Redada en Beni-nsar contra inmigrantes centroafricanos


                     Lo que sucede al otro lado de la frontera es algo que no solemos ver, y que los medios de comunicación nos ocultan, o también son realidades que se ocultan a los medios de comunicación. Solo organizaciones no gubernamentales, como Prodein (Pro derechos de la infancia), o ecologistas como la plataforma Equo, son las únicas que se atreven a adentrarse en el interior del monte Gurugu, el inactivo volcán limítrofe con Melilla, y nos informan de la existencia de campamentos de inmigrantes centroafricanos, y de las pésimas condiciones en las que viven. Las autoridades españolas se congratulan una y otra vez de repeler los intentos de asalto a la frontera de Melilla y “alaban” vez tras vez, al gobierno de Marruecos por su colaboración. Ocurre que esa colaboración esconde muertos y heridos entre los centroafricanos.  Esto es lo que afirma en un amplio reportaje fotográfico, el diario digital fronterizo, www.bninsarcity.net.

                La secuencia fotográfica muestra cómo más de un centenar de inmigrantes centroafricanos son desalojados desde las faldas del monte Gurugú, y conducidos hasta la villa de Beni- Enzar, por un amplio despliegue de las Fuerzas de Seguridad de Marruecos. Finalmente son  introducidos en autobuses para su traslado a la frontera con Argelia, en donde los supervivientes, vuelven a intentar el infernal retorno a la frontera hispano-marroquí de Melilla.

                  Sabiendo que el problema de la inmigración no va a terminar nunca, porque el fenómeno es consustancial a la historia humana, podrían buscarse soluciones más acordes con el siglo XXI y al respeto a los Derechos Humanos, entre los que se incluye el de la emigración. Arrojar personas de un lado a otro, sin importar la suerte que corran, no ha sido propio de ningún tiempo, pero es inadmisible en la actualidad.

En las fronteras de Jauja


 

              Cuando las autoridades pierden los papeles

            Jauja es sinónimo de riqueza y prosperidad. Solo la pronunciación de este nombre, sugiere tanta abundancia como otro lugar mítico, El Dorado. Jauja es una ciudad de Perú, de las primeras fundadas por el  español Francisco  Pizarro en la conquista del país andino. Esto sucedió el 25 de abril de 1534. Ahora, por obra y gracia de la nueva avalancha migratoria sobre nuestra ciudad, nos enteramos que Melilla es el equivalente africano de Jauja. Por eso vienen hasta aquí millares de centroafricanos. Desde luego, para algunos, como decían ayer varios/as  comentaristas del Alminar, nuestra ciudad sí es Jauja y El Dorado también.

             Esta es la parte “jocosa” de una fase no excesivamente pensada, porque la realidad es mucho más dura y cruel. No hay que olvidarse nunca, que lo que hay al otro lado de la frontera, son ante todo, seres humanos. Hasta ahora creíamos que los “sin papeles” eran los inmigrantes que cruzaban o intentaban entrar en Melilla, pero desde ayer hemos comprobado que los que han perdido los papeles son nuestras autoridades civiles. Hay frases que los representante públicos y políticos no deben pronunciar. Hay imágenes que un alto cargo de la Administración del Estado no debe ofrecer.    Mil personas pueden resultar un inconveniente grave, pueden  provocar situaciones difíciles, pero nunca pueden constituir una invasión. En cualquier caso, ellos son las autoridades y de ellos es la responsabilidad. Lo único que tienen que hacer, es repasar la hemeroteca y exigir y actuar, del mismo modo en que debían hacerlo, según ellos, las autoridades socialistas del periodo 2004-2011. Se puede volver a solicitar la comparecencia del Ministro del Interior, llamar a José Mª Aznar o  invocar a Santiago, por aquello de: .. ¡ Y cierra España!.

                                   Ni soberbia, ni prepotencia

       No sé de donde han salido estos lamentables adjetivos referidos al grupo de inmigrantes subsaharianos que entraron en Melilla y recorrieron el cauce del Río de Oro. En muchos se aprecia temor y cansancio y en otros satisfacción por haber logrado la proeza. No se puede hacer aflorar los sentimientos de xenofobia, hacia gente que solo está luchando por su vida y por su supervivencia, con frases y calificativos mal medidos, desde los representantes políticos, ya sean locales o estatales.

           En 1992 empezaron a llegar a Melilla los primeros colectivos de inmigrantes centro africanos. Tras las primeras sorpresas, y la misma falta de sensibilidad de La Administración, fueron los ciudadanos y entidades sociales melillenses las que iniciaron la labor de atención y amparo de los primeros inmigrantes. Durante varios años, hasta la construcción del CETI, al que se negaban las autoridades gubernativas de la época, por entonces socialistas; los inmigrantes se refugiaron primero en el abandonado edificio de la Cruz  Roja, y posteriormente en las dependencias de La Granja Agrícola.

            Fue durante el septenio de José Luis Rodríguez Zapatero, cuando el PP melillense convirtió el problema de la inmigración en un “casus belli” contra el Gobierno de España.  A veces, hay una cierta justicia histórica que pone a algunos responsables políticos, frente al espejo de sus actos y declaraciones pasadas. Eso es lo que ha sucedido ahora. Han quedado atrapados por sus propias palabras y actos anteriores.

             Entre 1992 y 1996, tanto como corresponsal de periódicos nacionales, colaborador de medios locales y como voluntario de organizaciones no gubernamentales, pude conocer y tratar a decenas de inmigrantes subsaharianos. También publiqué infinidad de artículos de prensa.  Jamás vi en ninguno de ellos nada parecido a la prepotencia o a la soberbia. Había dos días felices en sus vidas, uno era el de la llegada a nuestra ciudad, el otro era el de la salida. La fotografía es del año 1996, cuando acompañé a Alex Brown, uno de los 46 hijos del comerciante y  ex presidente de Nigeria Abiola.

              La emigración no se acabará ni hoy ni nunca, así como tampoco con las mafias que tratan con las personas. Los melillenses ya nos hemos acostumbrados a esta situación, ahora solo falta que lo hagan las autoridades.

Avalanchas migratorias sobre Melilla


                        Los 7000 metros vallas de la frontera   

          El título parece el de una prueba olímpica, pero esa es aproximadamente la extensión del perímetro fronterizo de Melilla, desde el mirador de Los Pinos hasta la fronteza de Beni-Enzar. En estos días se ha hablado mucho de la diferencia de estas avalanchas con respecto a las de 2005 y todo hay que decirlo, no hay diferencia alguna. La cifra de inmigrantes coentroafricanos que esperaban dar el salto a Melilla oscilaba en torno a los 1000, tal y como ahora y los puntos de paso eran exactamente los mismos.   

            Ocurrió que en 2005 tanto a España como a Marruecos les sorprendió la magnitud y lo organizado de la avalancha. Fueron intentos de salto masivos en varios puntos del perímetro y nadie estaba preparado para algo así. Ni un país ni el otro. La frontera era dos metros más baja y hubo que elevarla hasta los seis. En la vigilancia y control del perímetro colaboró el Ejército Español desde este lado de la frontera y el de Marruecos desde el otro. El gran hecho diferencial y muy dramático fue la muerte de tres personas en el intento de salto de la valla fronteriza. Melilla se acostumbró entonces al ruido de los helicópteros y no ahora.

           La diferente actitud del actitud  del Partido Popular 

        La derecha española solo está tranquila cuando se encuentra en el Poder y es enormemente desestabilizadora cuando está en la oposición. Saben agitar perfectamente las aguas sociales y políticas para crear una sensación de crísis y no dudan en utilizar el tema que sea, de forma electoralista y demágógica. También hay que decir que el PSOE no sabe o se ve impotente para contrarrestar esas campañas de acoso que recibe desde la derecha política.

   El tema de la Soberanía Nacional es un asunto muy sensible   en las ciudades norteafricanas y al que el Partido Popular le tiene perfectamente tomada la medida política. Cuando gobierna el partido socialista todo es “entreguismo” y  falta  de firmeza política frente al vecino marroquí. El mensaje aunque incierto cala en el electorado,  y el PSOE pierde elección tras elección en nuestra ciudad desde 1996.

    En 2005 el gran adalid y eficacísimo abanderado de la acción política frente el Gobierno del socialista Rodriguez Zapatero fue el senador Juan José Imbroda, quien diseñó una contundente campaña basada en tres sencillos conceptos: Marruecos no colabora, toda la culpa es de ZP y Melilla debe estar presente en las Reuniones de Alto Nivel (RAN).  El senador Imbroda, ubícuo, gran estratega e inigualable propagandista, trituró literalmente cualquier línea de defensa diseñada por el gobierno. Convirtió en peleles políticos al entonces Delegado del Gobierno, Fernández Chacón y a la Ministra de Trabajo e Inmigración Consuelo Rumí, disolviendo como contacto en ácido la propia visita de la Ministra a Melilla. No dejó sin tocar frente alguno, solicitando comparecencias del Ministro del Interior o denunciando en el Senado la situación de Melilla. La sorprendente conclusión era que con el PP hay menos avalanchas, tal y como estamos viendo exactamente ahora.

         Dicho esto, hay que resaltar la blandura y el excesivo sentido del Estado de los socialistas en la oposición, que desesperan a sus propios afiliados y espanta a sus posibles votantes. No se trata de volver a llamar a la Revolución de Octubre, pero sí al menos de mostrar la mitad de  la falta de  contemplaciones políticas que sus adversarios de la derecha tienen con ellos cuando gobiernan.