Archivo de la etiqueta: navieras armas y acciona

¿Adiós a la línea marítima de Motril?


Armas sorprende en Año Nuevo con un barco viejo

   Los pasajeros que hemos utilizado la línea marítima de Motril en el día de hoy, hemos sido sorprendidos con el barco más viejo de la naviera Armas, el Volcán de Tauce, que data de 1995 y que ya no está en las condiciones adecuadas para el transporte de viajeros de media distancia. El barco se ha movido hasta con el mar en calma, además de tardar 7 horas en realizar el trayecto entre la localidad granadina y Melilla. Lavabos semiarruinados, sillas desvencijadas, un aspecto general de hotel viejo y un ambiente que nos recordaba a los peores días y momentos de Trasmediterránea/Acciona

         El caso es que Armas no realiza el trayecto entre Motril y Melilla los viernes, pero en vez de advertir esa circunstancia a las agencias de viaje, se decidieron por poner un enlace de refuerzo, pero con un barco viejo y lento, pero eso sí, al mismo precio y tarifa que el Volcán de Tinamar, que es el que habitualmente realiza la conexión entre ambas ciudades. Un despropósito para iniciar el año.

                 Un nuevo contrato marítimo por 25 millones de euros

     En Granada están muy interesados en todo lo concerniente a las líneas marítimas con Melilla, por lo que su periódicos informar con detalle de lo que ocurre con los barcos, ya que Motril quiere mantener a toda costa el enlace de Armas. En el Ideal de Granada nos hemos enterado de que “el mejor contrato marítimo de la historia”, se va a llevar a cabo con la subvención más alta del siglo, 25 millones de euros (4.100 millones de las antiguas pesetas), como aportación del Estado. Al final ha sido Marina Mercante la que ha realizado toda la gestión, porque desde la Ciudad Autónoma no han sido capaces de gestionarlo.

      Según cuenta el diario granadino, Armas se presenta al concurso para luego tener derecho a impugnarlo, si como parece la naviera Acciona resulta la ganadora, porque lo que quiere seguir manteniendo es el enlace motrileño, que le está siendo rentable tanto en el transporte de pasajeros como en el de carga. La naviera Balearia, de la que es copropietaria la familia Matutes (perteneciente a la casta económica española), tiene problemas financieros y podría no poder hacerse cargo de los enlaces marítimos, pese a haber participado en el concurso.

          Acciona/Trasmediterránea está en venta y el fondo de inversión Cerberus (el can del infierno), solo ha ofrecido 120 millones de € a la empresa española, que no llega a la mitad de la cantidad por la que compró la naviera la familia Entrecanales (perteneciente de igual modo a la casta económica ibérica).

              La situación sigue siendo confusa y no histórica, como dicen los medios propagandísticos locales. Si Armas se hace con el contrato marítimo, a su pesar, desaparecería la línea de Motril, por lo que estaríamos en la situación de antaño, abocados a una sola naviera. Si por el contrario son  Acciona o Balearia las que se adjudican el contrato, y se mantiene el enlace de la costa de Granada, nos quedaremos como estamos, lo que ya se ve como un bien, pero por el doble de lo que pagábamos antes.

       Como colofón y pese a tener la estación marítima más moderna del mundo, los pasajeros sin vehículos siguen desembarcando a pie por la bodega. Esta es la gestión real que nos están ofreciendo, pero no es la que ellos utilizan. Los gestores van en avión y en business class. El problema es que ellos no prueban lo mismo que nos ofrecen.

El barco malo de Acciona


       Un nuevo concepto apareció en el mundo económico, el del “banco malo”, como si lo hubiera bueno. Ya lo dijo León Trotsky: Solo hay una cosa peor que robar un barco, fundarlo.

      En nuestra ciudad  ha aparecido un nuevo concepto, el del barco malo, compuesto por casi las mismas letras. Casi podríamos decir que solo hay una cosa peor que hundir un barco, y es traerlo a las líneas marítimas de Melilla. El ideólogo de este concepto del barco malo es nuestro Presidente Imbroda, dos palabras ya inseparables, quien dijo hace unas pocas fechas: “el barco de Almería es malo como para hundirlo”.  Ha sido dicho y hecho, no lo de hundirlo, que hubiese sido una acción mala, sino la de traerlo de nuevo a la línea marítima melillense, que resulta peor.

        Las acciones de Acciona para con Melilla, resultan de escasa consideración y aprecio, por no decir de puras y duras bofetadas. Por dos veces ha renunciado a presentar su opción en el concurso marítimo, dejándolo desierto. Estamos en situación de prórroga administrativa y con un futuro incierto y nada halagüeño. Durante todo el verano hemos visto pasar el barco rápido en dirección a Beni- Enzar y ahora, tras las presidenciales palabras, nos devuelven el barco malo.

                      Creo que hay relación de causa efecto en todo esto. Las campañas en contra de Acciona, la naviera de la familia Entrecanales, secundadas por el corifeo mediático de hace dos años, nos están pasando factura. Por si fuera poca toda esta situación, a finales de año venderán la naviera Trasmediterránea al mejor postor. Si en en algún lugar encaja mejor la expresión de: comulgar con ruedas de molino, es en todo lo concerniente al nuevo contrato marítimo con Melilla. Esto es lo que hay, aunque la prensa sometida ni siquiera pueda tratarlo.