Archivo de la etiqueta: Benedicto XVI

Dos Papas y una sola profecía


                Llevamos mucho tiempo buscando el momento para escribir sobre este tema, y además nos lo están demandando, pero es necesario buscar la disposición de ánimo correcta, y atinar con el momento exacto. Hay una serie de libros que denominamos como “novelas anticipativas”, y que ya mencionamos en el artículo sobre la pandemia. Escribimos ahora también porque no queda demasiado tiempo.

                 Las profecías de San Malaquías sobre los Papas fueron escritas en el siglo XII, cuando todo el mundo conocido era Europa, el Asia más próxima y el norte de África. Los musulmanes estaban en España, pero un monje irlandés solo podía concebir el mundo desde la perspectiva católica, e identificar una línea histórica con los sucesores en el trono de Pedro, en la que su final, coincidiría con el fin del Mundo. Aun así, la coincidencia entre los símbolos  de sus lemas y las características de los símbolos papales es alta. Por algo era un profeta. Lo que nadie había previsto es que en los inicios del siglo XXI, la Iglesia católica contase con dos Papas de facto, nombrados en sendos cónclaves, por tanto, válidos. aunque se atisben algunas fricciones.

                El eufemismo emérito solo esconde una realidad más dura, que es la deposición. El verbo deponer significa bajar algo o alguien del lugar en  que está.  En el caso de Benedicto XVI cabe decir que contó con el suficiente tiempo y presencia de ánimo para anticiparse a una situación más dura, y pudo formalizar su renuncia de modo voluntario, cosa que no sucedió con el cercano caso del rey Juan Carlos I.

                                   Las profecías de San Malaquías

           San Malaquías fue un monje benedictino, nacido en Armagh (Irlanda) en 1194, que elaboró una lista con 112 estelas, con las que se designaban un número equivalentes de los próximos 112 sucesores del apóstol Pedro, a partir del momento en el que escribe. La primera dificultad estriba en la propia lista papal, bastantes confusa en determinados periodos. Hay papas que no existieron, otros que fueron tachados de la lista o incluso antipapas, por tanto, identificar al último de esos 112 sería delicado. La lista tiene su origen en Celestino II (1143)  y acabaría en uno o dos Papas posteriores a Benedicto XVI. De la lista desapareció o no, la que aludía al “Papa negro”, dato imposible de conocer, porque el libro fue publicado por primera vez en 1595, con la debida autorización eclesiástica. La segunda cuestión sería si Malaquías escribió sus profecías en el mismo orden que fueron publicadas

            Lo que sí parece claro según el texto de la estela o lema 112, es que el último Papa profetizado será Pedro romano, lo que no quiere decir que adopte este nombre. La profecía sobre el último Papa de la lista, que no quiere decir que lo sea en realidad, afirma lo siguiente: Petrus Romanus qui paciet oues in multas tribulationibus: quibus trans factis civitas septicollis diruetur, et Iudex tremedus iudicabis populum suum Finis (Pedro Romano, que apacentaba sus ovejas en muchas tribulaciones, que atravesaron la ciudad de las siete colinas y el Juez formidable juzgó a su su pueblo. Final)

          Tanto el Papa Francisco I y como Benedicto XVI, son dos ancianos al frente de la Iglesia universal, con 83 y 93 años respectivamente. Si todo sucede en su orden natural no habría problema, pero podría darse el caso de que el Papa Francisco falleciese antes que el Papa Benedicto, con lo que la situación anómala se convertiría en extrema. Son dos hombre ancianos, con aparente buena salud, pero dentro de Italia, el país continental europeo en donde el coronavirus sigue azotando con más fuerza. Estamos comprobando que en los tiempos actuales no hay orden natural posible.

         Todo pontífice es por definición “Pedro romano” y Francisco es al Papa 266º de la Iglesia católica, y es jesuita. La Compañía de Jesús siempre fue conocida como la orden negra, dada su costumbre de vestir siempre el hábito negro, y a su superior siempre se le llamaba el “Papa negro”. Una cláusula ya abolida, impedía a los miembros de la Compañía de Jesús,  acceder a la púrpura cardenalicia, e impedir así su acceso al papado, ya que esta peculiar Orden profesa un voto especial de obediencia al Papa. Todo esto alude a ese “caput nigrum” o cabeza negra, que fue o no hecho desaparecer, de las profecías de Malaquías. El caso es que entre Francisco I y Benedicto XVI concurren varias anomalías, que quizá sean también propias de estos tiempos confusos.

                                              Interpretación

           Se ha intentado hacer encajar ese párrafo de San Malaquías entre uno y otro Papa, pero no parece dejarse aprehender con facilidad, por mucho que en el emblema episcopal de Joseph Ratzinger, aparezca también una cabeza negra. La solución a este enigma, se desvelará con el próximo Pedro romano. En cuanto a los Jesuitas no existían en el momento de la formulación.

            Lo que sí podría significar es que el siguiente Papa pudiera ser italiano  y/o tener una vinculación efectiva  con la diócesis de Roma, según interpretamos en El Alminar. En la lista más actualizada existente, solo 125 de los  224 cardenales ejerciente son elegibles, lo que significa que tienen una edad inferior a 80. Esto convierte al grupo de los “no elegibles” como muy influyente en la posible elección del próximo Pontífice romano.

          El cardenal Pietro Parolin es el único llamado Pedro entre todos los integrantes del Colegio Cardenalicio, en lo que parece ser un requisito. Si la profecía aludiese a la posibilidad de un pontífice de las diócesis africanas, el cardenal Robert Sarah se encontraría entre los posibles candidatos. Sin embargo, se abriría una nueva posibilidad, no contemplada hasta la fecha y sería la de incluir al Opus Dei, una Prelatura personal, que está por encima de una orden, en el rango de la profecía. Se distinguen por su fuerte vinculación con la ciudad de Roma, a la que están vinculados por su presencia permanente. Además usan la sotana, que es de color negro, y a la que nunca renuncian. Existe un nombre, es un cardenal español, Julián Herranz Casado, pero no es elegible. Persiste pues, por el momento, la anomalía de la ausencia de un Papa español.

              La situación de envejecimiento es tal, que en tan solo 2 años (2022), los cardenales elegibles serían menos que los no elegibles. La situación actual es de 125 frente a 99.

Nota: https://www.ancient-origins.es/noticias-general-mitos-leyendas-europa/las-profec%C3%AD-los-%C3%BAltimos-pont%C3%ADfices-el-papa-negro-003375

 

 

          

 

 

 

 

San Pedro, la cúpula de Dios


        En este mismo momento, en la Iglesia de Cristo existen dos Papas, uno en situación de renuncia, Benedicto XVI, pero que no ha perdido su condición de tal, y otro en ejercicio, Francisco I. Es una situación insólita que nadie pudo imaginar. Son tiempo inciertos. El mundo puede cambiar en cada instante. Benedicto XVI renunció al título de Pontífice Máximo por algo que vio allí dentro y a lo que no pudo vencer. Era un anciano piadoso y gran teólogo, al que derrotó algo que desconocemos. Ahora hay otro Pontífice Máximo, el Papa Francisco I, que recibió un informe de su antecesor, y que ha decidido no vivir dentro del edificio del Vaticano, en los apartamentos papales en los que siempre hemos visto a los Papas. Fl pontífice Francisco lucha contra algo, que seguimos sin saber qué es, y a lo que todavía no ha podido derrotar.

          Estos apartamentos fueron sellados tras la renuncia de Benedicto XVI, y el nuevo Pontífice de la Iglesia ha decidido no vivir en ellos. Los apartamentos están vacíos desde febrero de 2013. Allí fue encontrado muerto un Papa, Juan Pablo I, un 28 de septiembre de 1978. Es un suceso lejano pero todavía no olvidado.

              La catedral de Roma es la Archibasílica de San Juan de Letrán, de la que es obispo Francisco I. La iglesia de San Pedro es una basílica, con la cúpula más grande de toda la cristiandad, construida entre 1506 y 1626. Hasta su terminación, ese honor le correspondía a Santa Sofía de Constantinopla, construida por el emperador Justiniano, en 537, o sea, mil años antes. Bizancio, la ciudad consagrada a la Virgen María, perdida para Occidente en 1543

           Roma se preparaba para la fiesta de La Inmaculada, una de las más importantes de la ciudad, y para la apertura del Año Jubilar Extraordinario, definido como Año de La Misericordia. Los dos periódicos más importantes de la capital italiana Il Messaggero y La República, ofrecían dos suplementos extraordinarios dedicados a este evento.

            Roma es la ciudad de los signos. Los antiguos romanos tenían un “colegio oficial de augures” para interpretarlos. Las aves se comportan de un modo extraño en Roma. Las gaviotas se posan junto a ti como si fuesen palomas, o deambulan por las calles, entre la gente, como si fuese patos. Todavía se ven enormes cuervos pelearse en los parques romanos, como en la época de Julio César o de Octavio Augusto, Ottaviano, como allí se le denomina. Incluso los mirlos y los gorriones parecen estar acostumbrados a las personas , y ni siquiera remontan el vuelo cuando te acercas a ellos a fotografiarlos. Nos hemos retirado lejos, por un periodo corto, pero muy intenso.

El Vaticano y la grieta del diablo


 

 

          El más bello de los ardides del Diablo, es persuadirnos de que no existe. Baudeleire   

         En junio de 1972, el Papa Pablo VI afirmó lo siguiente: “Por alguna rendija se ha introducido el humo de Satanás en el Templo de Dios“. Cuatro décadas después de aquella afirmación la rendija ya es grieta o brecha  y ya no parece humo, sino auténticos vendavales del diablo los que recorren a su antojo los intrincados pasillos del Vaticano.

        Un Papa, Juan Pablo I, más que probablemente asesinado en 1978; la quiebra del Banco Ambrosiano, el escándalo de las finanzas vaticanas y del poco edificante ejemplo del Instituto de Obras Religiosas, IOR. El tenebroso ejemplo del arzobispo Paul Casimir Marzinkus, o los oscuros y nunca aclarados escándalos sexuales dentro de los pasillos de la Santa Sede. El suicidio o asesinato de un oficial de la guardia suiza, y el más reciente caso, el de la joven desaparecida dentro del territorio Vaticano y del que el “exorcista” de la Santa Sede Gabrielle Amorth, dice que fue un caso de esclava sexual de los cardenales. Órdenes religiosas podridas desde la cumbre, como la de Los Legionarios de Cristo y a la que la Iglesia todavía no ha disuelto.

      Un Papa anciano como Benedicto XVI al que papeles filtrados por su ex mayordomo, presentan como un rehén de oscuros intereses y una parte de la cúpula cardenalicia en la que ya no está presente el Espíritu Santo. Cardenales del pasado implicados en la Logia Masónica Propaganda 2, con inconfesables relaciones con la mafia italiana. décadas de silencio en los casos de pederastia, que está aniquilando a la Iglesia Católica en muchos países. Silencio y obediencia ciega  en el robo de bebés en España, y connivencia absoluta con las autoridades franquistas y cuyo régimen nunca han condenado.

      La Santa Sede está filtrando la información con cuentagotas, pero la zozobra espiritual que se apodera de blogs y diarios digitales cristianos es inmensa. Un anciano de 87 años no puede limpiar semejante cantidad de basura. Da la sensación de que un grupo, quizá limpio, de cardenales y seglares intentan acabar con siglos de ocultación  y de silencio. La Santa Iglesia es una Institución humana y como tal, parece que tiene los mismos pecados que cualquier otra institución seglar o civil. Como no aprovechen esta ocasión para limpiar aquello a fondo, de una vez y para siempre,  la Iglesia de Pedro no llegará hasta el fin de los tiempos como pretende.

       Hay que tener siempre muy presente la advertencia escrita en El Quijote, parte I, capítulo VI. “Mas  se suele decir: tras la cruz, está el diablo”.

       Oración del Papa León XIII contra el diablo    

Señor, Dios todopoderoso, misericordioso y omnipotente,
Padre, Hijo y Espíritu Santo,
expulsa de mí toda influencia de los espíritus malignos.
Padre, en el nombre de Cristo te pido que rompas toda cadena
que los demonios tengan sobre mí.
Derrama sobre mí la preciosísima sangre de tu Hijo.
Que su sangre inmaculada y redentora quebrante
toda atadura sobre mi cuerpo y mi mente.
Todo esto te lo pido por intercesión de la Santísima Virgen María.
San Miguel arcángel, intercede, ven en mi ayuda.

En el nombre de Jesús, ordeno a todo demonio que pueda tener
alguna influencia sobre mí, que salga para siempre.
Por su flagelación, por su corona de espinas, por su cruz, por su sangre,
por su resurrección, ordeno a todo espíritu maligno que salga.
Por el Dios verdadero, .por el Dios santo,
por el Dios que todo lo puede,
te ordeno demonio inmundo que salgas en el nombre de Jesús,
mi Salvador y Señor.

         Nota: (1)      http://elcomercio.pe/mundo/453352/noticia-exorcista-gabriele-amorth-llamoobra-satanas-escandalo-pederastia-iglesia-catolica             (2)   http://www.periodistadigital.com/religion/vaticano/2012/05/27/religion-iglesia-vaticano-exorcista-amorth-emanuela-orlandi-esclava-sexual.shtml

(3)      http://www.periodistadigital.com/religion/mundo/2012/05/14/abierta-la-tumba-del-mafioso-relacionado-con-el-secuestro-de-emanuela-orlandi-iglesia-religion-roma-papa.shtml

 (4)http://www.hispaniainfo.es/web/2012/05/28/el-humo-de-satanas/