Melilla, el absurdo en las calles


 

 

           Calles con nombres prácticamente iguales

       Para los que trabajamos en la calle, encuestadores del INE, trabajadores de correos, del Catastro, de Hacienda, de Justicia, o de cualquier organismo o entidad cuyo trabajo esté relacionado con las visitas a domicilio, comprobará, si mayor dificultad, las absurdas denominaciones de calles, el mal rotulado de las mismas, y la aplicación de un distinto criterio para definir qué es una calle o qué una plaza. Los responsables anteriores no tenían una única idea de como hacer las cosas, o si las tenían las variaban cada día. Según el capricho o la idea del momento.

      En algún momento he llegado a pensar que las situaciones absurdas e incomprensibles, tendrían su fin, que los errores llegarían a corregirse, que habría un criterio único para decidir el nombre y la numeración de una calle. Al final me equivoqué y cuanto más vueltas doy por las calles, veo que los errores se multiplican y que nadie corrige nada. Les dan igual las infinitas molestias que han causado a los ciudadanos, y que seguirán causando, porque este desarreglo en los nombres, deberá ser corregido en el futuro.

         De todo lo que he visto, además del nulo respeto por la historia de la ciudad y de sus gentes, necesario para que los nombres de las calles digan algo, lo que esta semana me ha llamado la atención, asombrado  y confirmado el modo irrespetuoso con que se ha hecho todo, es esta que coloco aquí, la práctica repetición de un nombre en el callejero. No tiene sentido.

   Nota: La 2ª de las calles de igual nombre, la del Paseo Ciudad de Málaga, debería haberse llamando Paseo del Río de Oro, u otro con algún significado propio de la zona.