Las mejores aceras de Melilla VI



En busca del doble bordillo

En el mes de enero, encontramos una calle con doble acera en el barrio de Batería Jota, en la calle Ramiro de Maeztu. Pensaba que era un hecho excepcional, fruto de una reforma parcial, que mantuvo el anterior acerado, pero no fue así. No se trata de una excepción, sino de un vicio, el de no hacer las cosas bien, ocasionar constantes molestias al ciudadano, y a se posible, tener un gran caladero para “obras constantes”.
Esta doble, doble acera, o doble bordillo, se encuentra en la calle Alferez Francisco Soriano, en el Monte de La Libertad (antiguo Calvo Sotelo, nombre imposble de erradicar). Afecta a ambos lados de la calle, por lo que el peatón o viandante, se encuentra con la misma dificulta en ambos lados de la calle. Una calle ya de por sí complicada, porque tiene una gran pendiente. Es insólito, e inexplicable, que las cosas se mantengan así durante años, sin corregir los desniveles, en una ciudad en estado de obras permanente.
Esto crea dificultades para el tránsito de las personas, para el tráfico rodado, impide la creación de nuevas plazas de aparcamientos, y provoca caídas de los ciudadanos/as. Y por si fuera poco, la comunicación con la calle colindante, Cadete Pérez Pérez, es casi inaccesible para personas con discapacidades y/o cochecitos de niños. La gestión y no toda, está solo en el centro urbano.
Nota: https://elalminardemelilla.com/2013/01/05/las-mejores-aceras-de-melilla-iii/

Las mejores aceras de Melilla IV


                       El eslalon de postes, de la avenida de Castelar

                 La palabra inglesa slalom se refiere a una modalidad de competición  en la que hay que zigzaguear entre diferentes obstáculos, y siempre en referencia a modalidades deportivas. La voz española es eslalon se refiere a: Una competición de esquí con pasos obligados. O sea, que hay un recorrido con un trazado determinado, marcados por palos, llamados también puertas, entre los que hay que pasar sin tocarlos, pues hacerlo supone alguna penalización.

                 Melilla, la ciudad que se ofrece como modelo accesible, tiene tal cantidad de postes de cableado eléctrico y telefónico, mas del primer grupo que   del segundo, que en algunas de sus calles se podrían realizar competiciones de eslalon, no de esquí, pero sí de monopatines. Este trazado de la avenida de Castelar tiene un grado de dificultad máxima. Sortearlos en un monopatín, en velocidad lanzada, supone un ejercicio de riesgo. Si no podemos ofrecer “puenting” u otras modalidades de deporte extremo, podríamos llevar a cabo la competición de “posting”, que consistiría, obviamente, en atravesar este entramado de postes (se podrían incluir también farolas extremas), sin darse el más grande de todos los leñazos, u “ostión”, en la acepción del lenguaje coloquial, todavía no admitida por el diccionario de la RAE ( Real Academia Española). La propuesta es seria.

Las mejores aceras de Melilla, III


 

 

                                     La doble acera de Ramiro de Maeztu

      ¿Qué sentido puede tener una doble acera?, ¿cómo se aparca en ella, o cuándo se está mal aparcado, cuándo se pisa la primera o la segunda?. Muchos melillenses aparcan mal, pero a veces no queda más remedio que hacerlo. En estas navidades se han hecho lógicas campañas de la Policía Local para evitar el estacionamiento salvaje, el que se realiza sobre las aceras, o no respetando el espacio señalado para cada coche. Sin embargo,  en determinados barrios de Melilla, como el del Monte de La Libertad, los conductores no aparcan sobre el acerado como un hábito salvaje, sino para dejar espacio a la calzada y permitir así la circulación de los vehículos. En ese barrio se ha centrado más la campaña contra el mal aparcamiento y es que a veces la calle es demasiado estrecha y no permite el estacionamiento en ambos lados de la calzada.  El que vive en esa zona tiene muchas dificultades para aparcar y no hay plazas de estacionamiento en las inmediaciones. Pese a todo, nada justifica aparcar sobre una acera.

         Este caso que presentamos en el Alminar es sorprendente. Nunca había visto una doble acera. No sé cuál es la utilidad. Esta calle se encuentra junto al Centro de Salud de Cabrerizas.  Los vehículos aparcan sobre la primera, inútil e intransitable acera, para no recortar espacio a la calzada, hecho que se produciría si se aparcase del modo recomendado y permitido por la seguridad vial. En medio de esta primera acera se encuentran las palmeras y junto a ellas, el segundo bordillo de la segunda, que impide también el paso de los peatones.

            Salvo que se denuncien de algún modo las cosas, las situaciones insólitas se mantienen durante años. Desde hace dos años se está remozando todo el Barrio de Cabrerizas. Esta es la zona conocida como Batería Jota. En estos lugares, objeto del fantasmal Plan de Desarrollo de los Distritos 4º y 5ª, no es ni siquiera conocido. Los ciudadanos se enfrenta a diario a situaciones que parecen no tener solución, ni lógica y que parecen  no ser conocidas por los gestores públicos. Salvo en los días de fotos o de inauguraciones solemnes, los ciudadanos jamás ven por las inmediaciones a sus representantes públicos. Ellos del Distrito 1 no salen nunca y ese ya está suficientemente desarrollado, incluso atiborrado, de altos cargos.

         Notas: (1) https://elalminardemelilla.com/2012/10/17/las-mejores-aceras-de-melilla/; (2) https://elalminardemelilla.com/2012/10/28/las-mejores-aceras-de-melilla-ii/

Las mejores aceras de Melilla, (II)


         Esta acera pertenece a la calle Roberto Cano y ha sido desposeída de su función de acera. Quisieron impedir que aparcaran los coches de mala manera y lo que han conseguido es eliminar el paso de los peatones.  En caso de abrirse la puerta lateral de la Iglesia Arciprestal, o hacer uso de los salones parroquiales del fondo, el transeúnte debe caminar por la calzada, o cambiarse de acera, con todo lo que eso conlleva. Justo en el otro lado se encuentra la sede del Partido Popular de Melilla y a lo mejor, la reforma solo pretende que caminemos por la acera de enfrente,  en donde se está más seguro y a salvo de todo. Hay un refrán popular que dice: “No es prudente mear contra corriente”.  ¿Porqué algunos nos empeñamos en transitar por aceras difíciles o poco frecuentadas, cuando justo cruzando la calle hay otra más grande, amplia y que ofrece mejores cosas?. No hay respuestas fáciles, ni únicas. He escrito muchas veces que la cohesión,  la urdimbre que teje El Alminar es la del día a día. Hay que tocar temas transversales, que nos afectan a todos y también aquellos que conforman lo cotidiano,  pero dándoles también, cuando el tema lo permita, cierto toque de sentido del humor.

Las mejores aceras de Melilla


         El de las aceritas es un tema que gusta en Melilla, porque todos intentamos caminar por ellas sin matarnos. Hay otro blog que se ocupa de las aceras y es el de La Otra Melilla. Hoy vamos a mostrar, más que otra cosa, las llamadas aceras inexistentes o impracticables. Es un pequeño botón del amplio catalogo monumental de aceras imposibles de la ciudad de Melilla. La ciudad que se gasta 800.000€ en una inexplicable pinacoteca, 760.000€ en renovar la llamada avenida de Europa o zona de tránsito entre Melilla y la frontera marroquí, y 120.000€ en tirar un muro en uso para sustituirlo por uno transparente mantiene un pésimo estado de las aceras, con farolas y postes  en medio de un acerado de ridículo tamaño, o incluso inexistente. En cualquier caso son barreras infranqueables que se mantienen así desde hace décadas.

                 Eso sí, las campañas publicitarias sobre renovación de las mismas o sobre la construcción de zonas rebajadas para permitir el paso de sillas de ruedas, son de tal calibre, que pudiéramos pensar que toda Melilla es una acera nueva. Estos son temas blandos y motivantes, que suelen incitar a gran número de comentarios y de visitas. Los temas gruesos y de gran calado causan mucha prevención. No todos entienden o quieren opinar de temas complicados, pero todos pasamos y paseamos por las aceras. El Alminar debe dar cabida a todo.

           Nota:  Definición de acera según la RAE (Real Academía Española):  Orilla de la calle o de otra vía pública, generalmente enlosada, sita junto al paramento de las casas, y particularmente destinada para el tránsito de la gente que va a pie.