la situación clasificatoria de cada equipo. El Melilla en la zona baja y el Murcia en la zona alta.

          El Melilla marcó pronto, apenas pasados diez minutos del inicio del partido. Eso es bueno y malo a la vez, porque obliga a defender el resultado desde casi el principio, hasta el instante final. El Murcia apretó mucho, hasta que consiguió igualar el marcador en el cuarto final del tiempo disponible. Salvar un punto frente al líder de la categoría no es mal resultado. Los jugadores del equipo murciano mostraron su nerviosismo durante  una amplia parte del encuentro, y se mostraton muy broncos frente al joven equipo melillenses. El primer y segundo entrenador del Real Murcia fueron expulsados en la 1ª parte. Un jugador del equipo melillense, David Álvarez, el nº 10, resultó herido en una ceja en un encontronazo con un rival, precisamente el día de su debut.

            La UD. Melilla debe buscar su salvación deportiva frente a sus rivales directos. La situación económica del club es bastante alarmante. La dirección de la entidad ha resultado muy cuestionable e incluso nefasta en algunos momentos de la última década. Hoy abrieron las puertas para llenar la Tribuna, y muchos niños/as  de colegios fueron invitados a acudir al estadio de Explanada de Camellos, el Álvarez Claro.