Archivo de la etiqueta: Sarajevo

Elecciones, recuentos y recursos


             Celebrar unas elecciones sin la presencia de Coalición por Melilla situaría a la ciudad en los tiempos de la Suráfrica de Pieter Bhota. En 1984 la ciudad multicultural y multiétnica de Sarajevo fue sede Olímpica de los Juegos de Invierno y apenas una década después fue el escenario de una guerra en donde se liberaron todos los demonios de las diferencias raciales, religiosas y nacionales. Pasar de un estado a otro es solo cuestión de una decisión errónea, de una declaración fuera de lugar. Volver a la situación política y social de 1985 no es deseable ni recomendable.

                   Mustafa Aberchán es el fundador de Coalición por Melilla y su líder indiscutible. Agrupa y cohesiona a un movimiento o partido con sensibilidades muy diferentes. Eliminarlo de la vida política, tanto a él como a su formación, como afirman con asiduidad los dirigentes del Partido Popular melillense, colocaría a la ciudad ante el abismo de la incertidumbre política y social. No es un partido de corte musulmán, como se aventuró a calificarlo un medio de comunicación. Es ante todo el partido de los desclasados, el partido de esa otra Melilla por la que muy poca gente se atreve a transitar, y que coincide con la población española de origen amazigh, y a la que pocos partidos suelen prestar atención. Coalición se ha erigido con la representación de esos votantes, que están en situación de orfandad política y de desamparo social.

                             La participación electoral

                 El bien mayor en una democracia es el derecho de sufragio. El derecho a la participación activa y pasiva en las listas electorales. El derecho a escoger a los representantes más afines, como establece el artículo 23 de La Constitución. Este es el bien mayor a proteger. Por tanto: ¿Puede cercenarse ese derecho máximo por un error minúsculo y de carácter administrativo?. La lista electoral de CpM sí era paritaria, pues estaba compuesta de 13 mujeres y 12 hombres, pero mal ordenada entre los puestos 11 al 16, y 21 al 25.

                La listas del Partido Popular  y de Vox llevan a 3 hombres en los 3 primeros puestos. Todas respetan el ordenamiento 3/2 que prevé la ley pero están desequilibradas. Lo lógico serían las listas cremalleras, como sí hacen Podemos y PSOE, cuyas opciones políticas están encabezadas por mujeres. En Ciudadanos hay 3 varones entre los 4 primeros puestos. Se cumple la ley pero dando prevalencia a los varones.

                 Otra cuestión sería la presencia de ciudadanos españoles rifeños en las listas de los partidos, casi nula en el caso de los Populares y de Vox, con solo un integrante en cada  lista y con nula posibilidad de salir elegidos. Si no fuese por la presencia de Coalición por Melilla, la Asamblea de Melilla sería solo un parlamento de ciudadanos de origen europeo (blancos), dicho con todas las precauciones necesarias. Es pues esta formación la que corrige este desequilibrio en la representación de las comunidades mayoritarias de la ciudad. Solo el partido socialista sitúa en el número dos a un español de ascendencia rifeña, con claras posibilidades de obtener el acta de diputado.

                Volvemos pues a la cuestión que abre esta reflexión. Siendo indudable el error de Coalición de la confección de su lista: ¿Sería legítimo dejar a Melilla sin esta opción política esencial para la ciudad, solo por un error mecánico?. Fuera de la certeza del error, todo son dudas. ¿Se advirtió de modo claro y por escrito, con indicación precisa de cual era la deficiencia y de cuando se iniciaba y cerraba el plazo para subsanarla?

                              La presentación del recurso

               Coalición por Melilla ya ha presentado un recurso ante  la Junta Electoral Central y mañana lo hará en el Juzgado Número 1 de lo Contencioso en nuestra ciudad. La esperanza de muchos melillenses, de todas las ideologías y etnias, es que se acepte que un error administrativo, no puede impedir la opción mayor del derecho de voto, ladrillo básico de La Democracia. En alguna de estas instancias, o incluso en el Tribunal Constitucional, la decisión tomada en Melilla será anulada. En caso contrario, lo que espera es muy incierto.

                 Sorprende también la tibia o nula reacción del resto de las formaciones políticas melillenses, salvo en el caso de Gema Aguilar de Podemos, que se ha posicionado claramente junto a las tesis de Coalición. Parece que algunos crean posible la celebración de unas elecciones sin el concurso de esta formación.

 

Anuncios

La parábola de Yugoslavia


                 Se necesita un siglo para construir un estado, y una hora para reducirlo a polvo. Lord Byron

          La República Federal de Yugoslavia era el paradigma del estado plurinacional, multiétnico y multiconfesional. Hacían gala de sus siete nacionalidades, cinco idiomas oficiales y cuatro religiones.  La Presidencia se obtenía por turno rotatorio. Pueden buscarse a posteriori  todos los defectos que se quiera, pero el más grande de ellos, no merecía ni uno solo de los miles de muertos que provocó La Guerra de Yugoslavia.

                    La desgracia de Yugoslavia fue que en el momento más crítico de su historia, se encontró gobernada por los políticos más incapaces. El símil sirve para dónde vds. quieran, desde lo más cercano, que es Melilla, hasta lo siguiente, que es España, o lo más lejano, que es la Unión Europa. Esa es la eficacia de las parábolas, que sirven para mostrar sin señalar.

                El papel de Europa fue, como siempre, lamentable. Los responsables de la voladura de Yugoslavia como país, casualmente Alemania, con su reconocimiento unilateral de Croacia como estado independiente.  El mérito, creo,   recayó sobre Helmut Khol.

                 ¿Quiénes sufrieron más?. Los bosnios-musulmanes, que fueron masacrados por miles, ante la mirada impasible de la Unión Europea. Sarajevo pasó de ser ciudad olímpica en 1984, a un inmenso cementerio en 1991/2.

                      ¿Quién es el enemigo?. El otro, siempre. Nada está tan lejano como parece. Nunca olviden Sarajevo. Yo no la olvido, ni a Yugoslavia tampoco.

              Nota: https://elalminardemelilla.com/2011/05/11/la-parabola-de-sarajevo/

La parábola de Sarajevo


“… en cambio a los de fuera todo se les presenta en parábolas para que “por más que miren, no vean, por más que oigan, no entiendan, no sea que se conviertan y sean perdonados”>>. Marcos 4, 11-12

         Los Guardianes del libro, de Geraldine Brooks.

            ” <Vimos como se desmoronaba El Líbano y dijimos: “Pero eso es en Oriente Medio, son gente primitiva”. Después vimos arder Dubronik y pensamos: ” En Sarajevo somos diferentes”. Y así pensamos todos. ¿Cómo va a haber una guerra étnica aquí, en esta ciudad, cuando una de cada dos personas es hija de un matrimonio mixto?. No aquí, no en nuestra preciosa Sarajevo, nuestra ciudad olímpica ideal. Nos creíamos demasiado inteligentes, demasiado cínicos para creer en la guerra. Incluso cuando los francotiradores ya habían matado a más de una docena de chavales, seguíamos sin entenderlo. Tiene que entender que todo sucedió tal y como se lo cuento>”.

         Es imposible hablar más claro en los tiempos de la sombra  y de lo oscuro.