Archivo de la etiqueta: Mari-Guari

Colapso en las fronteras de Melilla


         Las fronteras de Melilla son vitales para el futuro de la ciudad de Melilla. No se ha hecho casi nada en ellas durante los últimos 20 años. Los pasos fornterizos de Farhana, Mari- Guari, Hardú (Barrio Chino), están como a principios del siglo pasado. La renovación del paso fornterizo de Beni-Enzar solo fue estético. Las interminables colas colapsan el tránsito comercial y el intercambio de ciudadanos entre España y Marruecos. Los funcionarios de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado trabajan en condiciones no acordes con el siglo en que supuestamente vivimos.

            La situación es tal, que desborda incluso la carretera de circunvalación, que a veces es necesario usar para trasladarse de un lado a otro de la ciduad, sin vivir o disfrutar los interminables atascos provocados pro las rotondas, o por el estado de obras en cadena.

           Sin embargo, hay días en que el acceso a la carretera de circunvalación está cortado en la zona colindante con Puente Magno (arroyo Mezquita), por lo que no se puede acceder hasta el tramo entre el polígono industrial y el puesto fornterizo del Barrio Chino.

            En el medio día de hoy, el colapso en la frotnera de Farhana era total, con una cola que se prolongaba a lo largo de un kilómetro, hasta el puesto fornteriozo de Mari- Guari. La circulación era peligrosa, porque muchos vehículos invadían el carril contrario de circulación, solo para poder acceder hasta la carretera de Farhana en dirección centro.

             Esto sucede casi todos los días de la semana, repartidos entre los tres puestos fronterizos existentes entre España y Marruecos. La vialbilidad económica de Melilla y de su entorno depende de una aglidad en las fronteras, que no existe. Solo hay colapso y encierro. Son cada vez menos los melillenses que salen o pueden salir hacia Marruecos, y cada vez menos los marroquíes que entran o pueden entrar en Melilla, para poder acceder a sus comercios, o a las posibilidades de ocio que ofrece la ciduad.

Anuncios

El agua vuelve al Río de Oro


     “En enero se hiela el agua en el puchero”, lo dice el refrán, claro que esto es un refrán de La Meseta, contenido en un libro del Archivo de Tradiciones Salmantinas. En enero está haciendo frío, porque es el primer mes del invierno, aunque lo importante de enero es el agua: “Más se engorda con el agua de enero, que con carne de carnero”.  En noviembre “barruntábamos” la sequía y el caso es que ha llovido de manera abundante, pero debe llover más.  Como prometí en la entrada de noviembre, he vuelto a la cabeza del Río de Oro en su parte española o melillense, pues compartimos el río con Marruecos.

           La lagunilla de Mari Guari se ha llenado y se volvían a ver aves, las garcillas, que son muy asustadizas y echan a volar al más leve movimiento. Lo que en noviembre estaba seco, está hoy lleno de agua. El salto de agua de la pista de carros ofrecía una imagen vistosa, aunque uno no debe fijarse mucho, porque los márgenes del Río de Oro están en una situación lamentable. Es una pena que algunas zonas estén en este estado en Melilla, y eso que poco más arriba, están los nuevos campos de fútbol de césped natural de la zona baja de La Cañada, en un terreno que antaño fueron de huertas.

           Esta carretera, que es un sector de la pista de carros de combate, está en una pésima situación y eso que es un camino que une la carretera de Farhana con el barrio de Reina Regente. Es una “carretera” muy transitada, pero que hace completo honor  a su nombre, el de “la pista de carros”.

        Junto a ella y sobre los márgenes del río, se está extendiendo el poblado de los centroafricanos no alojados en el CETI y eso es algo que compromete mucho la situación sanitaria de esta zona, y la de toda la ciudad, porque estas aguas, bajan luego hasta la misma desembocadura el Río de Oro y la playa de San Lorenzo, osea, hasta el escaparate turístico de Melilla. Todo está relacionado siempre, pero más en una ciudad de solo 12 kms².

           Nota: https://elalminardemelilla.com/2011/11/10/el-rio-de-oro-en-sequia/

Las trincheras de Mari Guari


      Esta roca con aspecto de muro llamó mi atención hace dos años. Parecía una protección natural, un parapeto  o incluso el resto de una cueva. Toda la zona fue excavada para hacer la carretera perimetral en 1995. Al subir por el sendero vi claramente que todo estaba lleno de lo que parecían ser canales de riego. Era indudable que en ese tipo de construcción había intervenido la mano humana.  Entonces buscaba posibles indicios de los asentamientos neolíticos mautitanos, de los que hablan fugazmente algunos historiadores, y paleontólogos que visitaron Melilla en las primeras décadas del siglo XX, y que por alguna razón, jamás se han intentado encontrar en Melilla. Se prefiere que se pierdan, antes que encontrar poblamientos neolíticos bereberes o mauritanos. Melilla era una zona fértil, llena de pequeños cursos de agua y con abundantes cuevas, muy propicias  para los asentamientos neolíticos.

            La crisis de los tanques

     Suele ocurrir, la mentalidad abierta lo exige, que uno busca una determinada cosa y puede encontrar otra muy distinta. En cualquier caso, lo correcto es interesarse por lo que se encuentra y no desdeñar nada.  En aquel mes de mayo de 2009, lo primero que hice es consultar a personas entendidas en estos temas (asentamientos,historia,frontera,historias militares), y uno de ellos, Santiago Domínguez Llosa, me informó de que todo eso tenía el aspecto de ser trincheras defensivas de tipo militar. Me contó en que en 1937 se excavaron algunas, pero que todo podía responder a algo que en la mitad de la década de 1970 se denominó como crisis de los tanques. Al parecer, algún Comandante General con el ardor bélico a flor de piel, por algún asunto ya desdibujado por el paso del tiempo, ordenó la construcción de las trincheras y durante algunos meses, todo el perímetro fronterizo estuvo vigilado por “el ejército en armas” o disposición de combate, ante un eventual acto inamistoso del vecino marroquí. Fuesen fantasmas o ensoñaciones de tiempos pasados, el caso es que se construyó una extensa red de trincheras, de las que ya quedan pocos restos para el recuerdo o la investigación, como estos de las proximidades de la ruta senderista del Río Nano.

         Aunque quién sabe, pues de hecho, Melilla y su comarca han estado siempre pobladas.

El Río de Oro en sequía


 

      Por aquí no suele venir casi nadie a hacer fotografías, sin embargo este pequeño salto de agua artificial de la pista de carros, y la pequeña laguna de junto a la frontera de Mari-Guari, siempre suelen tener agua, y más en esta época del año. Este año la pluviosidad de los meses de septiembre y de octubre ha sido muy escasa. En el año 2009, sin ir más lejos, tuvimos una tromba de agua e inundaciones en octubre, con desbordamiento del Río de Oro o de los meandros, como le llamaban los habitantes de Guelaya.

        El cruce de la pista de carros, que comunica la zona de la carretera de Hidúm y la bajada de Reina Regente con la carretera de Farhana es muy utilizado por los habitantes de las inmediaciones. Nadie entiende porqué no se ha asfaltado jamás, por mucho que la razón aducida sea el del paso de los carros de combate del ejército por la zona. Normalmente es un bancal polvoriento, pero en época de lluvia se convierte en un barrizal y un lodazal intransitable. Es una comunicación directa y corta entre estas dos zonas de la ciudad, que evita el rodeo por la carretera de circunvalación, sobre todo cuando se atraviesa este paso andando, algo que hacen muchas personas a diario, lo que supone un ahorro de tiempo muy considerable entre Hidúm y Farhana.

      El paso alto, el puente sobre la lagunilla de Mari-Guari, suele ser atravesado generalmente solo por vehículos, y la inexistencia de arcenes impide detenerse un momento, aunque sea para ver las escasas imágenes que la naturaleza ofrece en Melilla cuando se remansa aquí el agua. Cuando eso sucede, la zona de llena de pequeñas garcillas y otras aves que dan a la zona un aspecto inusitado y bonito.

          Cuando eso vuelva a suceder, cuando vuelva a remansarse aquí el agua, podrán ver las imágenes desde El Alminar de Melilla. De momento solo hay tierra seca.