Archivo diario: 22 abril, 2013

Roedores en las calles de Melilla


             Las cloacas de cualquier  ciudad tienen mucha vida. Eso lo sabe todo el mundo, sin embargo, no es fácil saber qué ocurre dentro de ellas. Casi nadie entra allí dentro. También suele ser muy difícil que la vida de las cloacas se manifieste en superficie. Cuando esto ocurre suele ser un síntoma de que las cosas no van bien. No hay un mantenimiento adecuado, no hay un efectivo control de plagas. El año pasado, en fechas próximas al verano, la Consejería de Medio ambiente informó de que se iban a cambiar los productos plaguicidas, pues los anteriores no estaban resultando efectivos. También dijeron, y eso sí resultó sorprendente, que se había producido un aumento de las colonias de insectos (cucarachas), por causas que desconocían.  El que desde el organismo encargado de evitar estas plagas, se reconociese desconocer las causas del aumento de las mismas, resultó sorprendente y desconcertante. ¿Si no lo saben ellos, quién puede saberlo?

                Si hay un animal que simbolice la vida en las cloacas es la rata. No es fácil verlas, mucho menos a plena luz del día. Resulta todavía más difícil fotografiarlas, pues es un animal muy escurridizo y que huye con facilidad. Esta de la fotografía deambulaba tranquila por la calle Valencia. Había intentado meterse en la alcantarilla, pero otra rata, dos veces mayor se lo había impedido. Si su presencia a la luz del día es un síntoma, debería empezar a actuarse desde este mismo momento. El otro día hablábamos de las aves rapaces y hoy de su principal sustento.

         Nota: el recorte de prensa demuestra que no es una plaga, si no una colonización, presente desde el año 2004.

Anuncios