Archivo de la etiqueta: Cruz Roja en Melilla

Lugares originales de Tiempos de Guerra


 

                   Cruz Roja, Comandancia y capilla castrense

     El 6 de enero de 1915, junto al puente de Camellos, se puso la primera piedra de lo que iban a ser las Escuelas Graduadas de Alfonso XXIII, un grupo escolar con 6 secciones y capacidad para 252 niños. El grupo escolar será recepcionado por la Junta de Arbitrios el 3 de septiembre de 1919 con dos años de retraso, por diferentes problemas técnicos y de presupuesto. El 18 de septiembre de 1920 el general Manuel Fernández Silvestre da inicio a la edificación de la capilla Castrense, cuya construcción estaba casi concluida en junio de 1921. Ninguno de los dos edificios serán usados con el fin previsto. Como ya es sabido, las escuelas acabaron siendo transformadas en el Hospital de la Cruz Roja, y posteriormente en el primer hospital civil de Melilla.

       Hasta ese momento todo eran hospitales militares, según cuenta Francisco Saro en un artículo titulado El hospital de la Cruz Roja, El Telegrama de Melilla 17/1271982. La capilla castrense tendrá un primer uso como almacén de municiones y de armas de guerra, hasta su inauguración definitiva en 1923*. La Comandancia Militar de Melilla sí sigue siendo la misa y siempre ha tenido ese uso.

        El escenario natural e idóneo para una serie como esta es Melilla, entre otras cosas porque trata de Melilla. Es su causa y su efecto. Hay suficientes cuarteles deshabitados, pero en buen estado, como Ingenieros, en el que se podrían haber recreado las escenas del cuartel de mando. La zona de los pinos y le monte de propiedad militar que existe junto al Tercio de La Legión sigue albergando trincheras de guerras pasadas y están llenas de blocaos defensivos, y la silueta del siempre vigilante y amenazante monte Gurugú o de Sidi Hamed el Hach, no tienen equivalente posible, ni siquiera El Teide. La vista y proximidad del Barranco del Lobo sigue sobrecogiendo.

      La pregunta es y seguirá siendo siempre ¿por qué una serie como ésta, no se rodó en Melilla?, porque la intención de llevarla a cabo era conocida con un año de antelación. ¿Se negaron permisos o ni si quiera hubo el menor interés por contactar con los productores de la serie?. No habrá otra ocasión para una promoción de la ciudad como esta. Los planos de las secuencias tienen muy poca amplitud, para que el decorado no quede demasiado en evidencia. La serie de El Príncipe si se rodo en Ceuta, al menos su primera temporada, pero en Melilla no se ha sido capaz de vincularla a la ciudad.

  Está claro que están a otras cosas. Conforme avancen los capítulos, el daño será mayor.

Cruz Roja, el jardín perdido


 

           Un plaza pública dentro de una urbanización

            Había algo sobre lo que quería escribir desde hacía tiempo, pero no encontraba la ocasión. Ye he escrito que los temas se relacionan. En la entrada sobre los puentes, Cruz de Malta escribió que todos los días, durante tres años, bajaba desde el Barrio de La Victoria camino de la Escuela de Enfermería, ubicada en la parte trasera del Hospital de La Cruz Roja. No hay melillense que entre 1921 y 1986, fecha de la inauguración del nuevo hospital, el de La Remonta, no haya pasado por el antiguo hospital de Cruz Roja, bien como enfermo, como visitante, por motivos laborales, o como auxiliador de los desfavorecidos, pues es parte trasera fue, a partir de 1990, refugio de los primeros inmigrantes surafricanos, hasta la construcción del CETI ( Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes), en 1996. Ese camino de descenso, solo podía ser realizado a través del puente de Camellos, o el puente peatonal del Tesorillo.

                            Las incongruencias urbanísticas de Melilla

                 El nefasto gobierno de José María Aznar (1996-2004), fue el origen de los males económicos actuales. Primero fue la privatización de empresas públicas, y luego la liberalización de suelo, para financiar todos los derroches y delirios de ayuntamientos y autonomías. Los gobiernos con necesidades de dinero, liberaban suelo público al sector privado a cambio de dinero. quizá a fuerza de repetir las cosas, algún día queden fijadas en el inconsciente colectivo. Todo esto trajo aparejada la corrupción que ha minado La Democracia, la sociedad, y la moral del ciudadano.

                Así pues, teníamos suelo, jardines y nos devolvieron cemento y especulación urbanística. Tal es el caso del patio trasero del hospital de La Cruz Roja, inicialmente un grupo escolar, y hoy sede de la Consejería de Economía y Hacienda y de una urbanización privada, que albergará en medio de ella, una plaza pública, de cemento y losa granítica, y un aparcamiento público debajo. En teoría están salvaguardas todos los intereses, tanto los públicos como los privados. La realidad es que a esa plaza no accederá casi nadie,  y al final se convertirá en el espacio cuasi privado de la urbanización. Del frondoso y cuidado jardín modernista no queda nada.

           Al Final solo tendremos macetas y árboles ornamentales tropicales, porque Melilla es el Ecuador, aunque no se sabe de dónde.