Archivo diario: 9 septiembre, 2018

Suspensión cautelar de La Victoria


 

                        El retraso que descabaló la procesión de La Patrona

                  Ninguno de todos/as los expertos  que hemos consultado recuerda una suspensión de la procesión de la Virgen de La Victoria, Patrona de Melilla.  Los romanos, grandes supersticiosos, consultaban los auspicios de modo constante. En Roma existía un colegio de augures. Los augures decían, que cuando los dioses estaban descontentos con una situación política o de gobierno, lo manifestaban por medio del tiempo y de circunstancias climatológicas extrañas, o de sucesos que solo se manifestaban en el momento de celebrar el fasto. Solo había una cosa peor que un mal augurio, y era sentar un precedente.

                        Los auspicios son negros desde hace algún tiempo, y hoy la amenaza de la lluvia se cernía sobre la procesión de La Patrona de la ciudad. En el lapso de tiempo que podemos recordar y del que estamos dando cuenta escrita, no habíamos conocido una suspensión de esta procesión. En la semana de feria de Melilla siempre suele llover, eso dice el acerbo popular melillense, pero la negra sombra de las nubes siempre respetaba el 8 de septiembre.

                        Los 1000 fieles y seguidores de la Virgen de La Victoria estaban congregados frente al templo arciprestal casi una hora antes del inicio de la procesión, prevista y anunciada para las 8 de la tarde. Sin embargo, y en contra de lo que ha venido siendo habitual, hoy 8 de septiembre de 2018, se comunicó de modo oficioso un retraso de media hora en la salida del templo. Los fieles congregados temieron por la procesión desde el primer momento. El riesgo de salir y enfrentarse a la posibilidad de lluvia no era grande, porque al estar la imagen de La Victoria alojada en la centenaria iglesia del Sagrado Corazón, apenas se hubiesen tardado unos minutos en hacer regresar a La Patrona de Melilla a su refugio. Ha existido un exceso de cautela, provocado por el retraso en la salida del templo.

                    Llevamos algunos años advirtiendo que el inicio del recorrido procesional es demasiado tardío para el mes de septiembre, porque la mayor parte del recorrido se hace ya sin luz solar. Aun así, y en la duración prevista para el recorrido, dos horas entre las 20 y las 22 horas del día, no ha caído una sola gota, pero al retrasarse la salida, las dudas y los temores se apoderaron de los que tenía que decidir.

                  Dicen los que le conocen, los que se enfrentan con él a diario, que el diablo solo necesita un instante de duda y de tribulación, una pequeña rendija; para entrar y causar un estropicio. Un solo momento de descuido frente a él  y se está perdido. Todas y todos los allí presentes, quedaron desconcertados ante el irremisible anuncio de la suspensión de la procesión patronal de Melilla.

 

 

 

 

 

Anuncios