Archivo de la etiqueta: franco cristiano ejemplar

Franco, el fiel difunto de Melilla


                          Noviembre es el mes de todos los santos y también de los fieles difuntos. En Melilla tenemos la estatua del difunto más fiel posible, Franco y a su vez, Melilla es la ciudad más fiel al difunto. Da igual cómo esté o se le represente, igual que los santos, pues Francisco Franco entra en ambas categorías. Hoy en día su estatua acecha, mirando al puerto por donde vino, casi escondido tras la torre de San Juan.  Se me ha ocurrido esto porque en días pasados, circulando por la zona, pude ver a dos jóvenes haciéndose fotografías junto “al comandantín”, como le llamaban sus compañeros de armas. Claro que esa no es la idea que ofrece la estatua, de casi dos metros de altura. Dicen que cuando uno envejece, suele achicarse un poco, sin embargo la muerte restablece el equilibrio perdido y algunas figuras se agigantan con el paso del tiempo. Nada hay más cierto, que el momento en el que se habla mejor de casi cualquier persona, es tras su fallecimiento.

                                 La estatua, el arquitecto y el libro

             La estatua siempre está: ¡Presente!, en la realidad social y política de la ciudad. Hace medio año, en verano, apareció por El Alminar un tal Isidoro, nombre sevillano, que resultó ser un conocido arquitecto afincado en Madrid. Había hecho el servicio militar en Melilla, y se juntó con otro grupo de soldados, altamente cualificados. Uno de ellos realizó y/o ayudó al autor de esta estatua, con los bocetos y el diseño de la misma. La verdad es que la estatua, como tal, tiene una buena factura y proporciones, y parece tener cierto dinamismo. Posteriormente y a través de los correos hemos tenido ocasión de comentar muchas más cosas, acerca de esta estatua y de la ciudad en donde sigue erigida.

             “Francisco Franco, cristiano ejemplar”*, es una obra editada por la Fundación Francisco Franco. dedicada a enaltecer la vida y la obra del que fuera “Dictador de todos los españoles”. Parece un delirio, desde el mismo título, pero resulta que el libro está escrito totalmente en serio.  Su autor es un fraile de la Orden de San Benito, Manuel Garrido Bonaño, la que custodia la Basílica del Valle de Los Caídos. Lo pedí hace unos años, cuando vi en televisión que se presentaba la 5ª edición.  Una edición ya me parecía mucho, pero cinco sobrepasaba cualquiera de mis mejores expectativas para ese libro.

                  Según su testamento político, Franco creía que moría dentro del seno de La Iglesia, cosa que esta Institución santa,  jamás ha desmentido, y si él esta dentro,  es que casi todos los demás estamos fuera. En la iglesia del Palmar de Troya, Franco ya es santo. Por algún sitio hay que empezar, aunque se el mismo infierno.

         PD: Añado mi versión para la construcción de un pequeña capilla dedicada a Franco Salvador, por tres veces de Melilla. Hay elementos ornamentales nada desdeñables, como el arco omeya que representa los rayos del Sol, y la cúpula o koba de los morabitos del rif.

Anuncios