Archivo de la etiqueta: terremotos en melilla

Las grietas de la ACB


           La liga ACB (Asociación de Clubes de Baloncesto), también conocida como liga ENDESA, es una ruina económica, que solo soportan clubes de la talla del Real Madrid, o del Barcelona. Todos los demás hacen encajes de bolillos con patrocinadores o equipos nodriza, como el Baloncesto Sevilla. La ACB debe al Estado 24 millones de euros, entre pagos a Hacienda y a la Seguridad Social. Sin patrocinador no se es nadie en la máxima categoría del Baloncesto español, y con él, solo se asegura un año de fuertes pérdidas y de endeudamiento. Los gastos de mantenimientos de los pabellones deportivos y de los desplazamientos de los equipos, alcanzan una cifra superior a los 40 millones de euros. Muy pocos clubes pueden permitirse participar en una competición de este tipo, y muchos de los que están en ella desde hace años, acumulan deudas que pueden llevarles a la desaparición, caso del emblemático Estudiantes. La ACB está fiscalizada desde el primer hasta el último euro.

              Aquí no caben sorpresas y gestiones erráticas de los equipos. Pocos melillenses conocen, salvo de oídas, las voluminosas deudas acumuladas (en gestiones anteriores) por los máximos representantes melillenses en las competiciones deportivas, de baloncesto y fútbol, pese a la constante y generosa subvención pública. La situación de subvención pública, que aporta el 95% de los ingresos en ambos casos, es un situación desconocida en cualquiera de los clubes de las categorías mencionadas. La única cifra que algunos se atreven a aventurar, situaría la deuda en torno al millón de euros, entre ambos equipos.

                 La realidad es que en la ACB se paga todo y por todo.El canon no es ningún chantaje mafioso contra equipos modestos, procedentes de ciudades pequeñas, sino un seguro de endeudamiento , ante posibles impagos a los jugadores. Recientemente la propia liga ha defendida la legalidad de ese canon: “La ACB entiende que existen suficientes razones de peso que argumentan, justifican y dotan de legalidad la existencia de la cuota de entrada y el fondo de regulación de ascensos y descensos, conceptos desarrollados desde hace más de treinta años y sustanciados en los convenios de coordinación con la FEB, aprobados y validados por el CSD, máximo organismo del deporte español”, dice el comunicado difundido por la liga. Incluso con patrocinador, la máxima categoría del baloncesto español es un riesgo económico muy grande. Es un hecho que el campeón de la liga LEB plata, el Quesos Cerrato de Palencia, renunció al ascenso por no poder pagar los 5 millones de canon, y los 300.000€ necesarios para adaptar su pabellón a la normativa exigida por la ACB. Un presupuesto mínimo para representar a la ciudad con dignidad, durante un año, exige al menos 10 millones de euros.

                Pabellón deportivo, grietas y la continuidad de los terremotos

          El pasado jueves, 2 de junio, técnicos medían con dispositivos láser las distancias en el interior del pabellón deportivo, para planificar las posibles reformas exigidas por la ACB. Mientras tanto, en El Alminar, fotografiábamos las grietas exteriores del edificio, provocadas desde el terremoto del día 25 de enero y los sucesivos, que aún continúan. Los gastos previsibles de un solo año de ACB, equivalen a evaluación de daños en la ciudad de Melilla a causa de los terremotos, o sea, 12 millones de euros. No es un argumento demagógico, sino una realidad objetiva.

            El la media noche del día 1 de junio, hora local, entre las 00h 00´, y las 00h 03´, se produjeron tres terremotos, de magnitud superior a 3, sentidos por la población. Los medios de comunicación ya no informaron del suceso.La presente madrugada del día 6 de junio, a las 05h 03´, s eha producido un nuevo temblor de magnitud 3,7. También sentido por la población. ¿Puede en estas circunstancias, detraer más dinero del que ya se dedica al baloncesto , 1,7 millones?. Si hay patrocinador privado no habría problema, pero la Ciudad Autónoma de Melilla no puede ni debe rebasar el límite de los dos millones de euros.

           Es verdad que el Melilla Baloncesto se ha ganado su plaza de ascenso sobre la cancha, pero también lo hizo el Quesos Cerrato de Palencia y renunció al ascenso. El innegable mérito deportivo debe llevar aparejada una sensatez del administrador público.

                                     El problema de las comunicaciones

           ¿Está preparada la ciudad de Melilla para recibir cada dos semanas a un equipo de la ACB?. Melilla ya solo cuenta dos vuelos directos desde Madrid, y uno más con escala en Málaga. Desde cualquier ciudad de España se puede ir a otra, sin necesidad de coger más de un avión. Para venir a Melilla desde otra ciudad que no sea Madrid se necesitan al menos dos. Esto significa colapso en los billetes de entrada y salida de la ciudad, cada dos semanas. Eso sin contar que los equipos grandes, se desplazan con un importante número de periodistas, asesores, y aficionados. El cartel de “no hay billetes” está asegurado en las agencias de viajes. Esto sin contar, que un temporal impida llegar o salir de la ciudad a algún equipo ACB, con el consiguiente colapso del calendario deportivo, o que alguno no puede llegar hasta Melilla, por falta de billetes.

              Creemos que hay muchas cosas, que ni siquiera se han pensado.

            Nota: (1) La ACB defiende la legalidad de su canon ante la advertencia de la CNMC. Noticias de ACB  http://goo.gl/KbPa0F. (2)http://palco23.com/competiciones/20150902/el-drama-de-la-acb-70-millones-de-perdidas-al-ano-y-constante-declive-de-los-ingresos/

 

Anuncios

Los terremotos de Alborán Sur


         Al otro lado del cabo Tres Forcas, se encuentra la zona denominada como “Alborán Sur“, en la que se están originando todos los movimientos sísmicos que sacuden Melilla, sin solución de continuidad, desde el pasado 21 de enero. Dos nuevos movimientos sísmicos de igual magnitud (4,8), han sacudido la ciudad a las 16h 04´y a las 16h 17´. Previamente, a las 10h 20´, uno de magnitud 3,7, había alertado a la población en la mañana del sábado. La paz sísmica con la que parecía haberse iniciado el mes de marzo, sin movimientos sísmicos significativos en los dos primeros días, se quebró el día 3 a las 12h 36´, con un nuevo movimiento de 4,7.

             A lo largo del día 12 se han producido más de 50 movimientos sísmicos, y 40 el día anterior, en un mes de marzo, que estaban resultando relativamente tranquilo, con un número pequeño de seísmos, entre 4 y 10 movimientos al día. Estas cifras, no obstante, están muy alejadas del centenar de movimientos diarios que registraron los sismógrafos con posterioridad al gran seísmo del día 25 de enero (M 6,3), y hasta el del día 22 de febrero, que resgistró el tercer terremoto de mayor intensidad (M 5,1). de los producidos a lo largo de esta crisis sísmica o grupo de terremotos. Desde que hay estadísticas registradas, y en los datos históricos anteriores, parece que estamos ante la mayor serie de seísmos de la historia de Melilla.

            Las efemérides de Gabriel de Morales, registran que entre finales de marzo y principios de abril de 1848, se registraron fuertes terremotos. En julio de 1902 y en junio de 1903, data la existencia de terremotos, sin daños reseñables ni víctimas. también anota uno, en el mes de junio de 1899.

                   Entre los datos registrados por Gabriel de Morales, encontramos otro año crítico, 1792, que anota 38 terremotos significativos, entre el 1 de enero y el 2 de septiembre.                                                           

                                               Alborán Sur

                La línea de máxima peligrosidad del los terremotos, se detiene un poco antes de la ciudad de Melilla, quedando tanto nuestra ciudad como la vecina de Nador, en una zona intermedia. El cabo Tres Forcas parece estar recibiendo la mayor intensidad de las ondas sísmicas. Sin embargo, se trata de un área con poca densidad de población, salvo algunos núcleos urbanos, en donde predominan las casas tradicionales, de una sola planta, agrupadas en pequeñas aldeas o aduares. Eso hace que el impacto de los terremotos sea en principio menor, aunque no se dispone de noticias sobre daños en la región de Tres Forcas. Los medios informativos marroquíes sí recogen la inquietud de la población en la zona de Alhucemas, y en las poblaciones rurales, que tienen los epicentros sísmicos delante de sus costas. Los datos publicados por el Instituto Geográfico de España, recogen terremotos en poblaciones marroquíes del interior, como Anoual y Mezguitem.

                                      Melilla. Convivir con grietas y temblores

               Dentro de unos días se cumplirán dos meses desde el primer terremoto del 21 de enero. Las grietas se han multiplicado por toda la ciudad, y los edificios dañados en un primer momento están viendo incrementados sus deterioros. Pasado este tiempo, ni los organismos públicos, ni los centros educativos, ni la propia ciudadanía tienen información adecuada sobre qué hacer en caso de que los temblores pasen de una determinada magnitud. Se producen dos terremotos importantes en un fin de semana, y nadie transmite a los ciudadanos la más mínima información. Protección Civil no existe en Melilla. En la era de la tecnología y la comunicación, la ciudadanía recurre a las redes sociales, con el riesgo de bulos y de desinformación que ello conlleva,  para enterarse de qué pasa, dada la ausencia absoluta de sus autoridades.

Los terremotos del Mar de Alborán


 

Melilla, un mes entre temblores

         El día 21 de enero a las 14h 47, en la posición 35.6385 de Latitud y la -3.7951 de Longitud, el Mar de Alborán registraba el primero de un serie de terremotos, que un mes después sigue su curso. El día 25 se registró el mayor movimiento sísmico del que se tenga constancia en las últimas décadas, con una magnitud de 6,3 y en la posición 35.6004 de Longitud y -3.8056 de Longitud. A lo largo de este mes se habían producido alrededor de 1500 movimientos sísmicos, de los que no todos puede ser calificados como réplicas. Se trata de una “crisis sísmica”, o de una serie de terremotos agrupados en torno a una zona (Mar de Alborán) , que hasta el momento había permanecido adormecida. La actividad tectónica había reducido su frecuencia e incluso parecía haberse detenido en  su serie continuada, en el último fin de semana. A lo largo de los tres últimos días apenas había registrados movimientos.

             Un mes después, en el día de hoy el 22 de febrero, casi a la misma hora que en el pasado día 25, a las 04h 46, un nuevo temblor sacudía la ciudad y despertaba a sus habitantes. La posición se situaba en los 35.6510 de Latitud, y -3.6203 de Longitud. La magnitud alcanzaba los 5,1 , exactamente igual que hace un mes. Mas de 30 movimientos sísmicos significativos, superiores a 3, se han producido a lo largo de estos 30 días, todos en el mismo área geográfica, pero en diferentes posiciones y profundidades. No se trataría de un único terremoto y sus réplicas, sino de diversos movimientos con su grupo  asociado.

                                        La isla de Alborán

            La isla de Alborán, que da nombre al mar circundante, surgió tras un episodio volcánico en un momento indeterminado de la noche de los tiempos. El macizo de Sidi Hamed el Hach o Monte Gurugú es un volcán del que no hay constancia histórica, ni noticia de su actividad. Todo el cabo Tres Forcas, con sus farallones y las islas Chafarinas o del Muluya, son de origen volcánico. Su formación se remonta a épocas muy remotas.

                    El terremoto que devastó la ciudad de Alhucemas, causando más de 500 muertos, se produjo el 24 de febrero de 2004, y también de madrugada. Su magnitud alcanzó los  6.2, pero a solo 6 kilómetros de profundidad. La situación fue en 35.1563 de Longitud y -3.9841 de Latitud. El grupo de terremotos que sufre la zona, al menos los más significativos, están en torno a los 20 kms de profundidad, en torno a las proximidades del averno, o lo que es lo mismo, del manto terrestre.

                                              La isla del Hierro

                       En diciembre de 2013 se inició en la isla del Hierro, en el archipiélago canario, una crisis sísmica de origen volcánico, que se prolongó a lo largo de 4 meses. El terremoto mayor alcanzó una magnitud de 5,1 y se produjo el día 27 de diciembre. En ese mes, que fue el periodo de mayor actividad, se registraron 395 movimientos sísmicos.