La parábola de Sarajevo


“… en cambio a los de fuera todo se les presenta en parábolas para que “por más que miren, no vean, por más que oigan, no entiendan, no sea que se conviertan y sean perdonados”>>. Marcos 4, 11-12

         Los Guardianes del libro, de Geraldine Brooks.

            ” <Vimos como se desmoronaba El Líbano y dijimos: “Pero eso es en Oriente Medio, son gente primitiva”. Después vimos arder Dubronik y pensamos: ” En Sarajevo somos diferentes”. Y así pensamos todos. ¿Cómo va a haber una guerra étnica aquí, en esta ciudad, cuando una de cada dos personas es hija de un matrimonio mixto?. No aquí, no en nuestra preciosa Sarajevo, nuestra ciudad olímpica ideal. Nos creíamos demasiado inteligentes, demasiado cínicos para creer en la guerra. Incluso cuando los francotiradores ya habían matado a más de una docena de chavales, seguíamos sin entenderlo. Tiene que entender que todo sucedió tal y como se lo cuento>”.

         Es imposible hablar más claro en los tiempos de la sombra  y de lo oscuro.

Anuncios

5 Respuestas a “La parábola de Sarajevo

  1. Pingback: El misterio de los libros perdidos | El Alminar de Melilla

  2. Esta es una de las primeras entradas escritas en El Alminar de Melilla, que por entonces tenía sólo una semana de existencia. Es una parábola y una advertencia profética. La recuerdo ahora.
    Los ánimos se están encrespando. La convivencia en Melilla es solo superficial. Cualquier cosa puede alterarla. De la Sarajevo Olímpica a la de la guerra étnica y religiosa, se pasó solo en cuestión de semanas. Todo está siempre latente por debajo de la superficie.
    Voy a ser inflexible y de “un rigor inconmovible”, con cualquier provocación gratuita. Ya analizaremos detenidamente lo del “apagón de luces” y el incidente en la “procesión de La Soledad”.

  3. Cuanto daño hacen los dioses… no se avanza… se retrocede…

  4. Dios, o los dioses, no tienen la culpa, Uno de Melilla, son cosas de humanos. No creerás a quienes dicen que hay que “retroceder” porque lo manda Dios, no? No vayamos a equivocarnos todxs, ellxs y nosotrxs.

  5. Escrito hace demasiado tiempo, tanto, que ya casi nadie lo recuerda.

¡Bendita perseverancia la del borrico en la noria!. Siempre al mismo paso, siempre las mismas vueltas.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.