Archivo de la etiqueta: estado de las cosas

De laguna a charco


             Las cosas cambian de estado, igual que las personas. A veces un Estado se convierte en una cosa, e incluso una cosa puede transformase en Estado. El mundo de la física y del cambio de estado de las cosas es muy atractivo y sugerente. Cada proceso tiene un nombre e incluso pueden ser reversibles.

               En Melilla lo que un día fue monolito hoy es un blosco y lo que alguna vez fue laguna hoy solo es charca. Esto ha ocurrido con el lago artificial de los pinos, que al igual que su homólogo del parque  forestal, ha acabado convertido en charco turbia, del que intentan escapar hasta las pobres tortugas moras. Antaño, el pequeño lago artificial de Los Pinos estaba lleno de centenas de carpas multicolores, de todos los tamaños. Las dos primeras fotos están hechas un mes de febrero de 2012, la tercera es también del mismo mes pero dos años después.

                 El nivel de agua ha bajado de modo ostensible, las tortugas mora siguen estando, el agua aparece mucho más turbia y las carpas, un pez muy resistente, ya no parecen estar. ¿Han sido depredadas por las gaviotas?. Lo que también muestra la foto es el cambio en el tiempo. El mes de febrero de hace dos años fue un mes agradable con muchos días soleados y buenos, y el actual nos está azotando con un temporal detrás de otro.

             En las eternas, consabidas y constantes discusiones laborales y familiares sobre el tiempo, cuando afirma que éste es el peor invierno de hace muchos años, siempre hay que replica que él o ella los recuerda peores, afirmación que encona la discusión hasta límites peligrosos. Las presentes fotografías, no solo nos sirven para denunciar el estado de la balsa de Los Pinos, sino también para demostrar que este es el peor mes de febrero en mucho tiempo.

De monolito a blosco


 

             Los cambios de estado en las cosas

     Las cosas pueden cambiar de estado y eso es  algo establecido por la ciencia, en un proceso lineal que va de líquido a sólido,  y/o hasta el gaseoso. Las cosas pueden cambiar dentro de un mismo estado y sin mediar proceso alguno. Este es el caso del monolito balizador turístico de la Iglesia de La Purísima, que ha pasado de su estado inicial de baliza, al de blosco, en un proceso que ha durado en año, contado desde el momento de su instalación. El deterioro no es inmediato, ya que en todo ese proceso ha estado 9 meses en estado de cochambre. Estos monolitos de piedra artificial dieron mucho que hablar desde su instalación.

     Se trataba de una campaña de señaladores de rutas turísticas, muy cara, y mal llevada a cabo desde el principio. Las losetas del suelo apenas se ven ya, entre la mugre habitual de las aceras. Los monolitos fueron más instalados y algunos se derrumbaron solos. En otros era mayor el tamaño de la losa de mármol que el propio monolito y tuvieron que ser recortados.

     El 28 de marzo del pasado año ya dimos cuenta de que el monolito de La Purísima había sido reventado en una acción vandálica, o quizá también por acción de algún coche de furgoneta de carga y descarga. El caso es que su fin ha sido el suelo. Ya no es un monolito. Es tan solo un blosco.

    La campaña fue una manera más de tirar el dinero, porque ni siquiera hay mapas con los senderos o rutas que marcas esos monolitos y losetas.

Notas: (1) https://elalminardemelilla.com/2012/07/21/campana-melilla-renovada/

                (2) https://elalminardemelilla.com/?s=monolito+reventado