Archivo de la etiqueta: de higos a brevas

De higos a brevas


Es una expresión clásica que genera no pocas discusiones, pues existe una confusión formidable sobre los frutos de la higuera y su tiempo. Unos dicen que los higos son los oscuros y otros que son los de color verde. El caso es que nadie se pone de acuerdo, ni sobre cuando empieza la temporada ni sobre cuando acaba y las desavenencias se mantienen durante años.
La expresión de higos a brevas marca un ciclo, que va desde el mes de septiembre hasta el mes de mayo del año siguiente. Es un ciclo anual, de un año hasta el próximo. Melilla es una ciudad de higueras, pero salvajes, pues en los parques públicos no hay ninguna. La higuera tiene muchas leyendas y refranes acerca de ellas, e incluso maldiciones si son taladas. La Reina Isabel II ordenó talar una en Melilla, que era milenaria y sagrada, y acabó su reinado en el exilio. De esta higuera y de su historia hemos escrito en El Alminar, y de esta reina escribiremos próximamente.
La cuestión es que la higuera es un árbol que da frutos dos veces en un año, diferenciados en forma, color y sabor. En mayo se inicia el primer florecimiento de la higuera, y esos frutos son las brevas, que pueden ser negras y verdes. En agosto y septiembre culmina la 2ª floración, con los higos, que mantienen ambas tonalidades. Los higos son más pequeños, redonditos y dulces, mientras que las brevas son más alargadas. Eso sí, cuando el color rojo aflora por sus grietas, es que ya empiezan a estar pasados.

PD: http://www.hogar.mapfre.com/noticia/975/los-higos-combaten-como-nada-el-estrenimiento-y-las-verrugas
Notas: (1) https://elalminardemelilla.com/?s=tiempo+de+higueras. (2) https://elalminardemelilla.com/2012/09/21/una-higuera-centenaria-en-melilla/.

Una higuera centenaria en Melilla


                        La higuera más grande de Melilla

           Algunas veces se encuentras las cosas porque se están buscando o se está detrás de ellas, otras aparecen sin buscarlas. En septiembre la higueras están dando por segunda vez sus frutos, los higos. Ya no volverán a florecer hasta el mes de junio, ofreciendo la primera floración, las brevas. Empieza el periodo de tiempo conocido como ” de higos a brevas”, que tienen una duración de nueve meses, lo mismo que un embarazo. Hay todo tipo de leyendas, historias y dichos sobre las higueras. Melilla es una ciudad de higueras, pero silvestres, pues sorprendentemente no hay ninguna plantada en los parque de la ciudad.

          En el monte de Mª Cristina, entre las calles de los ríos Nervión y Salor,  me he encontrado con la higuera más grande de Melilla. Se extiende a lo largo de tres calles y rodea por completo la casa junto a la que se encuentra. Proporciona frutos grandes y abundantes frutos a lo alrgo de tres meses, de los que disfrutan casi todos los vecinos de la zona.

       Esta higuera es centernaria, un verdadero monumento natural, en el barrio de La Incineradora de residuos de Melilla. Según el propietario de la casa mata en donde se encuentra esta higuera centenaria, su edad es como mínimo de 80 años, tiempo en el  que su familia tiene constancia de su existencia.

      Nota:  refranes sobre las higueras y su tiempo. http://frutales.wordpress.com/2012/07/03/refranes-de-higueras/

            PD: https://elalminardemelilla.com/2012/06/08/tiempo-de-higueras-en-melilla/

Tiempo de higueras en Melilla


                                La higuera 

         La higuera es un arbol de la familia de las moráceas, de hoja caduca y que en época de floración, inunda el entorno con uno de los olores más característicos, penetrantes y dulces que existen. “Es un arbol o arbusto que llega a alcanzar unos 8 metros de altura, de amplia copa por sus ramificaciones con tendencia a la horizontalidad. Las hojas, muy grandes y con amplios lóbulos, son ásperas al tacto. La polinicación la realiza una sola especie de himenóptero. Es una especie cultivada en todo el Mediterráneo, requieriendo un clima seco, caluroso y con algo de humedad”, (1).

           “Algunas higueras son bíferas, produciendo un tipo de fruto a principios del verano (brevas), y otro a finales (higos). Con ellos se fabrican licores, vinagres y aguerdientes. El latex blanquecino se utiliza para eeradicar verrugas.  Sus frutos son ricos en vitaminas A, B y C, se les reconocen propiedades medicinales diversas, tales como antisépticas, sudoríficas, laxantes, expectorantes, hipoglucemiantes. También alivia las picduras de los insectos y se uiliza para cuajar la leche y el queso”, (2). Su fruto es muy voluptuoso e incluso afrodisiaco, que todo hay que decirlo.

                         La higuera en Melilla

       La higuera se puede ver en Melilla de forma natural en antiguas huertas, en solares, en patios de casas , en cuarteles, en campos abandonados, pero no en los parques, lo que resulta un hecho curioso. Se plantan todo tipo de flora  y árboles ornamentales de tipo tropical, pero se desdeña un árbol autóctono y propio.

         Las culturas oritentales, de donde parece proceder la higuera, la tenían como un arbol sagrado, aunque hay más de 40 tipos de higuera. En las culturas celtas también tenía un significado místico. En Asturias y Galica es muy frecuente verlas. La leyenda de la fundación de Roma, cuenta que las cesta en la que los gemelos Rómulo y Remo fueron arrojados al precipicio, fue detenida por las raices de una higuera, lo cual podría tener algo de cierto, pues las higueras pueden crecer en las laderas de los barrancos.

           Para la cultura musulmana es también un árbol sagrado, que obviamente adoptó de las tradiciones preislámica. Incluso el propio profeta Mahoma alabó ante sus discípulos las propiedades de su fruto. La higuera y el olivo están asociados al culto en las mezquitas, siempre y cuando tenga cerca algún terreno en donde poder plantar este tipo de árboles. En la entrada de la mezquita de Reina Regente hay un olivo plantado junto a la puerta.  En Melilla existió una importante mezquita asociada a una higuera, la de Lal-la Zurzut, y que estaba situada en lo que se conoce como cerro de Santiago. Su emplazamiento pudo coincidir con la superficie que hoy ocupa el colegio de La Salle. Todo el conjunto fue demolido en 1863 mediante un decreto específico de la Reina Isabel II. Ambos árboles pueden verse también en el entorno de los morabitos.

             En Melilla existen higueras, en todos los emplazamientos antes citados, algunas muy hermosas y puede que hasta centenarias. Hasta el año 2009 podía verse una rama de higuera junto a la torre de san Juan, en la muralla de Melilla. Intenté sin éxito salvarla, recurriendo a argumentaciones de todo tipo. Al final la talaron, pero mi nombre quedó asociado a esa higuera, tanto para los amigos, como para los adversarios.

         La expresión temporal: “De higos a brevas”, alude al tiempo comprendido  entre el final del verano en curso  y el inicio del de la misma estación del año próximo. Primero son siempre las brevas y finalmente los higos.

Notas: (1) La flora silvestre de Melilla; Juan Antonio Gonzalez, Huberto García y José Mª Cabo. (2) Paseos botánicos por la ciudad de Melilla; Juan Antonio González y Carmen Enrique.

PD: (1)http://www.webislam.com/articulos/36191-la_mezquita_de_lalla_warzo_la_higuera_sagrada.html. (2)http://www.webislam.com/articulos/40409-la_mezquita_de_la_higuera_sagrada_147_anos_de_su_demolicion.html.(3)http://www.webislam.com/articulos/36468-una_higuera_en_la_muralla_de_melilla.html