Archivo de la etiqueta: un año de Alminar

¿Cuándo acaba un año?


El 31 de diciembre es la fecha oficial del fin de año, no solo es un convencionalismo, aunque hay otros muchos fines de año repartidos por el mundo.  Los años acaban en ese momento, pero eso es únicamente en el calendario. Para cada persona el año acaba en un instante distinto. En El Alminar los años suele acabar en el grupo de días que median entre el 20 y el 22 de diciembre, por razones diversas. He buscado el final de años anteriores y siempre han sido distintos. Solo hay tres donde escoger (2011, 2012 y el presente 2013). En el primero de ellos no hubo interrupción navideña, se escribió casi todos los días y hasta el mismo día 31. El año pasado fue distinto y todo se interrumpió el día 22, aunque sí hubo entrada el día final del año. La tendencia marcada en 2012 va a continuar, en una forma parecida en el 2013. Todo cambia aunque no lo parezca, pese a que en apariencia todo permanezca igual. Hay cosas que no concluyen en el día marcado como fin de año y continúan en el año entrante. Todo es una gran cadena en donde los eslabones siguen entrelazados. Melilla y sus cosas, nosotros y nuestras vidas van a continuar aun cuando no haya nadie para ser testigo de esos acontecimiento o aunque nadie los describa y cuente. El Alminar está cubriendo un vacío durante un periodo de tiempo, desde un momento concreto, pero algún día aunque ya no esté, las cosas seguirán sucediendo.

                                                  Balances,  cifras y otras cosas

El año 2012 se cerró con 244.00o visitas. En el año todavía en curso, ya se han rebasado las 246.000 visitas. La semana que concluye este domingo ha registrado uno de los mayores índices de visitas de la trayectoria del blog. Es la segunda mejor semana de nuestra  historia con más de 8000 visitas y cuatro días por encima de las 1200 entradas, rebasado uno de ellos las 2000. Se han consolidado y conseguido mantener un blog difícil, compuesto por un diverso mosaico de entradas, con cifras de visitas que lo han colocado como un punto de referencia en la ciudad. Es difícil ocuparse de todo,  hacer atractiva una entrada que hable de una acera o de una papelera rota. Como siempre, es mucho más lo que queda sin mostrar que lo que se consigue sacar a la luz, pero todo ha sido así siempre. La misma Historia solo refleja los acontecimientos mayores. La parte de la realidad que reflejamos es aquella que nos rodea y de la que somos testigos. Algún comentarista nos preguntaba sobre qué es la realidad, a lo que respondemos que la realidad es aquello que nos sucede, lo que ocurre en nuestro entorno. Lo que les sucede a otros es la realidad de otros, aunque existan partes que sean comunes. Pese a todo, aunque dos personas vivan o presencie un hecho, su interpretación puede ser completamente diferente. Nada tiene por qué significar lo mismo para distintos observadores. Nosotros miramos, pero lo hacemos desde todas nuestras experiencias y conocimientos. También la realidad precisa de ser interpretada, porque casi nunca se muestra de modo claro. Habrá quien sienta y vea reflejada la vida en la ciudad desde El Alminar, y habrá quienes piensen que todo es fruto de nuestras ensoñaciones.

                                                   Imágenes de agua

Leía el otro día que lo que más amenaza a la vida humana es el agua, y es verdad. Quizá por eso nos inquieta tanto un mar embravecido, o nos atemoriza tanto una tormenta de agua. Frente al agua desbordada no hay defensa. Por eso también resultan tan relajantes las imágenes de agua en calma. El fin de año es también momento de buscar en los archivos de imágenes perdidas del Alminar. Hay cientos que fueron hechas con algún motivo y que luego nunca llegaron a formar parte de entradas, sin embargo, están ahí, y en cualquier momento pueden servirnos, como es el caso.

El año pasado, una de las últimas entradas fueron sobre imágenes de agua. Solo tuvo un comentario. Este año acabamos también con agua.

De mayo a mayo. Un año de Alminar


                           Los cristianos dicen que en la vida humana, preside ante todo, el libre albedrío. Los sarracenos afirman, por el contrario,  que todo está determinado por Al-Lah, que nadie puede escapar a su destino. Hoy creo que ambas cosas son ciertas, que incluso actúan sin negarse la una a la otra. Cuando se nos presenta una alternativa, siempre hay dos opciones, en ese instante, a veces, tenemos la capacidad de elegir libremente, sin embargo, muchas veces, lo que nos ha llevado hasta ahí, es un camino previamente determinado en el que nuestra voluntad no ha tenido nada que ver.  Luego, al decidir entre una cosa u otra se pone en marcha una serie de fuerzas que desencadenan una serie de sucesos, en los que tampoco tenemos demasiadas opciones.
En los primeros días del mes de mayo del 2011, creé El Alminar, envuelto en una serie de sucesos que escapaban a mi control. Acababa de ser expulsado, por décima y última vez, de un Foro infausto y censor. Para esa última ocasión había escogido el nombre de Alminar. No quería que el nombre se perdiera, ni que otro se apropiara de él y le diera mal uso. Llevaba meses sin poder expresarme en ningún lado, en medio de un marasmo de censura creciente y eso que pese a mis contactos y años de colaboraciones  en la prensa, tenía ciertas puertas abiertas. Sin embargo, las dificultades eran cada vez mayores, pues había nombres y cosas que ni siquiera podían ser mencionados. Mi ritmo de producción estaban estancado ante los rigores de los filtros existentes. En periodos valle es posible publicar cosas, pero en la épocas previas a las elecciones, es casi imposible publicar información no controlada ni visada previamente.
No tenía pues alternativa. La única solución era crear un blog y empezar a caminar del modo que fuese. Dos amigos me animaron al salto, Alberto Weil y Carlos Esquembri. Les hice caso. Ese primer mes de mayo tuve 500 visitas exactas y me pareció algo cuasi milagroso. Este pasado mes de mayo he tenido 22.277 y me sigue pareciendo lo mismo. Lo veo y a duras penas puedo creerlo. Acabo de oír en TV2, en un programa en el que entrevistaban a Ana Pastor, la rigurosa periodista ante la que tiembla el PP, una frase suya que dice: “Si ofreces excelencia tendrás audiencia”.  Yo no se si he ofrecido excelencia, pero he mostrado casi todo lo que podía hacer y lo mejor de mi mismo, o de lo que he sido capaz.
Inicié mi andadura perdido en la selva de los blogs, aunque desde el primer momento tuve siempre el apoyo de Uno de Melilla y de su blog “La otra Melilla”. Él me dio uno de los principales consejos: “pon etiquetas en todo lo que escribas, si no, no te encontrará nadie. Hoy llevo colocadas 3700 etiquetas. Un día apareció por El Alminar Javier García Angosto, entusiasmado por una entrada mía sobre Isla de Talleres y descubrí  su blog Esto es de Película. Ambas cosas fueron determinantes para la historia del Alminar.
Luego fueron llegando los colaboradores,  los comentaristas, las visitas y el pequeño Alminar del primer mes de mayo, se ha convertido en lo que es hoy. En sus  106.000 visitas en los cinco primeros meses, frente a las 40.000 de los 7 meses de 2011. en sus 3170 comentarios almacenados. En el primer mes de mayo las visitas diarias eran 18, hoy son 700. Las cifras me sobrecogen incluso a mí, que soy el autor.

                           Mi memoria histórica

             Un día, me dediqué a recopilar todos mis nicks del Foro infausto y les hice una dedicatoria. Todavía están allí, hasta que los borren. Incluso ese post me cerraron. No me permitieron seguir recordando mi contribución a ese Foro. Con todos estos nicks fui expulsado, simplemente por opinar. Todavía hoy, sigo teniendo la entrada vetada, pero por supuesto, jamás volveré a pisar por allí.

Lepanto, melillense de plata………     1056 mensajes
Nerón, melillense……………………         269  mensajes
Hospitalario, melillense de plata….      856 mensajes
Omeya, melillense………………….           337 mensajes

  Alminar, melillense………………….         553 mensajes

  Lucas…………………….                                   16 mensajes
Toribio……………………                                    2 mensajes
Bizantino…………………                                    1 mensaje
Gárgola……………………                                    1 mensaje
kurganhill…………………                                    1 mensaje

         ¿Libre albedrío o predeterminación?. La cuestión siempre estará abierta. Las consecuencias de una decisión deben ser siempre asumidas y una vez que se ha escogido un camino, ya no se puede volver la vista atrás.  Como decían los espartanos, o se vuelve con el escudo, o sobre él. El caso es que sin todo esto, nunca hubiese llegado hasta aquí. Todo  permanece allí todavía, hasta que algún día se decidan a borrarlo por completo, pero ya está a salvo, en El Alminar, et maneat semper ( y permanecerá siempre).