Archivo de la etiqueta: gran superficie en Melilla

El templo de consumo avanza en Melilla


              Historia de la Gran Superficie comercial de Melilla

         ¿Cómo explicar a alguien, que los mismos intereses económicos y políticos que impidieron hace 20 años la construcción de una Gran Superficie comercial, la promueven dos décadas después?. Los dueños de las firmas comerciales de las grandes superficies , y de las cadenas de distribución de productos alimenticios se encuentran entre las 100 personas más ricas de España. Unos millones más o menos no van a hacer menguar sus fortunas o no se acrecentarán de manera significativa. La clave sigue siendo otra.

            El Ministerio de Defensa cedió en 1999 los terrenos en los que se asentaba el acuartelamiento de Valenzuela, mediante Convenio escrito y firmado con la Ciudad Autónoma y cuyas condiciones se publicaron en el Boletín Oficial de Melilla. Los 56000 m2 debían estar destinados a la construcción de viviendas VPO y otras dotaciones urbanas, como parques ozonas colectivas.

       La parcela fue sacada en subasta publica hasta agotar las dos convocatorias exigidas por La Ley y quedar todo expedito, tras no presentarse ningún licitante, para la adjudicación del terreno (hasta eso momento calificado como urbano), mediante el procedimiento de asignación directa, secreta y sin publicidad alguna.  Esto sucede en 2005 cuando la parcela se adjudica a la nueva firma Nueva Melilla y Asociados, que era la suma de Nueva Melilla y Asfaltos Melilla, cuyos propietarios compraron la parcela urbana de 56000 m2  por la cantidad de 2.800.000€. Tras ser recalificada de urbana a industrial entre 2005 y 2007, la parcela fue vendida a la firma Tres Forcas Capital por la cantidad de 15. 600. 000€., pero segregando antes una parcela de 6000 m².

         Ni el Mº de Defensa titular primitivo de la parcela, ni la Delegación del Gobierno, formularon objeción alguna (pese a existir un convenio) mientras que una simple compra o venta de viviendas entre particulares, debe ser autorizada por la firma de la propia Delegación.

                                         Veinte años después

            Todas las cosas que se dijeron entonces para impedir el establecimiento de la gran superficie comercial no ha resultado ciertas, como la desaparición del comercio tradicional melillense. También hay que decir que fue una poco transparente operación del gobierno del entonces mandatario Ignacio Velázquez. Las grandes superficies y la renovación del comercio tradicional son una realidad en toda la península desde hace dos décadas. No se puede luchar contra estos “templos del consumo”, ni impedir su aparición. Existe una alternativa que es la del consumo consciente y la del comercio solidario, pero camina por otras sendas. En realidad, las grandes superficies solo crean empleo precario y estacional, y enriquecen únicamente a los que las promueven, a los distribuidores y a los transportistas de la mercancia. Va a ser una gran negocio, pero solo para unos pocos. Sin embargo, no fueron estas las razones por las que se impidió su establecimiento en 1996. No sabemos las razones por las que se facilita ahora.

       Ubicada en los terrenos de Valenzuela, un área urbana muy saturada, con dificultoso acceso rodado, sin viales de comunicación adecuados, y con la principal frontera de la ciudad y su “comercio atípico” en las inmediaciones, puede crear muy grandes problemas a una zona ya muy complicada.

Anuncios

1996, barbarie contra el centro comercial


          

 

              1996: Todos contra Ignacio Velázquez

     En 1996 Ignacio Velázquez, alcalde de Melilla y primer Presidente Autonómico, intentó la implantación de un centro comercial en Melilla y ese fue su principio del fin. Ignacio Velázquez cometió un error, aunque grande, y fue el no hacerlo de un modo claro y contando con el apoyo ciudadano. Debería haber recabado un apoyo social amplio, una base con la que hacer frente al bloque  político y empresarial que  le boicoteó absolutamente todo.  También hay que decir, que su movimiento parecía estar diseñado de  un modo limitado, con el que solo unas pocas personas habrían sacado la tajada limpia, y que se presentaban como “delegados del grupo Eroski” en Melilla. Debería haber abierto la instalación de un centro comercial a las grandes cadenas españolas y mediante concurso público. Sin embargo, el error de Ignacio Velázquez, no exime de culpa “a la barbarie” con la que se actuó en su contra.  Tampoco tuvo oportunidad de hacer otra cosa, porque le reventaron el asunto desde dentro.     

                Partidos políticos y sindicatos se convirtieron en defensores de unos intereses empresariales hegemónicos de Melilla ( representados y liderados por la Asociación de Comerciantes de Melilla y la Confederación de Empresarios),  de modo todavía incomprensible.  Algaradas, agresiones físicas al entonces Alcalde de Melilla, boicot a la Feria de 1996, cierre patronal de comercios (prohibido por La Constitución), y una situación social de violencia infinita. Nunca se vio nada igual en Melilla, nunca se ha vuelto a ver acciones semejantes.

     El caso, es que la principal objeción que se hacía al centro comercial, que supondría el fin del comercio tradicional, se ha demostrado ridícula y absurda, porque el comercio tradicional se ha hundido solo, en el centro de Melilla, sin necesidad de centro comercial alguno. De no ser por las “franquicias comerciales”, hoy en día no se bajaría al centro de la ciudad para nada.  Visto con perspectiva, podemos decir que lo que defendían las asociaciones empresariales de entonces, era seguir acaparando en las mismas manos, casi la totalidad del volumen comercial de productos de primera necesidad y de consumo minorista en Melilla.

         Con la misma perspectiva digo hoy, que si no se modifica el criterio de instalación, y no se hace de un modo abierto y transparente, al final, el centro comercial seguirá beneficiando a los mismos y no a Melilla. Unos cuantos seguirán amasando grandes fortunas, a cambio de las cuatro migajas de los posibles empleos que se puedan crear.

          El otro gran problema sería el de la situación del centro comercial y de las infraestructuras. No hay viales de acceso a la parcela de Valenzuela. La entrada por General Villalba está ya saturada con el dislocado mercado de naves mayoristas de la zona y con el mercadillo minorista. No hay zonas de aparcamientos, ni nuevas ni antiguas. Si todo está ya saturado, con un Centro Comercial , la zona, sencillamente reventaría, porque allí está también la frontera con Marruecos y todo está inundado  de vehículos, a casi cualquier hora del día.   En la situación actual, intentar eso, con estas infraestructuras,  es un disparate. Pero también, hay que solucionar la anomalía de que Melilla, sea la única ciudad de España sin una Gran Superficie Comercial.

     La gran oportunidad se perdió entonces y aun así, algunos sacaron una tajada espectacular. Todavía nadie ha explicado como un terreno cedido por Defensa, mediante convenio, para construcción de viviendas sociales, acabó enterito en manos privadas.