Archivo de la etiqueta: obras

Obras en el mismo lugar


¿Cuántas veces se puede realizar una obra en un mismo punto?

En diciembre de 2011 respondimos que tres veces, por aquello de no hay dos sin tres, pero ahora, dos años después, podemos decir que una más, porque no hay mesas de tres patas. En diciembre de 2011 escribía que este punto parecía estar tocado por una especie de maldición, hoy ya lo afirmo. Es la cuarta vez en el plazo de dos años que revientan este lugar para volver a realizar allí obras. No sabemos si la última vez dejaron allí algo enterrado y ahora lo están buscando, o es justo lo contrario: que olvidaron meter allí alguna cosa y la van a introducir ahora. Total, que volvemos a tener caos y saturación de tráfico en una vía importante de la ciudad y como siempre sin aviso previo.

Esta vez pedimos que para aliviar el colapso inevitable de la calle de Luis de Ostariz, corten o modifiquen  la regulación semafórica en la intersección con la calle del Hospital Militar, para evitar el salvaje atasco de los coches que circulan por la carretera del Aeropuerto hasta la rotonda de acceso al Parque Forestal.

Notas: (1) https://elalminardemelilla.com/2011/12/14/tres-veces-en-un-solo-mes/. (2) https://elalminardemelilla.com/2011/11/08/trafico-cortado-entre-aeropuerto-y-huerta-salama/. (3) https://elalminardemelilla.com/2011/11/23/proliferacion-de-obras-proliferacion-de-accidentes/

Tres veces en un sólo mes


 

¿Que ocurre con las obras en Melilla?

         No se trata de ninguna frecuencia en clave, tres veces en un mes, sino simplemente de las veces que se ha abierto el pavimento en una misma zona, en el pazo de un mes. Este tramo comprendido entre la carretera de Alfonso XII y su intersección con las calles del Hospital Militar y la de Mustafa Arruf, parece estar tocado por una especie de maldición.

El pasado 8 de noviembre reventó una de las nuevas tuberías de conducción de agua y todo el sentido de circulación estuvo cortado durante una semana, con los consiguientes atascos y saturación de las vía colindantes, para acceder a las zonas de colegios e institutos. El 30 de noviembre y sin previo aviso, como siempre, la empresa vaporiza agua cortó el carril derecho del sentido ascendente, y todos los padres que llevamos por ahí al colegio a nuestros hijos, nos vimos atrapados en una ratonera. Desde el pasado lunes se encuentra cortado el carril izquierdo, en la misma zona y en su sentido ascendente. Las retenciones que se provocan en la horas claves, las de llevar y traer a los niños de los colegios superan el límite de cualquier paciencia.

En condiciones normales eso ya es un punto negro de tráfico en horas punta, pero si  a este encadenamiento de cortes y de obras, se añaden los de la carretera del Aeropuerto, y el de la parte baja de la calle del Hospital Militar, todo se convierte en un desesperante infierno, porque el flujo de tráfico queda notoriamente reducido. La calle Luis de Ostáriz está completamente saturada en ambos sentidos. Pasar por allí en las horas claves es desesperante, igual que en cualquier otro punto de la ciudad.

Empieza a haber problemas serios en muchas zonas. Se ha reducido notoriamente la velocidad media de circulación y se ha incrementado el tiempo necesario para ir de una zona a otra de la ciudad. ¿Son casualidades fatales e irremediables, o es que las obras no se realizan bien, con la calidad exigida  y empiezan a dar problemas al año de haberlas efectuado?

         Tres veces en un mes, para según que cosas, es una frecuencia muy alta.

Obras, caos, accidentes


          El permanente estado de obras al que está siendo sometida la ciudad desde hace tres años, sin demasiada coordinación, iniciando una fase sin que la anterior está acabada, está provocando un caos circulatorio y unas dificultades casi imposibles de salvar para los automovilistas. Hay puntos negros que nunca se solucionan, hay zonas en donde el peligro de accidentes crece de manera exponencial.

   Esta es la intersección de la calle Mar Chica con la calle Valencia. En mayo estaban abriendo zanjas para instalar las tuberías de conduccion de agua y se produjo un accidente. Esta foto es de hoy, en donde la instalación de tuberias de distribución de agua a las casas tienen levantadas todas las aceras laterales y se ha producido otro accidente. Así es siempre, así es todo desde hace tres años. Se gobierna durante diez años, pero se hace todo en los dos últimos. Se levanta la ciudad al completo y las ya saturadas calles se convierten en una ratonera circulatoria de la que es difícil