Archivo de la etiqueta: torre vencida

La torre desmochada


Hace unos días (https://elalminardemelilla.com/2013/10/09/la-torre-vencida/), dábamos cuenta de una torre o atalaya ya vencida porque cualquier torre, hasta la más alta y fuerte puede caer, desde la histórica torre de Babel. Luego, detrás de ella fueron las ciudades de La Pentápolis, entre las que se encontraban Sodoma y Gomorra como las más recordadas, pero fueron cinco, de ahí el término griego de “penta”. Apenas ha pasado un mes desde la denuncia pública, solo efectuada en El Alminar, y la torre ya está siendo desmochada. ¿Cuántas guardias y vigilias ha albergado esa torre, cuantos centinelas habrán pasado por ella?. En unos días más, solo ser un recuerdo. Es un éxito más del Alminar, es verdad,  y demuestra muchas cosas. La principal es que los que siguen cobrando los sueldo por gobernar, son ellos. Los que nos paseamos por la ciudad, vemos y denunciamos las cosas, nosotros. Algo no está en su sitio y esto también puede ser interpretado como  una parábola.

La torre ha pasado de estar vencida a ser desmochada en tan solo un mes.

Anuncios

La torre vencida


Cuando alguno o alguna presume por encima de lo normal y de sus cualidades, siempre decimos cuando se marcha aquello de: torres más altas han caído, aunque puedan pasar varios años antes de verlo/a estrellarse contra el suelo, o incluso no suceda nunca. Esta torre, antigua garita de vigilancia del cuartel de Intendencia, está apuntalada y al borde del derrumbe desde hace un año. Se encuentra en la calle Ceuta. Es muy pesada, por lo que puede ser vencida por la gravedad en pocos meses, o en la primera época de lluvias. Si no fuese por los puntales ya estaría en el suelo y es esto lo que no resulta comprensible. Nunca va a ser arreglada, ahí ya nadie vigila, entonces, ¿porqué no se la derrumba y se evita el peligro para los ciudadanos?. Es una masa o mazacote muy voluminoso de mampostería y cemento. El volumen de escombros que desalojaría en un eventual y probable desmoronamiento sería considerable y potencialmente peligroso. En el barrio del Real se cruzan apuestas sobre cuándo se vendrá abajo. Algunos creen que solo se espera a que se hunda y evitar así los gastos de la demolición. Otros piensan que se vendrá abajo apenas un mes antes de que se encuentre asignado el presupuesto para su reparación. La torre en ruinas está muy cerca de un parque infantil y en una calle de mucho tránsito, tanto peatonal como rodado. La ciudad se cae por todos lados, se desmorona, en todos los sentidos de la palabra.